1.2- Como Hacer Biodescodificación Correctamente Paso a Paso

Para cada dolencia existe un suceso emocional infeliz de tal magnitud que sobrepasa el límite de crédito del cuerpo, y lo hace contraer la dolencia, que es una especie de quiebra o de incapacidad para funcionar. Cada vez que enfermamos es producido por alguna desgracia, desilusión o estrés en nuestra vida, quizás alguna palabra de desánimo que pronunció alguien, un amigo, un pariente o familiar, o incluso si somos sensibles también nos afecta lo que nos diga un perfecto desconocido.  Puede que se tratase de una desilusión más dentro de una serie de desilusiones. De algo que de alguna manera nos hizo sentir mal, algo que nos provocó malestar y no pudimos sobrellevar, y nuestro cuerpo lo expresó en forma de malestar, de dolor, de dolencia o de enfermedad.

Para cada enfermedad existe un suceso desgraciado o que nos hizo sentir mal antes de que aparecieran los síntomas, y ese suceso es el que desencadena los síntomas o la enfermedad. Es posible que conscientemente no nos demos cuenta ni percibamos nada, ni notemos cual fue la gota que colmó el vaso, pero esa gota que colma el vaso puede enfermarnos. Podemos estar sufriendo una desilusión tras otra con alguna persona, pero de repente un día enfermamos porque ya hemos llegado a nuestro límite de aguante con esa situación o persona, o personas. Y nuestro cuerpo resulta afectado simplemente cuando nuestros sentimientos están heridos.

Este diccionario muestra lo que sucede en el cuerpo cuando no prestamos atención a las cosas negativas que nos ocurren, nuestro cuerpo resulta afectado por todos y cada uno de nuestros sentimientos, hasta tal punto que los sentimientos pueden enfermarnos físicamente o provocar una enfermedad grave o la muerte prematura.

Cuanta mayor atención prestemos a nuestros sentimientos mejor, porque así advertiremos cuando nos sentimos mal y podremos dar salida a nuestros sentimientos para no enfermar.

El cuerpo nos dará indicaciones y si las examinamos sabremos lo que debemos buscar, aprenderemos a reconocer nuestros sentimientos y a darles salida evitando así el dolor y las enfermedades. Si nosotros no notamos o advertimos conscientemente un sentimiento, el cuerpo siempre lo advierte y lo nota y lleva la cuenta de todo (como decía mi abuela: el cuerpo no se queda con nada dentro, lo saca todo en forma de dolor o enfermedad) todo lo que nosotros sufrimos a nivel sentimental. Podremos mentirnos a nosotros mismos y conformarnos, pero nuestro cuerpo siempre nos dirá la verdad si aprendemos a leer y a descifrar sus señales. Incluso nuestras experiencias de vida desagradables nos bajan las defensas reduciendo nuestra resistencia a los microorganismos que provocan las enfermedades o incluso el cáncer.

 Es impresionante observar como cuando somos infelices y nuestro pensamiento es negativo o pesimista nos crea tantas repercusiones radicales sobre nuestra salud, pero cuando las personas aprenden a aceptar y a interpretar y comprender con mayor precisión sus sentimientos, pueden liberarse de los síntomas de enfermedad y sentir más alegría por el simple hecho de vivir. Cuando prestas atención a la conexión entre el cuerpo y la mente puedes evitar la enfermedad.

El cuerpo está susurrando continuamente, está emitiendo señales de lo que está sucediendo en el cuerpo y en la mente. Todos tenemos en ocasiones dolores y molestias, picores y punzadas, eructos y toses, y hay que ser conscientes de que estas señales corporales tienen un significado que van más allá de los procesos naturales del cuerpo. El cuerpo nunca miente, siempre dice la vedad. Si por ejemplo estas de visita en una casa y la persona a la que has ido a visitar te pregunta si tienes calor, te dice si quieres que  encienda el aire acondicionado, tú sonríes por cortesía asegurándole que se está bien en la habitación, pero tu cuerpo te dejará siempre por mentiroso porque seguirás sudando, se te seguirán enrojeciendo las mejillas y tendrás cada vez más sed.

Pero más allá de las cortesías sociales, el problema de las manifestaciones en tu cuerpo puede llegar más lejos de la supuesta cortesía, porque las emociones no reconocidas o reprimidas pueden manifestarse en el cuerpo en forma de dolores crónicos. Cuanto mayor es la represión y el sufrimiento emocional, más serio e insistente se vuelven las señales del cuerpo. La mayoría de las dolencias se remontan a sucesos que han pasado en la vida emocional de la persona. Todo el malestar o dolor que sientas en tu cuerpo es una expresión de las cosas que te hacen estar incómodo y ser infeliz en tu corazón y en tu mente.

Y del mismo modo que el cuerpo expresa las emociones por medio del malestar, y del mismo modo que la tristeza se puede manifestar por una enfermedad o incluso por muerte prematura, asimismo otras señales del cuerpo pueden marcarnos el camino para identificar las cosas que nos hacen “sentirnos bien”, porque las emociones y las experiencias positivas potencian y refuerzan nuestro sistema inmunológico garantizando nuestro bienestar general y nuestra salud.

Casi todas las personas son capaces de saber cuándo están locas de alegría y cuando son desgraciadas, ya que las emociones extremas son relativamente fáciles de reconocer, pero por lo general no estamos acostumbrados a sentir ni vivir la vida en un estado emocional extremo porque a casi todos nos enseñan pronto que expresar las emociones de forma excesiva es inadecuado como conducta social y está mal visto. Y así enseñamos a los niños a comportarse para que se les vea pero no se les oiga demasiado, se suele decir “los niños mayores no lloran”, “las señoritas no gritan”, se considera vulgar expresar los sentimientos en público. Y con estas normas sociales de educación lo que han conseguido es condicionar a la población para que no expresemos nuestras emociones, la mayoría de nosotros aprendemos a reprimir nuestros sentimientos para que no se noten, hasta tal punto que a veces dejamos de ser conscientes de lo que sentimos y de cómo nos sentimos.

Es importante ser conscientes del funcionamiento de la mente y de las emociones y del efecto que tienen sobre el cuerpo, porque si tenemos una mayor atención de nuestros sentimientos aumentan nuestras posibilidades de ser felices y de apreciar el valor de la vida. Si por ejemplo una persona está acostumbrada a ahogar y reprimir sus sentimientos de depresión y de insatisfacción que le produce el hecho de que odia su trabajo, también puede estar acostumbrada sin darse cuenta a ahogar y reprimir los sentimientos de contento y de alegría que siente y experimenta cuando está con su familia. A fuerza de intentar mantener las emociones ocultas y equilibradas para ganarse el sueldo, se ha creado a sí mismo un paisaje emocional sin relieve, de tonos apagados, grises y tristes. Pero las emociones que esta persona reprime y oculta tan disimuladamente, en realidad no están reprimidas en absoluto porque esta persona tiene la presión arterial alta, tiene indigestiones dolorosas y ardores, y gastritis. Su rendimiento en el trabajo se deteriora por los tremendos dolores de cabeza que sufre. Su vida familiar también se resiente por su agotamiento crónico y su desgana. Si esta persona sigue así y se lleva al límite podría conducirla al hospital o al cementerio, porque de seguir así entraría en enfermedades más graves.

Pero si cuando escuchas a tu cuerpo y te das cuenta de que te está diciendo que estás a disgusto con lo que está sucediendo, eso te permite ser libre para apartarte de un latoso, de una persona que te molesta, o podrás evitar a quien te oprime, y tu presión arterial por ejemplo volverá a normalizarse y tu ritmo cardíaco se reducirá, los intestinos dejaran de estar tensos y volverán a sus procesos digestivos normales. El cuerpo funciona así de rápido cuando evitamos sentirnos mal con lo que nos rodea, cuando elegimos sentirnos bien y ser libres para elegir que hacer y con quien estar.

Quizás no puedas cambiar de trabajo, pero si sabes que estás sujeto a fuertes dolores de cabeza y a indigestiones ácidas molestas cuando tienes que presentar los informes mensuales a un cliente por ejemplo, a un cliente que te resulta antipático. A fuerza de examinar esos sentimientos puedes decidir el modo de sobrellevarlos hablando con el cliente o con el jefe, o buscando la manera de quitarte de encima la presión y el sufrimiento asociado a la preparación de esos informes, tal vez esos informes los dejas para hacerlos en el último momento y la solución está en no dejar las cosas para mañana, tal vez haciendo esos informes poco a poco te ahorras la doble tensión de las prisas, siempre hay soluciones en cada caso, solo que tenemos que mirar la situación desde otra perspectiva para ver las posibles soluciones.

Hay que conseguir ser feliz cada día, la mayoría de las personas no sitúan el hecho de ser feliz entre las 10 prioridades principales, es como si creyeran que ser feliz es algo solo de unos pocos. Pero la capacidad de ser felices se puede cultivar y desarrollar como cualquier otro potencial humano, hay que aprender a trabajar la felicidad sobre todo porque uno se siente bien cuando es feliz, y porque las personas felices están infinitamente más sanas que las personas infelices.

Las emociones tienen su efecto sobre el sistema inmunológico y cuando somos felices el sistema inmunológico funciona a pleno rendimiento y repele las infecciones y el cáncer, cuando somos felices nuestras articulaciones se mueven con mayor suavidad, nuestra digestión mejora, dormimos con más tranquilidad. La persona feliz es más consciente y está más en contacto con sus emociones, tiene más energía y lo más seguro es que la persona feliz viva más años. Y ser feliz te permitirá disfrutar plenamente de la vida, en lugar de limitarte a soportarla.

Empieza ya a cultivar tu propio talento para ser feliz y estar sano, aprendiendo a escuchar las primeras señales de advertencia de tu cuerpo. Procura huir y descargarte de los sentimientos negativos y de las personas negativas, y así podrás evitar también los malestares, los dolores y las enfermedades.

Solemos aguantar y aceptar lo que nos incomoda por quedar bien, por ejemplo, cuando llama a nuestra puerta un vecino al que no queremos ver corremos a colocarnos el pelo para estar bien, pero eso no es lo que hacen los niños pequeños o los gatos. Si un niño no quiere abrir la puerta no la abre, y si no quieren charlar con alguien van a esconderse debajo de la cama. Pero enseñamos a los niños que es necesario fingir para funcionar en la sociedad humana. El niño o la niña aprenden que no está bien esconderse debajo de la cama o llorar cuando viene fulano de visita. Y mamá y papá reconocen abiertamente que la idea del niño de esconderse les parece acertada, pero el niño aprende a fingir cuando ve que papá y mamá no están obrando en función de sus sentimientos y que lo incitan a que él tampoco actué como quieren sus sentimientos. Y cuando el niño aprende a fingir recoge una carga de fingimiento que es el veneno que le llevará a contraer dolencias y enfermedades. Y cuanto más aprendemos a fingir más neuróticos nos volvemos y más auto-destructivos.

Pasamos las noches en vela preocupados por el dinero, por la hipoteca, por nuestras cuentas corrientes y por nuestras inversiones. Pero si hemos aprendido mal  y nuestro cerebro ha creado la neurosis, también es capaz de acostumbrarse a desaprender esos errores y liberarnos de nuestros conflictos más molestos.

Las emociones son reacciones ante sucesos, ante pensamientos, experiencias u otros estímulos. Cuando tenemos una reacción emocional encontraremos mejor la conexión entre el cuerpo y la mente si advertimos que suceden dos cosas al mismo tiempo:

  • Existe un conocimiento consciente de la emoción, es decir, “siento que estoy enfadado.”
  • Se producen cambios físicos y químicos en el cuerpo mismo.

Cuando algo nos hace sentirnos enfadados o amenazados, se ponen en marcha una serie de cambios físicos en el hipotálamo en el cerebro, el hipotálamo es una de las regiones más importantes del cerebro en las que sentimos nuestras emociones.

Cuando el hipotálamo tramite impulsos a la pituitaria, como es el caso de una amenaza, la pituitaria a su vez transmite impulsos a las glándulas suprarrenales, y estas glándulas segregan sustancias entre las que se encuentra la adrenalina que produce cambios físicos en el cuerpo, y la presión arterial aumenta, el ritmo cardíaco se acelera, los pelos de todo el cuerpo se ponen de punta, los intestinos sufren un espasmo, aumenta la aportación de sangre a los músculos grandes que podemos utilizar para huir de la situación o para atacar. Y este tipo de reacción corporal se transmite por el que se suele llamar sistema nervioso simpático.

Por otra parte cuando el cuerpo se siente seguro y libre de amenazas, siendo capaz de disfrutar de actividades como el sexo, la digestión  o la contemplación pacifica, este grupo de actividades se transmiten por una red que llamamos sistema nervioso parasimpático. Esto quiere decir que el cuerpo tiene dos modos de reacción: uno para la guerra y otro para la paz.

Ante una emoción existe una reacción mental y otra física; pero algunas veces nuestros sentimientos están tan bien ocultos o disfrazados que no somos conscientes de ellos y no nos damos cuenta de los cambios mentales y físicos que produce la emoción, porque nos acostumbramos a bloquear la atención consciente a nuestras emociones, pero seguimos sintiendo una serie de reacciones, de síntomas o problemas físicos y no conocemos su causa. Por eso debemos centrarnos en las señales físicas para ser capaz de advertir ciertas emociones que de otro modo podrían pasar por alto sin darnos cuenta.

Dejamos de advertir nuestras propias emociones o de reaccionar adecuadamente ante ellas sencillamente porque nos enseñan a hacerlo, a reprimirnos, nos enseñan a fingir. Cuando los niños tienen hambre lloran. Cuando los niños que todavía no andan se sienten abandonados o tienen miedo, chillan hasta que alguien les presta atención. Y cuando los niños son felices ríen y saltan. Los niños pequeños no fingen, lo que muestran al mundo es lo que existe. Y cuando empezamos a fingir y aparentar y a ocultar entonces empezamos a enfermar. Cuando vamos creciendo nos vamos acondicionando para ocultar nuestras emociones y poder funcionar en la sociedad. Vamos aprendiendo que las rabietas no nos sirven para conseguir un juguete nuevo, nos castigan cuando damos patadas a la abuela que nos obliga a comernos las espinacas o la comida que no nos gusta. Aprendemos que manifestar nuestras emociones no nos sirven para que las cosas marchen a nuestro gusto. Vamos incorporando a nuestro cerebro estos mensajes repetidos con frecuencia y los vamos reforzando continuamente, te hacen creer que las emociones son un defecto del carácter o una debilidad, y te obligan a ahogar tus sentimientos y a mantenerlos bajo control o  a no hacer caso a nuestros sentimientos. Nos enseñan a nunca dar muestras en público de infelicidad, nos enseñan a no quejarnos, a no ser celosos, a no sentir lastima de nosotros mismos para no parecer presumidos. Y vamos incorporando todas esas prohibiciones en nuestro pensamiento y en nuestra conducta. Y al legar a la adolescencia la mayoría hemos perdido una gran parte de aquella conciencia emocional temprana que nos hacía ser espontáneos y sanos. Y lo que sucede es que reaccionamos de modos completamente inadecuados ante una gran variedad de estímulos emocionales (lo que llamamos conducta neurótica).

Si estuviéramos en nuestro estado natural, no civilizado, rugimos de rabia cuando estamos enfadados. La tristeza nos hace llorar y desahogarnos. La envidia nos hace desear lo que no tenemos  y soñar con todo tipo de medios para conseguirlo. Somos humanos y también somos agresivos, violentos e impredecibles, ya que todos tenemos una parte emocional “no civilizada” o incivilizada que pide liberarse y manifestarse. La naturaleza nos dotó de nuestra capacidad emocional apasionada sin pretender que estas cosas las guardásemos ni en el cuerpo ni en la mente. La agresión, las lágrimas y la risa son nuestros medios naturales para liberar nuestras emociones. Las leyes escritas nos impiden ponernos demasiado agresivos con los demás, mientras que los conceptos tradicionales de lo bueno y lo malo han servido de mucho para permitir que todas nuestras naturalezas salvajes y apasionadas convivan y compartan su planeta. Sencillamente no expresamos las emociones del mismo modo que nuestros antepasados más primitivos. La civilización ha impuesto estas prohibiciones sobre la expresión de nuestras emociones, y nuestra conciencia se ha amortiguado y se ha obstaculizado, adoptando conductas inadecuadas o que no tienen sentido, produciendo conductas neuróticas.

Para liberarnos de las neurosis  y de la enfermedad debemos encontrar la manera de entrar en contacto con nuestros verdaderos sentimientos que están olvidados y reprimidos, porque si nuestras emociones pasan desapercibidas, las reacciones del cuerpo que se crean por estas emociones también pueden descontrolarse provocando dolor, enfermedades o incluso la muerte.

Esto no quiere decir que tengamos que dejar de ser civilizados para estar sanos. Aunque sepas que quieres darle un puñetazo a una persona inaguantable, eso no quiere decir que tengas que dárselo para tener sanas tus emociones y tu cuerpo. Pero detectar el sentimiento, reconocerlo y rehuir a esa persona, alejarse de esa persona puede ayudarte a evitar el malestar o la enfermedad que acompaña a esa emoción reprimida, te ayudará a evitar un dolor de cuello, un dolor de cabeza repentino o unas molestias digestivas o intestinales, incluso te ayuda a no enfermar en el futuro. El reconocimiento de nuestros sentimientos nos permite expresarlos, y la expresión de los sentimientos nos permite liberar el cuerpo de los sentimientos y de las enfermedades y dolencias.

Pensamos y sentimos con nuestros cuerpos, la mente y las emociones están unidas al cuerpo. Prueba a hacer un ejercicio que demuestra esto: cierra los ojos y piensa que estas escribiendo tu firma, al pensar en los trazos de tu firma los músculos de tu brazo se activan en el mismo orden que si estuvieras firmando de verdad tu nombre, incluso hasta puede que se muevan, y si no se mueven, un electroencefalograma demostraría que tu cerebro envía órdenes a tu mano y a tu brazo, exactamente igual que si estuvieras firmando de verdad.

Igual pasa si piensas que estas estrujando un limón ácido en tu boca, de momento la boca se llena de saliva aunque no estés chupando el limón. Pues del mismo modo si tú sientes miedo cuando te diriges a una reunión de negocios, porque vives esa reunión en tu fantasía, en tu imaginación, y cuando te imaginas que entras por la puerta del edificio de oficinas tu cuerpo tratará la situación desagradable que has expresado como un peligro en potencia. Y lo que sucede en tu cuerpo con este miedo que sientes a esa reunión, es que tus pies que te llevan a esa reunión que temes ir, para evitar la pérdida de sangre, los vasos sanguíneos de la piel de tus pies se contraerán dejando fría la piel, dejando los pies fríos, y todo por el miedo o la aprensión.

El cuerpo experimenta emociones a la vez tanto en la mente consciente como en la mente inconsciente, y para reducir nuestras reacciones inadecuadas ante estas emociones debemos volvernos más conscientes de cómo y qué sentimos en cada minuto, vivir más nuestro momento presente sintiendo, tenemos más autoconciencia prestando más atención a nuestro cuerpo y a las señales que nos transmite constantemente. Si tu cuerpo dice “me encuentro mal” escúchalo e intenta adivinar qué es lo que le está haciendo infeliz, y apártate de esa situación si puedes, y si no eres capaz de apartarte de la situación entonces dale salida a tus sentimientos de infelicidad o negativos y llora o quéjate, o grita, da alaridos, cuéntalo, rechina los dientes o golpea un cojín. Aunque esto pueda parecer absurdo, no lo es, el simple hecho de la expresión puede evitarte la acumulación de toxinas emocionales y puede evitarte el desarrollo de síntomas que si los dejas desatendidos, podrían conducirte a una enfermedad.

La tarea de escuchar tu cuerpo y de comprender lo que intenta decirte no solo mejorará tu salud y tu calidad de vida, sino que también evitara que atraigas acontecimientos desagradables a tu vida, y por ley de atracción te rodearás de situaciones que te benefician, que están en línea con tus deseos. Además identificar lo que tu cuerpo necesita puede resultar una aventura apasionante e interesante, a mí me apasiona identificar lo que mi cuerpo quiere decirme y también identificar el cuerpo de otras personas a través de su dolencia, de su enfermedad o incluso a través de sus bloqueos y crisis en la vida.

Cuando vayas dominando el arte de identificar tus propios sentimientos y de expresarlos, también te encontrarás más sensible antes los demás, y podrás relacionarte mejor con ellos y animarlos a que se expresen. Lo semejante atrae a lo semejante, los iguales atraen a los iguales.

Las personas infelices y negativas atraen emociones negativas y situaciones negativas con las personas que las rodean, y provocan manifestaciones en su cuerpo negativas y de infelicidad propias de ese estado negativo. Y por la misma regla, las personas contentas y felices sacan a relucir reacciones iguales en su cuerpo y también en las personas que les rodean. Si tú eres feliz las demás personas se sentirán bien en tu presencia. Cuanto más feliz seas, más fácil te resultará hacer de esta situación feliz una forma de vida y de salud.

Todo lo que te haya sucedido en tu vida queda registrado en tu cuerpo, en esa computadora que no olvida nunca. Toda experiencia o suceso que vivas te produce unos sentimientos buenos o malos. Si algo te produce un buen sentimiento, te afecta favorablemente y beneficia a todas las células de tu cuerpo. Si te sucede algo que te hace sentirte mal, entonces todas las células de tu cuerpo reciben una influencia dañina o desgraciada. Tanto si experimentas un sentimiento negativo grande o una acumulación de sentimientos  negativos pequeños, si no eres consciente de ellos o no eres capaz de darles expresión o salida, tu cuerpo reaccionará con dolor, inflamación, calambres u otros síntomas de enfermedad.

Si eres más infeliz de lo que puedes sobre-llevar, tu cuerpo renunciará a la lucha y puedes enfermar gravemente o morir, por desgracia la realidad es esa, además cuando enfermamos, ni siquiera nos damos cuenta de la emoción negativa original que nos condujo a la enfermedad en el cuerpo.

A lo largo de la vida se experimentan una serie de sentimientos negativos mezclados con otra serie de sentimientos positivos, y la buena salud, en conjunto, depende de la intensidad de estos sentimientos: de lo positivos que sean los positivos, y de lo negativos que sean los negativos. Y de como los vivas. Los sentimientos más fuertes anulan los menos intensos. Cuando se está enfermo sería conveniente someterse a una serie de estímulos positivos (películas de humor que te hagan reír, frases positivas repetidas continuamente, visualización positiva, etc.) y así se pueden contrarrestar los sentimientos negativos y sanarse. Y también es importante que te hagas cargo  de tu recuperación, de tu propio tratamiento, y salir de la enfermedad con tu propio esfuerzo auto-gestionando tu propia salud, y eso te hace salir de un sentimiento de impotencia que puede haber sido lo que te ha hecho enfermar en un principio. Si compartimos nuestros sentimientos con nuestra comunidad, con los que nos rodean, con nuestro grupo, y hablamos y nos reímos y nos consolamos y compartimos felicidad e infelicidad con los demás seres humanos compañeros nuestros, antes se diluirá y se reducirá la carga de nuestra infelicidad.

Si quieres ser feliz debes tener experiencias felices, lo mismo que al compartir tu infelicidad se diluyen los sentimientos desagradables, al compartir felicidad con los demás, esta también se aumenta, siempre que las demás personas quieran tu bien y te apoyen.

Recuerda que para evitar la enfermedad debes prestar atención constante a cómo te sientes. Y en cuanto experimentes un sentimiento negativo, sácalo de tu cuerpo a base de reconocerlo y de darle salida por medio de las palabras, de gritos, de lágrimas, de anotaciones en tu diario, y sobre todo contándoselo a tus compañeros cercanos, hablarles de tus sentimientos a las personas que te comprendan y te apoyen. Nunca permitas que los malos sentimientos se acumulen dentro de ti para que tu cuerpo no tenga que quejarse con dolores o enfermedad.

Nuestras emociones están registrando continuamente sentimientos desagradables y sentimientos agradables o una combinación de ambos. Y para cada sentimiento existe también una reacción en el cuerpo, junto con la reacción emocional.

Durante la mayor parte del tiempo aceptamos los sentimientos agradables sin comentario, y casi sin darnos cuenta de ellos. Y si estamos en el modo de funcionamiento bueno o agradable, el cuerpo funciona bien y marcha suavemente como una maquina perfecta.

Cuando estamos en modo desagradable tampoco solemos darnos cuenta de ello, pero si seguimos mucho tiempo en el modo de sentirnos  mal, aunque no nos demos cuenta, el cuerpo sí que se da cuenta y empieza a registrar síntomas desagradables, y a esos síntomas desagradables le llamamos enfermedad.

Pero si somos capaces de analizar el primer susurro del cuerpo de incomodidad y vemos qué experiencia emocional  negativa hemos sentido y le damos salida, el cuerpo no tiene que hacerlo por nosotros. Hay que ser capaces de hablar de los sentimientos, de compartirlos con los demás durante la mayor parte del tiempo, entonces se aliviará o se eliminará el síntoma como por arte de magia. En cuanto nos ponemos a hablar de ello, los órganos que han estado expresando un sentimiento de infelicidad en nombre nuestro, empiezan a relajarse y volver a su funcionamiento normal, y nosotros seguiremos buenos y felices. Así que dale salida a tus sentimientos y emociones llorando, acusando, protestando, murmurando, gritando, suspirando, gruñendo, pero evita a toda costa sufrir en silencio.

Para estar sano tienes que procurar ser feliz, dirígete hacia el placer siempre que puedas. Todos debemos aceptar responsabilidades y hacer nuestro trabajo, pero intenta hacerlo de manera que consigas la máxima producción  con el mínimo de molestias, introduce en tu vida siempre que puedas periodos de descanso y de placer, la felicidad no es un lujo, la felicidad es una necesidad para estar sanos y para atraer la vida deseada.

El dolor, la tristeza y la infelicidad a veces son inevitables. “ser felices” no significa tapar ni esconder nuestro dolor con un rostro sonriente, significa dar salida al dolor hablando de él, cuando se libera la infelicidad compartiéndola con los demás, nos sentimos mejor, y si nos sentimos lo suficientemente bien, eso es la felicidad. Y la felicidad es lo que nos mantiene sanos. Rodéate de gente alegre porque la felicidad es contagiosa.

El cuerpo te recuerda que los pensamientos que tienes relacionados a ciertas áreas de tu vida no están alineados con tu verdadero Ser, no vibran con tus verdaderos sentimientos, por eso cuando te aparece un síntoma o un dolor, se trata de un mensaje de tu Ser para que vuelvas al camino que deseas en el fondo, al camino que deseas de verdad. Debes tratar de tener amor propio, quererte a ti mismo, a ti misma, y suelta aquello que te limita o que te impide hacer lo que realmente deseas. Ten siempre un lenguaje de amor hacia ti para que tu cuerpo pueda sonreír.

El cuerpo siempre presenta en tus síntomas lo que está sucediendo en tu mente, por ejemplo:

– Si te duelen los hombros significa que te estas echando una carga mayor de lo que te corresponde, llevas un gran peso sobre los hombros, una gran responsabilidad que se te hace muy pesada. O también puede significar que te has impuesto una meta que para tus posibilidades en este momento te resulta muy alta, muy difícil de alcanzar o conseguir.

– Si te duelen las piernas al andar significa que deseas avanzar hacia un futuro que quieres, o hacia tus objetivos, pero alguna creencia que tienes lo está impidiendo, tal vez no te sientes a la altura de lo que deseas, tal vez te desvalorizas por falta de estudios o dinero, y quieres pero te da miedo coger esa dirección, o tal vez alguien cercano a ti te impide hacer lo que deseas.

– Cuando tienes dolores de estómago o problemas digestivos, significa que no aceptas ni toleras alguna situación que vives, o alguna persona de tu vida, de tu entorno, si no digieres bien los alimentos es porque tampoco digieres bien las ideas, los pensamientos y los acontecimientos diarios. Rechazas lo que no te agrada y no quieres dar cambios, solo quieres que los demás cambien y que ciertas personas sean diferentes.

– Si te duelen las rodillas o te las lesionas quiere decir que no estas siendo flexible, las rodillas nos hablan de inclinarse y de ser orgulloso, la terquedad y al obstinación. Las rodillas tardan en curarse porque están en juego nuestro orgullo y nuestra auto-justificación, y tal vez si tienes un problema de rodillas debes preguntare qué estas justificándote, o ante qué o ante quien te estas negando a inclinarte, a rebajarte. Y para curarte debes renunciar a tu obstinación, tu cabezonería y aflojarte. La vida fluye y es movimiento y debemos ser flexibles y fluir con la vida y con los cambios.

– Si te duele un codo o lo tienes lesionado es porque viviste o estás viviendo conflictos laborales relacionados a tu forma de hacer las cosas, la necesidad de hacerlas a tu ritmo, horario, rutina, etc. también negarse a abrir los brazos y compartir, abarcar más, conseguir más, verse obligado a una relación amorosa por conveniencia, verse obligado a mantener el estatus, la economía, obligado a abrazar algo que no quieres, etc.

– Si un día te levantas con ansias y ganas de vomitar o con sensación de cólico, normalmente le echamos la culpa a la comida del día de antes, o incluso si tomaste alguna copa se le suele echar la culpa de que te sentó mal el alcohol, pero en realidad eso no te pasa todos los días, y no es por la comida ni el alcohol, lo más probable es que durante tiempo atrás, o días atrás hayas estado generando ira y rabia y rencores con alguien, tal vez no te pudiste desahogar como debieras contra alguien que te ha estado buscando la boca para discutir, te ha estado ofendiendo o diciendo cosas sin coherencia, alguna persona o personas que no son sensatas y que lo único que buscan es pelea y broncas. Y tú has estado ahí envuelto en las polémicas que te resultaban injustas para ti, y cuando decides dar un cambio y alejarte de esa o esas personas que te causan enojos, y das el cambio y dejas de hablarles, o te desahogas del todo poniéndoles las cosas claras, entonces tu cuerpo tiene que expulsar todo el exceso de bilis, de veneno que has estado creando con tu ira descontrolada, y te levantas vomitando la situación y puede que también con diarrea para expulsar toda la bilis en exceso que has estado acumulando mientras ha durado la polémica que has mantenido. Otras veces sucede que de acumular una y otra rabieta y tragártelas, una vez llega la gota que colma el vaso y te levantas vomitando bilis y con malestar y con diarreas, vomitas a esa persona que no toleras, que te resulta toxica.

Cuando sientes un dolor en el cuerpo al hacer algo es porque eso que no puedes hacer es precisamente lo que deseas hacer, pero te lo impide una creencia errónea que has instalado, por ejemplo: si deseas mucho salir a pasear a diario pero te ves gordo o gorda y te da vergüenza que la gente te juzgue al verte, te dolerá alguna pierna o te sucederá algo que te impide salir a caminar, porque es lo que más deseas hacer, pero tienes la creencia instalada de que la gente te juzga por tu cuerpo e inconscientemente te incapacitas por culpabilidad o por vergüenza.

Si no estás alineado con tus necesidades y deseos se te producen situaciones no deseadas, bloqueos en tu cuerpo y enfermedad. Para sanarte o estar sano debes actuar a favor de tus deseos.

Pero cuando sí actúas en coherencia con verdaderos deseos y en la misma línea de tu Ser interior entonces te genera salud, buenas experiencias y felicidad.

Cuando cada uno de nuestros pensamientos está en sintonía con nuestro Ser, con nuestra verdadera necesidad interna, cuando lo que hacemos es lo que deseamos, lo que sucede de forma natural es que tendremos un estado emocional sano, tendremos intuiciones claras, estaremos creativos e inspirados y tendremos una estupenda salud. Pero si ocultamos los sentimientos, los deseos, aparentando, intentando quedar bien, fingiendo, mintiendo y no haciendo lo que deseamos desde nuestro corazón, entonces aparece la enfermedad. Debemos alinear lo máximo posible nuestra mente con nuestros verdaderos deseos, solo tenemos que averiguar que pensamientos tenemos que están causando los problemas en nuestra vida y en nuestra salud.

Desde que nacemos nuestra mente no para de recibir información y consejos de nuestros padres, amigos, maestros y de nuestro entorno, cada uno nos va inculcando sus creencias según sus experiencias de vida, además también  están las creencias que nosotros instalamos creadas por nuestras experiencias vividas de felicidad o de infelicidad, muchas de esas creencias son erróneas y lo que hacen es limitarnos y enfermarnos y crearnos una vida de crisis.

También tenemos instaladas creencias que nos dicen que lo que pensamos nosotros en lo mejor, y esa forma rígida e intolerante de pensar nos produce dolor porque nos lleva a la discusión y nos hace sufrir.

En el momento en que te des permiso para cambiar tu forma de pensar y abrirte a lo nuevo, entonces es cuando desaparecen los síntomas de tu cuerpo, porque en ese momento habrás entendido que la intolerancia y la rigidez no te llevan por el camino que realmente deseas. Hay que ir cambiando creencias poco a poco, a medida que vayas cambiando tus pensamientos también irán cambiado tus creencias. Y cuando reconocemos las creencias que ya no nos sirven podemos empezar a cambiarlas por otras creencias que nos hacen expresar nuestra verdad. Algunas veces notaremos que ciertas creencias todavía las necesitamos aunque nos causen dolor, porque si las seguimos conservando durante un tiempo nos pueden ayudar a seguir aprendiendo. Y cuando descubras creencias que ya no tienen nada que aportarte en tu camino simplemente deséchalas instalando nuevos pensamientos en tu mente que te ayuden a una nueva forma de pensar y programar un futuro mejor para ti.

Muchas veces tenemos miedo al cambio, pero afrontar ese miedo te ayuda a expandirte a crecer, evolucionar y a traer a tu experiencia algo mucho mejor de lo que esperabas. Los cambios siempre suelen ser positivos, para mejor. Tu mente se adaptará muy bien al cambio cuando notes y vivas que tus dolores y tus síntomas desaparecen de forma rápida.

No te arrepientas nunca de nada de lo que hayas hecho o hayas vivido, procura vivir en el amor, en lo positivo, perdonando a todos y a ti mismo/a por todo lo que te han hecho y perdonándote por todo lo que tú has hecho, el rencor lo único que hace es dañar tu Hígado, tus vías Biliares, tu Vesícula Biliar y tu Alma. Acéptate tal y como eres, con tus defectos y tus virtudes, ten amor propio, compasión hacia ti. Al aceptar tus defectos y errores activas el proceso de liberación y sanación. Acéptate y perdónate a ti mismo/a y a los demás.

Yo siempre suelo decir las frases TODO ESTA BIEN Y TODO VA A SALIR BIEN, MI VIDA ESTA LLENA DE COSAS BUENAS Y MARAVILLOSAS,  las repito a diario muchas veces como si fuera un mantra. Estas frases repetidas y creídas te hacen elevar tu vibración y atraer cosas en esta misma línea.

Para poder interpretar los mensajes de tu cuerpo y cambiar tus creencias debes saber algunos principios y aplicarlos en ti:

– Debes saber que no importa lo que hayas hecho porque el universo no juzga ni castiga, y da igual lo que hayas hecho o te hayan hecho, todos somos dignos de Amor. El único que te juzga y castiga eres tú mismo que con tu culpabilidad o rencor enfermas tus células, enfermas tu sangre y tu cuerpo.

– Seas como seas y hayas hecho lo que hayas hecho o estés haciendo, mereces ser amado, mereces la aceptación, mereces perdón tú y todos los seres. Y hagas lo que hagas y pase lo que pase la vida siempre te cuida y te protege, porque la vida te da en función de lo que crees y piensas.

– Todos los seres somos libres y responsables de nuestra propia vida, no hagas responsable a nadie de tus experiencias, se libre y elige lo que desees.

– Tu salud está en tus manos, nadie mejor que tú sabe intuitivamente lo que te sucede, solo has de estar en un estado de paz mental para averiguarlo. No tengas miedo, todo lo puedes superar con la Fe y la creencia correcta.

– Tienes el Universo entero a tu disposición para tener lo que desees, solo tienes que seguir las señales que la vida te va mandando antes de cualquier acontecimiento, y creer que todo es posible. Sé cómo un niño e imagina sin límites porque todo es posible si tú lo crees.

– Todos somos creativos y tenemos todos los medios que necesitamos para crear algo nuevo, solo que a veces tenemos que mirar desde otra perspectiva diferente para verlo.

– La gratitud es la mejor herramienta que tenemos para elevar la vibración, ser compatible con nuestros deseos para materializarlos, y para sanar. La gratitud eleva nuestra vibración y nos hace atraer lo que deseamos rápidamente. Y elevamos la vibración cuando somos felices.

Para interpretar cualquier dolor o enfermedad que tengas lo primero a tener en cuenta es el lado del cuerpo en el que aparece el síntoma, ya que los hemisferios cerebrales están conectados con la parte contraria del cuerpo a partir del cuello hacia abajo, esto quiere decir que el hemisferio derecho del cerebro controla y rige todo el lado izquierdo del cuerpo desde el cuello hacia abajo. Y el hemisferio izquierdo del cerebro rige y controla toda la parte derecha del cuerpo.

Lo que sucede en la cara y cabeza, como los ojos, los oídos, etc. si están directamente conectados al mismo lado del hemisferio cerebral al que pertenecen.

TODO LO QUE SUCEDE EN EL LADO IZQUIERDO DEL CUERPO, LADO FEMENINO nos indica conflictos emocionales y preocupaciones vividas con la familia, con la pareja, con los seres queridos con los que tenemos unos sentimientos y lazos afectivos sentimentales fuertes, amor, relaciones familiares, todo lo que queremos y nos llega al corazón, la compasión, las emociones y los sentimientos. Lo que sucede en el lado izquierdo del cuerpo (que viene del hemisferio derecho del cerebro) también indica el principio femenino, o Yin (calma, tranquilidad, emociones…) en Medicina Tradicional China. Y también se relaciona con la intuición, con la vocación, con tu parte creativa o artística.

El lado izquierdo se relaciona con el recibir, con la gratitud, es la parte receptiva.

TODO LO QUE SUCEDE EN EL LADO DERECHO DEL CUERPO, LADO MASCULINO nos indica conflictos emocionales y preocupaciones vividas con el dinero, con el trabajo, con la preocupación por cubrir las necesidades básicas, pagar los gastos y las facturas, con tu relación con el dinero. Y también los síntomas en el lado derecho del cuerpo pueden estar causadas por la preocupación con personas externas a tu casa, de fuera, menos afectivas, como los amigos, compañeros de trabajo etc. También se afecta el lado derecho de cuerpo por vivir conflictos con la pareja en el terreno sexual, como no estar a la altura, culpabilidad por no mantener relaciones cuando tu pareja te reclama, discusiones de pareja por sexo, etc.

También es el lado Yang (energía, actividad…)

El lado derecho se relaciona con el dar, con lo que entregas con libertad.

PARA PODER IDENTIFICAR LA CAUSA DE CUALQUIER ENFERMEDAD O SÍNTOMA QUE TENGAMOS ES NECESARIO SABER QUE SUCEDIÓ EN TU VIDA POCO ANTES DE QUE APARECIERA EL SÍNTOMA

Cuando te hagas a ti misma o a ti mismo las preguntas no te preocupes si no recuerdas lo que pasó, o el momento en el que apareció todo, tu cerebro y tu ser te darán la respuesta en el momento más oportuno, recibirás la información, te llegará sin más.

Debes buscar los acontecimientos que sucedieron en tu vida poco antes de que aparecieran los primeros síntomas de tu enfermedad (puede ser un rato antes, días antes o meses antes si la enfermedad es más grave).

Intenta recordar también la última vez o las últimas veces que has notado los síntomas o tu enfermedad más acusados. Y analiza que pasó para que el síntoma estuviera más agudo, más fuerte.

Por ejemplo:

– Si sientes un dolor tipo punzada pregúntate que preocupación tienes en ese mismo momento que te hace sentir culpable.

– Si tienes dolor por acumulación de gases, a qué ideas y posturas te estas aferrando, ideas que no toleras y culpa.

– Si tienes un herpes genital debes analizar qué conflicto tienes en el área sexual, con tu pareja, tienes una mezcla entre el placer y sentimientos de culpa que te hacen burbujear fiebre.

– Si tienes eructos ácidos o acidez de estómago analiza qué te han dicho que te lo has tragado y te lo has aguantado, te has tenido que tragar tus sentimientos y no los has digerido, no los las aceptado, y te sube el ácido porque la agresión que has callado quiere expresarse, el enfado quiere salir, no has sido capaz de contestar a lo que te han dicho y ahora arde tu estómago.

– Si tienes fatiga o cansancio analiza a ver por qué has perdido las ganas de vivir, ¿por qué estas sin motivación y sin ganas de actuar? ¿Por qué has perdido las ganas de luchar por tus metas?

 

TAMBIÉN DEBES ESTAR PENDIENTE EN QUÉ SITUACIONES APARECE LA DOLENCIA O EL BROTE DE LA ENFERMEDAD O EN QUÉ SITUACIONES SIENTES MÁS MOLESTIAS.

Analiza los momentos en los que tu dolor o enfermedad te molesta más, al analizar las situaciones en las que más te molesta descubrirás las señales que te indican cual es la causa de tu enfermedad.

– Si por ejemplo tienes tendencia a tener fisuras anales, analiza cuando se hacen más acusadas o sangran, seguro que se ponen peor al día siguiente de haberte esforzado demasiado, por haber tenido que luchar por alguna situación demasiado dura, o tal vez has sufrido o te has preocupado demasiado por algo o por alguien.

– O ver que sucedió el día de antes de levantarte con tortícolis, tuviste que haber ignorado una situación para no actuar en lo que no deseas, querías mirar en una dirección diferente a la que estas, tal vez no querías enfrentarte a un trabajo, o no deseas seguir con tu pareja actual.

 

 DEBES ANALIZAR QUE COSAS SON LAS QUE TE IMPIDE HACER LA ENFERMEDAD O DOLENCIA QUE TIENES, O SI AL HACERLAS SIENTES MOLESTIAS Y LIMITACIONES.

Este análisis es muy importante porque lo que la dolencia o enfermedad te impida hacer es justo lo que más deseas hacer, pero te lo está impidiendo una creencia errónea que tú has instalado tiempo atrás.

Por ejemplo:

– Si tienes una limitación en tus piernas o en tus pies que te impide caminar, salir a la calle, ir de compras, etc., es porque es lo que te gusta y lo que tu Ser más desea hacer, pero tal vez en el pasado te pasó algo que te causó una deformidad en tu cuerpo, o te has quemado y tienes cicatrices en la cara, o te ves gordo, o gorda, o fea y te da vergüenza que te miren, tú deseas salir porque es lo que más te gusta, pero la vergüenza por tu cuerpo hace que te incapacites para no salir porque crees que la gente te va a  juzgar o criticar. Y si no es tu cuerpo el causante, puedes sentir vergüenza por algún acontecimiento que paso en tu vida del que te avergüenzas y la gente te mira y murmura. O cualquier otro motivo que te cause vergüenza o culpa.

– Si por ejemplo te duele la garganta o tienes tos cada vez que tienes que hablar en público, esos síntomas te están indicando que tú deseas hablar bien y de forma espontánea, pero tus miedos te limitan, te lo impiden, sientes dolor de garganta o tos por miedo.

Siempre tienes que tener en cuenta que  lo que no puedes hacer por tus síntomas o enfermedad es lo que más deseas hacer, pero alguna creencia limitante te lo está impidiendo, te impide que disfrutes plenamente de lo que realmente deseas haciendo aparecer los síntomas, dolor o enfermedad.

TIENES QUE ANALIZAR A QUÉ TE OBLIGA LO QUE TIENES, ¿QUÉ HACES AL TENER ESTA ENFERMEDAD QUE NO DESEAS HACER?

Cuando tienes un síntoma o enfermedad, ésta te obliga  hacer algo que no deseas hacer

Por ejemplo:

– Si un dolor de espalda te está obligando a permanecer tumbado, o agachado o encorvado ante la imposición de alguien, tal vez sea un ser querido del cual te sientes responsable, pero tu mayor deseo es liberarte de esa pesada carga y estirarte.

– Si un dolor en el coxis o en los glúteos te obliga a levantarte de la silla, en realidad tu cuerpo te dice que necesita un descanso pero puede que tengas instalada la creencia de que no haces lo suficiente, o quieras demostrarle a otras personas lo trabajadora que eres.

Los síntomas que tengas te permiten ver lo que hay en tu mente, que puede ser sentimiento de culpabilidad, o temor. Quiere decir que si tu dolor o enfermedad te obliga a pararte, lo que deseas en realidad es actuar. Si tu síntoma te obliga a doblarte o inclinarte, lo que deseas estírate que significa mostrar tu autoridad a alguien o hacerte valer. Si tu síntoma te obliga a callarte, lo que deseas en realidad es hablar y desahogarte con alguien. Si el síntoma que tienes es en la vista o en los ojos y te obliga a no ver, es porque en realidad quieres ver, necesitas ver claro tu futuro por ejemplo. Si el síntoma que tienes te obliga a no oír, es porque deseas oír. Si por el síntoma que tienes te molesta que te toquen la piel y hace que los demás no te toquen, es porque tu deseo es que te toquen, ser tocado. Y así pasa con todo, a lo que te obliga el síntoma o enfermedad es lo que no deseas hacer. Y eso mismo pasa con todo lo que tengas, con todos los síntomas o enfermedades que tengas.

SIEMPRE QUE TENEMOS UNA DOLENCIA O ENFERMEDAD ES PORQUE NOS ESTAMOS IMPIDIENDO HACER ALGO QUE REALMENTE DESEAMOS HACER.

Y debes descubrirlo para saber qué creencia errónea está impidiendo que hagas lo que realmente deseas y está creando el dolor o la enfermedad que tienes,

Por ejemplo:

– Cuando hemos hablado de la persona que tiene dolor de espalda y se dobla por el dolor sin poder estirarse, esa persona tiene el deseo de sentirse libre con independencia y erguida, y desea liberarse de la carga que tiene.

Tienes que ser sincero y expresar lo que más deseas hacer, porque tal vez no lo puedas hacer porque tienes una carga o creencia auto-impuesta que te lo impide, como el ejemplo de una mujer que desea salir a pasear, a relacionarse en la calle pero su aspecto físico, el aspecto de su cuerpo le causa vergüenza, y teme que la gente la juzgue, la critique o se rían de ella, y esa limitación que se crea en su mente por su cuerpo hace que tenga problemas en sus piernas o  en sus pies, y en este caso los dolores le impedirán que pueda salir a la calle como desea.

Todos los síntomas tienen detrás un deseo que no nos permitimos realizar por algún motivo, y debemos descubrir cuál es para poder recuperar la salud. Y cuando encuentres la relación que existe entre el síntoma o la enfermedad que tienes con lo que paso en tu vida poco antes de que apareciera tu dolencia, te darás cuenta de que hay un deseo que tu Ser interior desea expresar para que todo se normalice en ti, y tu cuerpo deje de avisarte de que no estás actuando según tus deseos, de que no estás siendo coherente con tus necesidades y de que dejes de fingir y de aparentar lo que no deseas, o lo que no eres.

Debes encontrar todo tipo de creencias que has instalado en tu subconsciente y que son erróneas, que no van acorde con tus deseos, esas creencias te alejan de lo que tú necesitas. Cuando encuentres tu creencia errónea entonces desaparecerán tus síntomas o enfermedad. Por eso es tan importante saber cuál es la causa emocional de tu enfermedad, porque ahí te darás cuenta de todo para poder cambiar tu creencia y tu forma de pensar y actuar. Cada dolor o enfermedad tiene un conflicto emocional asociado. Te sorprenderás de la cantidad de creencias que tienes instaladas y que ya no te sirven para nada, solo para enfermarte.

Ejemplos de creencias erróneas que la mayoría de las personas suelen tener y que están causando sus dolores y enfermedades:

– Si salgo mucho a la calle llamando la tensión con mi físico la gente me criticara por lo que mi familia hizo en el pasado (produce rosácea, vitíligo, etc.)

– Si llevo a mi madre a una residencia para mayores van a pensar que soy una mala hija, y la gente me criticará, o la vida o Dios me castigará (dolores de espalda, brazos, problemas digestivos, artritis, artrosis, fibromialgia, etc.)

– No puedo expresar lo que pienso porque siempre se molestan las personas de mi alrededor (pólipos en la garganta, dolores de garganta, tiroides, etc.)

– Debo callarme para quedar siempre bien y dar buena imagen.

– Tengo miedo a decirle a mi pareja lo que pienso de verdad para evitar estropear la relación.

– Es  mejor que me calle porque le temo al carácter de mi pareja.

– Tengo que sacar buenas notas en el colegio si quiero la aprobación de papá o mamá.

– Mi padre es tan importante e inteligente que haga lo que haga yo nunca le superaré.

– Me gustaría hablar en público pero meda miedo lo que la gente piense o a equivocarme.

– Tengo que luchar mucho para sobrevivir.

– Tengo que preocuparme mucho porque todo marche bien, porque si yo no hago las cosas nadie las hace.

– Todo está muy contaminado y estamos rodeados de bacterias y tengo miedo a coger algún virus peligroso.

– Tengo el carácter muy débil y me afecta mucho lo que me dicen los demás.

– Estoy muy agobiado con tanto trabajo, no debo parar de hacer cosas.

– He sufrido tanto en el pasado que pienso que la vida es muy difícil y no me puedo permitir parar ni disfrutar.

– Ya soy mayor para pensar en cosas de niños, hay que ser serio y formal, no me puedo permitir jugar ni hacer tonterías.

– La vida es dura y complicada y no puedes permitirte disfrutar o relajarte.

– Me siento sin fuerzas para tirar con mi vida adelante, ya no tengo ganas de solucionar más problemas.

– Yo soy así desde que nací y ahora no voy a cambiar a mi edad.

– Tengo que guardar todos los objetos que no uso desde hace muchos años  por si en un futuro los necesito.

– No voy a perdonar lo que me hicieron, no voy a dejar ir el pasado, no soy capaz de superar lo que me hicieron o lo que sucedió.

– No merezco recibir amor mi cariño, me siento culpable.

– Hay personas egoístas que solo piensan en sí mismas.

– Tengo que procurar estar bien con todos los que me rodean porque temo que nadie cuide de mí.

– Tengo que estar bien con mi pareja porque es la que trae el dinero a casa y si nos separamos de qué voy a vivir, sola no puedo pagar mis gastos fijos.

– Me da vergüenza demostrar amor, cariño y afecto a mi familia, creo que debería demostrar no necesitar a nadie.

– Los hombres siempre piensan en lo mismo…..en el sexo y no están por amor.

– No soporto tener la menstruación cada mes, es una lata, una carga pesada.

– No me fío de las mujeres todas buscan lo mismo.

– No tengo confianza en mis decisiones, no confió en mí mismo, siempre necesito consejo de los demás, nunca tengo claro lo que quiero o debo hacer.

– No sé si seré capaz de ser buen padre, o buena madre.

– En todos los trabajos que encuentro abusan de mí, me explotan.

– Debo actuar fingiendo como me han enseñado, no puedo hacer las cosas como deseo para que no me juzguen.

– Todo el mundo me hace daño y me ataca, no se protegerme.

– Me gustaría demostrar lo que se pero me da miedo fracasar.

– Me gustaría cambiar de trabajo y mudarme de ciudad pero me da miedo que todo salga mal y fracase.

– Todo me sale mal, no termino lo que empiezo, no tengo suerte.

– Tengo ciertas partes de mi cuerpo que son feas, las demás personas son más agradables y están mejor que yo.

– He hecho cosas mal y merezco un castigo.

– Me arrepiento de haber cambiado de trabajo, mi familia me va a juzgar.

– La vida es una lucha constante, no puedo descuidar mi trabajo o mi negocio ni un minuto porque si me relajo decae todo.

– Parece que tengo el cenizo echado porque todo me sale mal en la vida.

– Tengo que tener un mal de ojo echado porque no consigo levantar cabeza, siempre estoy enfermando y nada me sale bien en la vida.

– No tengo suerte en la vida, soy una persona desgraciada igual que mí….padre, madre, abuela, etc…

– Por mucho que lucho y lucho no consigo nada en la vida.

– No merezco cosas buenas porque me he equivocado mucho en la vida y he hecho daño a las personas.

– Merezco un castigo porque soy culpable de…

– No merezco amor de mi familia por lo que he hecho.

– Todo en esta vida se paga, lo que haces mal te es devuelto en forma de castigo.

– Todos están en contra mía, me hacen la contra.

Y hay miles de creencias que nos limitan y crean las dolencias que tenemos, nos enferman, debes buscar tus propias creencias que te están impidiendo hacer lo que deseas y están desequilibrando tu cuerpo y están impidiendo que consigas materializar la vida que deseas.

PARA ENCONTRAR LAS CREENCIAS QUE TE LIMITAN DEBES ANALIZAR TU ENFERMEDAD BUSCÁNDOLA EN EL DICCIONARIO BIO-EMOCIONAL Y VER QUÉ CREENCIAS HAY RELACIONADAS A LO QUE TIENES.

Debes analizar el aspecto emocional de tu enfermedad para saber los pensamientos que tienes que te impiden sanarte o conseguir la vida que deseas. Debes averiguar la razón por la que no eres capaz de amarte a ti mismo/a o aceptarte tal y como eres. Analizar qué pasaría si actúas de la forma que los síntomas de tu cuerpo te están indicando que actúes, ¿qué crees que pasaría si actúas dando esos cambios en tu vida que tu dolencia te están pidiendo que des? ¿De qué tienes miedo que pase si decides ser quien quieres ser de verdad?

Por ejemplo:

– Si sueles tener ahogo y angustia es porque tienes la necesidad de espacio o de ser tú mismo o tú misma para poder vivir, aquí debes analizar de qué tienes miedo que pase si tú empiezas a ser tú mismo/a, ¿tal vez de que se rompa tu relación de pareja si decides ser tú mismo? ¿Tal vez te despidan del trabajo si empiezas a coger el espacio que necesitas? ¿Temes discutir y chocar con el carácter de alguien? ¿Tienes la creencia instalada de que esa persona no aceptará tu cambio de actitud?

– Si por ejemplo te duele la parte alta de la espalda, te darás cuenta que tu parte alta de la espalda te duele más cuando te impides ser libre, tal vez porque te sientes responsable de otra persona, o porque no puedes contrariar a tu jefe en el trabajo, que debes obedecer sus órdenes. En el caso de dolor en esta parte de la espalda tu creencia puede ser: si me permito dejar de preocuparme por mi madre, o por mi padre, o por mi hermano va a pensar que soy una mala persona, una mala hermana, una mala hija, etc… y perderé su cariño. Y en el caso de tu jefe, tu creencia es: que no te permites ser libre y trabajar con libertad por miedo a perder el trabajo. Si me permito irme a mi hora cada día, o decirle que me pague las horas extra, o no le consiento que me eche las broncas que me echa, se enfadará muchísimo y me expulsara del trabajo. Si decido hablar con él para que me trate con respeto y no me insulte ni me ofenda cada día, se enfadará y perderé mi trabajo.

Debes averiguar qué creencias negativas relacionadas a los síntomas que tienes te impiden actuar con libertad y quererte tal y como eres. Si no encuentras las creencias limitantes que tienes no podrás cambiarlas por creencias nuevas que te sanen y te hagan cumplir tus objetivos.

Cuando ya tengas claras las creencias que tienes instaladas y que están creando tu enfermedad o tu bloqueo en la consecución de tus objetivos, entonces debes crear frases nuevas y positivas que al repetirlas y creértelas te reprogramen de nuevo y te hagan dar los cambios necesarios para tu curación. Debes tener en cuenta que el nuevo mensaje que le des a tu mente y a tu subconsciente debe ser siempre un mensaje que te haga ser libre en lo que deseas hacer, debe ser un mensaje de perdón de aceptación y de confianza. Debes desechar la vieja creencia por una nueva creencia positiva para ti, nunca utilices palabras negativas.

Los mensajes y creencias que tienes que volver a crearte serian de este tipo:

– Me permito dejar libre a mi hermano y confió en que su ser interior hará lo mejor para él, y yo seguiré siendo una buena hermana digna de ser amada y respetada tal y como soy.

– Yo elijo no preocuparme tanto por mi hijo/a y confió en que al dejarle más libertad su vida cambiara a mejor y su ser interior hará lo mejor para él, y yo seguiré siendo una buena madre merecedora de respeto y amor igualmente.

– Elijo ponerme en el lugar que me corresponde en mi trabajo, confió en que mi jefe sabrá valorar mi valía como empleado, y si no sabe valorarme encontraré otro trabajo estable que cubra todas mis necesidades rápidamente. Sé que el trabajo perfecto está ahí para mí.

– Me permito ser yo mismo/a en todo momento confiando en que todo saldrá bien y todo se resolverá bien.

– Me permito confiar en la vida, confió en que la vida y el universo o Dios me protege.

– Elijo confiar en mi capacidad para salir adelante por mí mismo/a como hace cualquier ser humano, yo soy igual a todos.

No digas nunca palabras negativas ni nombres tu enfermedad porque tu subconsciente siempre rebusca los síntomas de esa enfermedad, no te reprogrames de forma incorrecta. Crea tus propias frases positivas a partir de las emociones que produce tu enfermedad.

Es importante que compongas frases o mensajes que te liberen, que te causen paz interior, frases que sean aquello que tu Alma, que tu Ser interior desea escuchar. Escribe esos mensajes en un papel para repetírtelos con frecuencia.

Sabrás que estas utilizando las frases o mensajes correctos para ti cuando al leerlos o nombrarlos repetitivamente en tu mente sientas tranquilidad y liberación, cuando sientas gratitud y amor. Es como si te hubieran dado el mejor consejo del mundo, el consejo que necesitabas oír, y pensaras: GRACIAS ES JUSTO LO QUE NECESITABA ESCUCHAR.

Cuando ves el significado emocional de lo que te sucede y descubres tus creencias limitantes y empiezas a cambiarlas por otras nuevas, es impresionante lo fácil que resulta cambiar las creencias negativas por otras creencias positivas mediante la repetición a diario, el cuerpo es muy agradecido, y de momento se repara cuando descubres lo que te  provoca tu dolencia y decides dar el cambio de creencias que van acorde hacia la necesidad de tu Alma. Repitiendo a diario las frases positivas para tu liberación, para la liberación y sanación de tu enfermedad o para la consecución de tus objetivos y deseos.

En el momento en el que comprendes cual es la creencia limitante que provoca tu dolencia o tu bloqueo personal, tu mente de momento se da cuenta de que el mensaje nuevo que le estas dando es lo que verdaderamente necesita tu Ser, y enseguida empieza tu cerebro a invertir la orden. Yo he visto sanaciones espontaneas en un rato, personas que han salido de mi consulta sin dolores después de haber hablado conmigo y haber reconocido su bloqueo o creencia errónea y haber instalado la nueva creencia. Otras personas necesitan algunos días más repitiendo frases positivas, incluso se producen verdaderas sanciones en 40 días y otras se curan por completo a los 3 meses. El cerebro tarda de 21 a 30 días en establecer una nueva conexión neuronal, pero sigue teniendo las conexiones neuronales antiguas también hasta los 3 meses, pero si empezamos a actuar según la creencia nueva y las frases nuevas el cerebro se despega por completo de las antiguas creencias en 3 meses, que es el tiempo que tarda en deshacer la antigua conexión neuronal, consiguiendo la sanación completa. Pero debes dejar atrás la antigua creencia y pasar página de verdad.

Yo he comprobado muchas veces a nivel personal y con muchas personas como en el momento en el que empiezas a cambiar una creencia antigua (que ya no te sirve) por una creencia nueva (que es la que tu Ser necesita) por una creencia que te ayuda, entonces los cambios son inmediatos y se graban en tu mente subconsciente con facilidad. Solo tienes que encontrar el mensaje más sencillo y positivo que elimine tus miedos y tus culpas y que cambie las creencias negativas, y solo tienes que repetir esos mensajes nuevos hasta que tus síntomas desaparezcan o hasta que materialices lo que deseas. Normalmente los síntomas desaparecen entre 1 a 40 días, pero en algunos casos puedes necesitar hasta 3 meses para la curación completa o hasta la consecución de tu objetivo después de encontrar las creencias erróneas, y empezar a instalar las creencias nuevas repitiendo frases positiva. Si la creencia negativa que tenías instalada es muy fuerte o está muy arraigada puedes tardar hasta 3 meses en eliminarla por completo.

Yo suelo usar mensajes programados en una aplicación en mi teléfono móvil como nota de aviso, y varias veces al día me llega el mensaje con la frase que tengo escrita, y si tengo que repetirme diferentes frases pues las reprogramo en mi teléfono para que me las recuerde a las horas que yo haya programado. Así al leerlas en tu teléfono veras que el efecto es muy poderoso. Después de un tiempo leyendo el mismo mensaje puedes modificarlo si lo crees conveniente o agregarle algo más, a medida que vayas dando cambios internos también debes ir cambiando las frases. Lo importante es que cuando leas esos mensajes sientas que es lo que necesitas, lo que tu Alma necesita, como si tu Ser interior te estuviera hablando, que sientas que estás haciendo lo que verdaderamente necesitas y deseas, lo que te causa alegría y libertad. Yo antes ponía frases escritas por todas partes en mi casa para recordármelas, pero ahora prefiero los mensajes en mi teléfono.

Yo a veces, también suelo hablar con las personas con las que voy a dar el cambio, sobre todo si son personas cercanas a mí como por ejemplo mi pareja, o un hermano, un hijo, etc. Le hablo y le digo que a partir de ahora voy a necesitar más tiempo para mí porque necesito dar cambios, y que voy estar menos pendiente de sus necesidades, o que tienen que contar menos conmigo. Tienes que crear tu propio plan de acción que te ayude a dar el cambio y a instalar tus nuevas creencias y poner a la práctica tus nuevos mensajes y tu nueva vida. Verás que cuando empieces con tu nuevo plan y tus nuevas creencias lograrás resultados impresionantes en tu salud y en tu vida. Desaparecerán tus síntomas y descubrirás los mensajes sobre quien quieres ser en cada momento. Y todas las pistas o mensajes que te van llegando te ayudaran a cumplir lo que deseas en la vida, porque al hacer esto conectas tu verdadero Ser y encuentras las respuestas a todo para avanzar con confianza en tu vida y mejorar tu salud.

Ejemplos de frases positivas para reprogramar tú subconsciente hacia la sanación y hacia la materialización de tus objetivos:

– Elijo confiar en mi conexión con Dios y con el universo y elijo creer que estoy protegido/a, y que todo está bien en mi vida y todo va a salir bien en mi vida.

– Me permito mostrarme tal y como soy, liberándome de todo.

– Confío en que todo lo que he perdido en mi vida era necesario para mí, y que todo lo que no sea necesario en mi vida se irá por mi bien. La vida me dará siempre lo que necesito.

– Me permito ser libre y hacer caso a mí Ser interior confiando en que estoy protegido/a y siempre encontraré la forma de conseguir lo que necesito en cada momento.

– Confío en mi Ser interior, en mi Ser divino

– Me permito conectar con mí Ser interior, con mi Dios interior  para vivir según mis necesidades verdaderas.

– Soy capaz de adaptarme con flexibilidad a las circunstancias nuevas de mi vida y ver lo que ocurre desde nuevas perspectivas.

– Elijo afrontar la situación que me molesta y resolverla de la mejor manera posible, hablando con las personas implicadas o tomando decisiones importantes para resolver la situación actual que tengo.

– Elijo mirarme cada día con más amor sea cual sea el aspecto de mi cara o de mi cuerpo.

– Elijo quererme y aceptarme tal y como soy, y también puedo ser amado/a tal y como soy.

– Cuanto más mayor me hago más inteligente,  y sabio/a soy, la edad me da experiencia y es una maravillosa etapa para estar tranquilo/a y disfrutando de mi sabiduría.

– Se puede encontrar el amor en cualquier momento y me permito ser feliz y amarme para poder ser amado.

– Sé que voy a encontrar a mi pareja ideal muy rápido, en un corto espacio de tiempo.

– Sé que voy a encontrar el amor ya, me voy a enamorar y se van a enamorar de mí porque transmito mi alegría y mi amor propio, transmito el amor que siento por mí.

– Me permito hacer por las demás personas solo lo que me apetece hacer con alegría y placer y cuando yo lo elija.

– Dejo libertad a mi (padre, hijo, etc.) para que viva sus propias experiencias y aprenda de ellas, todos debemos aprender de nuestras propias experiencias.

– Elijo disfrutar de la vida, de mi vida, cada personas es capaz de solucionar sus retos con la ayuda de la vida y de su Ser, confío en que cada cual tiene su Ser divino que trabaja para su mejor bien.

– Me libero de todo lo que es una obligación y hago solo lo que me hace sentir bien, me libero de todos, decido tener amor propio pensando en mí en primer lugar.

– Soy merecedor/a de amor siempre, aunque no haga nada por nadie, solo por vivir ya merezco felicidad y amor.

– Elijo pedir todo lo que necesito para sentirme querido/a y amado/a.

– Acepto también que los demás me quieran a su manera aunque no sepan darme todo lo que necesito.

– Me permito expresar mis sentimientos en todo momento.

– Yo valgo mucho y merezco ser escuchado/a, mis palabras tienen valor y son importantes.

– Mis opiniones son válidas y tengo derecho a expresarlas con respeto cada vez que sienta la necesidad.

– Acepto y respeto las respuestas que los demás me dan con amor.

– Me permito expresarme en público y confío en que cada vez lo hare mejor.

– Acepto que cada persona tenga su forma de pensar diferente a la mía, todos somos dignos de respeto y aceptación.

– Aprendo cada día a ser más tolerante y comprensivo con los demás evitando criticarlos. Aceptando que cada cual actúa según sus necesidades y es respetable todo.

– Soy una persona maravillosa y me perdono y me acepto tal y como soy.

– Me acepto tal y como soy, elijo quererme y cuidarme aceptando mis defectos y virtudes.

– Elijo quererme, respetar mis necesidades y disfrutar de la vida.

– Me acepto completamente porque siempre hago las cosas lo mejor que se hacerlas y merezco lo mejor para mí.

– Me merezco ser feliz como cualquier Ser humano, elijo disfrutar de la vida y hacer todo lo que me causa alegría.

– Me permito relajarme más en mí día a día, elijo hacer las cosas más despacio y disfrutar de cada momento presente notando cada placer o alegría de la vida.

– Elijo dejar libres a mis seres queridos, y confío en que estarán bien aunque yo haga menos cosas por ellos.

– Me permito hacer las cosas que me gustan en la vida y disfrutar cada día de mi tiempo para mí mismo/a.

– Elijo darme la paz que merezco y que necesito para poder estar bien.

– La responsabilidad de mi propia felicidad es solo mía, y cada cual tiene la responsabilidad de ser feliz, me libero de todos.

– Elijo tomarme la vida con más humor, con más alegría, con más sonrisas, descansar más y cuidar de mí mismo/a.

– Acepto mis experiencias y mi vida tal y como es y busco mis sueños y mis deseos con alegría y de forma positiva, con entusiasmo.

– Me permito tranquilizarme y percatarme de todo lo que me rodea, hacer meditación, relajación y disfrutar del silencio y de no hacer nada de vez en cuando.

– Confío en que cada persona viene a esta vida a hacer todo lo que necesita para crecer y evolucionar, y dejo libres a los demás para que vivan su propia vida confiando en que están estupendamente bien.

– Me permito abrirme en mis relaciones íntimas expresando mi amor y dejando que mi pareja me exprese su amor también.

– Ser vulnerable, sensible y confiado/a me hace recibir amor, me hace recibir cosas buenas de la vida y fortalecer mi Fe y mis creencias.

– Me permito sentir, escuchar y estar presente en todas mis relaciones personales y sociales confiando en que siempre soy libre para elegir, y tengo protección.

– Confío en las personas y en la vida ya que mi Alma me trae siempre todo lo que necesito para aprender,  todo me sale bien siempre.

– Elijo dejar entrar en mi mente ideas nuevas confiando en que todo lo que viene a mi vida me llega para ayudarme a crecer y evolucionar en la dirección que deseo.

– Cada día soy una persona más flexible en mis ideas y me abro a todo lo nuevo con aceptación.

– Tengo todas las capacidades necesarias para analizar las nuevas ideas y sacar todo lo positivo.

– Me permito expresar todo lo que necesito y lo que siento para estar en paz y confío que todo lo que pase será para mi mejor bien, siempre estaré bien.

– Me permito hablar claramente  a la persona a la que le tengo temor y acepto su reacción porque confío que será para mi mejor bien.

– Encuentro un trabajo estable que cubre todas mis necesidades en un corto espacio de tiempo, sé que es así y que mi trabajo ideal llega de inmediato.

– Tengo todo lo necesario para tomar decisiones que me lleven a cumplir mis objetivos y hacer realidad mis sueños y mis deseos, como cualquier persona.

– Tomo las riendas de mi vida y me decido a actuar para manifestar los deseos de mi corazón, lo que realmente deseo lo hago realidad.

– Soy totalmente valioso/a como cualquier otra persona para afrontar los desafíos de la vida y crecer en lo positivo hacia mis metas.

– Me defiendo cuando lo necesito usando todos los medios para conseguir mi libertad.

– Aprendo a decir lo que me molesta a otras personas, respetándome a mí mismo/a respetando mis límites  para conseguir mi liberad.

– Soy capaz de vivir mi vida con intensidad, con amor y con confianza.

– En adelante me permito vivir mi vida con entusiasmo, tomo decisiones claras que me lleven a cumplir mis sueños más grandiosos.

– Me permito ocupar el lugar que me corresponde en mi familia, dejando a cada persona en su lugar, poniendo limites si es necesario, alejándome de alguien si es necesario para mi bien.

– Me permito expresar de forma respetuosa lo que me molesta a la persona que me incomoda buscando la armonía de la mejor manera.

– Estoy abierta a vivir nuevas experiencias y acepto que todo lo que viene a mi vida es para mi bien, para mi mejor bien.

– Me permito soltar el control y la rigidez, acepto las cosas como son encontrando la utilidad para mi equilibrio y bienestar.

– Si no me gusta una situación en mi vida elijo cambiarla.

– Elijo confiar en la vida porque en adelante encuentro lo positivo en cada momento que estoy viviendo.

– Me permito disfrutar y valorar los momentos buenos, y aprendo a dejar ir y perdonar los momentos que no me gustan aceptando la vida con amor y de forma positiva.

– Aprendo cada día a disfrutar de los cambios y a encontrar mi equilibrio interior.

– Me permito expresar mis emociones y me perdono y me acepto tal y como soy.

– Me permito aceptar lo sucedido y abrirme de nuevo al amor.

– Yo soy el creador/a y responsable de mi vida, observo lo que tengo y lo que he creado en mi vida para ver qué puedo cambiar para mejorar mi vida.

– Acepto que soy el responsable de mi vida y empiezo a crear pensamientos  y emociones bellos y amorosos, y buenos para mí y para mi entorno.

– Dejo de manipular a las personas y dejo de ser manipulada, respeto la libertad de cada persona y yo soy dueña/o de mi propia vida.

– Elijo vivir el sexo con amor y disfrutar con mi pareja.

– El placer es un medio maravilloso y divino para sanar y disfrutar de mi cuerpo.

– Siempre puedo hacer lo que yo desee, aunque otras personas no estén de acuerdo conmigo, o aunque me salga de las normas impuestas.

– Elijo expresar mis necesidades y mis límites a mis seres queridos, y confío en que si me quieren y por mi bien, respetaran mis decisiones y mis necesidades y me apoyaran, y si no me apoyan acepto que salgan de mi vida.

– Aprendo siempre a confiar en la vida aunque otras personas me hicieran dejar de confiar, confío mostrándome de forma autentica tal y como soy.

– Me permito mostrarme tal y como soy a los demás aunque puedan juzgarme, elijo ir a lo mío y disfrutar de lo que hago con gusto.

– Tomo mis decisiones escuchando mis verdaderas necesidades, escuchando a mi corazón, y no hago caso de lo que piensen los demás, porque confío en la vida, la vida siempre me va a cuidar.

– Me permito llorar y liberar mis emociones, y me abrazo con amor mientras me expreso.

– Tengo derecho a expresar mis sentimientos y emociones hacia el exterior y se las muestro a las personas que me escuchan y me quieren.

– Confío en que todo en la vida sucede por alguna buena razón y en que todo está bien y todo va a salir bien.

– Elijo sentir la calma que hay en mi corazón y silenciar mi mente, sintiendo el interior de mi cuerpo, y aceptando mi momento presente tal y como es.

– Soy capaz de afrontar todos los pequeños retos de mí día a día, dando los pasos para mi bienestar y la salud de mis emociones y de mi cuerpo.

– La vida es un lugar seguro, y mi alma me guía en todo momento para evolucionar con amor y de forma positiva.

– Me permito soltar el pasado y confío en cada día me traerá algo nuevo y especial.

El pasado solo sirve para coger algún aprendizaje pero hay que dejar de darle vueltas al pasado, el pasado solo hay que recordarlo para aprender de lo que no se debe hacer. Es mejor no ver fotos del pasado para no atraparse, irse mucho al pasado evita que avancemos en la vida. Recordar mucho lo que ya ha pasado solo nos trae estreñimiento, problemas intestinales y enfermedades. Estar demasiado en el pasado hace que no consigas tus objetivos ni materialices la vida que deseas.

– Elijo centrarme en mi presente y actuar para mi mejor futuro.

– Elijo centrarme en mi presente, solo me interesa mi presente y conseguir la vida deseada.

– Cada día me llega dinero a espuertas, cada día me entran riquezas nuevas a mi vida.

– Hoy va a ser un gran día lleno de cosas buenas y maravillosas para mí.

– Mi vida es abundante, rica, maravillosa y saludable.

– Mi cuerpo está en un perfecto estado de salud.

– Las células de mi cuerpo se regeneran cada día.

– Tengo, salud, alegría y calidad de vida hoy y siempre.

– Elijo vivir en el éxito y la prosperidad.

– Todo están bien y todo va a salir bien en mi vida.

Diseña tus propias frases en relación a la creencias que encuentres que tienes y que te están limitando hacia tu libertad y hacia la expresión de tu Alma, encuentra las creencias erróneas que tienes y que ya no te sirven y sustitúyelas por frases de este estilo para sanar tu cuerpo, tus emociones y para conseguir la vida deseada haciendo realidad tus sueños.

 

Para acelerar el proceso de curación  y de cambio interno te puedes ayudar con ciertas técnicas, como son: la relajación mental profunda que te induce a una ligera hipnosis o estado profundo de relajación donde afloran los traumas y limitaciones de tu subconsciente. En este estado de relajación profunda la mente observa sin intervenir a lo que va surgiendo. Muchas veces, después de un tiempo, aproximadamente unos 2 o 3 meses de practicar relajación mental profunda o Mindfulness empiezas a dar cambios en todos los sentidos y empiezas a sanar y a conseguir materializar tus objetivos.

También es muy importante que realices varias veces en semana una reflexología de pies que te puedes practicar tú mismo para desprogramar el inconsciente, con esta reflexología podal salen fuera traumas y creencias limitantes natales, prenatales y sufrimientos de tus experiencias vividas.

Aquí te dejo los enlaces a los vídeos para que practiques la relajación mental profunda, Mindfulness y reflexología para desprogramar el inconsciente.

Y te deseo desde lo más profundo de mi Alma que este diccionario bioemocional te ayude a sanar todo lo que tengas en tu cuerpo y que te ayude a conseguir la vida que deseas.

MEDITACIÓN DE ATENCIÓN PLENA MINDFULNESS CON SONIDO BINAURAL PARA BAJAR LA FRECUENCIA CEREBRAL: https://www.youtube.com/watch?v=sqAoeIX2kIM

RELAJACIÓN MENTAL PROFUNDA: https://www.youtube.com/watch?v=Gan-z7OA9l0

REFLEXOLOGÍA PARA DESPROGRAMAR EL INCONSCIENTE ELIMINANDO LAS CREENCIAS QUE NOS LIMITAN: https://www.youtube.com/watch?v=exsJB1J9l7g

TÉCNICA PARA ACABAR CON EL MIEDO O TEMOR QUE PARALIZA TU VIDA: https://www.youtube.com/watch?v=EIG7lj_01yI

MEDITACIÓN PARA INSTALAR LA VISIÓN INTERNA EN EL CUERPO Y SANARLO, CON UNA FRECUENCIA DE 432 Hz: https://www.youtube.com/watch?v=Ut8KYg8YxBQ&t=788s

MEDITACIÓN PARA INSTALAR LA VISIÓN INTERNA EN EL CUERPO Y SANARLO, CON SONIDO BINAURAL: https://www.youtube.com/watch?v=6xdcpTZYk0A

NO IMPORTA LO DIFÍCIL QUE SEA LA SITUACIÓN QUE VIVES AHORA, TÚ LA PUEDES CAMBIAR DE INMEDIATO: https://www.youtube.com/watch?v=ecjB3B7DyNc&t=2s

LAS 3 COSAS QUE ENFERMAN E IMPIDEN QUE SE CUMPLAN LOS OBJETIVOS Y LA VIDA DESEADA: https://www.youtube.com/watch?v=IzXl8bYobus

COMO ACTIVAR EL PROCESO DE SANACIÓN DE CUALQUIER ENFERMEDAD: https://www.youtube.com/watch?v=exsJB1J9l7g

LA MEDICINA MILAGROSA: https://www.youtube.com/watch?v=PjQTQn7GIDo

GUÍA PARA RECUPERAR LA SALUD: https://www.youtube.com/comments?o=U

COMO HACER BIODESCODIFICACIÓN PARA CURAR CUALQUIER DOLENCIA O ENFERMEDAD: https://www.youtube.com/watch?v=F3qIGqfNy9k

CÓMO AVERIGUAR LA CAUSA DE CUALQUIER ENFERMEDAD PARA PODER SANARLA: https://www.youtube.com/watch?v=8PS6un64kJQ

DESCUBRE LOS MENSAJES DE TU CUERPO CUANDO TE DUELE O SE ENFERMA. BIODESCODIFICACIÓN: https://www.youtube.com/watch?v=s7yGvY6c5xM

LA CAUSA Y LA CURACIÓN DE TODAS LAS ENFERMEDADES: https://www.youtube.com/watch?v=Y0ex2dTDUdQ

CÓMO SABER SI ERES ZURDO O DIESTRO BIOLÓGICO PARA HACER UN CORRECTO DIAGNÓSTICO Y BIODESCODIFICACIÓN: https://www.youtube.com/watch?v=KPLK2rL_VE0

EL DIAGNÓSTICO DE LA ESPALDA REFLEJA EL ESTADO DE TODO EL ORGANISMO, MEDICINA TRADICIONAL CHINA: https://www.youtube.com/watch?v=07seXmhuw04

LOS SUEÑOS NOS INDICAN NUESTROS PROGRAMAS LIMITANTES Y LA FRECUENCIA EN LA QUE VIBRAMOS: https://www.youtube.com/watch?v=gFpmy8QxpMc

HACER TAPPING CORRECTAMENTE PARA QUE SEA EFECTIVO. TÉCNICA DE LIBERACIÓN EMOCIONAL: https://www.youtube.com/watch?v=E5SULYLuWLo

¿Nos ayudas?

Tu apoyo es nuestro impulso

Puedes apoyarnos con una pequeña donación y ayudarnos así a seguir publicando contenidos en nuestro blog y Youtube

Síguenos en Youtube

Suscríbete ahora a nuestro canal

Recibe todas las semanas contenido en vídeo con consejos prácticos para mejorar tu salud física y emocional

error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.