INFARTO DE MIOCARDIO O LA CRISIS CARDÍACA

El infarto de miocardio o la crisis cardiaca aparece cuando se priva de sangre la zona del miocardio creándole una necrosis, con frecuencia aparece después de una angina de pecho. Aparece frente a la pérdida de lo que representa nuestro territorio, haber perdido algo que queremos y apreciamos de verdad, algo que es tuyo o que tú has construido con tu esfuerzo y tu dedicación. Y se dan dos opciones, o encontrar un nuevo territorio en el que nos sintamos tan bien como en el anterior que hemos perdido, o adaptarnos a una situación diferente sintiendo tristeza por lo que hemos perdido (esto puede generar insuficiencia coronaria que está diciendo: que está más o menos bien pero que no es suficiente). O también podemos luchar por conservar o intentar recuperar lo que nos pertenece, nuestro territorio, haciendo todo tipo de esfuerzos arriesgándonos a desgastarnos. En esta lucha el cerebro está preocupado por nuestra supervivencia y pide al organismo que se detenga el flujo sanguíneo en nuestro corazón para obligarnos a parar, y a esto es a lo que llamamos infarto de miocardio (es nuestro cerebro parándonos).

Muchas personas que de niños han estado muy desvalorizados crecen imaginando grandes ambiciones y de mayores llegan a ser personas de éxito que se permiten vivir muy bien y nadando en la abundancia económica y financiera, pero estos empresarios o personas cuando en algún momento de su vida tienen una crisis financiera en sus negocios y pierden mucho dinero o propiedades, estos empresarios al perder esa abundancia doblan los esfuerzos para reconquistar lo que han perdido, descuidando a su mujer, a sus hijos, descuidando su descanso, terminan teniendo problemas con la familia por trabajar tanto, la mujer los deja, y es entonces cuando aparece el infarto de miocardio. Se trata de gente que dobla sus esfuerzos para continuar con su empresa, con su pareja o con su casa, tienen que luchar mucho para conservar o recuperar lo que querían, hasta tal punto de descuidar sus propias necesidades y su salud, porque no han escuchado a su corazón, y se han agotado por todo lo que han tenido que luchar.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba