ISOCRÓNICO PARA TENER MÁS SEROTONINA (LA HORMONA DE LA FELICIDAD) ESTIMULANDO SU PRODUCCIÓN Y SU LIBERACIÓN.

12.10

Ahora todos nuestros audios binaurales e isocrónicos incluyen una frase subliminal que refuerza el efecto de las frecuencias en nuestro cuerpo. La frase es: “AL ESCUCHAR ESTE AUDIO ESTOY SANANDO MI CUERPO Y MI MENTE”

Escucha este isocrónico para tener más serotonina de 15 a 30 minutos al día con o sin auriculares (de las dos maneras), escúchalo con el volumen bajo si lo haces con auriculares, y el volumen moderado si lo escuchas en un reproductor con altavoces. Pero para escucharlo sin auriculares ha de ser en un reproductor o altavoces que reproduzcan estas frecuencias con calidad, los altavoces de los teléfonos no reproducen con calidad estas frecuencias sanadoras, si vas a usar el teléfono has de hacerlo con auriculares si quieres obtener buenos resultados.

También lo puedes colocar con un auricular grande bien pegado en la zona del ombligo con el volumen alto para hacer vibrar todo el intestino delgado. También se puede poner el auricular grande en la zona de la columna vertebral.

Hay que decir que todos los binaurales o isocrónicos se pueden escuchar aunque no tengas la enfermedad para la que son destinados, porque lo que consigues al escuchar las diferentes frecuencias es poner en un perfecto estado de salud las células de todo tu cuerpo.

Este isocrónico está diseñado para estimular y liberar más cantidad de serotonina al torrente sanguíneo, y lleva frecuencias que hacen:

  • Una liberación de serotonina.

  • Producción de opiáceos endógenos.

  • Un balance en la glándula pineal.

  • Se produce 5-hidroxitriptamina (serotonina) en el tracto gastrointestinal.

La 5-hidroxitriptamina, también es conocida como serotonina o la hormona que causa la felicidad, ya que cuando aumentan los niveles de serotonina se generan sensaciones de bienestar, relajación, satisfacción y aumenta la concentración de la autoestima.

Es necesario tener en cuenta que para producir serotonina el organismo necesita en parte una sustancia llamada triptófano que puede obtenerse a través de ciertos alimentos como: los huevos, el arroz integral, los plátanos, las legumbres, el pescado azul, los aguacates, las espinacas, ciruelas, remolacha, zanahorias, apio, dátiles, brócoli, los frutos secos en general, las semillas de sésamo, y calabaza, el alga espirulina, las frutas y las verduras naturales en general. Las infusiones de hojas y de raíz de ortiga también contribuyen a elevar la serotonina.

Y los alimentos que impiden la producción de serotonina son los carbohidratos malos como los duces con azúcar, la bollería, la pasta, el arroz blanco, el pan blanco y las harinas refinadas y todo lo que lleve gluten. También hay que evitar el café y el té porque aumentan la excitación o nerviosismo y el estrés, reduciendo la serotonina.

Y aunque nos alimentemos bien con estos alimentos, en realidad da igual porque aquí la cuestión es, que la mayoría de la población tenemos en mayor o menor medida el intestino muy permeable, debido a la alimentación que hemos llevado, alimentación errónea para nuestro sistema digestivo. Nos han hecho creer durante larguísimo tiempo que el pan, los cereales, la pasta, la bollería y los lácteos eran la base de nuestra alimentación, cuando es todo lo contrario, todo el gluten, bollería, lácteos y demás nos han estado agujereando el intestino delgado, haciendo que nuestro cuerpo no pueda absorber la mayoría de nutrientes y que nuestra sangre se vaya intoxicando poco a poco con la basura y los tóxicos de químicos, aditivos y demás tóxicos para nuestra salud. Pero afortunadamente todas las mentiras saldrán pronto a la luz y la gente se podrá quitar la venda de los ojos en todos los sentidos. Y la alimentación es una de estas mentiras que han hecho que nuestro cuerpo enferme, que se acorte la vida y que no tengamos suficiente serotonina en el organismo como es el caso del que hablamos hoy aquí, y todo lo que conlleva esta carencia de serotonina.

La serotonina es un neurotransmisor y neuromodulador de los estados de ánimo y de las funciones de los órganos, tejidos y células del cuerpo para mantener la coordinación entre la respiración, la excreción, circulación y demás funciones del organismo. Los efectos de la serotonina se hacen evidentes regulando tanto las funciones de nuestro cuerpo como de nuestra conducta, regulando el sueño, la atención, la ansiedad, regula los ritmos circadianos del sueño y la influencia de luz y oscuridad, los patrones de movimiento, la masticación y la respiración, entre otros. Una falta de serotonina altera la conducta sexual y causa falta de deseo sexual.

La producción y la concentración de la serotonina son necesarias para la salud, y se reducen con el estrés, cuando tenemos estrés por hacer más cosas nos baja la producción de serotonina, también el estrés producido por vivir situaciones de preocupación, y situaciones que de alguna manera nos producen tensión, y un estado emocional alterado. La serotonina interviene por completo en el control de las emociones.

La serotonina interviene en conocidos neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina. En las personas las alteraciones en la serotonina están relacionadas con la angustia, con la ansiedad, con el miedo, con la ira y los enojos, así como los problemas alimenticios, trastornos de la conducta y neurológicos, la depresión, la epilepsia, la esquizofrenia, la conducta bipolar, la agresividad. Los bajos niveles de serotonina influyen también en los estados de pánico, el trastorno obsesivo-compulsivo, la anorexia y la bulimia, el Parkinson, el Alzheimer, la enfermedad de corea Huntington y las migrañas.

La serotonina es fundamental para la modulación de la conducta social, para regular las emociones y gran parte de las funciones del cuerpo. Está relacionada directamente con la regulación del peso corporal y con el control del apetito y la saciedad.

La serotonina es imprescindible para el buen funcionamiento del sistema nervioso central y en funciones de tipo neuroendocrino, cognitivo y afectivo.

La mayor parte de la serotonina es sintetizada en el tracto intestinal, garantizando la actividad intestinal y regulando la absorción de nutrientes, la actividad motora y la secreción de agua y electrolitos en el tracto intestinal y los reflejos vasodilatadores vasculares.

La síntesis de la serotonina ocurre a partir del triptófano que es un aminoácido esencial. El 2% del triptófano presente en la dieta es utilizado para la síntesis de la serotonina.

El triptófano una vez absorbido por el tracto gastrointestinal, es distribuido a todos los tejidos del organismo.

El ciclo de luz y oscuridad es producto de la glándula pineal, y esta glándula también es responsable de la producción de serotonina.

La serotonina se sintetiza básicamente en dos zonas: a nivel central en los núcleos del tallo cerebral y a nivel periférico en el sistema gastrointestinal.

El 90% del total de la serotonina presente en el cuerpo humano se encuentra en el sistema digestivo, en las plaquetas de la sangre y en las neuronas del sistema nervioso.

La serotonina regula procesos tan importantes como los ciclos de sueño-vigilia, el apetito y la saciedad, la manifestación de nauseas, la actividad sexual, la temperatura corporal, la memoria, el aprendizaje, la síntesis de las hormonas como la melatonina y la hormona del crecimiento. La serotonina está involucrada en la percepción del dolor, en la vasoconstricción del musculo liso vascular, en la agregación plaquetaria, en el movimiento intestinal, en la contracción urinaria, también en la producción de leche materna, está involucrada en la regeneración hepática y en la división celular.

El bajo nivel de serotonina también se relaciona con el metabolismo de los huesos y el aumento de la osteoporosis. Las personas que toman antidepresivos que inhiben la serotonina pueden generar osteoporosis reduciendo la densidad ósea.

Varios agentes pueden impedir la recaptación de la serotonina, incluyendo drogas como el éxtasis, anfetaminas, cocaína, dextrometorfano (que es un jarabe antitusivo para la tos), y medicamentos para la ansiedad y la depresión, así como los tratamientos para algunos trastornos de personalidad.

La serotonina también participa en la regulación del sistema cardiovascular. Es metabolizada principalmente por el hígado y se excreta por los riñones en su fase final.

Se pueden incrementar los niveles de serotonina mediante la práctica regular de ejercicio o de técnicas de relajación como, por ejemplo, el Yoga. También con la vitamina D que se crea a partir de tomar el sol y es fundamental para la producción de serotonina, estando en lugares con mucha luz y sol estando al aire libre.

Mientras dormimos el cuerpo restablece nuestros niveles de serotonina, y por el contrario, si no dormimos bien, se reducirá la serotonina en el cuerpo.

Los nuevos proyectos y los viajes o el ocio saludable ayudan a mantener o aumentar la producción de serotonina.

El organismo de los hombres genera un 50% más de serotonina que el de las mujeres, por lo que las mujeres sentirán más el descenso de los niveles de serotonina.

Como hemos podido comprobar el estrés altera la producción de serotonina, la dieta pobre en triptófanos, los cambios hormonales también bajan la serotonina, y la diabetes. Y sobre todo, la permeabilidad intestinal que tenemos la mayoría de la población, baja los niveles de serotonina al no poder absorber el triptófano de los alimentos.

Tener los niveles bajos de serotonina se asocia a enfermedades mentales como la esquizofrenia, el autismo, la hiperactividad, el insomnio, el estrés, etc.

La alimentación no es suficiente para incrementar la producción de serotonina, lo principal es: reducir el estrés, dejando que tu cuerpo entre en calma y paz mental. Debes evitar los agobios y las prisas, rodéate de momentos que te relajen por completo. Esto es lo más importante y es precisamente todo lo contrario a lo que las personas viven hoy día en todo el mundo, las personas viven estrés, miedos y preocupaciones que dejan el cuerpo sin serotonina, con el resultado de causar problemas de salud en su cuerpo y en sus emociones. Y escuchando este audio de frecuencias se estimula y se produce la liberación de serotonina en tu organismo, causándote los beneficios saludables de tener unos niveles suficientes de serotonina en tu cuerpo.

El cerebro necesita de 6 a 7 minutos para sintonizarse con la onda que le estamos metiendo a través de los auriculares.

Algunas veces es suficiente escuchar un sonido binaural solo durante 10 minutos para que sea efectivo, hay personas que aguantan perfectamente los binaurales escuchándolos más rato, pero otras personas sienten molestias si los escuchan más de 15 minutos.

Lo ideal es escuchar los binaurales con auriculares, con audífonos para que el batido sea más efectivo en el cerebro, pero las personas que tengan mucho estrés y tensión, o electricidad estática acumulada en su cuerpo pueden sentir molestias al escuchar los binaurales.

También si tus nervios auditivos están en mal estado en uno de los dos oídos pueden causarte alguna molestia, y en estos casos se pueden escuchar con unos altavoces estéreo y sin auriculares, el efecto es menor pero también se obtiene beneficio de esta manera.

No es aconsejable escuchar frecuencias BINAURALES o ISOCRÓNICAS en personas que sufran convulsiones o epilepsia, que tengan puestos aparatos marca-pasos, tampoco en personas con trastornos severos de la personalidad. Las mujeres embarazadas los podrán escuchar solo por consejo de su médico.

Puedes escuchar este sonido en cualquier momento del día, pero es muy recomendable escuchar estos sonidos tumbado y con los ojos cerrados, ya que algunas personas tienen hiperactividad, estrés y están demasiado apresuradas por sus quehaceres diarios y en ese estado existe un choque interno entre la energía mental de la persona y la energía que nos aporta la frecuencia binaural intentando bajar la frecuencia de las ondas cerebrales. Por un lado nuestro cerebro pretende ser resolutivo con la tarea que estamos realizando y con las tareas que tenemos en mente para después (con mucha actividad cerebral) y el binaural pretende lo contrario, bajar la frecuencia para dejarnos en una determinada vibración que no se corresponde con toda la cantidad de cosas que tenemos en la mente. Y aunque el binaural siempre hace efecto a nivel físico y emocional, pero en el proceso de encaje tiene que luchar con nuestra contradicción mental que vivimos al estar tan activos. Por eso las personas que sientan algún tipo de molestia como tensión en la nuca, en el cuello, jaqueca, nerviosismo, angustia, ansiedad o cualquier síntoma al escuchar un binaural es conveniente que deje todo lo que está haciendo y se tumbe a escuchar tranquilamente el binaural con los ojos cerrados para no sentir ningún tipo de molestia. Y estas personas que ya están de por si demasiado tensas es conveniente que descarguen sus pies a tierra.

Escucha esta frecuencia con los auriculares con el volumen más bien bajo, para no generar molestias en tus oídos.

AVISOS GENERALES, LIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD

No se asume ninguna responsabilidad de los usos y aplicaciones de los audios, ni por el comportamiento derivado del uso que se haga de la información contenida en este artículo.

La información proporcionada y la aplicación de las técnicas descritas en este artículo tienen únicamente carácter informativo y no está pensada para reemplazar ningún tipo de tratamiento médico, psicológico o de cualquier otro tipo. Bajo ningún concepto se aconseja abandonar un tratamiento prescrito por profesionales de la medicina. No es, pues, un acto médico. Para cualquier duda consultar a su médico especializado.

 

error: Este contenido está protegido
Ir arriba