ISOCRÓNICO COMBINADO Nº73 – ENFERMEDAD DE HUNTINGTON

24.20

Ahora todos nuestros audios incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Escucha este isocrónico combinado Nº73 para reparar la enfermedad de Huntington durante 20 minutos al día con o sin auriculares (de las dos maneras), escúchalo con el volumen bajo si lo haces con auriculares, y el volumen moderado si lo escuchas en un reproductor con altavoces. Pero para escucharlo sin auriculares ha de ser en un reproductor o altavoces de, al menos, una mediana calidad que reproduzcan estas frecuencias con calidad, los altavoces de los teléfonos no reproducen con calidad estas frecuencias sanadoras, si vas a usar el teléfono has de hacerlo con auriculares si quieres obtener buenos resultados.

También lo puedes colocar con un auricular grande bien pegado al ombligo o en el centro del pecho (glándula timo), o a la base de tu columna vertebral en el periné o en la parte baja de la columna vertebral sacro-coxis, dándole mucho volumen para hacer vibrar la zona y transmitirlo a tu sistema nervioso y todo tu cuerpo.

Hay que decir que todos los binaurales o isocrónicos se pueden escuchar aunque no tengas la enfermedad para la que son destinados, porque lo que consigues al escudarlos es poner en un perfecto estado de salud las células de todo tu cuerpo.

Este combinado Nº 73 para Huntington está compuesto por dos fases que duran 10 minutos cada una (en total 20 minutos), se ha dividido en dos fases por la cantidad tan grande de frecuencias que lleva para tratar ADN, los cromosomas, para regenerar neuronas, etc.

La fase 1 de este combinado que dura 10 minutos lleva frecuencias para:

  • Contener los espasmos musculares y hacer una relajación muscular.

  • Hace una curación de los nervios en todo el cuerpo.

  • Hace una regeneración y curación completa de todo el organismo.

  • Hace una regeneración y tonificación muscular, y aumenta la masa muscular.

  • Corrige la Distonía y los espasmos musculares.

  • Regenerar tejidos, nervios y músculos.

  • Hace una regeneración celular y del ADN al completo.

  • Corrige la parálisis cerebral.

  • Hace una estimulación cerebral, booster para tener la máxima claridad mental y potenciador cerebral.

  • Normaliza las contracciones nerviosas.

  • Hace una reparación cerebral.

  • Regenera y normaliza todo el sistema nervioso.

  • Estimula y repara los nervios motores.

  • Bloquea las convulsiones.

  • Libera problemas emocionales.

La fase 2 de este combinado que dura otros 10 minutos, es toda para reparar y corregir:

  • Repara desordenes y anormalidades de los cromosomas, del cromosoma 1 hasta el cromosoma 22.

  • Repara el ADN, ARN y Nucleótidos.

La enfermedad de Huntington, es conocida también como síndrome corea Huntington, es de tipo hereditario, es poco frecuente y provoca la degeneración progresiva de las células nerviosas del cerebro.

La enfermedad de Huntington hace un deterioro en las capacidades funcionales de la persona, generalmente causa trastornos del movimiento, trastornos de pensamiento, cognitivos y psiquiátricos, deteriorando el cuerpo, la mente y el comportamiento.

Los síntomas de la enfermedad de Huntington pueden desarrollarse en cualquier momento, pero a menudo aparecen por primera vez cuando las personas tienen entre 30 y 40 años. Si la enfermedad se desarrolla antes de los 20 años, se llama enfermedad de Huntington juvenil. Y cuando se desarrolla temprano, los síntomas son algo diferentes y la enfermedad puede progresar más rápido.

Los trastornos del movimiento que causa esta enfermedad de Huntington pueden causar problemas de movimiento involuntario y deterioro de los movimientos voluntarios, como por ejemplo:

  • Movimientos espasmódicos o de contorsión involuntarios (corea).

  • Problemas musculares como rigidez o contracturas musculares (Distonía).

  • Movimientos oculares lentos o anormales.

  • Caminar, la postura y el equilibrio afectados.

  • Dificultad para hablar y tragar.

Esto puede tener una repercusión en la capacidad de la persona para trabajar, para realizar actividades cotidianas, para comunicarse y para ser independiente.

Los trastornos de deterioro cognitivos que puede provocar esta enfermedad son:

  • Dificultad para organizarse, establecer prioridades o enfocarse en tareas.

  • Falta de flexibilidad o tendencia a quedarse sumido y bloqueado en un pensamiento, conducta o acción.

  • Falta de control de los impulsos, que puede tener como consecuencia arrebatos, actuar sin pensar y promiscuidad sexual.

  • Falta de conciencia sobre las conductas y habilidades propias.

  • Lentitud para procesar pensamientos o para encontrar las palabras.

  • Dificultad para aprender información nueva.

Los trastornos psiquiátricos más frecuentes que puede producir esta enfermedad de Huntington son:

  • Sensación de irritabilidad, tristeza o apatía y depresión.

  • Aislamiento social.

  • Insomnio.

  • Fatiga y pérdida de energía.

  • Ideas frecuentes sobre la muerte, morir o suicidio.

  • Trastorno obsesivo compulsivo, manías, hiperactividad, conductas impulsivas y autoestima excesiva.

  • Trastorno bipolar alternando la depresión con la manía.

También es posible que las personas afectadas por esta enfermedad sufran pérdida de peso a medida que la enfermedad avanza.

Los síntomas de la enfermedad de Huntington juvenil pueden ser:

  • Cambios en la conducta y dificultad para prestar atención.

  • Disminución rápida y grande del desempeño escolar.

  • Problemas de conducta.

  • Músculos contraídos y rígidos que afectan a la marcha, a caminar, sobre todo en los niños pequeños.

  • Temblores o movimientos involuntarios leves.

  • Caídas frecuentes o torpeza.

  • Convulsiones.

Causas de la enfermedad de Huntington:

Según la medicina oficial esta enfermedad se produce por un defecto heredado en un solo gen. Es un trastorno auto-somático dominante, lo que significa que una persona necesita solo una copia del gen defectuoso para desarrollar esta enfermedad.

A excepción de los cromosomas sexuales, una persona hereda dos copias de cada gen, una copia de cada uno de los padres. Un padre con un gen defectuoso podría transmitir la copia defectuosa del gen o la copia sana. Por lo tanto cada hijo tiene un 50% de probabilidades de heredar el gen que causa este trastorno genético de Huntington.

La enfermedad de Huntington puede provocar complicaciones.

Las capacidades de la personas empeoraran con el tiempo, el avance de la enfermedad varia, por lo general el tiempo de aparición de la enfermedad hasta la muerte es de 10 a 30 años. Si aparece la enfermedad durante la infancia o la juventud, generalmente provoca la muerte dentro de los 10 años siguientes.

Las personas con este diagnóstico sienten una presión clínica que las puede llevar al suicidio. En las etapas finales de la enfermedad, la persona suele quedar postrada en una cama y sin hablar, aunque algunas personas con esta enfermedad pueden comprenderlo todo y reconocer a las personas, a los amigos y familiares, en cambio otras no reconoce a los familiares.

Las personas en este estado suelen morir por neumonía y otras infecciones, por lesiones provocadas por las caídas o por complicaciones por no poder tragar.

Las personas afectadas con esta enfermedad han heredado de un familiar antepasado un conflicto de impotencia por no expresarse y un conflicto de secretos, conflicto de movimiento y referentes a algo.

Existen órdenes contradictorias: como la de “expresar” y la de “callar” (en el caso de problemas en la lengua o la cara). Orden contradictoria de “hacer” y “no hacer” en el caso de alteración en las manos, o “andar hacia otra dirección” en el caso de los pies.

El cuerpo responde liberando esos movimientos “encerrados”. No es un conflicto que aparezca de un día para otro, lleva años cociéndose la raíz del problema. Normalmente viene del transgeneracional, de los antepasados, o también puede venir del proyecto sentido, de lo que ocurre durante la concepción de la madre, durante el embarazo, y lo que ocurre desde 9 meses antes de la concepción hasta los 3 años después del nacimiento.

Esta enfermedad de Huntington encierra que algún familiar en el pasado sufrió conflictos emocionales de secretos con la necesidad de expresarse, de moverse o de referentes, cosas tomadas como referencia o modelo de otra.

Alguien, algún familiar en el pasado tuvo miedo a la propia determinación, no pudo realizar algo, no pudo tomar decisiones. No pudo vivir una revolución ni un cambio brusco que era necesario para su propio avance, no pudo hacerlo y se quedó bloqueado. Fue un familiar que fue reprimido a la fuerza, las convulsiones suceden porque hay movimientos que han sido reprimidos reiteradamente, de forma repetida y habitual ese familiar era reprimido sin que este pudiera hacer nada.

Cuando hay secretos familiares no dichos y son escondidos, esto repercute en las generaciones futuras, sobre todo si la persona sufrió mucho con algo grande que vivió. Son secretos que no ven la luz porque se salen de lo normal y resulta malo o vergonzoso y puede mancillar o machar la imagen o reputación de una familia, por eso es silenciado convirtiéndose en un secreto familiar.

La transmisión transgeneracional en el clan familiar se nutre y recoge todo lo que ha resultado traumático para las generaciones anteriores, todo lo reprimido y silenciado.

Hay que tener en cuenta que los sucesos traumáticos y dolorosos que ha padecido una persona o una generación de un clan, es muy difícil que sean olvidados o aceptados. Resulta difícil y necesitan mucho esfuerzo para superar estos conflictos dolorosos porque al ser vividos por sorpresa, con dolor y vergüenza y sin aparente solución, dejan una huella emocional muy profunda. Y lo mismo que por los genes se nos transmite la evolución de las generaciones, también se nos transmiten los traumas.

Estas experiencias fuertes que se mantienen como secretos de familia “no dichos” se incorporan al inconsciente familiar como asuntos no resueltos, como conflictos inacabados o como duelos pendientes.

Todas las familias, todo clan familiar cuenta con su propia novela familiar, con sus secretos ocultos y acontecimientos que callan por no perder la honra. Los secretos de familia se convierten en una pesada carga que se instala en el inconsciente familiar y se transmite de generación en generación, al menos durante tres o cuatro generaciones, antes de diluirse o disolverse. Con esta transición o trasformación el inconsciente busca en los descendientes nuevas oportunidades de solución. Mientras están activos y vigentes los secretos “no dichos” dan lugar, a su vez, a mas traumas y conflictos entre los familiares que ya están desvinculados del episodio pasado, reciben desorientados una herencia inconsciente que no comprenden; pero que limita y condiciona su vida.

Las razones más frecuentes de silenciar, callar y ocultar los acontecimientos traumáticos en el clan familiar son la vergüenza, el sentido de culpa, sentirse culpables y, por supuesto, intentar eludir el juicio público, evitar las críticas de la gente para no ser señalados y marcados por la sociedad.

Lo traumático y vergonzoso se esconde con la necesidad de proteger a los hijos, a los miembros más jóvenes e indefensos del clan. Se oculta aquello que se cree que les puede perjudicar o aquello que se considera que los más pequeños no deben escuchar. Se calla para aislarlos y que no se vean expuestos al sufrimiento. Y esto se hace ignorando que al ocultarlo, esos esfuerzos resultan inútiles, porque una cosa son los esfuerzos que se hacen a nivel consciente y otra cosa muy distinta y mucho más poderosa, son los mecanismos del inconsciente para llevar a cabo una y otra vez, como un oleaje, el retorno de lo reprimido. Si se reprime y se esconde quedamos a merced del inconsciente que nos maneja y nos determina.

Aquello que luchamos por ocultar acabará manifestándose incluso varias generaciones después a través de silencios delatores, tonos de voz, lapsus, lenguaje corporal o gestos inconscientes, miradas que hablan por sí solas, adicciones, enfermedades y extrañas actitudes en la vida.

El retorno de lo reprimido es inevitable; finalmente todo sale a la luz en algún momento. Lo que es callado en la primera generación, la segunda lo lleva en el cuerpo. Lo que silenciamos se acabará expresando en los descendientes de maneras tan diversas como accidentes, fobias, miedos, enfermedades o vocaciones, como inclinaciones o llamamientos.

Las situaciones y los sucesos que dan lugar a la aparición de estos secretos familiares suelen estar relacionados con circunstancias y aspectos rechazados por la sociedad, es decir, todo lo que puede hacer que la gente nos mire y nos acuse.

Estos secretos familiares que se suelen callar y esconder suelen ser, en primer lugar las enfermedades mentales, las muertes prematuras y los abortos, sobre todo los que son provocados. También los fallecimientos imprevistos, como muertes violentas, asesinatos, suicidios y proyectos de vida inesperadamente trucados. También se esconden los sucesos de índole sexual que son rechazados o mal vistos por la sociedad, como la homosexualidad, los hijos ilegítimos, los adulterios o los engaños amorosos, las violaciones, los incestos entre la familia y la prostitución. También se esconden las situaciones familiares anómalas, extrañas o raras como el desempleo o las ruinas económicas, se esconden las angustias por el dinero, la adopción de hijos, los maltratos y los embarazos antes del matrimonio, se esconden los encarcelamientos, el alcoholismo, la drogadicción y el asesinato.

Los secretos están determinados por las normas sociales y culturales del momento, por eso cambian con el tiempo y con la evolución de los hábitos y costumbres. Algunas cosas que en el pasado resultaron vergonzosas y rechazadas, como la homosexualidad, las relaciones sexuales fuera del matrimonio o los embarazos sin estar casados, hoy día ya no están tan mal vistos, pero surgen secretos nuevos, como es el sida por ejemplo.

Como hemos visto, el inconsciente familiar busca constantemente nuevas oportunidades de solución en miembros de generaciones futuras para que tomen conciencia del trauma terminado que alimenta la pesada carga inconsciente del secreto familiar. Los secretos de familia y las lealtades y dignidad familiares invisibles pasean sobre los hijos y los descendientes. Si el conflicto oculto no se sana, seguirá abierto y activo, y la transmisión a través de la familia continúa. Esto origina la repetición de determinadas circunstancias en varios miembros del clan de una o varias generaciones.

Los afectados pueden ser conscientes o intuir que portan algo extraño y molesto; pero desconocen en detalle de qué se trata y, por supuesto, desconocen a qué obedece o a qué se debe. Por lo tanto, la carga oculta que arrastra todo secreto de familia creará un gran desgaste emocional para las siguientes generaciones.

Todas las enfermedades, todos los malestares, actitudes y bloqueos que se repiten en un clan familiar, delatan y manifiestan la existencia de un secreto familiar activo que busca una solución. Son avisos del inconsciente para llamar la atención sobre los secretos y la carga emocional que estos asuntos pendientes implican y conllevan. Las generaciones futuras parten con ese pasado que es un lastre inconsciente que puede generar desequilibrio, enfermedad y limitación en su evolución.

La sanación del árbol o clan familiar consiste en quitar esa repetición, comprenderla, o repetirla y aceptarla de forma positiva. Para conseguirlo es necesario que surja un miembro del clan familiar que esté dispuesto a emprender el camino de investigación y búsqueda y que sea capaz de comprender lo sucedido para iluminar las tinieblas, para sacar a la luz lo sucedido. Se necesita a un miembro de la familia que esté dispuesto a elevar su propio nivel de conciencia y, con ello, el del clan, para liberar a toda la familia de los lastres emocionales.

Si estás dispuesto a liberar algún trauma familiar repite: te honro y te doy un buen lugar en mi corazón. Gracias por la vida que me has dado y me transferiste, tu viviste tu vida lo mejor que pudiste, dadas las circunstancias en las que te encontrabas.

Escribe una carta a mano a los familiares con quienes te sientas identificado, con los que estés repitiendo sus historias, con los que exista resonancia. Escribe el nombre completo de la persona, utiliza una foto suya para mayor conexión, le cuentas como inconscientemente tuviste la tendencia de repetir sus historias o sus errores y que ahora ha llegado el momento de cortar esa repetición.

Le dices que sus programas que vivió, son suyos y sus historias son suyas, no son tuyas, le dices que sus dramas son tuyos y le dices, te los regreso, nunca me pertenecen, te los regreso, yo hare mi vida diferente.

Escribe: lo suelto todo, les regreso sus programas y los corto, me libero de todo registro, programa o herencia consciente o inconsciente, jamás quise ni quiero llevar esas herencias de sus dramas, conflictos o problemas. Sé que en el nombre de Dios sabrán transmutar esa energía en el lugar-tiempo-dimensión en que se encuentren.

Repite muchas veces, libero estos programas y me libero de ellos. Soy y seré desde ahora libre de llevar mi vida de acuerdo a mis propios proyectos y planes.

Después escribes: gracias por liberarme de esto, HECHO ESTÁ.

También puedes escribir lo que te nazca desde tu propio corazón, con tus propias palabras para que se vayan los recuerdos y los programas que no quieres.

Al final firma esa carta con tu firma.

Después cuando termines tu escrito quémalo en un recipiente de barro o cerámica. Antes de quemar el escrito, lees la carta tres veces, arrugas la hoja, te limpias bien con esa bola, luego la abres desarrugando la hoja y la puedes cortar con unas tijeras, sintiendo que al cortarla estas cortando, de tu Ser, todos esos programas y conflictos tóxicos, y quemas esa carta. Mientras la quemas, decretas y repites: me libero, me libero y los libero.

Tu inconsciente entenderá que estos programas son quemados y dejan de estar activos en ti.

Las cenizas que queden las metes dentro de una maceta y siembras una planta (como acto de renacimiento) y si no quieres sembrarlas, las tiras.

Es un acto simbólico de regresarles a tus antepasados sus programas y liberarte tú de esos conflictos.

Desde hoy tomas todos los recursos y las experiencias de tus ancestros que te van a servir de aprendizaje y guía en tu camino, miras a tus ancestros con amor y respeto, y de esa manera honras su vida.

Haz esto con fe y amor.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES o ISOCRÓNICAS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

AVISOS GENERALES, LIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD

No se asume ninguna responsabilidad de los usos y aplicaciones de los audios, ni por el comportamiento derivado del uso que se haga de la información contenida en este artículo.

La información proporcionada y la aplicación de las técnicas descritas en este artículo tienen únicamente carácter informativo y no está pensada para reemplazar ningún tipo de tratamiento médico, psicológico o de cualquier otro tipo. Bajo ningún concepto se aconseja abandonar un tratamiento prescrito por profesionales de la medicina. No es, pues, un acto médico. Para cualquier duda consultar a su médico especializado.

error: Este contenido está protegido
Ir arriba