55- LOS PENSAMIENTOS QUE HEMOS DE CONSEVAR Y LOS QUE DEBERÍAMOS RECHAZAR

Los pensamientos que tenemos no siempre son nuestros; a menudo son pensamientos errantes o ambulantes procedentes de otras personas que han entrado en nuestra mente porque han encontrado las puertas abiertas.

¿En qué piensas? Puedes preguntarte a ti mismo o a un amigo. Si la respuesta es: “no pienso en nada”, en este caso la persona está en una situación propicia para que entren en su mente incluso los peores pensamientos, que, una vez allí, podrán ocasionar graves daños, como los ladrones en ausencia del propietario.

Si no llenáis vuestra mente, no quedará vacía, sino que será ocupada por otros pensamientos que no siempre se comportaran correctamente.

El acceso a tu mente tienes que tenerlo vigilado y controlado y no dar paso a todos los pensamientos, solo aceptar pensamientos de Amor, Bondad y Comprensión. Cerrar las puertas a los visitantes indeseables. Y si algún pensamiento entrara furtivamente, ponerlo de inmediato de patitas en la calle, pero de forma sutil, invitando a tu mente a pensar en algo positivo.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba