TIROIDES, HIPOTIROIDISMO, HIPERTIROIDISMO Y TIROIDITIS DE HASHIMOTO.LA GLÁNDULA DEL TIEMPO

TIROIDES, HIPOTIROIDISMO, HIPERTIROIDISMO Y TIROIDITIS DE HASHIMOTO. LA GLANDULA DEL TIEMPO

En nuestro día a día nos estresamos a consecuencia de tantas actividades diarias como tenemos y a consecuencia de alguna dificultad con la que tenemos que lidiar. Y nuestro cuerpo reacciona a este estrés sacando recursos extra de energía y atención porque el cuerpo entiende que existe una situación de emergencia que se debe atender. Muchas personas afrontan su día a día con tanto estrés como si vivieran en plena emergencia diaria, y esto da lugar a síntomas y enfermedades. Vivimos la vida con tanto estrés que el solo hecho de vivir la vida ya es un conflicto diario que afrontar.

La tiroides es una glándula que tiene por función regular el metabolismo del cuerpo a través de sus hormonas tiroideas, y se encarga de regular la velocidad con la que se queman las calorías, acelera o reduce los latidos cardiacos, la tiroides también eleva o baja la temperatura corporal, influye en la velocidad con la que se mueven los alimentos a través del tubo digestivo, entre otras funciones.

Las hormonas producidas por la tiroides potencian o inhiben los sistemas de neurotransmisión de serotonina y noradrenalina en el cerebro humano, pudiendo llegar a: afectar al comportamiento normal, condicionar el estado de ánimo y producir alteraciones de la memoria.

Como vemos la glándula tiroides hace que las cosas pasen más lento o más rápido. Por esto cuando una persona tiene problemas de tiroides es porque vicio o vive un conflicto en relación al tiempo.

Cuando se tiene hipotiroidismo los niveles de hormonas son más bajos, lo que hace que se ralentice el metabolismo. Por lo tanto, hay que buscar un conflicto en el que se tuvo la necesidad de que las cosas pasen más lentas, que es lo que el cuerpo está tratando de hacer con el hipotiroidismo. Muchas personas quieren detener el tiempo, quieren que el tiempo no pase tan rápido, o “querer que ese momento no llegara”, o querer volver el tiempo atrás, y al no ser posible, pues crearon el conflicto. Hay personas que han perdido a un ser querido y hacen conflicto sintiéndose culpables, ya que desearían volver el tiempo atrás para portarse de otra manera con esa persona que ya no está. Muchas personas no quieren que pase el tiempo para tener más horas para hacer más cosas al día. Entonces la tiroides se vuelve vaga.

Puedes tener algún conflicto relacionado con la paciencia o la lentitud, queremos detener el tiempo o que pase muy lento, tal vez porque necesitamos disfrutar más de las cosas o necesitamos más tiempo para poder hacer más.

Muchas personas sufren porque a algún familiar le han detectado una enfermedad grave o terminal y al no querer que se muera, quieres que pare el tiempo…

Muchas mujeres que han desarrollado hipotiroidismo han cuidado de un ser querido con miedo a perderlo y NO lo han hablado con nadie.

Muchas personas tienen caída del cabello y pérdida o debilidad del cabello y de pestañas y cejas porque padecen sin saberlo de hipotiroidismo.

Cuando una persona desarrolla tiroiditis de Hashimoto se vive el mismo conflicto de hipotiroidismo, pero la presencia de Hashimoto agrega la noción de “necesito eliminar algo, en relación al tiempo, para seguir viviendo”, y a la vez la persona se siente desvalorizada o impotente.

En el caso de tener hipertiroidismo, el conflicto está relacionado con un deseo de que el tiempo pase más rápido y por eso se acelera el metabolismo. Personas que desean que todo pase más rápido. Aquí el sentido de urgencia es lo que domina, necesitamos hacer todo rápido, salir urgentemente de una situación o que el tiempo pase volando. Incluso hay gente que miente con tal de agilizar los procesos que necesita, aun cuando no es necesario hacerlo.

La glándula tiroides está asociada a nuestro reloj biológico, por lo tanto siempre que tengamos un conflicto con el tiempo, sufriremos alteraciones en esta glándula. Incluso un trastorno de la tiroides se puede relacionar con ciertas emociones como la humillación, la infidelidad y la falta de autoestima.

¿Cómo descubrir si tenemos alguna alteración en la fusión de nuestra glándula tiroides?

Pues si tenemos algunos de los siguientes síntomas deberíamos consultar al médico para que evalúe los niveles de nuestra glándula tiroides.

VARIACIÓN EN EL ESTADO DE ÁNIMO: Las alteraciones hormonales provocadas por los problemas de tiroides pueden afectar el plano emocional. De repente, sin justificación alguna una persona empieza a sentir angustia, tendencia a la depresión y cambios inexplicables de humor, en estos casos es posible que el cuerpo te esté enviando señales de alerta de problemas de la glándula tiroides.

DOLORES MUSCULARES Y ARTICULARES: Cuando una persona de repente empieza a notar dolencias musculares, molestias en las articulaciones o en los tendones, sobre todo en las extremidades y sin haber realizado esfuerzos físicos excesivos ni deporte, esto puede ser una señal de alteraciones en la función de la tiroides.

SEXO Y FERTILIDAD: Todas estas alteraciones hormonales producen alteraciones menstruales e infertilidad en la mujer joven, sobre todo en el caso de la hormona tiroidea. Además el hipotiroidismo provoca una disminución de la libido que puede llegar en algunos casos a la inapetencia sexual total.

FATIGA Y CANSANCIO: La glándula tiroides tiene un papel importante en la regulación de la intensidad de la actividad física. Si a pesar de dormir bien 7-8 horas diarias, la persona se siente cansada (con respecto a la actividad que desarrolla habitualmente) o con la necesidad urgente de dormir una siesta, es posible que presente alguna manifestación de hipotiroidismo.

AUMENTO O PÉRDIDA DE PESO: La glándula tiroides es la responsable de regular la actividad del metabolismo, que es el proceso mediante el cual el cuerpo quema las calorías. Por eso ante un aumento o disminución repentina e inexplicable de peso, resulta necesario determinar los niveles de la hormona tiroidea.

FRIALDAD, SENTIR FRIO: La tiroides forma parte del complejo metabólico que ayuda a regular la temperatura corporal. La hormona tiroidea es parte responsable de mantener el calor adecuado para nuestro cuerpo. Sentir de repente las manos o los pies fríos, o el resto del cuerpo, de manera intermitente durante un periodo de tiempo, cuando antes no te sucedía, puede que te esté indicando que estas sufriendo alteraciones en la función de la tiroides.

ALTERACIONES EN LA PIEL, EL CABELLO Y LAS UÑAS: El hipotiroidismo produce alteraciones a nivel de la piel, el cabello y las uñas. Si tienes la piel más reseca de lo habitual, si tienes una progresiva e inexplicable caída del cabello con debilitamiento y perdida de grosor del cabello, así como un agrietamiento de las uñas. Al regular la glándula tiroides evitaras que estas manifestaciones en tu piel, cabello y uñas se hagan crónicas.

ESTREÑIMIENTO: Cuando se reduce la actividad hormonal de la glándula tiroidea, todos los procesos corporales se ralentizan y algunos órganos tienen dificultades para cumplir adecuadamente sus funciones. Se reducen las funciones digestivas, que pueden presentar problemas para absorber correctamente los nutrientes de los alimentos, y dificultad para eliminar los residuos y materia fecal, produciendo estreñimiento severo sin que haya otra enfermedad asociada.

PROBLEMAS DE ATENCION: En las edades extremas de la vida, niñez o vejez pueden aparecer problemas de atención relacionados al aprendizaje o asociados a enfermedades cardiovasculares. Las personas con hipotiroidismo e hipertiroidismo se quejan de no tener una buena memoria y tener dificultades para concentrarse, o sufren descuidos sin explicación. Esto puede deberse a disminución o exceso en la producción de hormonas tiroideas.

PROBLEMAS EN EL CUELLO: La glándula tiroides puede aumentar de tamaño hasta que se note en el cuello el tamaño a simple vista. Esto puede causar dolor de garganta, ronquera, malestar, ahogo, hinchazón en el cuello o ronquidos estando al acostarse, incluso dolor de cuello y nuca porque la musculatura de la parte trasera del cuello se contrae para dar más amplitud a la parte delantera del cuello que está con la tiroides alterada.

La solución está en recordar las situaciones estresantes que han impactado en tu vida. Debes cambiar la percepción sobre aquella situación, y cuando hagas el cambio de creencias reducirás el estrés que almacenas. El inconsciente “no quiere” que vuelvas a sufrir lo que sufriste la primera vez que viviste aquello, por lo que guarda esa situación, la mayoría de las veces, en el fondo del baúl de los recuerdos.

Si tienes algún tipo de sufrimiento con tu glándula tiroides pregúntate ¿qué situación te hizo sentir humillado o no pudiste afrontar? ¿Por qué necesitas terminar todo de inmediato? o ¿por qué te agobias con las cosas que tienes que hacer y quieres detener el tiempo?

El cuerpo nos avisa a través de síntomas, nos avisa de que acumulamos demasiado estrés, y es necesario sacar ese estrés para vivir de forma saludable. Debemos escuchar a nuestro cuerpo y ver por qué nuestro cuerpo está haciendo todo más lento o más rápido, porque ahí está la clave de lo que debes cambiar y reducir el estrés emocional asociado a tu hipertiroidismo o a tu hipotiroidismo. La vida es mejor cuando escuchas a tu cuerpo.

A más estrés, mas malestar. Y cuanto menos estrés, menos síntomas. Si tienes hipertiroidismo o hipotiroidismo solo tienes que reducir el estrés emocional asociado al síntoma.

Hay que desamarrar ese conflicto que está anclado y sacarlo de ti, y una vez desamarrado ese conflicto que estaba anclado, se soluciona y nuestro cuerpo ya no necesitará más la enfermedad, y sanará.

La sanación está en nosotros mismos. Cambia tu estilo de vida, mantén una escucha activa de lo que piensas y cómo te sientes, esto te liberará de tus padecimientos.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba