SALA DE ESPERA DE LA CUARTA DIMENSIÓN

Hoy hablaremos sobre qué reacciones conscientes y subconscientes son características de los habitantes de la cuarta dimensión, que es la precursora de la Quinta.

Pero primero quiero explicarles en qué se diferencian de las reacciones de una persona tridimensional.

Y la diferencia entre ellos es realmente enorme, y he aquí por qué.

Si el mundo de la tercera dimensión está repleto de todo tipo de peligros, obvios y ocultos, entonces el mundo de la cuarta dimensión ya es un espacio de energía completamente diferente.

Debido a sus altas vibraciones, es relativamente seguro para los humanos.

Por supuesto, las personas con un temperamento extremo pueden sufrir algún tipo de lesión debido a sus acciones arriesgadas en este espacio, pero en general, una persona de la cuarta dimensión se encuentra la mayor parte del tiempo en un ambiente tranquilo y benévolo.

Allí nadie trata de engañarlo, molestarlo y más aún amenazarlo físicamente o mostrar agresión interna hacia él.

En sentido figurado, la cuarta dimensión se puede comparar con una sala de espera donde se reúnen las almas humanas, de pie en el umbral mismo del mundo de la Quinta dimensión.

Pero aquí no solo están esperando su «tren» que los llevará más lejos, a un nuevo mundo de alta vibración, sino que al mismo tiempo están pasando por sus últimas lecciones: están consolidando el material aprendido en el mundo tridimensional.

Y una de estas lecciones es precisamente la reestructuración de su conciencia y subconsciente de una manera nueva: deshacerse de sus estereotipos y patrones tridimensionales habituales.

Aquí, gradualmente, la cautela es reemplazada por la confianza.

El miedo se sobrevive por completo como un «atavismo» del mundo tridimensional.

El Ego, que controla a una persona en la tercera dimensión, está siendo reemplazado por el Alma, que es capaz de leer la energía de las personas que lo rodean y captar los matices más sutiles de su compatibilidad.

Como resultado, el principal motivo de comportamiento de una persona de la cuarta dimensión se convierte en la búsqueda de personas afines con las que pueda cooperar y construir un futuro común.

Pero esto ya no será una división de las personas en “amigos o enemigos”, como sucede en el mundo tridimensional, sino una elección consciente de las personas según intereses y similitud de caracteres, o más bien, según su compatibilidad entre sí.

Entonces, las personas encontrarán un compañero para vivir juntos o socios profesionales.

Como resultado, su conciencia, y luego el subconsciente, comenzarán a registrar impulsos de energía completamente diferentes provenientes de las personas.

Será la confianza, el interés, la curiosidad, la simpatía, que, o bien se convertirán en algo más si la intuición les dice que continúen las relaciones con esa persona, o seguirán buscando a las personas más cercanas a ellos en espíritu, sin experimentar irritación o reclamos a nadie por expectativas no cumplidas.

Gradualmente, las personas en la «sala de espera» comenzarán a reunirse en grupos de interés, para que luego cada uno de ellos pueda sentarse en su propio «vagón» del tren que va a la Quinta Dimensión.

Os mando Amor y Luz.

 

Recomendado para hacer la transición y liberarse de cargas:

LIMPIAR EL AURA DE LARVAS ENERGÉTICAS: https://autogestionatusalud.com/producto/limpiar-el-aura-y-alinear-los-chakras/


Recomendado para vibrar junto al planeta esta secuencia de frecuencias Schumann y para descargarse a Tierra: https://autogestionatusalud.com/producto/secuencia-de-ondas-schumann/

 

También es conveniente usar el combinado 22 frecuencia vibratoria del amor: https://autogestionatusalud.com/producto/binaural-combinado-no-22-frecuencia-vibratoria-amor/

 

En la página web de Autogestiona tu salud hay frecuencias binaurales e isocrónicas para que puedas ayudarte a reparar todo tu cuerpo: https://autogestionatusalud.com/

 

Echa un vistazo a los testimonios de sanación:

https://autogestionatusalud.com/category/testimonios-sanacion/

 

 

error: Este contenido está protegido
Ir arriba