BINAURAL PARA COMBATIR LA PARÁLISIS FACIAL – CALAMBRES O ESPASMOS FACIALES – TIC NERVIOSO FACIAL

10.00

Ahora todos nuestros audios binaurales incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Escucha este binaural para parálisis facial, tics y calambres faciales de 15 a 30 minutos al día, escúchalo con auriculares y el volumen bajo.

Hay que decir que todos los binaurales o isocrónicos se pueden escuchar aunque no tengas la enfermedad para la que son destinados, porque lo que consigues al escuchar las diferentes frecuencias es poner en un perfecto estado de salud las células de todo tu cuerpo.

Este binaural está diseñado para combatir la parálisis facial, los calambres, espasmos faciales o tics nerviosos en la cara, y lleva diferentes frecuencias que hacen:

  • Una relajación muscular.

  • Una regeneración de nervios de todo el cuerpo.

  • Evita los calambres faciales.

  • Combate la parálisis facial.

  • Combate el dolor muscular.

  • Combate la parálisis en general, parálisis espástica y parálisis no espástica.

  • Desordenes nerviosos.

  • Calambres en general.

El espasmo facial o hemifacial es un trastorno del sistema nervioso en el cual los músculos de un lado de la cara se mueven de forma involuntaria. El espasmo hemifacial suele ser causado porque un vaso sanguíneo toca o roza el nervio facial. También puede producirse por una lesión de los nervios faciales, por una lesión cerebro-vascular o por un tumor. Y otras veces no hay causa conocida para la medicina oficial.

Los síntomas de tener un espasmo facial o hemifacial, incluyen contracciones de los músculos de la cara, normalmente se dan estos espasmos en un lado de la cara, y no se pueden controlar, son movimientos involuntarios y no causan dolor.

Con frecuencia, estas contracciones comienzan en el parpado y luego avanzan y afectan a la mejilla y la boca del mismo lado de la cara.

Al principio, estos espasmos o tic nerviosos hemifaciales son intermitentes y paran de vez en cuando, pero si continúan, en varios meses o algunos años, esto hace que puedan ocurrir de manera constante.

En ocasiones, los espasmos hemifaciales pueden producirse en ambos lados de la cara, pero no al mismo tiempo.

Los espasmos faciales pueden ser desencadenados por mover los músculos de la cara, por ansiedad y miedo, por nerviosismo y estrés, o por fatiga.

La parálisis facial también es conocida como parálisis de Bell, y puede ocurrir a cualquier edad. La medicina oficial no conoce la causa, creen que se produce por el resultado de la hinchazón y la inflamación del nervio que controla los músculos de un lado de la cara, incluso dicen que puede ser una reacción después de una infección viral.

Los síntomas de la parálisis facial incluyen una debilidad repentina de los músculos faciales. En la mayoría de los casos es una debilidad temporal que mejora al pasar varias semanas o un mes, y se alcanza la recuperación completa en unos seis meses. Esa debilidad hace que la mitad de la cara se vea caída. La sonrisa se dibuja de un solo lado y uno de los ojos no cierra por completo. Hay algunas pocas personas que no se recuperan y siguen teniendo los síntomas de la parálisis de por vida.

  • Esta parálisis puede ocurrir de manera repentina en cuestión de horas o días.

  • Algunas personas presentan babeo, se les cae la baba.

  • Dolor en la mandíbula o dentro o detrás de las oreja del lado afectado.

  • Dolor de cabeza.

  • Pérdida del sentido del gusto.

  • Producción excesiva o escasa de lágrimas y saliva.

Es menos frecuente que la parálisis facial afecte a los dos lados de la cara.

La medicina oficial no tiene clara la causa que produce la parálisis facial, pero a veces la relacionan con infecciones virales, como pueden ser:

  • Herpes labial y herpes genital (herpes simple).

  • Varicela y culebrilla (herpes zóster).

  • Mononucleosis infecciosa (Epstein Barr).

  • Infecciones por citomegalovirus.

  • Enfermedades respiratorias (adenovirus).

  • Sarampión alemán (rubeola).

  • Paperas.

  • Gripe (influenza B).

  • Enfermedad de manos, pies y boca (coxsackievirus).

El nervio que controla los músculos faciales atraviesa un conducto estrecho de hueso hasta llegar a la cara. Cuando hay parálisis, este nervio se inflama, se hincha. Además de los músculos faciales, este nervio influye en el lagrimeo, en la salivación y en el sentido del gusto, y afecta a un pequeño hueso que se encuentra en el medio del oído.

Según la medicina oficial la parálisis facial suele afectar a mujeres embarazadas en el último trimestre o en la primera semana después del parto. Puede afectar a las personas con diabetes y a personas con resfriado o gripe.

La parálisis facial puede causar un daño irreversible, un crecimiento anormal de las fibras nerviosas, o ceguera parcial o completa del ojo que no se cierra debido a una excesiva sequedad y al rascado de la córnea.

La parálisis facial refleja un conflicto emocional de imagen y de perdida de dignidad. Cuando una persona trabaja de cara al público o tiene que guardar la imagen de alguna manera, intentando mostrar la cara que no se siente, esto podría ser suficiente como para que aparezca este síntoma.

La cara tiene muchas funciones, pero representa nuestra imagen, aquello que mostramos al mundo.

Se sufre una parálisis facial porque se tiene conflicto con la propia imagen, se rompe la fachada exterior para mostrar el verdadero rostro, es un desgarro del Alma al dolerte la ofensa que te han hecho. La cara entonces toma las riendas de la relajación y el descanso y rompe la fachada del rostro voluntariamente, sacando el verdadero ser que hay detrás de la fachada. Tus músculos te obligan a dejar de poner a mal tiempo buena cara, porque tienes un control excesivo de la ira y te resistes a expresar tus sentimientos, evitas que se te note lo que sientes por dentro.

Algunas personas tienen un gran temor a la crítica. Conflicto de “perder la cara”, perdida de dignidad, ser objeto de burla, temes que te critiquen o que se rían de ti, y pones una resistencia a mostrar tus sentimientos. Tal vez “has quedado mal” o has sido ridiculizado.

Conflicto de ser una caricatura, conflicto de haber puesto la cara y haber quedado mal, o estás viviendo un conflicto emocional de golpes recibidos o dados en el rostro.

Hay mucha gente acostumbrada a decir una cosa y pensar otra contraria, esto lo hacen para quedar bien. La expresión facial de emociones es necesaria para relacionarnos adecuadamente con las personas, a través de la expresión facial interpretas las emociones de los demás y ellos saben cómo te sientes tú.

Las expresiones faciales son patrones de conducta innatos en todo el mundo. Da igual si una persona es ciega o ve perfectamente, sus expresiones faciales son similares.

A través de los movimientos del rostro, somos capaces de expresar emociones. Estos movimientos faciales están controlados por circuitos de nervios que se van activando dependiendo de si lo que queremos expresar con el rostro es una emoción real y autentica o si la estamos fingiendo falsamente.

La alegría, la tristeza, el miedo, la atracción o el rechazo, todos los sentimientos se transmiten y muestran nuestro más profundo interior a través de la expresión del rostro. Porque la imagen de nuestra cara transmite exactamente nuestro estado de ánimo, transmite los sentimientos y el estado del Alma.

Los sentimientos se generan en el cerebro, y el nervio facial transmite los impulsos generados en el cerebro hasta los músculos de la cara. Todos los músculos de la cara se combinan contrayéndose y relajándose para dar como resultado la expresión facial.

Elevar las cejas, cerrar los ojos, contraer los labios, arrugar la frente, todos son movimientos que configuran la expresión de la cara para transmitir si recibimos sorpresa, desilusión, tristeza, alegría, asombro o cualquier sentimiento. Nuestros sentidos de la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato recogen los estímulos externos y los transmiten al cerebro. Y allí se procesan y se nos hacen conscientes.

Imaginamos que vemos a un amigo que hace años que no veíamos y al que echábamos sinceramente de menos. Nuestros ojos lo ven, nuestros oídos recogen su voz, y esta información llega al cerebro, allí se procesa y reacciona generando una respuesta. ¡Qué sorpresa! Entonces el nervio facial, rápidamente envía estímulos a unos determinados músculos de la cara. Entonces nuestras cejas se elevan al ver al amigo, nuestra boca se abre de par en par y nuestros ojos se abren también en una expresión de sorpresa.

Las expresiones de alegría, tristeza, ira, sorpresa, asco, miedo y desprecio, son universales para todas las personas por igual, independientemente de la cultura o el lugar al que pertenezca.

Por lo tanto el nervio facial es clave en la expresión de la cara, y de su contracción o relajación dependen cada una de las expresiones y gestos. Pero si se daña el nervio facial y deja de conducir los estímulos, entonces no se producirá la contracción muscular, y por lo tanto, la expresión tampoco.

La parálisis facial paraliza un lado de la cara, con lo cual desaparece cualquier gesto expresivo. Y la cara se verá más torcida, con un lado del rostro diferente al otro.

Para que dé una parálisis facial o tengas espasmos musculares en la cara, puedes tener un bloqueo físico, los problemas en el rostro pueden ser numerosos, desde simples espinillas hasta la desfiguración por una dolencia o por un accidente. La persona más propensa a tener problemas en el rostro, es aquella que se avergüenza fácilmente y se sienten humilladas por el menor motivo.

Las personas que se sienten culpables fácilmente y que se esfuerzan por ser lo que los demás esperan de ellas, también tienen miedo de perder la cara. Se esfuerzan por mostrar “una buena cara”, y eso les causa conflicto emocional que puede afectar al nervio facial.

Solución emocional:

Si has sido o temes ser objeto de burla, deberías dar un cambio y sentirte a salvo y bien siendo quien eres, y expresar sanamente lo que eres.

Debes dejar de tener un exceso de control sobre la ira, no te resistas a expresar tus sentimientos. Es bueno expresar los sentimientos, además es necesario perdonarse y aceptarse.

Si tienes parálisis facial o tic nervioso o espasmos faciales, es porque tienes un bloqueo mental, y este problema que afecta a tu rostro, se manifiesta para ayudarte a tomar conciencia de que te preocupa mucho lo que los demás piensan de ti y lo que ven de ti. Esto te impide ser tú mismo. Recibes el mensaje de que todas las creencias que tienes con respecto a ti mismo no te benefician, tienes creencias erróneas sobre ti mismo. Y es momento de que recuperes tu verdadero rostro, es decir, es momento de que seas tú mismo.

Para poder reconocer el bloqueo espiritual que te impide responder a una necesidad importante de tu Ser, debes hacerte preguntas, y deja de poner a mal tiempo buena cara, exprésate tal y como eres y deja de aparentar y de fingir, expresa tus sentimientos y tus emociones reales, las que sientes desde tu interior.

También hay que saber que con lo que se está viviendo en estos momentos en todo el mundo, la gente tiene miedo, la gente está nerviosa, con dolores de cabeza y estresada por la situación mundial, y además por la radiación que se recibe de las antenas día y noche. Esto está provocando una excitación nefasta en el sistema nervioso que acarrea consecuencias graves y parálisis, además de muchos tics nerviosos o espasmos en los ojos y en la cara.

Se recomienda protegerse de las radiaciones con telas de efecto Faraday o con papel aluminio y campos que te protejan de la radiación, los generadores Schumann hacen un trabajo de protección de radiación.

Y sobre todo hay que dejar de correr, no hacer tantas cosas al día, la vida real no es lo que tenemos, ya saldrá pronto la realidad a la luz, mientras tanto, empieza a quererte más, a tener más amor propio y a relajarte, pensando en ti, reduciendo la cantidad de cosas que haces al día, haciéndolo todo de forma más lenta, porque tenemos que relejar mucho nuestro sistema nervioso. Todos vamos por encima de nuestras posibilidades y sacrificamos nuestra relajación y nuestra salud.

El aceite esencial de lavanda si te lo pones en el cuello, en la nuca y en las plantas de los pies, puede ayudarte a relajar todo el sistema nervioso y el nervio facial.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES o ISOCRÓNICAS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba