Cáncer de Estómago

Cualquier problema que sientas en el estómago indica que tienes en tu vida circunstancias, eventos, acontecimientos o personas que no aceptas, que no te gustan y quieres que cambien. Tu cuerpo quiere avisarte de que las cosas nuevas que entran en tu vida llegan para enseñarte algo importante que tu Ser necesita para crecer y evolucionar, o pasar al siguiente nivel de forma positiva, en el amor. Todo lo que nos sucede está ahí por alguna buena razón y debemos analizarlo para encontrar el mensaje que nos está mostrando la vida.

El estado de tu estómago te muestra cómo digieres lo nuevo que vives cada día y cómo percibes y aceptas lo que se te presenta como oportunidad para aprender y crecer en la vida. Si tienes problemas en tu estómago es porque no aceptas las novedades, rechazas los cambios, lo diferente. Estás acostumbrado a juzgar y criticar lo que ves y quieres que los demás cambien o que las circunstancias sean diferentes porque piensas que es injusto o que alguien “no debería actuar o ser como es”, y quieres que la vida sea cómoda, siempre igual y sin cambios para no tener que adaptarte a nuevas formas de vivir y de ver las cosas.

El cáncer de estómago afecta sobre todo a las personas que viven el día a día con un sentimiento de impotencia por alguna injusticia, también sufren cáncer de estómago las personas que tienen rencores y resentimientos por algún acontecimiento que le ocurrió en el pasado. Para que tengas un tumor gástrico, un cáncer de estómago has tenido que vivir o estar viviendo un conflicto de contrariedad familiar que no aceptas, te sientes incapaz de digerir un pedazo (una vivencia), una experiencia que es muy importante para ti, que ha impactado o te está impactando y causando mucho dolor, mucho sufrimiento.

Tal vez peleas por una herencia familiar, o tu jefe no quiere pagarte la liquidación que te debe. O te casaste con un hombre que ha fallecido y los hijos de este hombre (tus hijastros) quieren echarte de la casa. Es algo que ya tenías, que has tragado pero no lo puedes digerir. Tal vez se trate de cosas fuertes que nunca imaginabas que ibas a vivir, que te iban a hacer, algo que no te esperabas, problemas legales, juicios, herencias, indemnizaciones, propiedades, pensiones, cobros de dinero, traiciones, o situaciones que consideras injustas para ti, no puedes adaptarte a ellas y te quitan las ganas de vivir.

 O puedes haber creado tú mismo una situación por una necesidad y beneficio tuyo y ahora te sientes atrapado y responsable de esa situación que debes afrontar día a día, como por ejemplo, haber tenido un hijo con otra mujer y sentirte atrapado entre el cariño de los hijos que tienes con tu esposa a los que quieres y no vas a abandonar, pero tienes la responsabilidad del hijo que has tenido con tu amante y que no puede disfrutar de un padre a diario, y te sientes atrapado por ello.

Para que se cree un cáncer de estómago debe haber existido una historia previa y prolongada, y has sentido irritación crónica o enfado inconsciente, rabietas, enfados, resignación, algo que no puedes digerir, que no puedes aceptar y hay un crecimiento salvaje y desconsiderado en tu estómago procedente del mundo de los sentimientos que te empuja para que expreses el tema olvidado o reprimido porque reprimiste y bloqueaste tanto tiempo el tema psíquico que ahora se abre camino en el cuerpo de un modo agresivo. El cáncer materializa físicamente aquello que debía haberse realizado psíquicamente en el área correspondiente. Se han hundido en el cuerpo los sentimientos en lugar de haberlos sacado a la conciencia, el poder del Alma vive en las células cancerosas en lugar de hacerlo en la conciencia.

Solución emocional: abrirse a los sentimientos y hacer realidad lo que llevas dentro, tu camino propio, con el ánimo de no tener nada que perder. Expresarse uno mismo en lugar de dejar que lo haga el cuerpo con un cáncer de estómago. Tu cuerpo te indica que en el fondo de tu ser deseas aceptar la nueva situación con amor o aceptar a otra persona tal y como es o perdonando.

Debes analizar con tu pensamiento el momento o la fecha en la que apareció el síntoma y ver qué situación o qué persona te costó aceptar  poco antes de que apareciera la molestia en el estómago. Analiza a qué persona no toleras o no soportas tal y como es y deseas que esa persona cambie sin querer cambiar tú. Averigua qué problema tuviste que no tolerabas un poco antes de que aparecieran las molestias en tu estómago. Qué persona o personas te creaban enojos continuos y enfados y no querías ni verla porque te estaba haciendo daño. ¿Por qué has enfermado? Porque en lugar de dar tú el cambio esperabas a que esa persona se portara mejor contigo, que fuera diferente, no aceptabas que las cosas fueran como eran, te aferrabas a que todo fuera normal como estás acostumbrado.

Tienes que ser más tolerante y aceptar que otros sean diferentes, o no aguantar las situaciones que no te gustan y te hacen daño; ponerle solución a lo que no te gusta.

Todo lo que sucede en la vida forma parte de un plan perfecto para nosotros aunque no lo entendamos, así que cuando te sientas atacado o herido por alguien no te enfades, sácale la enseñanza y el aprendizaje que la vida te está poniendo delante y encuéntrale la parte positiva porque la tiene, una puerta se cierra porque hay otra preparada para abrirse. Acepta todo lo que te sucede en la vida, todas las personas que aparecen en tu vida tienen algo que hacer para ti, forman parte de tu evolución. Actúa con el corazón y pon limites si es necesario, mira a ver qué puedes aprender de cada situación nueva, dónde está lo positivo, el amor, y con el tiempo encontrarás las respuestas que buscas, transforma tus problemas digestivos en amor y gratitud en un momento, en solo unas horas, agradeciendo todo lo que llega a tu vida porque es necesario para ti y para tu camino, ni una sola gota de agua llueve en un lugar equivocado.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba