BRUXISMO Y LA TENSIÓN EN LA MANDÍBULA

Se dice que una persona tiene bruxismo por la costumbre involuntaria de apretar los dientes sin ningún objetivo masticatorio, a veces también se mueven los dientes con frecuencia hacia los lados, lo que hace que los dientes rechinen.

Hay varios tipos de bruxismo:

Está el bruxismo céntrico o por apretamiento, que provoca daños en el cuello de los dientes, sobre todo en los premolares. Este tipo de bruxismo suele presentar también cefaleas de tipo tensional por tensión en los músculos.

Cuando predomina el frotamiento dental y no el apretamiento, se llama bruxismo excéntrico que daña el borde incisal y oclusal de los dientes. Este frotamiento dental afecta sobre todo a los incisivos.

Y tanto el apretamiento como el frotamiento también pueden darse de manera simultánea en la misma persona.

¿Cuáles son las causas del bruxismo?

El principal desencadenante del bruxismo puede ser el estrés, aunque existen otros factores que pueden contribuir a la aparición, como son: el tipo de alimentación (comer alimentos demasiado duros de masticar), los hábitos de sueño, la postura en el trabajo y a la hora de dormir, tener una alineación de los dientes inadecuada, la incapacidad para relajarse estando casi siempre en tensión. Trabajar demasiadas horas en un computador inclinando la cabeza y el cuello hacia delante.

El dolor en la mandíbula también podría ser síntoma de un padecimiento cardíaco, dolor en la mandíbula, en la articulación de la mandíbula y dificultades en los dientes inferiores podría estar relacionado con padecimientos del corazón. Hay que poner atención a las alteraciones de las encías, síndrome de la boca ardiente o trastornos musculo-masticatorios, porque se asocian al riesgo de padecer afecciones cardíacas. Hay probabilidad que una persona presente dolor en la mandíbula, articulaciones o encías como síntomas de un problema cardiaco, principalmente las mujeres.

La ira reprimida o personas o que viven enojos continuos, o se callan para no provocar discusiones, es uno de los principales motivos del bruxismo.

¿Qué síntomas provoca el bruxismo?

La persona que padece de bruxismo aprieta los dientes sobre los músculos, sobre los tejidos y otras estructuras de la mandíbula, y esto puede causar los siguientes síntomas:

  • Dolor de dientes, dolor de mandíbula, de cabeza, y de cuello: porque la presión ejercida sobre la zona causa una tensión en los alrededores que provoca inflamación y dolor, incluso puede llegar a producir dolor de oídos.
  • Desgaste de dientes: fractura de los dientes o rotura del esmalte, ya que apretar de forma continua sobre la misma zona debilita los dientes produciendo lesiones con graves consecuencias.
  • Sensibilidad muscular y dental: la sensibilidad a la temperatura de los alimentos y los líquidos es frecuente cuando se producen lesiones en los dientes, o se tiene sensibilidad al masticar.
  • Cambio en la mordida: la presión continua ejercida en la mandíbula puede modificar la mordida.
  • Insomnio: la tensión o la presión que sufre la mandíbula provoca mala calidad de sueño.
  • Problemas cervicales: la presión fuerte en la zona de la mandíbula puede producir también problemas cervicales.
  • Puede producir tal tensión en la mandíbula, que llegas a tener problemas para abrir y cerrar la boca con normalidad.

Si analizamos el principal momento en el que aparece el bruxismo, observamos que sucede sobre todo durante el sueño por la noche. Y muchas personas no son conscientes de este problema hasta que el dentista comprueba la destrucción del esmalte y la dentina.

Cuando el bruxismo se produce de día también es de manera inconsciente y está vinculado a momentos de gran estrés.

En la primera fase (grado 1), el bruxismo puede presentarse de manera ocasional y poco agresiva. Pero cuando se convierte en un hábito establecido (grado 2) es porque la ansiedad ya está presente. En el grado 2 ya nos encontramos lesiones en las estructuras dentofaciales porque el hábito no ha sido corregido en las fases previas. Cuando la persona vive una situación de estrés continuo, la presión se incrementa sin que la persona sea consciente de ello y la musculatura implicada ya no se relaja.

A nivel emocional el bruxismo aparece cuando la persona tiene agresividad reprimida y negación del placer. Hoy día con lo que está pasando en todo el mundo nos estamos encontrando con muchas personas que tienen agresividad reprimida, y tenemos que privarnos del placer porque tenemos reprimidos muchos de nuestros derechos como seres humanos porque nos bloquean la capacidad para defendernos.

Además hay una contaminación electromagnética muy tremenda en el ambiente, esas radiaciones no solo las recibimos cuando estamos en la calle, también penetran en nuestras viviendas, sobre todo si vives en zonas más urbanas. Si a estas radiaciones les agregamos que estamos recibiendo gran cantidad de metales pesados por el aire, por los alimentos, por los preventivos y por muchos productos que utilizamos, entonces nos estamos volviendo magnéticos, y por eso no podemos controlar el nerviosismo ni la tensión muscular. Es la consecuencia directa de vivir rodeados de tanta tecnología y estar bañado de ondas dañinas. Y las personas que pasan más horas delante de ordenadores y tecnología actual, son los que más se tensan, los que más tensan su sistema nervioso y sus músculos, con la consecuencia de no poder relajarse ni poder reducir el estrés, causando bruxismo.

El bruxismo expresa una agresividad no manifestada porque muchas veces es inconsciente. Agresividad potencial en estado latente, una agresividad oculta que esta aparentemente inactiva.

La persona con bruxismo puede estar manifestando un sentimiento de incapacidad para defenderse. Suele afectar el bruxismo a personas que sienten incapacidad para expresar sus propias ideas, también en personas a las que les cuesta tomar decisiones o asimilar situaciones o ideas nuevas. Son personas con unos conflictos emocionales relacionados con la toma de decisiones. Se tiene un retraso, un aplazamiento en la toma de medidas por temor a las consecuencias que lo nuevo pueda traer. En general es un temor a perder la seguridad de la que se disfruta en el presente.

Las personas con bruxismo tienen demasiados pensamientos, mucho dialogo interior relacionado con la impotencia, esto le causa una ansiedad que le impide vivir y disfrutar libremente cada momento de su vida. Muchas veces la persona ya trae somatizado desde la infancia el sentir impotencia por las situaciones familiares, o al reprimir su ira y su descontento, ira y tristeza que aflora a la superficie causando nerviosismo y tensión muscular. Son personas que de alguna manera se niegan el placer o lo tienen reprimido.

La articulación temporo-mandibular responde inconscientemente a respuestas emocionales de ira después de vivir conflictos en los que se ha experimentado impotencia, impotencia ante la incapacidad para defenderse y la posibilidad de expresar las ideas abiertamente, la  mayoría de las veces por miedo a perder la seguridad, sin embargo las causas de la alteración pueden ser mucho más antiguas. Tal vez una historia secreta en la familia por tener que callarse ante algo que se quiere decir, pero es prohibido. Y con el bruxismo es como hablar en silencio, es como si dijéramos ese secreto a través del gesto de apretar. Ese secreto es de tal magnitud, que el clan familiar niega y silencia ese acontecimiento, convirtiéndose con el tiempo en un secreto del que no se habla ni fuera ni dentro de la familia.

Tal vez la persona con bruxismo tenga una carga excesiva en su trabajo, o un problema que le esté afectando actualmente.

El bruxismo también puede tener un claro componente neurológico, donde una enfermedad como la esclerosis múltiple puede estar provocando esta afección. Pero las causas más habituales son las relacionadas con todos aquellos problemas que no hemos solucionado, con aquellas experiencias que nos marcaron y creímos dejar de lado, pero que continúan ahí y se manifiestan apretando la mandíbula.

La tensión que ignoras, las dificultades a las que les estas dando la espalda, salen de alguna manera, porque guardan una gran cantidad de energía que no se puede acumular. Así que si eres una persona propensa a sentir ansiedad o no toleras bien el estrés, entonces eres una persona susceptible a padecer bruxismo.

Hoy día hay muchas personas adictas al estrés, que en cuanto no tienen nada que hacer, ya están inventando algo para estar en activo, esta sociedad está creando adictos al estrés.

Solución:

Hay que pensar menos y actuar más para poder controlar tu situación actual.

Hay que desengancharse de cosas, trabajar menos y dejar para mañana lo que no puedas hacer hoy de forma relajada.

Hay que decir las cosas con amor y respeto y evitar reprimir todas las situaciones en las que se siente impotencia. Vivir con incertidumbre constante te lleva a vivir mucha tensión interior, lo ideal es tomar iniciativas con amor.

Utilizar una férula no te va a solucionar las causas del bruxismo, pero puede ayudarte a paliar los efectos negativos con respecto a tu salud dental.

Las presiones en la mandíbula, los estiramientos de cuello y espalda, el yoga, la meditación y practicar técnicos de relajación, pueden ayudarnos a relajarnos y a controlar el bruxismo.

Y sobre todo usar este binaural o isocrónico que hemos diseñado para relajarte, eliminar el estrés, la tensión, y acabar con el bruxismo. Notarás al escucharlo como todo se va tranquilizando dentro de ti y cómo vas eliminando esa tensión interna que te aprieta.

BINAURAL PARA EL BRUXISMO Y LA TENSIÓN EN LA MANDÍBULA

ISOCRÓNICO PARA EL BRUXISMO Y LA TENSIÓN EN LA MANDÍBULA

 

 

error: Este contenido está protegido
Ir arriba