30- ¿TÚ SUELES LOGRAR TUS OBJETIVOS?

Para lograr nuestros objetivos es importante que definamos de manera específica lo que queremos SER, lo que queremos  HACER y lo que queremos TENER, ya que nuestro cerebro no es  suficientemente efectivo cuando piensa de manera dudosa o incierta. Para poder cumplir nuestras metas y objetivos debemos ser claros y transparentes definiendo lo que queremos. Por ejemplo, si lo que quieres lograr es vender más en tu negocio, no debes pensar que quieres vender más, debes pensar cuanto más quieres vender, debes especificar y tener claro la cantidad de ventas diarias o mensuales que quieres tener, definir clara la cantidad de dinero que quieres recibir por tus ventas.

Si yo te pregunto:

¿Tú logras tus objetivos?

Es importante que sepas que las personas no conseguimos lo que deseamos, conseguimos lo que podemos ver con claridad.

Muchas veces las personas tratan de lograr objetivos y no los consiguen.

Hay varios tipos de personas:

  • Están el tipo de personas que no consiguen sus objetivos porque no saben lo que quieren, y este tipo de personas viven como a la deriva de la suerte, y se lamentan de cómo está la vida. Las escuchas decir: “es que la vida me trató mal”, o dicen: “esta es la vida que me ha tocado vivir”, o “la vida es injusta conmigo”, y frases por el estilo. Son personas que no se preocupan por su crecimiento personal ni profesional, y consienten que otras personas terminen gobernando su vida.
  • Están también el tipo de personas que si saben lo que quieren, pero no saben cómo lograrlo porque no saben qué hacer. Suelen ser personas que van de víctimas, viven en un victimismo contante y terminan por abandonar sus sueños y sus metas, ya que al no saber cómo actuar en este tema, terminan llamándose a ellos mismos “realistas” dicen que hay que tener los pies en la tierra y ser realistas. Estas personas igual que las anteriores dejan su suerte en manos de otras personas que las guían movidos por intereses. Son personas que han abandonado sus sueños, y suelen terminar trabajando sometidos a un jefe que los domina.
  • También están las personas que sí saben lo que quieren y además saben lo que tienen que hacer, pero no lo hacen. Este tipo de personas suelen estar frustradas y a veces condicionadas por miedos, miedos que en la mayoría de los casos son imaginarios. Son personas que conocen a la perfección la teoría del cambio, pero nunca lo han vivido, no se atreven a dar cambios. Son las típicas personas que asumen la frustración como estilo de vida y suelen quejarse de que el éxito es para otras personas, que ellos nacieron para otra cosa. Suelen analizar demasiado las cosas, cayendo con facilidad en “la parálisis del análisis”. Estas personas nunca obtendrán lo que desean, porque nunca hacen nada por lograrlo. Suelen consolarse a sí mismas con frases como “eso no es para mí” o “en esta vida no me tocaría vivir eso”, se consuelan pensando que unas personas tienen más suerte que otras y a ellas no les tocó la suerte.
  • También hay otro tipo de personas que sí saben lo que quieren, saben cómo lograrlo, se ponen en acción para lograrlo… pero no lo logran. Hay muchísimas personas a las que les pasa esto, yo misma luchaba antes por las cosas y no siempre las conseguía. Este tipo de personas son luchadores incansables, gente que siempre está ahí al pie del cañón con una guerra diaria y mucha lucha. Algunos al final logran algunos resultados, pero cuando miran atrás, ven mucho sufrimiento, sudor y lágrimas en el camino.

Y es que tenemos que plantearnos seriamente lo que queremos lograr, porque las personas no logramos lo que deseamos, logramos lo que somos capaces de ver con claridad  en nuestra imaginación y ver todos los detalles. Incluso logramos aquello que no hemos visualizado pero que damos por seguro que es nuestro o que lo vamos a hacer. Si por ejemplo, tú tienes claro que vas a ir a un viaje, aunque no lo visualices, iras a ese viaje porque has actuado y has comprado los billetes o te has puesto en acción, y es una certeza dentro de ti.

A veces conseguimos cosas más insignificantes sin apenas visualizar, pero para grandes proyectos o grandes cosas hay que visualizar y actuar. Es por este motivo que a veces deseamos cosas y alcanzamos justo lo contrario… porque es lo contrario lo que estamos visualizando con nuestros temores.

En ocasiones las personas deseamos cosas, incluso las declaramos de manera específica y detallada, pero simplemente no las vemos. No podemos imaginarlas con lujo de detalles, y en su lugar imaginamos escenarios totalmente diferentes a lo que quisiéramos obtener.

Es importante que revises todo lo que visualizas en tu mente,  empieza a enfocarte y a crear imágenes concretas y detalladas pensando que esa es la vida que te espera. Empieza hoy a crear imágenes nuevas dándole la consistencia y energía necesaria para que todo tu SER se dirija a lograrlas.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba