62- ENTENDER NUESTRO CUERPO FÍSICO

El cuerpo físico ha sido creado con la intención de permanecer cerrado; para el contacto con el exterior están las aberturas naturales y los otros cuerpos, que podemos llamar energéticos.

Los conocimientos quirúrgicos y su tecnología para hacer una operación quirúrgica han evolucionado mucho en los últimos años, y hay ciertas ocasiones en las que es aconsejable utilizarlos. Además las intervenciones que se hacen en las urgencias cuando alguien va herido son muy válidas, y ayudan en caso de algo grave, pero hay un alto porcentaje de intervenciones quirúrgicas que son innecesarias.

Hay situaciones en la que parece que es necesaria la intervención quirúrgica porque no sabemos cómo escuchar dentro, cuando una persona no sabe escuchar dentro de ella, tiene que pasar por el quirófano. Cuando no escuchamos dentro de nosotros, nos desprendemos de nuestro poder curativo traspasando esa responsabilidad, que es nuestra, a otras personas que son los médicos, les damos a los médicos la responsabilidad de nuestra curación. Olvidamos que somos nosotros quienes tenemos el poder de enfermar y de sanar, nosotros somos quienes debemos mantener nuestros órganos internos y externos sanos y disponibles para poder vivir a cada instante con libertad de elección.

Este tipo de intervenciones causan, a menudo, un precio muy alto, un precio más alto que el de las molestias que sufrimos en la operación y los efectos secundarios. Mucha gente pasa por intervenciones y después sigue con el mismo problema pero agravado o con otras complicaciones por los efectos secundarios.

El impacto de una intervención sobre el equilibrio de nuestro cuerpo en el futuro es imprevisible. Si lo que ha creado la enfermedad se mantiene, esta enfermedad seguirá manifestándose de una forma o de otra.

No hay que olvidar que la enfermedad es una comunicación, la enfermedad es una parte nuestra que intenta hablarnos. Si para evitar escuchar, lo que nosotros hacemos es anular o cortar las orejas, aunque ya no escuchemos eso no quiere decir que no nos hablen. Esa parte nuestra sigue queriendo comunicarse con nosotros y lo hará de otra manera.

La intervención quirúrgica es el acto físico de abrir el cuerpo, mirar dentro y reparar, cambiar, añadir o eliminar lo que está ahí que es nuestro y nos pertenece. Pero no debemos olvidar que nosotros también podemos considerar otro modelo, como una especie de cirugía, pero con la diferencia de que somos nosotros mismos quienes, sin abrir físicamente el cuerpo, miramos dentro y arreglamos, añadimos o reciclamos lo que ya no nos sirve.

Recuerda que la intención de la comunicación con nuestro interior es positiva y protectora, aunque cuando se transforma en enfermedad física, los síntomas pueden ser incomodos o dolorosos. Si alguien se rompe un hueso, sangra o siente dolor, está claro que debe hacer todo lo posible para calmar el sufrimiento inmediatamente. Lo importante es no detenerse ahí; claro que es conveniente parar el síntoma, pero sin olvidar que el dolor estaba ahí porque intentaba decirnos algo. Cuando la emergencia ya está bajo control, entonces debemos explorar en profundidad la causa para que el problema no vuelva a ocurrir o, al menos, que no ocurra por la misma razón. Esto es lo mismo que si un fuego se declara en tu casa, lo lógico es que primero apagues las llamas y después buscas el motivo que lo causó para que no vuelva a repetirse.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba