57- CUANDO TRANSMITIMOS INCONSCIENTEMENTE

Se cuenta que Napoleón estaba prisionero en la isla de Elba, un día que estaba acompañado por el general que lo custodiaba, palideció de pronto y sus ojos se llenaron de lágrimas. El emperador Napoleón estaba llorando. En aquel momento su esposa Josefina moría en Milán.

Napoleón había captado telepáticamente el triste evento en ese instante.

El hombre es la más perfecta máquina, podemos transmitir los propios pensamientos y recibir los pensamientos de los demás casi al mismo tiempo que son emitidos. Esto demuestra el valor de las facultades con las que hemos sido dotados. Hemos inventado el teléfono y otros maravillosos medios de comunicación, pero no son más que sustitutos de nuestras facultades psíquicas naturales, que, al alejarnos de la naturaleza, se han visto profundamente alteradas.

Los pueblos primitivos que Vivian en los bosques, estaban más cerca de la naturaleza y eran más ricos que nosotros en facultades naturales. Nosotros hemos ido perdiendo muchas facultades, en lugar de desarrollarlas, hemos recurrido a las maquinas.

Es cierto que hemos dominado la materia externa, pero hemos perdido el dominio sobre nuestro mundo interior, y con ello hemos tenido una perdida bastante grande, ya que tantos eventos como tenemos al día, han acabado por convertirnos en esclavos.

Si no somos capaces de reconquistar lo que hemos perdido, seguiremos siendo víctimas de las fuerzas que deberíamos dominar en primer lugar, nuestras fuerzas interiores.

Las estaciones radio-transmisoras y los repetidores de televisión se colocan en los lugares más altos, en los más elevados para captar una amplia franja receptora y permitir que las señales se reciban incluso en los valles, donde normalmente se verían obstaculizadas por las montañas.

Pero la altura que el hombre necesita para transmitir y recibir los pensamientos es una altura moral. Cuanto más grande sea la evolución espiritual del emisor, mayor será el radio de acción de sus mensajes.

Dentro de cada persona, incluso en la menos evolucionada, existe un punto de conexión con la estación transmisora mas elevada espiritualmente, ya que en cada uno de nosotros se encuentra la chispa, la presencia divina,  aunque no todas las personas lo vivan conscientemente, aunque no os deis cuenta de forma consciente.

Si los diafragmas o los huecos que impiden la conexión fueran suprimidos, existiría una conexión perfecta entre todos los hombres. Todos poseemos en potencia las capacidades telepáticas de transmitir y recibir. Nuestros poderes latentes que en ciertas circunstancias se manifiestan de manera espontánea lo demuestran.

Para desarrollar estos  poderes, será necesario: primero, conocer las leyes por las que se rigen; segundo, hacer ejercicios para potenciarlos a través de la voluntad; y tercero, aprender a pensar y llegar a dominar los propios pensamientos.

Transmitimos inconscientemente. Somos receptores de los pensamientos que nos llegan y somos generadores de los pensamientos que emanamos. Podemos influir en las mentes de los demás proyectando hacia ellos nuestros pensamientos. Y si esto lo realizamos inspirados por el bien, entonces será la acción más grandiosa que podemos realizar.

Pero al mismo tiempo, no debemos permitir en ningún caso que la acción de los demás sobre nuestra mente nos lleve a pensar o a actuar de manera negativa.

En ocasiones, los pensamientos se pueden transmitir sin que la persona se dé cuenta de ello, trasmitimos nuestros pensamientos sin darnos cuenta.

Desde la mente no solo parten las proyecciones psíquicas, la mente también puede ser el canal por donde se irradian los sentimientos que refuerzan las proyecciones mentales que enviamos.

Estas emanaciones son menos eficaces cuando no son intencionadas, porque son instintivas e inconscientes, mientras que las proyecciones que hacemos de manera consciente y deliberada son las más potentes.

Con frecuencia, los pensamientos y los sentimientos surgen con radiaciones involuntarias, movidas por los instintos y los impulsos. Esto hace que esas radiaciones a menudo sean negativas y hostiles, y es necesario corregirlas actuando de forma consciente, pensando a posta de forma positiva.

La corriente de fuerza que parte de la mente transmisora en forma de pensamiento, siempre provoca determinados fenómenos cuando llega a la mente receptora, aunque esas radiaciones telepáticas hayan sido voluntarias o involuntarias; esto quiere decir que transmites cuando piensas algo sin darte cuenta, y también cuando piensas algo de forma consciente para que lleguen tus pensamientos. Así que cuidado con lo  que pensamos porque los demás pensarán de ti lo que tú sientes y piensas. Por ejemplo: una persona insegura y con miedo o una persona con malas intenciones, está dejando una transmisión sin darse cuenta que captamos las demás personas, sobre todo si estás evolucionado y sientes tu interior. Y al contrario, las personas que tenemos buenas intenciones y somos amor, lo transmitimos igual, los demás pueden saber nuestras reales intenciones porque las sienten.

Yo no necesito que una persona me demuestre lo que es, yo lo siento nada más conocerla o con que alguien me hable de ella. Mi cuerpo experimenta alegría o tristeza enseguida, es instantáneo, experimentamos buenas o malas sensaciones, es nuestra mejor brújula y aparato de medida, siempre captamos las intenciones de alguien, solo tenemos que estar alejados de tanto ruido externo y más centrados en nuestro interior.

Tenemos que tener cuidado con lo que creemos porque ahora está el mundo muy mal, y necesitamos a gente creyendo y pensando en la liberación de la humanidad para que sea transmitido a las personas que están pasándolo mal y tienen miedo.

Para el pensamiento no existen problemas de distancia porque opera en una dimensión fuera del espacio y del tiempo. Esto debería hacer reflexionar a los que hacen mal uso de esta facultad divina y provocan el caos en el mundo.

Ojala los sentimientos que parten del corazón fueran siempre de Amor, que ilumina y da calor. No me canso de repetirlo, si cada vez que lo repita consigo, al menos, unas pocas personas que decidan controlar sus pensamientos y pasarse al lado del Amor, yo me doy por satisfecha. Vamos a pensar de forma positiva, buscando el lado positivo a todo, con amor, perdonando, perdonándote y alejándote del miedo, empieza ya a tener confianza en ti y en todo, PIENSA QUE TODO SE VA A RESOLVER DE FORMA POSITIVA Y BUENA. Vamos ya todos a expandir una onda expansiva de AMOR, AMOR, AMOR Y MAS AMOR…

error: Este contenido está protegido
Ir arriba