Cirrosis hepática

La cirrosis es una enfermedad crónica del hígado que se causa por la destrucción de las células hepáticas que provoca fibrosis y nódulos entre las células provocando cambios en la estructura del hígado y en sus funciones bloqueando la circulación de la sangre y termina produciendo insuficiencia hepática progresiva.

La cirrosis se ha asociado siempre al consumo excesivo de alcohol, pero esa es una creencia totalmente falsa. Se sabe que son las emociones las que causan el daño en un tejido o en un órgano y no un componente como el alcohol.

La cirrosis es una forma de autodestrucción relacionada con un rechazo hacia uno mismo y rechazo hacia la propia vida que indica un sufrimiento grande o una culpabilidad de vivir. Es cierto que muchas personas adictas al alcohol, que han tomado o toman mucho, se sienten culpables de hacer sufrir a las personas que aman con su alcoholismo y eso las puede llevar a una cirrosis, pero no por el alcohol ingerido, sino por la culpabilidad de los malos ratos que causan a sus seres queridos.

Son personas que endurecen sus puntos de vista relativos al sentido de la vida, tienen ictericia prolongada sin curar, desaparece el gusto por la vida en todos los niveles, desde la inapetencia hasta la apatía.

Cuando una persona ha vivido una gran tragedia personal, siente un rechazo hacia la vida, persona que siente que la vida es muy dura, no puede adaptarse, no tiene ni consigue lo que quiere.

Muchas personas prefieren ahogarse en el alcohol que enfrentarse a una situación dramática en su vida, y si la persona tiene el convencimiento y la creencia de que el alcohol la matará, será así.

Persona que se resiste y se agarra a sus opiniones, viviendo con rencor y agresividad, la cirrosis es el reflejo de su ira y del resentimiento por lo que le sucede en la vida, vive llena de rabia interior y se culpa porque tiene la sensación de haberse equivocado en la vida, pasa el tiempo culpándose y criticando a los demás, se endurece tanto ante la vida que ya no ve salida o remedio para ella.

Solución emocional: ser consciente de los propios endurecimientos con respecto al sentido de la vida y dar un cambio interno en lugar de transformar su hígado con una cirrosis, atender al polo femenino de la vida, a su necesidad interior. Debes empezar a vivir el momento presente y ver lo bueno que hay en tu vida, agradecer la vida, estar vivo, poder espirar…abriendo tu corazón y prestando atención a todo lo que te rodea, a todo lo que ves, lo que tocas, lo que hueles, lo que escuchas, lo que sientes. Vuélvete más tolerante y más flexible contigo mismo y con los demás, ábrete al amor, ten amor propio, quiérete y perdónate por lo que eres. Para curarse a tiempo hay que buscar también el sentido a tu propia vida. “El ayuno sería una buena medida de curación, para recuperar la medida y la dimensión correcta.”

error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.