ARTERITIS O INFLAMACIÓN DE LAS ARTERIAS

ARTERITIS O INFLAMACIÓN DE LAS ARTERIAS

La arteritis puede causar un adelgazamiento de la pared de las arterias, las arterias se ahuecan para hacer que pase más sangre para permitir que haya más suministro de energía, y poder distribuir más energía para llevar más oxígeno a las células, con el fin de que nuestro cuerpo tenga más energía para que pueda defenderse contra el enemigo que quiere arrebatarnos algo muy importante para nosotros, algo que no queremos perder (como puede ser la casa, el empleo, tu pareja, etc.), si nos resulta difícil conservar eso a lo que le tenemos cariño, corremos el riesgo de que nos lo quiten, eso hará que despleguemos muchos esfuerzos  para intentar conservarlo, y esos esfuerzos pueden llevarnos a un estado de estrés permanente, este estrés acelera nuestro corazón, aumenta la presión sanguínea que termina por crear lesiones en las arterias, inflamándolas continuamente, y esto es lo que nos puede llevar a la arteritis. Si esta situación de conflicto o batalla se prolonga y se hace un conflicto crónico la arteria se irrita y la pared arterial se inflama o se forma una úlcera, y si la pared arterial se encuentra debilitada o dilatada, entonces puede ocurrir un aneurisma y provocar una hemorragia interna.

Y por otra parte si la persona en lugar de desplegar una gran cantidad de energía para defender e intentar conservar aquello que quiere, se aferra a ello, resiste o se cierra a cualquier otra alternativa, entonces puede crearse un engrosamiento de la pared arterial, dando lugar a la trombosis o causando la obstrucción de la arteria, y en este caso la arteritis se convierte en embolia o en un accidente cerebro vascular (llamado apoplejía).

error: Este contenido está protegido
Ir arriba