FRECUENCIA BINAURAL COMBINADO Nº43 – ADICCIÓN AL AZUCAR EN HOMBRES

30.25

Ahora todos nuestros audios binaurales incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Si eres hombre escucha este binaural combinado Nº 43 para combatir la adicción al azúcar de 15 a 30 minutos al día con auriculares y el volumen bajo. También puedes escucharlo cuando sientas el deseo de comer algo dulce.

Además puedes complementar poniendo este binaural con unos auriculares grandes directamente en la piel en la zona del estómago o encima del ombligo. Cuando se colocan los auriculares grandes en la zona del ombligo o estomago se le ha de dar mucho volumen a los auriculares para hacer vibrar la zona.

Con los datos que se muestran en esta información vas a comprender por qué este binaural lleva esta gran cantidad de frecuencias para eliminar la adicción al azúcar y reparar otras partes del cuerpo como:  mejorar la concentración, desórdenes mentales, ansiedad, depresión, fatiga, repara el sistema nervioso, nerviosismo, agitación nerviosa, estrés, te causa relajación y buena calidad del sueño, traumas emocionales, te causa estabilidad psicológica, claridad de pensamiento, escuchar este binaural  también te causa un balance hormonal. Aporta estrógenos masculinos al combinado para hombres, y estrógenos femeninos al combinado para mujeres. Testosterona masculina y femenina cada uno en su combinado. Equilibra el sistema endocrino. Mejora el páncreas, mejora y regenera el hígado, las glándulas suprarrenales, los riñones, etc.

Con todo esto que arregla en el cuerpo aunque no se consuma azúcar es conveniente escuchar este binaural combinado solo por equilibrar tu organismo.

Es un combinado estupendo, una obra maestra para recuperar la salud.

Si eres hombre debes escuchar el de hombres combinado Nº 43 para equilibrar hormonas masculinas.

Y las mujeres han de escuchar el combinado Nº 42  para hormonas femeninas.

Hace años que se lanzó la noticia de que el cerebro necesita azúcar y con esta noticia convencieron a la población para consumir azúcar y dulces a placer, además están tan ricos que es difícil resistirse a la tentación. Esto de que el cerebro necesita azúcar es una verdad a medias porque lo que nuestro cerebro necesita es glucosa, que es una sustancia que nuestro cuerpo produce a partir de proteínas y ácidos grasos o se obtiene la glucosa a través de las frutas, verduras y legumbres que consumimos a diario, con lo cual al ingerir estos alimentos naturales como la fruta ya estamos cubiertos de la glucosa que el cerebro necesita.

Todos los azucares y concentrados que se le añaden a un sinfín de productos, incluyendo a los destinados a niños y a diabéticos. Incluso el azúcar moreno, la panela, el sirope de arce tampoco son aconsejables.

La miel es un superalimento muy beneficioso para las personas que no sean alérgicas al polen. Pero la miel la da la naturaleza en pequeñísimas cantidades y como tal hay que consumirla, endulzar a diario con miel es una barbaridad, no hay que endulzar nada, hay que tomar los alimentos al natural si queremos salud. La miel es aconsejable consumirla solo pocas veces al mes, muy poca.

El consumo de azúcar o productos dulces destruye lo bueno de los alimentos, si comes dulces estas evitando que tu cuerpo absorba correctamente los nutrientes. Cuando consumes azúcar se reducen en tu cuerpo minerales con el hierro o el zinc, y las vitaminas D y vitamina E, etc.,  tan importantes para la salud. El azúcar no alimenta, solo enferma.

Todo este tipo de productos procesados cargados de azucares y grasas trans, llamadas también grasas trans-colesterol que se encuentran presentes hoy día en toda la bollería y dulces, el organismo humano no es capaz de sintetizar las grasas trans, van descompensando el organismo, creando efectos en la salud como enfermedades cardiovasculares y obesidad, aumentan el colesterol en las arterias, aumentando el riesgo de cardiopatías o accidentes cerebrovasculares.

Los estudios hechos en personas con enfermedades cardiovasculares señalan que consumían regularmente bebidas azucaradas como los refrescos.

Además la insuficiencia hepática normalmente la asociamos al consumo de alcohol, pero las investigaciones hechas demuestran que el azúcar puede hacer casi tanto daño a nuestro hígado como el alcohol. Cuando tomamos azúcar en cantidad, resulta demasiado para nuestro torrente sanguíneo y para el hígado, porque en el hígado es donde se absorbe la glucosa y se estabilizan los niveles de azúcar.

Y cualquier dulce que te comas ya lleva una sobredosis de azúcar. Esto va causando enfermedades de mala absorción crónica y puede causar lo que se conoce como hígado graso no alcohólico y esteatopatitis no alcohólica. Esto es básicamente el intento continúo de la cicatrización del hígado, ya que continuamente tu hígado trata de curarse del consumo del azúcar al que lo sometes con frecuencia. Hasta que agotas a tu hígado de intentar repararse una y otra vez de los castigos que le causa el azúcar que tu ingieres.

Esta afección del hígado se conoce como una enfermedad silenciosa porque los síntomas no comienzan a aparecer hasta que es casi demasiado tarde.

Las grasas trans se encuentran en multitud de alimentos, sobre todo en: alimentos congelados como los canelones, pizzas, en los helados, en todos los productos fritos o empanados como las croquetas, en todos los aperitivos salados como las patatas fritas, en las gallegas y bollería, dulces, pasteles, tartas, en margarinas y mantecas, en toda la comida rápida, en los sustitutos de cremas, etc.

Uno de los efectos de una dieta cargada de edulcorantes es la incapacidad de saber cuándo estas lleno, porque se descontrolan las hormonas del hambre. Se destruye todo el sistema hormonal, la melatonina y demás hormonas.

Cuando comes algo que lleva azúcar aumentas rápidamente de peso y se eleva tu tensión arterial. Nuestro cuerpo absorbe rápidamente los azucares aumentando bruscamente la glucosa en sangre y liberando insulina en grandes cantidades para limpiar esa sangre, al liberar grandes cantidades de insulina se estimula de forma rápida el almacenamiento de grasas en el cuerpo, además de propiciar la hipertensión arterial.

El consumo de azúcar aumenta el riesgo de Alzheimer, por eso hoy día tantas personas tienen pérdida de memoria y desarrollan esta enfermedad. El consumo de azúcar afecta a nuestras capacidades cognitivas poniéndote en riesgo de desarrollar demencias o Alzheimer.

Un estudio descubrió que después de someter a ratas de laboratorio a una dieta alta en azúcar, solo cuatro semanas después del consumo de azúcar habían disminuido sus capacidades cognitivas.

Hay que saber que los alimentos para los bebés ya vienen con un exceso de azúcar.

Además el consumo de azúcar envejece, crea arrugas, acné y rosácea, opacidad en la piel y otras afecciones, crea la aparición de arrugas, produce en el cuerpo unas moléculas que dañan el colágeno y la elastina haciendo que a la piel le cueste más recuperarse y regenerarse y la hace envejecer antes.

El consumo de azúcar crea diferentes problemas en la piel y ansiedad. Todos los alimentos azucarados causan problemas dermatológicos.

Hay estudios hechos sobre el azúcar que podría indicar que causa tanta adicción como la cocaína. Cuando tomas mucho azúcar tu cerebro libera dopamina “la hormona de la felicidad”. Y mucha gente consume dulces y productos azucarados de forma compulsiva. Cuando las personas ingieren una gran cantidad de azúcar, a la vez hay una gran liberación de insulina y se puede desarrollar hipoglucemia o resistencia a la insulina.

Al comer mucho azúcar hace que tu cerebro libere dopamina y esto te causa a su vez estados de ansiedad y depresión.

Con la resistencia a la insulina, tu cuerpo no puede absorber correctamente la glucosa, lo que hace que se acumule en el torrente sanguíneo y en el hígado. Y esto puede conducirte a la prediabetes y finalmente a la diabetes.

El consumo de azúcar y productos con almidón están totalmente relacionados con la inflamación. Y la inflamación está indicando depresión y altos niveles de estrés.

El azúcar no solo aumenta la inflamación en todo el cuerpo, incluso causa inflamaciones en el cerebro. Si consumes habitualmente azúcar tu cuerpo tendrá una respuesta inflamatoria, que a su vez aumenta el estrés, la ansiedad y la depresión.

El consumo de azúcar añadido en todo tipo de productos azucarados como existe hoy día es potencialmente peligroso para la salud, los productos dulces son considerados asesinos silenciosos porque te van enfermando poco a poco, provocando multitud de desarmonías en el organismo, pero de las desarmonías más silenciosas que provoca, que en apariencia no se notan hasta que no hay un desequilibrio serio, es la alteración hormonal, el consumo de productos dulces crea una descompensación hormonal importante en las personas, provocando insomnio, obesidad, diabetes tipo 2, y una larga lista de alteraciones peligrosas en el organismo.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES y TONOS ISOCRÓNICOS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba