Acné

El acné son lesiones de los folículos de la piel causadas por auto rechazo de sí mismo, la persona no se acepta como es en algunas áreas de su vida, puede ser por lo que siente, piensa o hace, o no acepta alguna parte de su cuerpo, no se gusta. Afecta a la piel que representa la frontera, la ternura y el contacto. Dependiendo de la parte del cuerpo donde sale puede tener diferentes significados.

Acné en el cuello: sale a personas que sienten impotencia, frustración y rabia al no poder conseguir lo que desea, al no poder solucionar las trabas que se le presentan en la vida.

Acné en el pecho: suele salir a las personas que son más tímidas y no son capaces de ocupar el lugar que les corresponde. Les falta orgullo.

Acné en la cara: cuando está localizado en la cara indica que el joven o la persona siente un rechazo hacia sí mismo, se siente inferior y desvalorizado en relación a los demás, se ven gordos, bajos, feos, demasiado flacos, torpes, tontos, etc., y al rechazarse no quiere a nivel inconsciente que se le acerque nadie; mientas más espinillas tiene menos se le acercan los demás, y mientras menos se le acercan los demás más espinillas o granillos le saldrán, y todo porque no se aceptan ni se aman como son. A veces sale también a mujeres que rechazan su feminidad o a hombres que rechazan ser hombres. También puede salir en la cara debido a desvalorización por dinero, trabajo y agresividad reprimida, emociones y sentimientos que no dejan salir.

Muchas mujeres con relaciones de pareja e hijos suelen tener acné en la cara o en el mentón, etc., por no sentirse a la altura sexual de la pareja o del esposo, los retos y problemas diarios con los hijos, la casa y el  trabajo impiden que pueda tener apetencia sexual, y cuando la reclama el macho, el esposo, se desvaloriza al no tener ganas de sexo, y sobre todo cuando le viene la menstruación cada mes se le llena la cara de espinillas o granillos, o la zona del mentón o bigote que es la zona que tiene correspondencia con la zona genital-sexual. Y es que antiguamente la mujer se ocupaba de los hijos y la casa, pero hoy día la mujer tiene que llevar el timón de la casa, los hijos y encima trabaja, eso le hace tener una carga psíquica tremenda; la mujer al dividirse para todas las funciones ha perdido su esencia de mujer dulce, afectiva, cuidadora cariñosa y complaciente, vamos en contra de la naturaleza femenina con tantos derechos e igualdad.

Acné en la espalda: muchos adolescentes se imponen muchas responsabilidades con los estudios, con los padres, con los amigos y todo por temor a ser rechazados, y si no pueden asumir todas las responsabilidades que se imponen, son ellos mismos los que se rechazan. Las personas que tienen acné en la espalda suelen ser personas que cuidan de otras, asumen la responsabilidad de salvadores de personas que se hacen las víctimas, y cuando no pueden ayudar como desean, se rechazan a sí mismos. Para no tener acné en la espalda es necesario que no soportes cargas que no son tuyas, no cargues con los problemas de otros, libérate de peso que no es tuyo, deja a cada cual con su vida y su responsabilidad.

Acné en la frente, barbilla o mentón: suele salir a los adolescentes que no se sienten integrados, se sienten desplazados, y se desvalorizan estéticamente, no les gusta su físico, muchas veces la desvalorización que tienen es porque los amigos o compañeros le han hecho comentarios desagradables para hacerles sentir mal, por envidia o por deseo de hacer daño simplemente. También puede indicar desconfianza sobre sí mismo para tomar decisiones y en sus capacidades.

Acné en la pubertad, adolescencia: la lucha interior que tiene el joven /la joven se vuelve visible, sale a través de su piel lo que realmente oculta en su interior, la sexualidad pasa a través de la frontera (piel), el joven intenta retraer el tema caliente, candente de la sexualidad y de la pareja, presión y miedo ante lo nuevo, auto protección a través de los granillos o espinillas, la persona se deforma inconscientemente su propio aspecto para no tener que enfrentarse a temas conflictivos, y la consecuencia es que hay un empeoramiento al seguir sin vivir la sexualidad por complejos de tipo estético o sexual, la persona inconscientemente ataca su propia frontera (piel) para no hacerlo en su conciencia. La piel se convierte entonces en el campo de batalla de las disputas de la pubertad, y la persona se aplasta los granillos produciéndose cicatrices.

Solución emocional: aceptarte tal y como eres, descubrir y vivir la sexualidad en la forma o normas de la pubertad, dedicarse con delicadeza a uno mismo, a su propia piel, mimarse, quererse, buscar el contacto erótico y de enamoramiento típico de la edad. Abrir la piel (la frontera) desde dentro analizando los complejos, en lugar de apretar las espinillas, aprender a extraer las necesidades sexuales disfrutando del contacto de su piel. Procura actuar en relación a lo que piensas y a lo que eres aceptándote sin criticarte ni juzgarte si quieres solucionar el acné en tu cuerpo.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba