45- EL PENSAMIENTO ES LA ÚNICA FUERZA QUE DA VIDA O LA DESTRUYE

El pensamiento es la única fuerza que da vida o la destruye según esté movido por el bien o por el mal. Por eso es necesario pensar positivamente.

Cuando caminas por la calle vas dejando a tu paso una estela de pensamientos. Haz que esos pensamientos sean de luz, de amor y de fe.

En cualquier lugar donde estés o por donde pases, te encontraras con una estela que otros han dejado y los pensamientos que han producido, que suelen ser muy diversos y, a menudo, molestos y negativos.

Intenta que los pensamientos de otras personas no turben tu alma ni alteren la serena atmosfera que siempre debería reinar en tu vida.

Toda persona con la que te cruces emite energías capaces de influir en ti, a la vez que absorbe las energías que emites tú y los demás. Es muy importante la calidad y la cantidad de esas energías que recibimos y emitimos, porque pueden tener un carácter benéfico o maléfico.

Solo los que están rodeados de un aura de luz y de amor son inmunes a todo contagio. Así que piensa positivo, emana luz, emana entusiasmo por la vida, y emana amor por ti mismo y por la humanidad, ama a las personas, ama a todos los seres vivos, ama el planeta en el que vives, sé positivo y contribuye a emitir y recibir bienestar.

Yo personalmente muchas veces cuando salgo a la calle pienso y programo que todas las personas que hoy se crucen conmigo serán bendecidas y aliviadas en sus problemas, pienso que mi energía las sanará y les hará conseguir cosas buenas. Y es curioso como al emitir esos pensamientos muchas personas me miran, imagino que es por la luz y el amor que voy emitiendo, porque con mis pensamientos voy cambiando la vibración de muchas personas que estaban necesitando un cambio.

En la vibración de pensamiento en la que te sitúes, es la vibración que vas a recibir en tu vida, no recibes nada que no vibre contigo. Empieza cambiando la vibración de tu pensamiento y regala energía positiva a todos los que se crucen contigo, te sorprenderás como, por resonancia, recibirás lo que das. Y recuerda, solo los que están rodeados de un aura de luz y de amor son inmunes a todo contagio. Si tú emites mucha luz y amor, no te harán efecto los pensamientos y la mala energía de los demás.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba