Enfermedades autoinmunes

Las personas con enfermedades autoinmunes ponen en marcha un mecanismo de autodestrucción, es el propio cuerpo el que deja de reconocer los antígenos que le pertenecen y comienza a auto atacarse como si su propio cuerpo fuera amenazante o peligroso. Las personas que padecen estas enfermedades autoinmunes puede que incluso sean alguien risueño y vital, pero en el fondo lleva una gran insatisfacción que ni él mismo reconoce, y esa insatisfacción o frustración le produce un estado depresivo continuo. A estas personas les cuesta reconocer sus propias emociones. Deben de asimilar que para ellas no hay ni pastillas milagrosas, ni vitaminas, ni médicos milagrosos que le devuelvan su salud, la salud está en su mente, en su salud mental, por eso no suelen encontrar alivio a sus sufrimientos físicos, porque no consideran su enfermedad como una alteración psicológica

El sistema inmunitario actúa según tus sentimientos y el conjunto de tus pensamientos, si son positivos o negativos. El cerebro está conectado al sistema inmunitario, y tu estado mental tiene control sobre el funcionamiento del sistema inmune.

Todos los pensamientos de tristeza, ira, rencor, odio, amargura, pena, culpabilidad, etc., debilitan tu sistema inmunitario. Mientras que los pensamientos de amor, alegría, armonía, paz interior, felicidad, etc., van a reforzar tu sistema de defensas; la gente alegre, contenta y feliz no enferma, ni siquiera se resfrían porque su sistema inmunitario responde a sus pensamientos y sentimientos.

Si tienes la sensación de no estar a la altura, y no te aceptas tal y como eres, lo que consigues es que tu sistema inmunitario se convierta en tu agresor y ataca partes de tu cuerpo en lugar de protegerlas. Si no te aceptas y reniegas de ser quien eres, inconscientemente pones en marcha tu destrucción. Tu cuerpo es como si fuera un campo de batalla donde tus soldados dejan de atacar a las tropas enemigas y empiezan a arremeter y luchar contra ti, empiezan a destruirte a ti, atacan a las células saludables de tu organismo, en lugar de atacar a los virus y las bacterias, infecciones y enfermedades, termina atacando tu propio cuerpo identificando tus células sanas con enemigas y las ataca.

En todas las enfermedades autoinmunes hay conflictos de desvalorización, culpabilidad o impotencia que cuestiona tu propia identidad, conflicto de reconocimiento de ti mismo, conflicto en los lazos de sangre, tal vez cargues sobre ti mismo algo, una culpa que te permite liberar a alguien. Tal vez tengas una herencia genética de emociones transmitida de tus antepasados. Las enfermedades hereditarias se transmiten por los genes de uno de tus padres, te pueden haber transmitido pensamientos, emociones y conflictos de tus padres o abuelos que no fueron arreglados. Si, por ejemplo, en tu familia tu abuela era diabética, tu madre diabética y tú eres diabética, es porque tu abuela vivía una tristeza profunda y falta de amor que le causó su diabetes, y tanto tu madre como tú vivís una tristeza profunda. Igual ocurre con la hipertensión heredada, se hereda por los genes la personalidad o la actitud a tomarse todo con demasiada importancia. Entonces, en lugar de pensar que tu enfermedad es hereditaria y que no puedes cambiar nada, empieza a buscar la manera de cambiar tus pensamientos y tus emociones para resolver el conflicto interior que te llevó a vivir esta enfermedad.

Solución emocional: tienes que buscar razones por las que no verbalices ni te desahogues de tus emociones, y las causas emocionales que te llevan a agredirte a ti mismo, debes analizar las historias familiares para sacar la causa. Analizar si en algún momento de tu vida o en la vida de algún familiar existió algún conflicto emocional que se haya tomado como “sin solución”, como suele ocurrir, por ejemplo, con los casos de cáncer, buscar algo que se tomara como un callejón sin salida. Puede que tengas activado un programa que te protege de alguna situación que produjo daños a algún familiar tuyo en el pasado.

No te resistas al cambio, no le tengas miedo al futuro, no sientas inseguridad y vive, vive la vida. Descifrar el mensaje de tu enfermedad te ayudará a recobrar tu salud rápidamente.

El subconsciente tiene un poder enorme de regeneración de los tejidos, y la capacidad de producir cambios físicos según la interpretación que hace. Debes interpretar el mensaje del mecanismo de supervivencia que ha activado tu cerebro después de algún conflicto o trauma vivido, y al descifrar ese mensaje el cerebro invierte la orden para restablecer la salud. Empieza ya a tomar conciencia de qué emociones reprimes como el miedo, la ira, la impotencia, el rencor, la amargura, que reniegas del ser que eres hasta el punto de desear inconscientemente tu destrucción.

Para averiguar todo esto te ayudan varias técnicas: una de ellas es hacerte tú mismo reflexología podal varias veces por semana para desprogramar el inconsciente, y te irá surgiendo todo. También te puede ayudar hacer auto hipnosis con unos vídeos que tengo de relajación mental profunda, en estos estados de relajación tu subconsciente aflora y tu mente consciente al estar muy relajada observa pero sin interferir, y un tiempo después de hacer este tipo de auto hipnosis (relajación mental profunda) empiezas a dar cambios y a llegarte ideas de cambio que han salido de tu subconsciente, estas ideas pueden llegarte en sueños o en cualquier momento del día, son voces de tu ser interior.

 

¿Nos ayudas?

Tu apoyo es nuestro impulso

Puedes apoyarnos con una pequeña donación y ayudarnos así a seguir publicando contenidos en nuestro blog y Youtube

Síguenos en Youtube

Suscríbete ahora a nuestro canal

Recibe todas las semanas contenido en vídeo con consejos prácticos para mejorar tu salud física y emocional

error: Este contenido está protegido
Ir arriba