ISOCRÓNICO COMBINADO Nº72 – COMBATIR TODAS LAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES

24.20

Ahora todos nuestros audios incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Escucha este isocrónico combinado Nº72 para enfermedades autoinmunes de 15 a 30 minutos al día, con o sin auriculares (de las dos maneras), escúchalo con el volumen bajo si lo haces con auriculares, y el volumen moderado si lo escuchas en un reproductor con altavoces. Pero para escucharlo sin auriculares ha de ser en un reproductor o altavoces de, al menos, una mediana calidad que reproduzcan estas frecuencias con calidad, los altavoces de los teléfonos no reproducen con calidad estas frecuencias sanadoras, si vas a usar el teléfono has de hacerlo con auriculares si quieres obtener buenos resultados.

También lo puedes colocar con un auricular grande bien pegado al ombligo o en el centro del pecho (glándula timo), o a la base de tu columna vertebral en el periné o en la parte baja de la columna vertebral sacro-coxis, dándole mucho volumen para hacer vibrar la zona.

Hay que decir que todos los binaurales o isocrónicos se pueden escuchar aunque no tengas la enfermedad para la que son destinados, porque lo que consigues al escudarlos es poner en un perfecto estado de salud las células de todo tu cuerpo.

Este combinado Nº72 está diseñado para combatir todas las enfermedades autoinmunes y lleva frecuencias que hacen en el cuerpo:

  • Una regeneración completa de todo el organismo

  • Estabiliza y normaliza el sistema inmune en general

  • Combate todas las enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes son un grupo de afecciones de causa desconocida para los médicos o la medicina oficial, solamente saben que el sistema inmunitario se altera y ataca a los órganos de todo el cuerpo. En la actualidad se conocen más de 100 enfermedades de este tipo autoinmune y algunos estudios muestran que el 10% de toda la población mundial tiene alguna enfermedad autoinmune. En un tercio de estas enfermedades se produce un ataque generalizado a todo el organismo, lo que se conoce como enfermedades autoinmunes sistémicas. Se manifiestan por una afectación simultánea o sucesiva de la mayoría de los órganos y tienen como marcadores biológicos varios auto-anticuerpos.

Tu sistema inmunitario te protege de enfermedades y de infecciones al atacar y destruir los gérmenes que entran en tu cuerpo, como virus y bacterias, destruye los gérmenes porque puede identificar que los gérmenes no son parte de tu organismo, pero si tienes una enfermedad autoinmune, entonces tu sistema inmunitario ataca por error las células sanas de tus órganos y tus tejidos.

Enfermedades autoinmunes hay muchas, como la alopecia areata es una enfermedad autoinmune de la piel que provoca la caída del cabello. La hepatitis autoinmune afecta al hígado. La diabetes tipo 1 sucede porque el sistema inmunitario ataca al páncreas. La artritis reumatoide donde el sistema inmunitario puede atacar muchas partes del cuerpo, incluyendo las articulaciones, los pulmones y los ojos. En la esclerosis múltiple tu sistema inmune destruye a la mielina que recubre los nervios. Y así sucede con el lupus, con la tiroiditis, con las enfermedades autoinmunes tipo 1 y tipo 2 y la enfermedad poliglandular tipo 1 y tipo 2, o poli-endocrinopatía, otras enfermedades autoinmunes muy conocidas son la enfermedad inflamatoria intestinal, como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. La celiaquía, las alteraciones de la glándula tiroides, la anemia perniciosa, la enfermedad de Addison, el vitíligo, la psoriasis o artritis psoriásica, miastenia gravis que afecta a los impulsos nerviosos, vasculitis autoinmune en el que son atacados los vasos sanguíneos, síndrome de Sjogren, polimiositis – dermatomiositis, esclerodermia, sarcoidosis, y una larga lista de enfermedades autoinmunes.

Hay datos que dicen que ciertos genes pueden hacer que ciertas personas sean más propensas a tener enfermedades autoinmunes, así como los virus bacterias, y parásitos que pueden desencadenar enfermedades autoinmunes, y ciertos productos químicos y otros elementos del medio ambiente pueden causar una enfermedad autoinmune si tienes los genes que te predisponen. Además es posible que algunos fármacos originen ciertas alteraciones que causan la aparición de enfermedades autoinmunes.

Las mujeres desarrollan muchas más enfermedades autoinmunes que los hombres, y si tienen una enfermedad autoinmune, es más probable que desarrolle otra.

Los síntomas de las enfermedades autoinmunes pueden ser variados y dependen de la parte del cuerpo afectada. Muchos tipos de enfermedades autoinmunes causan enrojecimiento, hinchazón, calor y dolores musculares, sarpullido o erupciones cutáneas, fiebre baja a veces, fatiga, pérdida de cabello, todos estos son los síntomas de la inflamación, y pueden aparecer y desaparecer en forma de brotes.

Se ha descubierto que el fármaco más utilizado para el tratamiento de enfermedades autoinmunes llamado azatioprina, puede aumentar el riesgo de neoplasma mieloide, que es una gama de trastornos potencialmente mortales de la medula ósea, tales como síndromes mielodisplásicos y la leucemia mieloide aguda. Los resultados se publicaron en la revista americana de oncología llamada JAMA Oncology.

También se sospecha que la “dieta occidental” industrializada es otro factor para desarrollar una enfermedad autoinmune. Se cree que comer productos con alto contenido en grasa, el azúcar, los lácteos y queso, la bollería y el gluten y alimentos muy procesados está relacionado con la inflamación, que podría desencadenar una respuesta inmunitaria.

Otro estudio de 2015 dice que las va/cu/nas y los antisépticos pueden causar enfermedades autoinmunes. Los niños de hoy día no están tan expuestos a los gemines como en el pasado, no están revueltos a los microbios que les ayudan a fortalecer el sistema inmune, y esta falta de exposición podría hacer que el sistema inmunitario reaccione de forma exagerada a sustancias inofensivas.

Las zonas que el sistema inmunitario ataca por error con mayor frecuencia son:

  • Los vasos sanguíneos

  • Los tejidos conectivos

  • Las glándulas endocrinas como la tiroides o el páncreas

  • Las articulaciones

  • Los músculos

  • Los glóbulos rojos

  • Y la piel

La glándula timo está en el centro de tu pecho y ahí se almacenan células del sistema inmunitario que son muy importantes. Las preocupaciones también se concentran en esta zona de tu pecho, por eso no es de extrañar que las personas con ansiedad y preocupación continua sientan presión en el pecho. El desbloqueo energético del timo es clave para recuperar el buen funcionamiento del sistema inmune.

Los sentimientos de miedo, de ira o el dolor se pueden reflejar en distintas partes del organismo y provocar una enfermedad autoinmune. Debes sustituir esos sentimientos negativos por otras emociones beneficiosas como el amor, el perdón, la libertad y la aceptación de ti mismo.

Muchas veces las enfermedades tienen su origen emocional, y los síntomas que sientes en tu cuerpo son solamente el reflejo de un bloqueo a nivel neuro-emocional. Las enfermedades autoinmunes se basan en la NO aceptación y la autodestrucción de nosotros mismos, y hay que averiguar el por qué tu propias células atacan tu cuerpo, tu sistema inmune no tienen que atacar a tus células, sino protegerlas y potenciarlas.

Si tienes algún tipo de enfermedad autoinmune, depende de donde ataque, te indica que has creado un conflicto de desvalorización, culpabilidad o impotencia.

Las personas con enfermedades autoinmunes ponen en marcha un mecanismo de autodestrucción, es el propio cuerpo el que deja de reconocer los antígenos que le pertenecen y comienza a auto-atacarse como si su propio cuerpo fuera amenazante o peligroso. Las personas que padecen estas enfermedades autoinmunes puede que, incluso, sean alguien risueño y vital pero en el fondo lleva una gran insatisfacción que ni él mismo reconoce, y esa insatisfacción o frustración le produce un estado depresivo continuo. A estas personas les cuesta reconocer sus propias emociones.

El sistema inmunitario actúa según tus sentimientos y el conjunto de tus pensamientos, si son positivos o negativos. El cerebro está conectado al sistema inmunitario, y tu estado mental tiene control sobre el funcionamiento del sistema inmune.

Todos los pensamientos de tristeza, ira, rencor, odio, amargura, de pena, y la culpabilidad, debilitan tu sistema inmunitario. Mientras que los pensamientos de amor, de alegría, de armonía, de paz interior, de felicidad, van a reforzar tu sistema de defensas. La gente alegre, contenta y feliz no enferma, ni siquiera se resfrían porque su sistema inmunitario responde a sus pensamientos y sentimientos.

Si tienes la sensación de no estar a la altura, y no te aceptas tal y como eres lo que consigues es que tu sistema inmunitario se convierta en tu agresor y ataca partes de tu cuerpo en lugar de protegerlas. Si no te aceptas y reniegas de ser quien eres inconscientemente pones en marcha tu destrucción. Tu cuerpo es como si fuera un campo de batalla donde tus soldados dejan de atacar a las tropas enemigas y empiezan a arremeter y luchar contra ti, empiezan a destruirte a ti, atacan a las células saludables de tu organismo, en lugar de atacar a los virus y las bacterias, infecciones y enfermedades, termina atacando tu propio cuerpo, identificando tus células sanas con enemigas, y las ataca.

En todas las enfermedades autoinmunes hay conflictos de desvalorización, culpabilidad o impotencia que cuestiona tu propia identidad, conflicto de reconocimiento de ti mismo, conflicto en los lazos de sangre, tal vez cargues sobre ti mismo algo, una culpa que te permite liberar a alguien, haciéndote tú mismo el culpable.

Tal vez tengas una herencia genética de emociones transmitida de tus antepasados. Las enfermedades hereditarias se transmiten por los genes de uno de tus padres, te pueden haber transmitido pensamientos, emociones y conflictos de tus padres o abuelos que no fueron arreglados. Si por ejemplo, en tu familia tú abuela era diabética, tu madre diabética y tú eres diabética, es porque tu abuela vivía una tristeza profunda y falta de amor que le causó su diabetes, y tanto tu madre como tú vivís una tristeza profunda. Igual ocurre con la hipertensión heredada, se hereda por lo genes la personalidad o la actitud a tomarse todo con demasiada importancia. Entonces en lugar de pensar que tu enfermedad es hereditaria y que no puedes cambiar nada, empieza a buscar la manera de cambiar tus pensamientos y tus emociones para resolver el conflicto interior que te llevó a vivir esta enfermedad.

Tienes que buscar razones por las que no verbalices ni te desahogues de tus emociones, y las causas emocionales que te llevan a agredirte a ti mismo, debes analizar las historias familiares para sacar la causa. Analizar si en algún momento de tu vida o en la vida de algún familiar existió algún conflicto emocional que se haya tomado como “sin solución”, como suele ocurrir por ejemplo con los casos de cáncer, buscar algo que se tomara como un callejón sin salida. Puede que tengas activado un programa que te protege de alguna situación que produjo daños a algún familiar tuyo en el pasado.

Tienes que ver el mensaje que te está mandando tu propio cuerpo y comprenderlo más allá del propio síntoma.

Analiza también si la causa de tu enfermedad autoinmune puede ser nuestro medio ambiente, la presencia de un patógeno en tu cuerpo, la acumulación de metales pesados en tu organismo, tu alimentación, tus niveles de estrés o tus pensamientos.

En mayores épocas de estrés o ansiedad es cuando aparecen los síntomas o brotes de las enfermedades autoinmunes. Tus emociones estresantes tienen reflejo en tu sistema inmune, el miedo o el rechazo son el desencadenante de enfermedades autoinmunes.

Cuando tenemos un estrés descontrolado y mantenido durante largo tiempo, puede afectar a nuestro sistema neuro-inmune-endocrino, este estrés prolongado provoca síntomas muy desagradables causados por una inflamación alta, porque el estrés inflama.

Aunque pensemos que no estamos estresados, hay que tener en cuenta que el estrés puede llegar a nuestra vida y acumularse incluso desde que somos niños. Los hijos de madres con niveles altos de cortisol tienen menor tolerancia al estrés a lo largo de su vida. Las emociones como el miedo y la inseguridad pueden trasmitirse de padres a hijos a través de las células espejo. Igual que aprendes a leer o escribir, tus células aprenden cómo comportarse ante determinadas situaciones a nivel emocional.

El sistema inmune está muy relacionado nuestro sistema digestivo, con la flora bacteriana y el estrés, ya que el sistema digestivo es muy sensible al estrés, por eso ante una mala gestión del estrés se producen una gran cantidad de alteraciones digestivas. Y esto finalmente se refleja en nuestro sistema inmune produciendo alteraciones autoinmunitarias.

El cortisol, conocido como la hormona del estrés, es tan poderoso que rompe nuestro revestimiento intestinal y provoca un desajuste inmune. Y así vemos a personas con el intestino irritable, con enfermedades inflamatorias intestinales y otras que están muy ligadas a las enfermedades autoinmunes.

Tienes que transformar el suceso que origina tu enfermedad en uno que ponga en correcto funcionamiento tu sistema inmune. Tu enfermedad autoinmune es un reflejo de que tú mismo eres tu propio enemigo, ¿Qué te dices a ti mismo? ¿Cómo te ves? ¿Qué piensas de ti? Para sanar necesitas reconciliarte contigo mismo y dejar de autodestruirte empezando a ser tu mejor amigo.

Este tipo de enfermedades no las soluciona la medicina oficial porque eres tú quien tiene que mirar hacia dentro de ti. Revisa tu actitud ante tu vida, revisa si eres de las personas que tiene tendencia a tener todo controlado, a no dejar fluir o expresar las emociones o si tienes costumbre de alejarte demasiado de tu momento presente para pensar en el pasado y el futuro.

No te resistas al cambio, no le tengas miedo al futuro, no sientas inseguridad y vive, vive la vida. Descifrar el mensaje de tu enfermedad te ayudará recobrar tu salud rápidamente.

El subconsciente tiene un poder enorme de regeneración de los tejidos, y tiene la capacidad de producir cambios físicos según la interpretación que hace. Debes interpretar el mensaje del mecanismo de supervivencia que ha activado tu cerebro después de algún conflicto o trauma vivido, y al descifrar ese mensaje el cerebro invierte la orden para restablecer la salud. Empieza ya a tomar conciencia de qué emociones reprimes como el miedo, la ira, la impotencia, el rencor, la amargura, que reniegas del ser quien eres hasta el punto de desear inconscientemente tu destrucción.

No olvides nunca que tú eres la clave de tu sanación.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES o ISOCRÓNICAS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

AVISOS GENERALES, LIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD

No se asume ninguna responsabilidad de los usos y aplicaciones de los audios, ni por el comportamiento derivado del uso que se haga de la información contenida en este artículo.

La información proporcionada y la aplicación de las técnicas descritas en este artículo tienen únicamente carácter informativo y no está pensada para reemplazar ningún tipo de tratamiento médico, psicológico o de cualquier otro tipo. Bajo ningún concepto se aconseja abandonar un tratamiento prescrito por profesionales de la medicina. No es, pues, un acto médico. Para cualquier duda consultar a su médico especializado.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba