Piel, los problemas en la piel

Es la frontera y fortaleza al exterior, la piel media con el contacto, afecto, respiración cutánea, la misión de la piel es formar un escudo protector, una capa aislante pero puede convertirse en una prisión del alma, de las emociones, la piel transmite dedicación y calor humano, tacto; la piel es el espejo del mundo interior, del mundo de las emociones, indica el estado psíquico (color del rostro, tener la piel dura, no caber en su piel, jugarse la piel, defender el pellejo, enrojecer de vergüenza, etc.) en la piel también se refleja el estado de los órganos internos, la piel nos protege, nos aísla por eso cualquier problema que afecte a la piel indica nuestro contacto con los demás, si somos rechazados, abandonados, desvalorizados o incomprendidos afectará a nuestra piel, igualmente si nosotros somos los que nos rechazamos, nos desvalorizamos o queremos cortar el contacto con los demás se verá afectada nuestra piel también.

  • Piel áspera: representa cierta brusquedad y dureza en las relaciones con los demás, no querer ser amable con nadie, negarse a cambiar para agradar a los demás.
  • Piel con granos: no desear ser tocados, querer que se alejen de nosotros, necesitar más espacio, sentirse invadido por los demás, a veces nos sentimos invadidos porque queremos responder y atender demasiado a las necesidades de los demás.
  • Piel reseca: la piel seca indica con frecuencia tristeza, sentirse solos, falta de amor, tal vez porque se da poco y se recibe poco amor. Beber agua en exceso, azúcar, alimentos dulces y un exceso de frutas (líquidos) también resecan la piel porque se elimina el colágeno con el exceso de líquidos.
  • Piel suave: indica amabilidad, no nos sentimos amenazados ni necesitamos protegernos, sentimos deseo de que los demás se acerquen a nosotros, o deseo de ser acariciados.
  • Piel, el olor de la piel: la piel expresa a través del olor los pensamientos emitidos por las células, las personas que huelen bien con olor fragante es porque tiene buenos pensamientos y sentimientos. Las personas que desprenden mal olor y que a veces huelen mal incluso recién duchados es porque sienten mucho rencor, tienen rabia y cólera reprimida, odiar a alguien o a varias personas hace que salga olor fétido a través de la piel. No expresar las frustraciones y guardarlas en el interior también hace que huela mal la piel, Y cuando se perdona desaparece el olor fétido. Las personas que sudan mucho sin llegar a oler mal indica que son inseguras y nerviosas.
  • Piel, picores: la piel puede llegar a picar cuando tenemos ansiedad e impaciencia, nos sentimos desesperados por alguna situación o persona de nuestro entorno. Según el lugar de esos picores puede revelar diferentes situaciones.
  • Picores en el ano: sentir que te has separado de una parte de ti mismo, miedo a que te quiten algo que amas, deseo secreto que está en la sombra, en el mundo subconsciente, no querer terminar o despedirse de alguien o soltar a alguien o algo. El ano representa la culminación o terminación de una idea, de un proceso o de una relación. A través del ano liberamos todo lo que ya no sirve, todo lo que nos sobra o todo lo que nos resulta tóxico. Picores en el ano representa contraerse o retenerse, querer deshacerse de algo pero la situación te obliga a retenerlo; aferrarse a vivencias del pasado que no sabes o no quieres soltar y que te producen culpa, remordimientos y frustraciones. Sentir culpabilidad y rabia contra ti mismo porque sabes que lo que has hecho no es muy “limpio”. Cuando duele el ano indica culpa por querer terminar algo. En el ano reside la identidad de la persona, por el olor de su ano. Marcar tu sitio, tu lugar, ¿dónde poner el culo? Perder tu lugar, no encontrar tu lugar, no saber por qué lugar decidirse, por qué persona, sentir que te apartan, alguien te desplaza, no encontrar tu sitio. Los picores en el ano pueden representar también deseos insatisfechos de querer terminar algo o de terminar bien un acontecimiento.
  • Picores en el pecho: ser impaciente con tu pareja, con tu madre o con tus hijos.
  • Picores en la cabeza: inquietud por no poder expresar todo lo que piensas, todo lo que sabes.
  • Picores en las piernas: impaciencia por avanzar más, querer que las cosas vayan más de prisa.
  • Picores en los brazos: prisas, querer hacer las cosas más rápido, que vayan más rápido, impaciencia por lo que hacemos, por no ir suficiente deprisa, por no conseguir las cosas ya.
  • Picores en los dedos: perfeccionismo, preocuparse porque todo salga perfecto, con todos los detalles.
  • Picores en los glúteos: tener prisa por terminar algo o alguna reunión para levantarse, para hacer otra cosa o ir a otro lugar.
  • Picores en los pies: impaciencia en la dirección, tener la sensación de estar perdiendo el tiempo y dar vueltas inútilmente.
error: Este contenido está protegido
Ir arriba