Cáncer

El cáncer se produce por una profunda preocupación y herida no asimilada, desbordamiento emocional con rencor guardado, falta de expresión. La vivencia de shock bloquea las propias fuerzas defensivas, el cáncer comienza después de un derrumbe de las defensas. Cuando se tiene un problema vital autodestructivo que no se ha admitido se prepara la base para el cáncer. El cuerpo expresa con el cáncer los temas reprimidos y materializa físicamente aquello que debió haberse realizado psíquicamente en el área correspondiente de la conciencia. Cuando se está sujeto demasiado a las normas sociales en perfecta adaptación social, tener una obsesión por las normas y por lo que la sociedad considera normal te aleja de lo que tu ser interior necesita y tu cuerpo se revela con enfermedad.

Según del Doctor Hamer para desarrollar un cáncer tienen que darse unas condiciones:

  • Sufrir un impacto emocional por sorpresa sin esperarlo, algo que nos pilla a contrapié, algo nuevo que no esperábamos.
  • Que ese shock o impacto emocional sea grave y se viva en soledad sin compartirlo ni comentarlo con nadie, te lo reprimes y te lo guardas, y si lo compartes con alguien no te hacen demasiado caso, no te apoyan, no te dan consuelo.
  • Que lo que te la sucedido no tenga solución, que no veas salida o no puedas hacer nada para solucionarlo.
  • Que vivas la situación de forma dramática, con dolor en el alma.

Si sientes mucho dolor y amargura con desilusión por alguna traición o fallecimiento de un ser querido y sufres durante largo tiempo sin encontrar alivio puede crearte el cáncer, no es por alimentos ni por ondas, ni por nada de lo que nos hacen creer, es por sufrir mucho por algo grande que nos ha pasado, por ejemplo: la muerte de un familiar muy querido, un hijo…divorcio o separación inesperada, pérdida de algunos bienes, dinero, propiedades, herencias, traiciones, infidelidades, humillaciones, secuestros, asaltos…algo que no eres capaz de soportar o controlar es lo que te provoca un cáncer.

Si llevas una vida normal, todo marcha bien y no has pasado nunca desafíos grandes entonces no estás preparado para imprevistos y ante cualquier cosa que suceda puedes enfermar porque emocionalmente no estás preparado, en cambio las personas que han sufrido y soportado mucho en la vida y los que lo han pasado mal para sobrevivir están como vacunados, están tan acostumbrados a grandes cambios y altibajos en su vida que es muy difícil que generen un cáncer porque emocionalmente están fuertes.

La mujer que vive del dinero que el marido gana cada mes y que lleva su vida solo haciendo las faenas de la casa sin hacer nada más, y de pronto su marido fallece eso le crea un gran impacto por la parte sentimental de la falta del amor y por la parte económica, porque ahora no sabe cómo seguir viviendo sin el dinero que recibía cada mes para vivir y es suficiente para crearle un cáncer.

Cuando ocurre una catástrofe natural en la que has perdido la casa y todo lo que tenías, eso produce un cáncer.

Lo que genera cáncer no es sufrir durante toda la vida, es sufrir un impacto emocional grandísimo y desolador. Con lo cual no se arregla con quimioterapias ni radioterapias, eso no te soluciona el conflicto o el impacto emocional que has vivido. 

Las metástasis no existen como tal, una célula cancerígena no emigra de un tejido a otro ni de un órgano a otro, las metástasis son nuevos cánceres que creas por el impacto tan horrendo y monstruoso que recibes al tener el diagnóstico y la noticia de cáncer, que lo que hace es crearte un gran pánico de miedo a la muerte con otro nuevo conflicto interno que genera otro nuevo cáncer (llamado por la medicina oficial “metástasis”). Para producir un cáncer interviene el impacto emocional que hemos recibido, nuestras creencias y nuestro nivel de conciencia. Si la emoción y los pensamientos son muy intensos el cerebro activa automáticamente un programa de supervivencia para que dejes de sufrir a nivel emocional, y empieza a producir células cancerosas para intentar digerir o asimilar aquello que se está sintiendo y que nos resulta difícil o imposible de asimilar, de digerir, de aceptar.

El cáncer suele aparecer después de 9 meses del día en el que se sufrió ese conflicto emocional, pero si el sufrimiento y la emoción es muy grande puede incluso aparecer el cáncer antes, sobre los 8 meses incluso a los 6 meses después del gran impacto emocional si se sufre intensamente. Y en otras personas aparece un año después mientras la persona ya se olvidó del problema (pero no lo ha resuelto). Pero no todos los traumas sufridos o todos los impactos emocionales producen cáncer, todo depende del umbral de sufrimiento que resista la persona, de cómo lo afronte o lo sufra o de la fortaleza que tenga. Un hecho le puede producir a una persona un cáncer y el mismo hecho a otra persona no se lo produce, dos personas reaccionan de diferente manera ante un mismo conflicto.

Cuando una madre pierde un hijo se puede derrumbar por completo y no conseguir asimilarlo ni aceptarlo, pero otra madre pierde a su hijo y aunque le duela y lo sufra mucho, lo asimila, ve la parte que le ha aportado ese hijo, el aprendizaje de vida, lo asimila y sale adelante con resignación.

Cuando una persona hace biodescodificación y toma conciencia de lo que le provocó esa enfermedad, y expresa su dolor y sufrimiento, su rabia, su miedo, su impotencia y su frustración, sacando ese resentimiento; inmediatamente el cerebro invierte la orden y el cáncer entra en remisión, el programa biológico de supervivencia se reactiva y las células dañadas comienzan a regenerarse y sanarse.

La mayoría de los cánceres se producen por problemas emocionales vividos por la propia persona, pero hay también unos pocos casos de cáncer en el que el conflicto programado del impacto emocional vivido lo trae heredado de su familia o antepasados, pertenece a algún ancestro, y si vives una situación similar a la que vivió ese antepasado tuyo se detona el cáncer, por eso ayuda mucho saber las historias vividas en tu familia, y los programas que pueden tener.

El cáncer se puede curar totalmente, y no tiene nada que ver con lo que nos han hecho creer como que hay que cogerlo a tiempo; se cura por completo si la persona que lo padece enfrenta esa situación emocional que la enfermó, expresando sus profundos sentimientos, sus verdaderos sentimientos y se libera de ellos; solo la propia persona tiene el poder para desactivar ese programa biológico de supervivencia llamado cáncer.

Hay que saber que la mayoría de los cánceres o tumores son solamente soluciones de conflictos en los que el cuerpo está reparando los órganos, huesos o los tejidos dañados después haber superado ese conflicto emocional. Por lo tanto, ante los dolores o las molestias de cáncer lo mejor es identificar lo que lo está causando y tomar medicamentos o remedios que nos ayuden a soportar el dolor y la inflamación para darle tiempo a tu cerebro y tu organismo a que repare y regenere los tejidos, los órganos y las partes del cuerpo que han sido dañadas durante el conflicto emocional que hemos vivido.

Para todos los tipos de cáncer te puede ayudar entrar en estado de relajación profunda escuchando un sonido binaural donde sintonizas tu cerebro con una determinada frecuencia para que afloren los conflictos que hay en tu subconsciente. Al hacer estas meditaciones guiadas de Mildfulness o relajación mental profunda te van surgiendo las ideas y los conflictos a tu conciencia. También afloran los conflictos al hacer reflexología Podal tocando los puntos en los pies para desprogramar el inconsciente. La colocación de imanes en las escápulas y en otras partes del cuerpo según el tipo de cáncer es totalmente sanador.

 

error: Este contenido está protegido
Ir arriba