ISOCRÓNICO CON EFECTO BLANQUEADOR Y REALCE DEL ESMALTE DENTAL

12.10

Ahora todos nuestros audios incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Escucha este isocrónico como blanqueador y realce dental 15 a 30 minutos al día con o sin auriculares (de las dos maneras), escúchalo con el volumen bajo si lo haces con auriculares, y el volumen moderado si lo escuchas en un reproductor con altavoces. Pero para escucharlo sin auriculares ha de ser en un reproductor o altavoces que reproduzcan estas frecuencias con calidad, los altavoces de los teléfonos no reproducen con calidad estas frecuencias sanadoras, si vas a usar el teléfono has de hacerlo con auriculares si quieres obtener buenos resultados.

Hay que decir que todos los binaurales o isocrónicos se pueden escuchar aunque no tengas la enfermedad para la que son destinados, porque lo que consigues al escuchar las diferentes frecuencias es poner en un perfecto estado de salud las células de todo tu cuerpo.

Este isocrónico está diseñado producir un efecto blanqueador de las piezas dentales a base de hacer crecer el esmalte dental, y lleva frecuencias que hacen:

  • Hace crecer el esmalte dental notándose visiblemente los dientes más blancos. Cuando se debilita el esmalte dental, al ser más fino se trasparenta la dentina viéndose una tonalidad amarillenta de los dientes.

  • Te hace producir un nivel notable de la hormona del crecimiento (HGH).

  • Regenera nervios y dientes.

  • Hace una regeneración celular.

  • Corrige lesiones dentales.

  • Combate enfermedades periodontales.

  • Combate enfermedades óseas.

  • Elimina infecciones dentales.

  • Hace una regeneración ósea y un détox eliminado toxinas de los huesos.

  • Hace una regeneración completa.

Normalmente el color amarillento o el color oscuro de los dientes se deben a un deterioro del esmalte, ya sea por la toma de algún medicamento o por alimentos o por circunstancias emocionales relacionadas a los miedos, a la ira y al estado de los riñones.

Además hay que saber que el café lo están adulterando haciendo enfermar a una gran parte de la población mundial, y a través el tabaco también.

Es horrible la sensación de mirarte al espejo y, al mirar tus dientes, descubrir manchas blancas, manchas amarillas, manchas oscuras o marrones, eso nos preocupa y nos hace sentir mal, y sin saber muy bien la razón de su existencia y, lo más importante, cómo podemos eliminarlas.

Normalmente, las manchas más comunes son de color amarillento causadas por un deterioro del esmalte. Además, suele provocar un aumento notable de la sensibilidad de nuestros dientes al comer algo frío, caliente y lo dulce.

Si notáis que os han salido manchas amarillas y veis el borde del diente algo traslucido, puede ser por diferentes motivos: por comer alimentos ácidos (como el exceso de cítricos, el vinagre, los jugos gástricos o productos comerciales blanqueadores), por tener bruxismo apretando los dientes por tensión en la mandíbula, o por cepillarse los dientes de manera agresiva.

También podemos encontrar que las manchas de los dientes tienen un color marrón, las manchas marrones suelen ser producidas por diferentes motivos: por el consumo de tabaco, por el consumo de alcohol y por el consumo de café.

Hay que acompañar la escucha de este audio de una buena higiene bucal, sobre todo evitando el café, el tabaco o alimentos que manchan el esmalte porque, de poco sirve que estés haciendo crecer tu esmalte dental para que tus dientes se vean más blancos, si lo sigues manchando con productos que los amarillean y los oscurecen.

Hay que tener en cuenta que los riñones filtran todos los tóxicos del cuerpo, y el consumo de comida basura toxica va a sobrecargar el trabajo de los riñones dejando nuestros queridos filtros sucios, y ya sabemos que el estado de los riñones ser refleja en los oídos, en el pelo y uñas, en los huesos y en las piezas dentales, como huesos que son.

Las manchas blancas, su causa más común es una descalcificación del esmalte dental y suelen ser un aviso de la aparición de caries.

Hay varias razones para tener los dientes manchados, desde medicamentos que los manchan, hasta el consumo de ciertas bayas oscuras o especias como el curry o el azafrán, el vino tinto y el té negro. Si comemos alimentos que manchan los dientes es suficiente con enjuagarse bien la boca con agua después o lavarse los dientes después de comerlos.

Y sobre todo se manchan los dientes por los productos muy pigmentados de color, por el consumo de comidas que contienen kétchup. Todos los refrescos con edulcorante y con azúcar decoloran los dientes y tu sonrisa aparece manchada de color oscuro. Las bebidas de cola y las bebidas deportivas suelen tener un contenido alto de azúcar y causar oscurecimiento de los dientes. Los condimentos azucarados, el azúcar y todos los refrescos no son amigos de tu boca ni de tu salud y deben evitarse.

Algunos antibióticos pueden manchar los dientes de un color entre gris y marrón. Los medicamentos como la doxiciclina y la tetraciclina pueden oscurecer los dientes de los niños menores de 8 años de edad. Algunos antihistamínicos, medicamentos para la hipertensión arterial y medicamentos antipsicóticos también pueden manchar los dientes de los adultos. La quimioterapia o la radiación que emplean para tratar el cáncer también puede mancharlos, sobre todo de un color amarronado. Hay otros tratamientos que pueden oscurecer o manchar los dientes.

Los dientes son nuestro órgano más duro, son el portador de nuestra identidad profunda. Permiten identificar a una persona cuando todo lo demás ha desaparecido.

El estado de nuestras piezas dentales influye en tres pilares de la salud: la postura corporal, la nutrición y el equilibrio energético.

Incluso las manchas en los dientes son creadas y atraídas por vivir depresión o por tener falta de autoestima, la simple vergüenza o desvalorización de uno mismo puede hacer que atraigas algo que te manche los dientes. Todos los deterioros de los dientes son un reflejo de los enfrentamientos emocionales que inconscientemente no han sido resueltos por la persona.

Cada uno de nuestros dientes está formado por cristales, formando un grupo de minerales cargados eléctricamente que filtran y amplifican las informaciones. El estrés se queda registrado en cada capa del interior del diente.

Solemos empezar a ver en los niños manchas en su esmalte por tomar fármacos, por tener disgustos y tensiones que se remontan al embarazo de la madre y quedaron registradas.

Una vez fecundada la mujer, el embrión se divide para que los tejidos embrionarios (ectodermo, endodermo y mesodermo) puedan generar los distintos órganos del cuerpo.

Los dientes de leche se forman a partir del ectodermo, y al igual que el sistema nervioso central, se forman en el segundo mes de vida dentro del útero. Y entre el tercer y cuarto mes empiezan a formarse los definitivos.

Para que las células puedan reconocerse y puedan interactuar poseen una memoria que les permite situarse en su ambiente y funcionar en armonía. Esta memoria se guarda en lo más profundo del ser humano e integra las emociones vividas en el útero materno.

El feto en el interior no entiende las palabras, pero busca el Amor a través del sonido que le rodea, busca el afecto y la emoción que necesita. La boca es después el primer órgano de relación del ser humano: conecta al recién nacido con su madre, le aporta alimento, satisfacción y placer. Y a través de ella damos y recibimos: palabras, sonrisas, besos, alimentos, amor.

Los dientes forman parte, a su vez, de un entorno: están rodeados de encía, hueso, mejillas, la articulación mandibular… Este conjunto de elementos permite las funciones básicas de respirar, succionar, tragar, masticar o hablar. Se conectan al córtex cerebral a través del nervio trigémino.

La zona del cerebro es donde se dibuja el mapa de regulación y funcionamiento de todo el cuerpo, la mitad del córtex corresponde a la zona bucofacial, lo que da una idea de la importancia de las informaciones que se transmiten de la boca al cerebro y del cerebro a la boca.

Los dientes son los que explican nuestra historia: los dientes son el disco duro de nuestra Alma, por eso los dientes reflejan a través de una mala o torcida posición, a través de las caries o las infecciones, reflejan lo que nuestra conciencia trata de decirnos.

Los dientes reflejan un testimonio fiel revelando nuestra vida interior, y nos ayudan a saber qué pasa en el fondo de nosotros, en ese interior donde no tenemos acceso con la mente.

Los dientes guardan memorias emocionales de nuestra descendencia y de las memorias de experiencias adquiridas durante nuestra vida.

El color de los dientes, la posición o la pérdida de los dientes pueden indicarnos los conflictos relacionados. Por ejemplo, un diente montado encima de otro puede indicar que vives una relación de dominación o bien un alejamiento.

Un incisivo lateral que esté montado sobre el incisivo central derecho en una persona joven puede reflejar un alejamiento respecto al padre.

Una caries en un incisivo lateral izquierdo puede reflejar un conflicto con la madre.

El riñón es el órgano de la convivencia y nos conecta con nuestra capacidad de compartir nuestras luces y sombras con los demás, compartir nuestras alegrías y nuestros problemas. Cuando se han caído los dientes de leche y aparecen los dientes definitivos, en muchos casos los incisivos viven un proceso de malformación estética porque salen torcidos, y esto es indicativo de una deficiente o mala relación en el seno familiar. Una persona estropea su dentadura o tuerce sus dientes por vivir conflictos y enfrentamientos familiares.

El desplazamiento de nuestros dientes puede deberse a una mala racha emocional, pasar por una época de mucho estrés o un cuadro de ansiedad.

Tus dientes te protegen recibiendo la información y haciendo de amortiguador para que la masa conflictiva dañe lo menos posible al órgano, los dientes hacen de pararrayos.

Unos dientes sanos son signo de fuerza y de salud. La salud de la boca repercute en el resto del cuerpo. Cuando hay mala salud en tu boca, eso está afectando al resto del cuerpo.

El estrés, el sufrimiento o la inseguridad son aspectos que estimulan la creación de caries. Desde el cerebro cambia la señal eléctrica que llega al diente, se despolariza el cristal de la superficie haciéndose frágil y entonces, es cuando las bacterias te pueden afectar.

La formación de sarro en los dientes se relaciona con conflictos emocionales que pueden surgir en la infancia. Posiblemente las personas propensas a la formación de sarro sufrieron angustia, miedo y falta de amor en su niñez. El sarro que se forma sería una especie de barrera creada para ocultar las sensaciones de desprotección y desamparo.

Todas las personas que generan sarro con facilidad en los dientes son hipersensibles. Han padecido un gran sufrimiento por carencias afectivas. Vivieron situaciones que les causaba miedo y no tenían a nadie que les brindara la protección suficiente.

Aunque el sarro empieza a generarse en personas adultas, pero es el resultado de años de inseguridades y temores.

Son personas que se sienten vulnerables y dependientes de la voluntad de los demás. Y con la formación del sarro es como un intento de protegerse y cobijarse de un mundo que consideran hostil, o bien se colocan una coraza para impedir el acercamiento de personas que puedan herirlos.

El estado de la boca nos permite conocer si la persona vive conflictos emocionales consigo misma o con su entorno. Las alteraciones en los dientes son un aviso a nuestro organismo del desequilibrio, del vaivén o de la inseguridad que tienes.

De alguna manera si tienes manchas, oscurecimiento, dientes que sobresalen o problemas que afectan a la estética de tus dientes frontales, significa que te avergüenzas de defenderte o de mostrar oposición a una idea, y prefieres aparentar que todo está bien, de tal forma que, con el problema dental, tu sonrisa pasa a ser “menos bonita”, mostrando así tu verdadero enfado interior.

Cuando tienes afectado el esmalte dental es porque te desvalorizas porque no consigues “morder”, es decir, no consigues defender tus derechos o tus límites por educación, te callas por razones morales. No se te permite porque estas demasiado bien educado, y esto te hace sentirte débil para afrontarles cara a los demás.

Hay bocas preciosas y otras feas de espanto.

Algunas bocas huelen mal. Tal y como te huele la boca te huele la vida. Por la boca sale la podredumbre de tu interior, tanto el estado de tu organismo como el estado emocional. Hay personas que tienen mal olor por acumulación de toxinas y basura de restos estancados que no descompone su cuerpo por ser comida que no toleramos, ya que nos han hecho creer que teníamos que comer ciertos alimentos, cuando en realidad son erróneos y dañinos para nuestra salud. Y otras personas tienen malos sentimientos o pensamientos negativos y esos pensamientos y emociones negativas crean mal olor en la boca.

Las personas positivas y de corazón bondadoso, personas compasivas y amorosas son las que tienen mejor aliento.

Los dientes nos hablan cuando están enfermos de nuestros miedos y de las emociones no digeridas o no manifestadas.

Si tu problema dental te impide sonreír con libertad, es porque en el fondo deseas sonreír más a la vida, reírte de ti mismo/a y de las situaciones cotidianas, sintiendo más el amor que te rodea y poniendo seriedad solo en lo que afecta a respetar tus límites y tu libertad.

“una boca sana es reflejo de una mente sana”. Dime como son tus dientes y te diré que sientes.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES o ISOCRÓNICAS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

AVISOS GENERALES, LIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD

No se asume ninguna responsabilidad de los usos y aplicaciones de los audios, ni por el comportamiento derivado del uso que se haga de la información contenida en este artículo.

La información proporcionada y la aplicación de las técnicas descritas en este artículo tienen únicamente carácter informativo y no está pensada para reemplazar ningún tipo de tratamiento médico, psicológico o de cualquier otro tipo. Bajo ningún concepto se aconseja abandonar un tratamiento prescrito por profesionales de la medicina. No es, pues, un acto médico. Para cualquier duda consultar a su médico especializado.

¿Nos ayudas?

Tu apoyo es nuestro impulso

Puedes apoyarnos con una pequeña donación y ayudarnos así a seguir publicando contenidos en nuestro blog y Youtube

Síguenos en Youtube

Suscríbete ahora a nuestro canal

Recibe todas las semanas contenido en vídeo con consejos prácticos para mejorar tu salud física y emocional

error: Este contenido está protegido
Ir arriba