CURSO DE YOGA GRATUITO

¿Qué es el Yoga?

 El Yoga es un conjunto de técnicas de tipo psicofísico, con una antigüedad conocida de más de 6.000 años, que pretende la unificación de cuerpo, mente y espíritu.

El Yoga consiste en parar las fluctuaciones mentales a través de la inmovilidad absoluta, mediante una técnica de adiestramiento mental, que incide sobre el plano psicofísico purificándolo y aproximando a la vivencia directa del SER. Para ello se trabaja desde todos los planos: físico, mental y finalmente espiritual.

En principio el YOGA es DUALISTA y TEISTA (Con un dios contenedor y no creador).

   Para el YOGA:

  • El hombre es un SER limitado por la IGNORANCIA (LA MAYA).
  • Se identifica con su YO (lo transitorio confundido con lo perenne).
  • La IGNORANCIA es la causa de todo MAL (al confundir lo falso con lo real).
  • La MENTE genera el concepto de MAL (los contrarios son los mismos y nuestra mente los divide provocando realidades en LUCHA y provocando nuestra propia división).
  • El Conocimiento es la percepción de las diferencias y la Sabiduría la percepción de las semejanzas.
  • Al incorporar en nosotros todo lo anterior nos damos cuenta de la IGNORANCIA y observamos que provoca el MAL y el DOLOR.
  • La forma de superar la IGNORANCIA es por el auténtico conocimiento que surge de la auténtica experiencia, la vivencia del SER.
  • La miseria humana es provocada por la IGNORANCIA, pero esta se perpetúa por el KARMA.
  • KARMA es la ley de CAUSA-EFECTO que provoca el SAMSARA (Rueda de la Vida)
  • En SAMSARA la acción se perpetúa a si misma pero no afecta al SER.
  • Como consecuencia de todo esto vemos que el ser humano no está al servicio del YOGA, sino que el YOGA está al servicio del ser humano.
  • “Enciende tu propia lámpara, sé tu propio MAESTRO y DISCÍPULO”

Las técnicas yóguicas se dividen en 8 (ASTHANGA YOGA):

  1. YAMA (Principios éticos y morales):
    • No matar
    • No robar
    • No mentir
    • Celibato
    • No codicia
  2. NIYAMA (principios corporales y físicos):
    • Higiene corporal
    • Pulcritud
    • Serenidad interior
    • Ascesis
    • Estudio de la metafísica del YOGA
  3. ASANA: postura
  4. PRANAYAMA: combate la agitación mental
  5. PRATYAHARA: retracción de los sentidos
  6. DHARANA: meditación
  7. DHYANA: concentración.
  8. SAMADHI: contemplación

En todas las técnicas la MENTE debe de estar al servicio del sujeto y no al contrario.

Para conseguir parar las fluctuaciones de la MENTE, el hombre debe contar con distintos tipos de YOGA y escoger los que más se adapten a él:

  • GNANA
  • KUNDALINI
  • BAKTI
  • MANTRA
  • KRIYA
  • LAYA
  • KARMA
  • RAJA
  • HATHA

El HATHA-YOGA trabaja a través del cuerpo físico y pretende la inmovilidad mental a través de la física. Sirve de puerta de entrada a tipos de YOGA más esotéricos y elaborados (RAJA y TANTRA).

A través del HATHA-YOGA (ásanas y pranayama) se intenta conseguir una medicina preventiva para mantener el organismo en un nivel de salud lo más elevado posible, alejando la enfermedad física y mental.  De aquí surge la posibilidad terapéutica y preventiva del YOGA.

¿Qué es el Hatha-Yoga?

En el apartado anterior hemos estado hablando del Hatha Yoga como el tipo de yoga que deberíamos emplear en Yogaterapia. Pero, ¿qué es realmente  el Hatha Yoga? ¿Es simplemente una palabra de esas raras que nadie sabe lo  que significa, pero que todos usamos porque queda muy bien? ¿Qué esconde detrás esta palabra, y porqué no se dice en nuestro idioma para que todos nos entendamos?

Para responder a esto diremos en primer lugar que la Yoga es una ciencia milenaria, con una antigüedad conocida de unos ocho mil años. Esta ciencia pretendía el mejoramiento integral de la persona a través de la unión de su cuerpo, mente y espíritu. Para ello se fueron inventando, o mejor dicho descubriendo, nuevas técnicas para conseguir este fin, de manera que se fue creando todo un cuerpo de disciplinas físicas, mentales y espirituales que pudieran llevar a buen puerto a las personas que decidían seguir por este camino.

Yoga viene de la raíz sánscrita Yug, que significa yugo o unión, y trata de hacernos ver la manera de conseguir unificar lo material con lo no material, entendiendo dentro de esta no-materialidad tanto a nuestra mente (que es algo más que nuestro cerebro) como a nuestro espíritu (emociones, sentimientos, etc.).

El Yoga es una ciencia milenaria, como hemos comentado, que nos ofrece un conjunto de técnicas psicofísicas que potencian la salud y las facultades naturales del ser humano.

El trabajo que se realiza con las posturas en el ámbito fisiológico repercute sobre el sistema neurovegetativo reequilibrando la función hormonal y estimulando el sistema linfático, lo que produce un incremento de la respuesta inmunitaria y de la vitalidad en general.

La práctica de una respiración adecuada equilibra nuestras energías, aumentando la lucidez mental y contribuyendo a la eliminación del estrés y la depresión entre otras dolencias modernas.

Con la práctica de la meditación abordamos el plano mental que es en cierto modo el componente fundamental de nuestra existencia, ya que la correcta percepción de la realidad es la base necesaria para el desarrollo de la objetividad y el discernimiento.

El Yoga es, por tanto, una vía que nos conduce hacia una profunda experiencia de nosotros mismos, provocando una plenitud existencial.

Pues bien, dentro de las disciplinas físicas que nos propone la Yoga nos encontramos con la Hatha Yoga, que podríamos traducir como la Yoga del esfuerzo, entendido esto como el esfuerzo o la fuerza física necesaria para realizar una serie de posturas y movimientos que llevan a la mejora de nuestro cuerpo físico, en primer lugar, y a la cesación de las fluctuaciones de nuestra mente, en segundo lugar.

Nos preguntaremos entonces: si esto es algo tan simple de explicar, ¿por qué no se dice en el idioma correspondiente a cada persona, en lugar de hacerlo en sánscrito que no entiende casi nadie?

Esto es así simplemente porque es la mejor manera de expresar lo que significa, ya que sólo el sánscrito como idioma original de definición de estos términos permite poder dar toda la explicación a lo que realmente es, y los demás idiomas sólo dan unas aproximaciones a través de la limitada traducción que permiten nuestros idiomas occidentales sobre los conceptos orientales. Por este mismo motivo, en este libro se darán las posturas, así como otros conceptos en sánscrito, aunque intentaremos hacer una traducción y aproximación a su significado lo más certero posible.

¿Qué pretende entonces la Hatha yoga? Simplemente que consigamos en primer lugar elasticidad en nuestro cuerpo físico, que dicho sea de paso, es la fuente de la eterna juventud, ya que un cuerpo elástico es un cuerpo joven. Esta elasticidad se nos proporciona por el elongamiento progresivo de los músculos y ligamentos a través de la utilización de la fuerza de gravedad en unas posturas (con lo cual no existen riesgos de lesiones) y en otras por la constancia en el mantenimiento y mejoramiento progresivo de las posturas.

En segundo lugar, nos permiten el fortalecimiento de la musculatura, y sobre todo de determinados músculos que no usamos habitualmente.

En tercer lugar, proporcionan una acción directa sobre determinadas glándulas endocrinas estimulándolas para que realicen su función de la manera más correcta posible.

En determinadas posturas, existen una serie de presiones sobre órganos internos que provocan una serie de efectos beneficiosos para los mismos.

Por último, y en el tipo de Hatha Yoga que describiremos en este libro, existen una serie de puntos de atención mental, donde debemos de fijar nuestro pensamiento mientras se realizan las posturas, de forma que consigamos poco a poco ir aquietando nuestra mente.

Esto es así debido a que la mente es la que normalmente nos va a  impedir realizar las posturas (denominadas ásanas en sánscrito), provocándonos con pensamientos que nada tienen que ver con nuestro cuerpo, y que cuando llegan a centrarse en él, lo único que nos proporcionan son sensaciones negativas para que abandonemos la postura y así poder liberarse del control que ejercemos sobre nuestra propia mente.

Esto seguramente se verá más claro con un ejemplo:

“Al encontrarme realizando una postura cualquiera, en la que me voy a mantener, o intentar mantener, sin realizar ningún tipo de movimiento y lo más relajado posible, al menos durante un minuto, lo que estoy haciendo es provocar que mi mente también se pare en el torbellino de ideas que tiene, centrándola en un punto de acción determinado, aunque este sea todo mi cuerpo. Cuando la mente se tiene que centrar en detectar lo que está ocurriendo en mi cuerpo cuando realizo la postura no puede pensar de manera anárquica, con lo que se produce una rebelión de la mente. Es entonces cuando comienza a enviarnos estímulos para que abandonemos la postura estática que mantenemos y así poder romper nuestra concentración mental. De esta forma recibimos estímulos que reconocemos como un picor irresistible, la necesidad de mover un dedo, la molestia en una rodilla, etc., que sin ser reales nos provocan para que abandonemos la postura que realizábamos en total quietud.”

Por supuesto, antes de conseguir centrar nuestra mente en los  determinados puntos de atención mental que diremos para cada postura, observaremos que lo primero que conseguimos es darnos cuenta que existen en nuestro cuerpo infinidad de cosas a las que no habías prestado la menor atención, y algunas que incluso descubrimos por primera vez, con sensaciones incluso de frío o calor en determinadas zonas, que nos indican que existen posibles lesiones aunque de tipo muy leve.

Estarán de acuerdo conmigo en que sólo nos damos cuanta de donde tenemos el hígado, o el estómago, etc., cuando nos duele o sentimos algún tipo de molestia. La Hatha yoga conseguirá también que podamos reconocer cualquiera de las distintas partes de nuestro cuerpo sin necesidad de sentir dolor o molestia alguna.

Queda, aún, una parte de beneficios que nos proporciona la realización de las posturas de Yoga, y es su nivel energético. Lo primero que notaremos cuando llevemos un poco de tiempo practicando las ásanas será que cuando terminemos la sesión nos encontraremos totalmente llenos de energía, preparados para realizar una jornada de trabajo, como si se nos hubieran “recargado las pilas”.

Así hemos explicado a “grosso modo” lo que es el Hatha yoga, y que es lo que nos va a aportar.

Sin embargo, no nos extenderemos mucho más en todo esto, ya que, como es lógico, nos centraremos mucho más en toda la parte práctica de explicación de las posturas y sus efectos benéficos.

Comentar por último, que dentro del Hatha Yoga existen 84 posturas básicas, y de estas, podemos decir que existen unas mil variantes de cada una, por lo que vemos que el campo de realización de posturas parece casi ilimitado.

Sólo vamos a ver unas pocas de las 84 básicas, y en variantes fáciles, asequibles a todo el mundo, ya que lo que pretendemos que cualquier persona, aunque tenga limitaciones, pueda emplearlas como Yogaterapia y recibir sus beneficios.

De todas formas, lo más importante sería contactar con una persona cualificada que nos siguiera formando en Yoga, lo cual podemos hacer en cualquier centro de yoga que tengamos cerca de nuestro lugar de residencia.

Lo necesario para realizar las ásanas

Antes de acometer el trabajo de explicar la sesión de posturas que trabajaremos en cada caso, debemos de hacer hincapié en determinadas cosas que facilitarán el que la sesión aporte su máximo beneficio durante y después de realizarla, y para que no existan riesgos de lesiones.

De todas formas, lo que aquí se indica es meramente como recomendación, pudiendo realizarse o no antes de la sesión propiamente dicha, pero que aconsejo efusivamente a todos mis alumnos para que la sigan.

EL LUGAR

 Debemos realizar la sesión en un lugar, a ser posible, bien ventilado, pero que no tenga excesivas corrientes de aire. Si es posible, que tenga ventanas que den al exterior y se puedan abrir si es necesario, para que se ventile el local donde realizaremos la sesión.

La temperatura del local debe de ser lo más agradable posible, sin que exista un exceso de frío o de calor.

La iluminación no debe de ser muy tenue, pero tampoco tan fuerte como para que nos moleste. Debe de ser un término medio.

Para aislarnos un poco del suelo, y de camino evitar su rigidez excesiva, a la que no estamos acostumbrados, podemos emplear una manta doblada, una colchoneta de las que se usan de aislante para ir de camping, etc., pero que en ningún caso sea algo excesivamente blando. Esta manta o colchoneta puede  estar cubierta posteriormente, y sería recomendable, por una sabanita o toalla, a ser posible de color blanco o claro, para proporcionarnos unas mejor medida de higiene, pudiendo lavarla cuando este sucia.

Lo ideal, por supuesto, sería realizar la sesión al aire libre, aunque teniendo en cuenta que no nos dé demasiado el sol, que sería contraproducente con determinadas asanas de las que aquí proponemos.

LA HORA

La realización de esta sesión de ásanas nos va a devolver la energía que vamos perdiendo durante las acciones a realizar durante el día, por lo que la mejor hora para hacerla sería por la mañana, lo que nos proporcionaría la vitalidad suficiente para acometer el resto del día sin ningún tipo de problema.

Podemos realizarla, asimismo, después de la jornada de trabajo, pero en este caso puede tener como contraindicación que recuperemos demasiado las fuerzas, saliendo de nuevo para realizar otra jornada de trabajo, lo que nos impedirá conciliar bien el sueño si lo tenemos algo ligero.

Teniendo lo anterior en cuenta, cualquier hora del día sería buena para realizar la sesión, por el mero hecho del beneficio que nos va a proporcionar, pero lo más recomendable sería entre las 10 y las 12 de la mañana, que es la  hora en que nuestro cuerpo se ha despertado por completo y está receptivo a coger toda la energía necesaria para afrontar el resto del día.

Sin embargo, y debido a nuestra vida en la sociedad actual, deberemos de ajustar nuestro horario de Yoga al resto de necesidades cotidianas que nos surgen.

LA ROPA

 La ropa que se use debe de ser cómoda y que permita amplitud de movimientos.

Sólo tener en cuenta si el lugar donde lo vamos a realizar es cálido o frío, para no ir abrigado en exceso, ya que la sesión proporcionará calor interno.

Lo ideal sería usar ropa deportiva, como puede ser un chándal o una camiseta y un pantalón corto, para realizar la sesión. Si es de su gusto, también puede usar ropa más ajustada como podrían ser unas mallas, aunque personalmente recomiendo la ropa más holgada.

El color de la ropa debería de ser, si es posible, blanco o de color claro, ya que el color ayuda a mantener un nivel de concentración mayor y tiende a que nos sintamos más relajados.

LOS ACCESORIOS

 Si lo desean, al principio se puede poner algún tipo de música lenta, clásica o de relajación, para crear un clima que nos transporte más fácilmente en nuestra relajación hacia la consecución plena de la concentración en las ásanas.

Posteriormente, debemos eliminar la música, ya que lo que hace es servirnos de estimulo exterior para desenfocar nuestra mente.

Puede emplearse, no obstante, un tipo de música expresamente diseñada para sanar.

Podemos colocar unas varitas de incienso en el local para crear  igualmente un ambiente agradable, eliminando los posibles malos olores, pero en ningún caso la habitación se debe de sobrecargar con el humo que producen dichas varitas. De todas formas, el olor de las varitas de incienso debe de ser el más suave posible.

LA DUCHA

 Antes de realizar nuestra sesión de ásanas sería muy recomendable que nos diéramos una ducha. Pero la particularidad del tipo de ducha que recomendamos aquí, si nos lo podemos permitir y no tenemos muchos bloqueos de tipo mental para asimilarlo, es una ducha con agua a temperatura ambiente, o como suele definir todo el mundo, con agua fría.

Reconozco que esta práctica es bastante difícil de seguir por la mayoría de las personas, acostumbradas a ducharse con agua, no ya tibia, sino en la mayoría de los casos casi ardiendo. Pero cuando exponga sus beneficios, y el procedimiento adecuado para realizarla, estoy seguro que muchos de ustedes la tomarán como rutinaria, ya no sólo para antes de la sesión de Hatha Yoga sino para su vida normal.

El principal beneficio que produce la ducha con agua a temperatura ambiente es en el ámbito circulatorio.

Cuando nos impacta el chorro de agua fría en nuestro cuerpo se produce una reacción por parte de la capa externa del mismo produciendo una contracción, que a su vez se transmite hacia el interior provocando una vasocontricción de los órganos internos, con el consiguiente aumento del flujo sanguíneo, lo que da como resultado la expulsión de la sangre venosa que teníamos almacenada en nuestros órganos para que se llene automáticamente con sangre arterial nueva.

Una vez terminada la ducha, y cuando nos hemos secado se produce el efecto contrario, es decir una vasodilatación, que permite a todo nuestro cuerpo relajarse y eliminar las tensiones que tenía, sobre todo en el nivel exterior, el muscular.

Por tanto, después de una ducha de agua fría, nuestro cuerpo se encuentra totalmente renovado por dentro y con la musculatura dispuesta a trabajar de nuevo ya que hemos eliminado todas las tensiones que teníamos acumuladas, así como nuestro organismo dispuesto a una mayor relajación.

A nivel de nuestra piel, produce un enfriamiento rápido de la misma, que se compensa con una mayor absorción de los electrones libres que nos rodean, lo que deja la piel mucho más tersa y suave que antes, y recarga toda la parte eléctrica de nuestro organismo, sobre todo, nuestro sistema nervioso.

El procedimiento para esta ducha es muy simple. Lo que hay que tener en cuenta siempre es respirar por la nariz. Por tanto no debemos de abrir nunca la boca, ya que por instinto, al principio, tenderemos a tomar grandes bocanadas de aire.  Esto sería contraproducente ya que de lo que se trata es de enfriar el  cuerpo por fuera y no por dentro. Si tomamos aire por la boca, se produce una refrigeración interior que podría llevarnos incluso a resfriarnos.

Debemos de meternos debajo del agua poco a poco, mojándonos de abajo hacia arriba, comenzando por los pies y terminando por la cabeza. Una vez debajo de la ducha, la misma no debe de durar más de 30 segundos, ya que su aspecto no es higiénico, aunque también sirve para ello, sino terapéutico y preparatorio para la sesión de Yoga.

Muy a tener en cuenta es secarnos bien después de salir de la ducha para no coger enfriamientos, y evitar en lo posible las corrientes de aire.

De todas formas, si el alumno no es capaz de ducharse con agua fría puede hacerlo con agua tibia, y si lo desea comenzar en verano a probar a meterse bajo el agua fría. De no ser así, no pasa nada (aunque se perderán los beneficios que hemos descrito anteriormente), pero si que aconsejo la ducha antes de la sesión aunque no sea de agua fría.

Por último comentarles que si habitualmente se duchan con agua fría alejarán de sí los resfriados y enfriamientos propios del invierno.

LA COMIDA

 Lo ideal es no comer nada al menos 3 horas antes de la sesión de Yoga, para que nuestro organismo esté totalmente receptivo y no se interfiera con procesos como la digestión, que requieren una gran demanda de energía durante largo tiempo.

En el caso que tengamos hambre podemos tomarnos un vaso de zumo para aliviar la sensación.

En cuanto al tipo de alimentación para realizar la Yoga no es necesario ninguno. Se puede llevar cualquier tipo de alimentación y practicar correctamente Yoga, por lo menos en sus niveles bajos. En algunos centros de Yoga se obliga a las personas a ser vegetarianas, pero yo desaconsejo esta obligatoriedad totalmente, ya que no es necesario para la práctica.

Como he dicho, no es necesario guardar ningún tipo de línea de alimentación para realizar Yoga, aunque si recomendaría a otros niveles, de ecología del metro cuadrado, como he dicho al principio, que se siguiera una dieta de tipo ovo-lacto-vegetariana, lo más compensada posible, y que igualmente no se consuman ningún tipo de excitantes, así como drogas, incluyendo dentro de las mismas al alcohol y el tabaco. Sin embargo, este no el tema a tratar, por lo que lo dejaremos un poco al margen.

De todas formas advierto a las personas que pretendan seguir avanzando en el camino del Yoga, que sin que nadie les obligue a nada, y quiero dejar muy claro que no deben dejarse influir por nadie en estos conceptos sino llegar por ellos mismos a conclusiones, que muy probablemente se volverán vegetarianas, cambiará su concepto sobre el mundo y su manera de ver las cosas, dejarán de lado los estimulantes y drogas, y llevarán una vida plena y sana que les permitirá vivir en su máxima amplitud, debido a que progresivamente aumentará su nivel de conciencia y verán la realidad tal como es y no como nos quieren hacer que la veamos.

En definitiva, mi única recomendación es la de que no se ingiera ningún tipo de alimento unas tres horas antes de realizar la sesión de Hatha Yoga, y si  se lleva una alimentación de tipo vegetariano, mucho mejor.

LA RELAJACIÓN

 Lo más importante de la Hatha Yoga es que se realicen las posturas o ásanas lo más relajadamente posible, para lo cual deberemos de aprender a relajar todo nuestro cuerpo. Esto, en principio, resulta bastante complicado para la mayoría de las personas a las que no se les ha enseñado un método de relajación determinado para comenzar a conocerse a sí mismos, y poder relajar tanto el cuerpo como la mente.

Para las personas que no conocen ningún sistema de relajación daré uno con el cual podrán aprender a relajarse de manera consciente, para que luego les sirva, no sólo a la hora de realizar la sesión de Yoga, sino durante todo el día, y en cualquier tipo de situación, pudiendo de esta manera combatir, a su vez, el estrés reinante que nos domina a todos.

Como podéis ver me he referido a un tipo de relajación consciente, es decir, que en todo momento vamos a ser nosotros los que estemos relajando las distintas partes de nuestro cuerpo, lo que en un principio nos costará entre 10 y 15 minutos, pero que cuando dominemos la técnica ocurrirá de manera casi automática, ya que habremos aprendido que los músculos (también el resto de órganos y tejidos) pueden ser relajados instantáneamente a voluntad, igual que cuando los tensamos para realizar cualquier movimiento voluntario.

Esta relajación que aprenderemos la deberíamos realizar, al principio, antes de la sesión de ásanas, intentando que nuestra musculatura esté ya lo más relajada posible y nos cueste menos trabajo centrar nuestra mente en la sesión que vamos a realizar.

EL PRECALENTAMIENTO

Cuando realicemos la sesión, hemos dicho que sería conveniente que nos diéramos una ducha de agua a temperatura ambiente en primer lugar, para tonificar y preparar el cuerpo. Seguidamente realizaremos una relajación de  unos 10 a 15 minutos, si no somos capaces de relajarnos automáticamente en las ásanas. Después de esta relajación, o de la ducha, en el caso de que no vayamos a realizar la relajación, es conveniente que calentemos un poco las articulaciones antes de ponernos a efectuar la sesión de Hatha Yoga, como lo hacemos antes de realizar cualquier tipo de ejercicio físico que nos va a demandar salirnos de lo habitual.

Este precalentamiento consistirá, sobretodo, en calentar las articulaciones de las rodillas, tobillos y columna vertebral (incluyendo la musculatura de la espalda).

De todas formas, si realizamos la sesión correctamente, sin forzar más allá de lo que nos pide nuestro cuerpo, no habría ningún tipo de riesgo. Pero como más vale prevenir que curar, sería recomendable este precalentamiento, por lo menos hasta que comencemos a dominar las posturas en las que nos colocaremos.

CALENTAMIENTO

 Sin duda alguna, lo ideal, aparte de lo que ya hemos dicho anteriormente, es que antes de realizar la sesión de ásanas, incluyendo en ella desde la ducha, realizáramos un tipo de ejercicio determinado que nos permita dinamizar nuestro cuerpo, y sobretodo, darle un poco de estímulo a nuestro sistema cardiovascular, para lo cual sería de gran ayuda realizar un calentamiento gimnástico.

En este sentido, personalmente recomiendo dos cosas: que se realice una pequeña tabla de gimnasia psicofísica (entendiendo por esta la gimnasia que además debe de hacer que mantengamos la atención en la respiración y en nuestro cuerpo mientras realizamos los diferentes ejercicios) o que realicemos un pequeño ejercicio de calentamiento que los Hindúes llaman Surya Namaskar (la Salutación al Sol) y que trabaja sobre todos los músculos de nuestro cuerpo de manera simple, ya que sólo se trata de hacer doce movimientos.

Sería también interesante poder realizar los ejercicios de fortalecimiento de tendones.

LA RESPIRACIÓN

 La respiración es una de las cosas más importantes, por no decir la más importante, en la realización de la Yoga. Esto es así, ya que no podemos dejar  de pensar que el respirar es en principio el hecho fundamental que nos permite vivir, y como consecuencia de ello, todo el resto de actividades que realizamos se encuentran basadas, directa o indirectamente, en ello.

Lo más importante que debemos de aprender es que no sabemos respirar, ya que asumimos desde que nacemos que el respirar es una acción de tipo involuntario y no nos preocupamos por realizarla correctamente. Aquí explicaremos la forma más correcta de respirar, y los tipos de respiración que existen, para que luego podamos desarrollarla correctamente durante la sesión  de ásanas, aunque más adelante nos daremos cuenta de que cada postura sólo nos permite respirar de una manera determinada para aprovechar al máximo sus ventajas.

También vamos a estudiar el empleo de técnicas básicas de Pranayama que nos ayudarán a conseguir el efecto terapéutico y preventivo que buscamos con la sesión de Yoga para cada padecimiento, y en algunos casos, veremos que simplemente utilizando estas técnicas será suficiente para mejorar o prevenir algunos tipos de enfermedades y problemáticas.

Yoga y Medicina

El YOGA y la medicina AYURVÉDICA están íntimamente ligados en el trabajo que realizaban los médicos ayurvédicos.

La medicina ayurvédica considera que las alteraciones del organismo se deben a una mala función de los 3 elementos básicos: aire (prana), agua (kapha) y fuego (pitta), o de la perfecta armonía entre ellos.

  • PRANA <=> RAJAS  <=> ACTIVO
  • PITTAS <=> SATTVA  <=> LUMINOSO
  • KAPHA <=> TAMAS <=> PASIVO
  • MANAS (es el órgano psíquico central que elabora el pensamiento a partir de ellos)

El elemento más importante es el PRANA, que se divide en:

  • PRANA = parte delantera del cuerpo = respiración
  • UDANA = encima de las clavículas = palabra
  • SAMANA = órganos digestivos = digestión
  • VYANA = por todo el cuerpo = fluidos
  • APANA = base del tronco =excreción y parto

La medicina ayurvédica se fundamenta en una dieta adecuada y administración de compuestos a base de hierbas medicinales. En casos más graves se contempla la intervención quirúrgica.

El YOGA se basa más en la autosanación, considerando que el organismo humano posee una energía sutil, que condiciona el estado de salud. Esta energía y su circulación por todo el cuerpo establecen un complejo mundo de fisiología esotérica del organismo.

A la vez, la práctica de determinadas técnicas yóguicas tiene influencia en la parte física, mental y emocional, por lo que puede utilizarse a nivel físico material como medio preventivo y terapéutico.

   Sistema energético del organismo humano desde el punto de vista del YOGA:

  • Formado por 72.000 nadis, de los cuales 10 son principales y 3 importantes:
    • SUSHUMNA: nadi principal, situación central
    • IDA: asciende en espiral desde la base de la columna hasta la fosa izquierda. Energía femenina, lunar,
    • PINGALA: asciende en sentido contrario a IDA hasta la fosa derecha. Energía masculina, solar,
  • Se considera en YOGA que un mal funcionamiento de esta energía conlleva, por bloqueo de los nadis debido a impurezas, a la enfermedad.
  • Para mantener los nadis limpios se utilizan prácticas avanzadas de PRANAYAMA, ASANAS, Y UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN.
  • Esta energía de la que se habla en YOGA es una mezcla de los 3 elementos del AYURVEDA (aire, fuego y agua) y su relación con los 5 elementos de la naturaleza (aire, agua, fuego, tierra y éter). Esto origina y forma la energía corporal, que circula por el cuerpo, manteniendo la
  • En YOGA se estudia igualmente otra ENERGÍA, que, aunque relacionada con los elementos descritos anteriores, posee características propias. Se trata de KUNDALINI. Esta energía reside dormida en el hombre. Su activación permite sacar al hombre de su letargo y alcanzar la liberación. Para esto se usan técnicas específicas de KUNDALINI-YOGA y TANTRA.

Una vez estimulada KUNDALINI, esta asciende por SUSHUMNA, atravesando los CHAKRAS y estimulándolos (esto otorga al yogui una serie de poderes). Cuando llega al último CHAKRA se alcanza el SAMADHI.

Cada uno de los CHAKRAS tiene vinculación energética con una glándula (aunque no tiene una vinculación física).

  • MULADHARA: gónadas
  • SVADHISTANA: suprarrenal     izquierda     y páncreas. Suprarrenales.
  • MANIPURA: suprarrenal derecha y bazo. Bazo-Páncreas.
  • ANAHATA: timo
  • VISHUDA: tiroides
  • AGNA: hipófisis
  • SAHASRARA: pineal

El YOGA es mucho más que una técnica terapéutica, pero no podemos olvidarnos de esta parte tan importante, aunque su finalidad sea otra mucho más elevada.

Valoración profiláctica y preventiva de las técnicas de YOGA

  Al hablar de técnicas yóguicas nos referimos casi exclusivamente al HATHA-YOGA.

Las técnicas yóguicas favorecen y regulan los procesos de acción de los distintos sistemas, órganos y aparatos. El Yoga encierra en si todas las posibilidades para la liberación humana y cada practicante puede obtener lo que desee:

  • Mera gimnasia física
  • Un tratado de bioenergética
  • Terapia y salud
  • Elevación de conciencia
  • Siddhis
  • etc.

El ASANA debe de mantenerse con absoluta inmovilidad física y mental, durante el mayor tiempo posible y con le mayor grado posible de relajación muscular.

Cuando el músculo está relajado se puede estirar.

Las asanas son un ejercicio isotónico (no hay contracción y se alarga), excéntrico y aeróbico (las células musculares se nutren con oxígeno); a diferencia de la gimnástica normal (isométrica y anaeróbica).

Las asanas, por tanto, no generan cansancio muscular ni fatiga.

En la duración es fundamental la atención mental, ya que el organismo tiende al metabolismo anaeróbico cuando se prolonga un ejercicio. Para ello hay que mantener la relajación muscular a través de la concentración mental. Con esto, además, se consigue el máximo de RELAJACIÓN.

En relación al SAMKYA los 3 apartados que hay que seguir para practicar las ásanas son los siguientes:

  • INMOVILIDAD : tamas = inercia, abandono y pasividad
  • DURACIÓN: rajas = fuerza, energía y
  • RELAJACIÓN: sattvas = conciencia, atención mental, sabiduría.

   FACTOR PREVENTIVO DEL YOGA:

  • MASAJE: durante las asanas se mantiene una presión sobre vísceras, órganos, músculos y huesos. Esto vacía de sangre venosa estos elementos y permite que se llenen con mayor cantidad de sangre renovada.   Se estimula el sistema de drenaje eliminando toxinas.
  • ESTÍMULO DEL SISTEMA NERVIOSO VEGETATIVO PARASIMPÁTICO: Cuanto mayor es la inmovilidad y la relajación, más se estimula el sistema parasimpático y aumenta la secreción de acetilcolina (hormona neurotransmisora del sistema nervioso parasimpático).

Esto  tiene   efecto   sobre  todo  el   organismo.     Directo          sobre hipotálamo-hipófisis-suprarrenales.

Se activa la parte anterior del hipotálamo, regulando la secreción de la hipófisis y como consecuencia, regulando el resto de glándulas.

Todo esto provoca:

  • Nivel muscular – incremento del tono muscular (acetilcolina).
  • Nivel digestivo – aumento de la secreción de jugos y enzimas gástricos. Movilidad intestinal.
  • Nivel circulatorio – disminución de la frecuencia cardiaca
    • mejora la contractibilidad del corazón
    • disminuye la tensión arterial (por la relajación de la musculatura envolvente de las arteriolas)
    • mejora la circulación en general
  • Nivel respiratorio – mayor entrada de aire en pulmones (contracción bronquial)
  • Nivel urinario – mayor cantidad de líquido filtrado
  • Nivel nervioso periférico – placidez y relajación (dilatación de pupilas, aumento de salivación, descenso de temperatura)
  • SISTEMA OSTEOMUSCULAR:
    • Incremento de la irrigación sanguínea a los huesos. Favorece la mineralización ósea.
    • Mayor movilidad articular, evitando y mejorando la artritis.
    • Buen tono muscular.
    • Flexibilidad y elasticidad
  • SISTEMA CIRCULATORIO:
    • Mejora la función cardiaca y circulatoria en general.
    • A través de las presiones y movilizaciones de las ásanas se tonifica el músculo cardíaco.
    • Mejora el retorno de la sangre venosa (sobretodo ásanas invertidas)
  • SISTEMA RESPIRATORIO:
    • Mayor intercambio gaseoso pulmonar, oxigenando mejor el organismo.
  • SISTEMA DIGESTIVO:
      • Depura los órganos y vísceras abdominales, estimulados por la compresión mecánica sobre el abdomen.
      • Esto mejora el nivel de absorción y excreción.
  • SISTEMA URINARIO:
        • Mayor aflujo de sangre a los riñones, favoreciendo su función excretora.
        • MUY IMPORTANTE: con la práctica del yoga pueden aparecer proteínas en la orina (que normalmente son señal de enfermedad grave) pero que en este caso no reviste la menor importancia, y que se debe al incremento del flujo sanguíneo en el riñón.
  • SISTEMA NERVIOSO:
          • Debido al estiramiento de los nervios se revitalizan y mejoran en su composición (incluyendo la estructura de melina).
          • Afecta igualmente a las ramas motoras y sensitivas.

La práctica del HATHA-YOGA provoca una cierta dependencia ya que durante la práctica se produce un aumento de la producción de endorfinas.

CONTRAINDICACIONES:

Está contraindicado en cuadros de esquizofrenia, ya que el sujeto no tiene una vivencia exacta de su esquema corporal y pueden incrementarse las distorsiones, despersonalizándose de su cuerpo y personalizándose en alguna otra persona del grupo, alterando su identidad personal.

Técnicas Yóguicas de Hatha-Yoga

 El HATHA-YOGA ha elaborado durante milenios determinadas técnicas cuya finalidad más evidente era el desarrollo corporal del practicante, poniéndole en posesión de un estado de salud física y mental en el límite máximo de sus posibilidades. Esto posibilita el desarrollo de la CONSCIENCIA y así poder llegar al SAMADHI.

Las técnicas se dividen en varios grupos:

  • Calentamiento y fortalecimiento muscular y articular.
    • SURYA NAMASKAR
    • Fortalecimiento de tendones (YIT KAN KIN)
  • SATKARMAS (técnicas de higiene):
    • Dhauti: limpieza de estómago y lengua
    • Bhasti: limpieza de intestinos
    • Neti: Limpieza de fosas nasales
    • Nauli: higiene abdominal
    • Trataka: higiene ocular
    • Kapalabhati: higiene pulmonar
  • Técnicas de relajación yóguica
  • Mudras, bandas y mantras
  • Pranayama (técnicas respiratorias)
  • Asanas
  • Atención mental
    • Relajación mental
    • Visualización.
    • Armonización (toma de conciencia)
    • Meditación

SURYA NAMASKAR

Salutación al Sol

Vamos a describir un sistema empleado para mantenerse en forma desde hace milenios, donde se mueven todos los músculos y articulaciones del cuerpo, y donde además existe una atención mental que se encuentra fijada en la respiración.

Podemos decir que lo más importante para realizar bien estos ejercicios es llevar correctamente la respiración en cada uno de sus pasos, incluso más que intentar hacer los movimientos a la perfección. Si no acompasamos bien la respiración con el ejercicio, perderemos parte del valor que tiene como sistema de calentamiento.

Este sistema está basado en 12 movimientos, que describiremos a continuación, y que se repiten 12 veces, formando así una serie. Al principio podemos conformarnos con hacer una sola serie, pero posteriormente debemos intentar progresar en el número de series hasta llegar a realizar el calentamiento completo, que sería la realización de 12 series. Por supuesto, entre serie y serie nos detendremos un momento, normalizando la respiración, abriremos los brazos en cruz, cerraremos los ojos, e intentaremos pensar en una de las cualidades del Sol (calor, luz, etc.). Esto nos sirve para que en cada serie, el ejercicio nos aporte algo nuevo.

Descripción de los doce movimientos:

1.- Nos situamos de pie, con la espalda recta y las piernas bien estiradas y Las palmas de las manos unidas a la altura del pecho, como en actitud de rezar.  Desde aquí, elevamos las manos hacia arriba, por encima de la cabeza, siempre juntas, estirando los brazos al máximo. La espalda debe de estar bien estirada, pero debemos evitar arquearnos hacia atrás, y en caso de que se produzca este arqueo, que sea el menor posible. Durante este proceso tomaremos aire por la nariz.

2.- Desde la posición anterior, bajamos los brazos a lo largo del tronco, flexionándolo hacia delante hasta tocar con las palmas de las manos en el suelo, a ambos lados de los pies. La frente debe de intentar tocar las rodillas. Las piernas permanecen estiradas, sin flexionar las rodillas. Durante este movimiento exhalamos todo el aire. (Las personas que no lleguen a tocar el suelo deben flexionarse al máximo hacia delante sin doblar las rodillas, y cuando se vaya a realizar el siguiente paso apoyan las manos en el suelo, flexionando las rodillas ligeramente).

3.- Desde la posición final anterior, doblamos las rodillas llevando la pierna derecha hacia atrás lo más que podamos, apoyándola en el suelo sobre los dedos del pie. La pierna izquierda permanece con el pie en el mismo sitio de la postura anterior, pero con la rodilla flexionada, de forma que permita el máximo estiramiento de la pierna derecha (no debemos de levantar el talón izquierdo). La pierna derecha está estirada al máximo que podamos. La cabeza se encuentra mirando al frente. Durante este ejercicio tomamos aire.

4.- Mientras exhalamos, llevamos el pie izquierdo hacia atrás hasta unirlo con el derecho. Mantenemos el cuerpo lo más recto posible. Los brazos se encuentran estirados y paralelos a los hombros.

5.- Elevamos los glúteos hacia arriba mientras empujamos con los brazos hacia atrás, de forma que nuestros  brazos y piernas se encuentran totalmente estirados realizando una especie de triángulo, donde la zona más saliente son los glúteos. Durante este ejercicio hacemos una retención del aliento (sin aire, puesto que habíamos exhalado en el ejercicio anterior).

6.- Al tomar de nuevo aire, llevamos los glúteos hacia abajo, vamos flexionando los brazos hacia el frente, y vamos colocando en el suelo las rodillas un poco flexionadas, seguidamente tocamos con el pecho en el suelo, y finalmente estiramos los brazos, dejando las piernas y el bajo vientre apoyados en el suelo y el tórax erguido   hacia   arriba. La   cabeza   la llevamos hacia atrás lo máximo posible. En este ejercicio hemos terminado realizando una fuerte flexión hacia atrás de toda nuestra columna vertebral. (Debemos de tener mucho cuidado en no forzar demasiado y hacernos daño, causándonos cualquier tipo de lesión).

7.- Reteniendo el aire, llevamos de nuevo el tórax hacia el suelo, flexionando los brazos, para seguidamente estirarlos de nuevo llevándolos hacia atrás, mientras elevamos los glúteos hacia arriba, terminando como en el ejercicio 5.

8.- Al exhalar, bajamos los glúteos llevando los brazos a la altura de los hombros. Ejercicio 4.

9.- Al inhalar, llevamos el pie derecho a colocarlo junto a la mano derecha, entre ambas manos. La pierna izquierda permanece estirada. Es el mismo ejercicio, pero con la pierna contraria que el que habíamos descrito como el 3.

10.- Al exhalar, llevamos el pie izquierdo junto al derecho, estiramos ambas piernas y bajamos la cabeza a tocar con la frente las rodillas, quedándonos en la misma posición que en el ejercicio 2.

11.- Al inhalar, elevamos el tronco hacia arriba, en forma circular, como si estuviésemos desenrollando una alfombra, y cuando tenemos la espalda totalmente estirada, llevamos las manos hasta la altura del pecho, donde después de unir las palmas, elevamos los brazos bien estirados por encima de la cabeza, terminando como al final del ejercicio 1.

12.- Al exhalar, bajamos los brazos flexionándolos hasta colocar las manos unidas a la altura del pecho.

Muy a tener en cuenta sobre la descripción de estos doce ejercicios es que realmente sólo se trata de doce movimientos, que deben de encadenarse uno a continuación del otro, sin que haya pausa. Al principio podemos realizar la serie de una manera lenta, hasta que vayamos cogiendo el ritmo de los movimientos. Importante será en este caso que la respiración vaya siempre al ritmo del ejercicio, y que en ningún momento perdamos este ritmo, ya que entonces perderíamos la respiración, que terminaría haciéndonos un gran lío, ya que inhalaríamos cuando teníamos que exhalar y viceversa.

Este calentamiento se puede realizar, como habremos comprobado, en muy poco tiempo, y dependerá de nosotros el que sea más o menos duro como ejercicio gimnástico dependiendo del ritmo empleado en la ejecución de los movimientos, y de la pausa que nos tomemos entre cada  serie.  De  todas formas, nunca debemos de pasar de realizar 12 series.

BENEFICIOS:

  • Estira y revitaliza absolutamente todos los músculos del cuerpo, así como los nervios, tendones y articulaciones.
  • Dota a la columna vertebral de elasticidad y la mantiene joven, resistente y armónica.
  • Ejerce un saludable masaje sobre todas las zonas, órganos y vísceras del cuerpo, mejorando su funcionamiento general.
  • Al abastecer de sangre las distintas partes del cuerpo, perfecciona el sistema circulatorio.
  • Aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
  • Desarrolla el sentido del equilibrio.
  • Favorece extraordinariamente el aparato locomotor y previene contra distintos tipos de reuma y artritis.
  • Aumenta la capacidad de concentración.
  • Previene contra el estrés, la ansiedad y la depresión.
  • Proporciona al organismo un excelente tono vital.

Ejercicios de fortalecimiento de tendones:

. Inhalar por la nariz.

. Llenar bien los pulmones de aire mientras se comienza el ejercicio.

. Retener el aire mientras se tensa todo el cuerpo en la ejecución del ejercicio.

. Exhalar todo el aire al deshacer.

. Repetir entre 5 y 10 veces cada ejercicio.

EJERCICIO 1

EJERCICIO 2

EJERCICIO 3

EJERCICIO 4

EJERCICIO 5

EJERCICIO 6

EJERCICIO 7

EJERCICIO 8

EJERCICIO 9

EJERCICIO 10

EJERCICIO 11

EJERCICIO 12

Técnicas de relajación

 La relajación es una faceta fundamental para poder practicar Yoga.

Considerando que hay muchas personas que no saben relajarse conscientemente para poder realizar correctamente la sesión de Hatha Yoga, voy a proponer aquí un método básico para conseguirlo en poco tiempo, dedicándole sólo unos 10 minutos diarios.

Este método no debe de ser entendido como el único a realizar, y de hecho, si les es posible encontrar y practicar otros métodos háganlo hasta encontrar el que mejor les venga para conseguir relajarse plenamente. Ahora, eso sí, cualquier método que escojan debe de ser un método de relajación consciente, donde nosotros seamos los que controlemos el proceso, y no un método de relajación inducida, en el cual terminamos relajados pero no sabemos aprender el mecanismo para realizar voluntariamente tal relajación.

Comenzaremos describiendo el lugar donde se debe de realizar la relajación. Esta se debe de hacer en una superficie rígida, pero debemos evitar que sea excesivamente dura. Lo ideal sería realizarla tumbados en el suelo,  sobre una manta doblada o un aislante de los que se usan para las tiendas de campaña.

La iluminación debe de ser tenue (por lo menos al principio, hasta que consigamos dominar el método) y no debe de haber un exceso de ruido que nos impida concentrarnos en la tarea que vamos a realizar.

Debemos procurar que el breve espacio de tiempo que va a durar la relajación, unos 10 minutos, no seamos molestados por nadie, para que no se interrumpa, ya que el proceso no nos serviría de mucho en su fase de  aprendizaje si lo estamos interrumpiendo cada “dos por tres”.

Muy importante es que tomemos una actitud de escucha de nuestro propio cuerpo, y nos predispongamos a una relajación parecida a la que se lleva a cabo involuntariamente cuando vamos a dormir. Debemos de intentar mantenernos plenamente conscientes durante todo el proceso, aunque es muy normal que al principio nuestra mente se pierda en otros pensamientos, e incluso, si estamos cansados, nos quedemos durmiendo. Poco a poco iremos superando esta fase hasta llegar a dominar la relajación, y a partir de ese momento podremos estar realizando cualquier tipo de actividad de nuestra vida cotidiana sin tener en tensión nada más que los músculos estrictamente necesarios para realizar la acción a desempeñar, puesto que nuestro cuerpo responderá perfectamente a lo que le ordenemos, que en este caso será estar lo más relajado posible durante todo el día, evitando el 90 % de las causas de estrés.

Volviendo de nuevo al método que propongo, vamos a describir la postura en la que nos colocaremos.

Lo ideal es tumbarnos boca arriba, con los brazos ligeramente separados del cuerpo y las palmas de las manos hacia arriba. Las piernas se encuentran ligeramente entreabiertas. La columna vertebral debe de estar lo más apoyada  en el suelo que sea posible, pero sin que esté en una postura antinatural, es decir, haremos una serie de movimientos con el cuerpo hasta ajustar nuestra espalda a una postura en la que nos encontremos lo más cómodos que sea posible. La cabeza debe de estar lo más recta posible, evitando que caiga hacia un lado u otro, aunque sea ligeramente.

En esta posición mantendremos los ojos cerrados.

Para ayudarnos en nuestra relajación podemos poner una  música tranquila, con la que contactemos subconscientemente y nos ayude a relajar nuestra musculatura y nuestra mente. Debe de ser una música que no tenga estridencias, ya que esto nos afectaría negativamente en nuestra relajación.

Ahora vamos a pasar a describir un método simple y repetitivo que te servirá para relajarte, y que te recomiendo que al principio, graves en una cinta de cassette para que no tengas que estar pendiente de lo que tienes que hacer en cada momento, y simplemente vayas escuchándolo a modo de una relajación dirigida hasta aprender el método.

  • Colocados en la postura anteriormente indicada y con los ojos cerrados, tomamos aire, retenemos el aire durante tres segundos y lo expulsamos, de forma que a cada respiración vamos aflojando nuestro cuerpo. Repetimos esta operación tres veces.
  • Tomamos aire otra vez, de forma profunda, y al exhalar nos imaginamos una gran pizarra de color negro. En esta pizarra van a ir apareciendo las distintas partes de nuestro cuerpo.
  • Vemos, como en la pizarra aparecen nuestros pies, y observamos como se distienden los dedos de nuestros pies, los empeines, las plantas, los talones y los tobillos. Observamos como nuestros pies se han ido aflojando  poco a poco y ahora se encuentran totalmente relajados.
  • Seguidamente vemos como a continuación de nuestros pies aparecen el resto de nuestras piernas, e igualmente notamos como se van aflojando nuestras pantorrillas, rodillas y muslos. Sentimos que nuestras piernas se quedan totalmente flojas, sin fuerza, total y absolutamente distendidas.
  • Borramos las piernas de la pizarra, y en su lugar vemos como aparece nuestra columna vertebral. La observamos de abajo hacia arriba, vértebra a vértebra. Notamos como se separan ligeramente unas vértebras de otras debido a la relajación que vamos consiguiendo. Observamos que nuestra columna se encuentra totalmente distendida, muy relajada, sin ninguna tensión. Sentimos nuestra columna ligera.
  • Notamos, como en la pizarra aparecen, a ambos lados de la columna vertebral, y rodeándola, los grupos musculares de la espalda. Vemos toda nuestra espalda, pero observamos que esta musculatura se encuentra relajada, sin tensiones, y que a su vez, las pocas tensiones que le quedan se van evaporando. Sentimos una espalda aliviada, donde no quedan restos de  la tensión del día, de las malas posturas, de los esfuerzos. Nuestra espalda se encuentra totalmente recuperada, relajada al máximo.
  • Borramos la espalda de la pizarra, y en su lugar vemos como va a aparecer nuestro abdomen. Centramos nuestra atención, en principio, en la musculatura abdominal, y notamos como estos músculos están flojos. Sentimos como se elevan cuando tomamos aire y como bajan al exhalar. Nuestra musculatura abdominal se encuentra totalmente floja y relajada.
  • Profundizamos ahora en nuestro abdomen, observando los órganos internos, y vemos como se encuentran todos distendidos. Vemos lo relajados que están: nuestro estómago, nuestros intestinos, nuestro hígado, nuestro bazo, nuestro páncreas y nuestros riñones. Observamos que todos nuestros órganos internos se encuentran total y absolutamente relajados.
  • Borramos el abdomen de la pizarra, y en su lugar aparece nuestro tórax. Vemos, en primer lugar, los músculos pectorales, y notamos como se han aflojado durante el proceso de relajación. Sentimos su contacto con la camiseta, y como se ensanchan y se acortan cuando respiramos.
  • Profundizamos en nuestro tórax observando una masa esponjosa de color rosado. Son nuestros pulmones.  Vemos como se llenan y se vacían de  aire al respirar, pero lo hacen de una manera lenta, pausada, sin ningún tipo de tensión. Observamos como a su lado se encuentra nuestro corazón, y vemos su latido. Es un latido sano, vigoroso, pero a la vez relajado, sin tensiones, con un ritmo lento, sin precipitación.
  • Borramos el tórax de la pizarra, y en su lugar hacemos aparecer nuestra cabeza. Aquí observamos como sus distintas partes se encuentran totalmente relajadas. Así vemos que se han relajado: la barbilla, la mandíbula inferior, la mandíbula superior, los pómulos, la nariz, los párpados, los ojos, las cejas, la frente y finalmente todo el cuero cabelludo. Nuestra cabeza está totalmente relajada.
  • Hacemos desaparecer en este momento la pizarra de nuestra mente, y tomamos conciencia plena de nuestro cuerpo. Sentimos todo nuestro cuerpo, y notamos que está totalmente relajado. Observamos que se ha vuelto muy Parece que nos encontramos pegados al suelo, atraídos por la gran fuerza de la gravedad.
  • Vamos, entonces, a imaginarnos que nuestro cuerpo se vuelve ligero, ya que vamos a relajar ahora nuestra mente. Sentimos que nuestro  cuerpo se vuelve una pluma, y vamos a vernos flotando en el aire, mecidos por el viento. En este estado, nos vamos a imaginar nuestro lugar ideal de descanso. Un lugar que puede ser el campo, la playa, un rincón paradisíaco o cualquier lugar imaginario, pero donde sólo vamos a estar nosotros. Permaneceremos, ahora, en silencio, durante unos minutos intentando absorber todo la energía positiva y el bienestar que hay en este lugar ideal de descanso.
  • Tras varios minutos, volveremos a tomar conciencia de nuestro cuerpo, y pasaremos a la segunda fase de la relajación, que es la Energetización. Para ello, nos vamos a imaginar un gran aro de energía blacoazulada que se sitúa a nuestros pies, y que va a ir recorriendo todo nuestro cuerpo hasta salir por nuestra cabeza. A medida que el aro va recorriendo las partes del cuerpo, en el mismo orden que las fuimos relajando, vamos a ir notando, como dichas partes se llenan de energía.
  • Para salir finalmente de la relajación e incorporarnos de nuevo a nuestro entorno totalmente recuperados, lo haremos contando desde el 1 hasta el 5, lentamente. Cuando lleguemos al 3 recordaremos que nos encontramos con un perfecto estado de salud, y que han desaparecido de nosotros cualquier tipo de dolor o molestia.
  • Después de la cuenta de cinco, movilizamos los dedos de los pies, los dedos de las manos, giramos la cabeza a un lado y a otro, y abrimos lentamente los ojos.
  • Seguidamente nos estiramos, como si acabáramos de despertarnos, para redistribuir bien la energía del cuerpo, y ya podemos continuar con nuestras faenas cotidianas.

Como podéis ver, es un tipo de relajación muy simple, que se puede tomar, en un principio como una relajación dirigida, hasta que aprendamos, y posteriormente, veremos como se van relajando los músculos con sólo poner la atención mental en ellos.

Si se va a grabar en una cinta, debemos de hacer pausas a la hora de ir dictando los diferentes paso a realizar, de forma, que podamos ir tomando conciencia de lo que estamos haciendo.

Otra cuestión importante a la hora de relajarse es que debemos de comenzar la relajación de abajo hacia arriba, es decir, comenzando por las piernas, ya que los grupos musculares son mayores y cuesta menos trabajo relajarlos, con lo cual vamos creando el hábito de la relajación muscular para cuando llegamos a la cabeza, plagada de pequeños músculos.

PRANAYAMA.

Introducción a las técnicas respiratorias

El PRANAYAMA pretende el control de las energías sutiles a través del control respiratorio.

La amplitud de la respiración nos da idea del estado anímico de la persona.

El PRANAYAMA potencia la dilatación de la caja torácica y como consecuencia, Un incremento de la oxigenación del organismo.

Esto provoca un retraso en el envejecimiento orgánico, ya que evita que se produzca un exceso de radicales libres, producto del metabolismo celular anaeróbico.

Los radicales libres son los desechos producidos en el interior de la célula como consecuencia del metabolismo celular de la glucosa. La acumulación de estos radicales libres en los tejidos (acidosis tisular) es la “oxidación”.

Si hay más cantidad de oxigeno la oxidación por radicales libres es menor. Para combatir la oxidación, la medicina usa vitamina C (vitamina E en la natural), pero el YOGA utiliza una mayor oxigenación del cuerpo.

A nivel energético, la combinación de ASANAS y PRANAYAMA, permiten la “dilatación” de los nadis, lo que ocasiona que fluya más cantidad de energía por nuestro organismo, tanto físico como energético.

En cierto modo, las ASANAS permiten limpiar y depurar los nadis, junto a otras técnicas, y el PRANAYAMA los llena de energía.

Los órganos de absorción del PRANA son:

  • Terminaciones nerviosas nasales
  • Alvéolos
  • Lengua
  • Piel

Si observamos, donde más cantidad de prana se absorbe es a través de la respiración, donde es fundamental la nariz y los alvéolos pulmonares.

El PRANA se controla con el pensamiento.

   BENEFICIOS GENERALES DEL PRANAYAMA:

Fundamentos físicos:

  • Dilatación máxima de la caja torácica.
  • Retención con pulmón lleno, aumentando la presión e intercambio de gases.
  • Vaciado completo de los pulmones.

La dilatación máxima de la caja torácica incrementa la cantidad máxima de aire introducida en el pulmón, favorece la dilatación de los pulmones y los alvéolos, aumentando la superficie de contacto del aire con la sangre, y favoreciendo así la homeostasis.

La retención del aire con los pulmones llenos supone un mayor intercambio gaseoso, permitiendo oxigenar más la sangre y eliminar más toxinas.

Para aumentar este efecto se utilizan BANDHAS, que incrementan la presión en los pulmones. A nivel energético, los BANDHAS tienen la misión de sellar las fugas de PRANA.

El vaciado total del aire de los pulmones ocasiona que se incremente la cantidad de aire “purificado” en la próxima inspiración.

Con el PRANAYAMA se reduce la frecuencia respiratoria, que se encuentra en una media de 12 por minuto, consiguiendo los siguientes efectos:

  • Acidosis respiratoria (aumento CO2 en sangre) que provoca sedación neuromuscular, con sensación de placidez y bienestar físico.
  • Incremento de la oxigenación sanguínea, con lo que se disminuye la “oxidación” celular.
  • Profundo masaje sobre órganos y vísceras, sobretodo, cuando se acompaña de BANDHAS.

Esto es especialmente importante a nivel cardiaco, ya que tonifica el corazón, mejorando pequeñas insuficiencias cardiacas. Junto a las ASANAS mejora la circulación sanguínea general, ya que no sólo se tonifica el corazón como músculo, sino que se permite que se bombee mayor cantidad de sangre en cada latido.

Es especialmente beneficioso en muchas enfermedades pulmonares. Estas suelen ser de 2 tipos: RESTRICTIVAS (disminuyen la capacidad respiratoria) de las cuales la más grave suele ser el enfisema pulmonar (crónica e irreversible), y OBSTRUCTIVAS (disminuyen la capacidad total respiratoria) como el ASMA.

En las enfermedades RESTRICTIVAS se utiliza una práctica de respiraciones rítmicas con retenciones con y sin aire, para aumentar el intercambio gaseoso.

En las OBSTRUCTIVAS se emplean las que retiene con pulmón lleno, para aumentar la cantidad de aire inspirado y la presión intrapulmonar.

No  se  debe  realizar  ningún  esfuerzo  durante   la  práctica. Si hay ansiedad debe suspenderse.

Bandhas aplicados a las técnicas respiratorias

Técnicas de aprovechamiento energético y de control neuromuscular

 Existen buen número de estas técnicas tendentes a influir benéficamente sobre el organismo, sus funciones generales y sus energías. Describimos las más importantes.

Maha-mudra (el gran control)

Técnica

Siéntese en el suelo con las piernas juntas y estiradas. Flexione la pierna izquierda y comprima el ano con el talón.

Seguidamente, a la vez que expulsa todo el aire de los pulmones, inclínese hacia delante hasta que la frente descanse sobre la rodilla. Con ambas manos debe agarrar los dedos del pie derecho.

Una vez la cabeza repose sobre la rodilla, inhale, efectúe la retención del aire aplicando la «llave del mentón» (que se explica a continuación) y regrese a la posición inicial.

La mente se mantiene concentrada en la base de la espina dorsal y la mirada se dirige al entrecejo.

La retención del aire se prolonga hasta donde se pueda, pero evitando cualquier esfuerzo excesivo.

Durante la ejecución de esta técnica, también puede aplicarse, cuando se está reteniendo el aire, la técnica denominada «control anal», que explicamos en este apartado. En ese caso, durante la retención del aire, acoplada entre la inhalación y la exhalación, se ejecutan simultáneamente la «llave del mentón» (jalandhara-bandha) y el «control anal» (mula banda) (Fig. 1).

Fig. 1.

Esta técnica puede ser practicada media docena de veces sobre cada pierna.

Beneficios

. Purifica todos los canales energéticos.

. Mejora el funcionamiento de los órganos abdominales.

. Permite un considerable control sobre la musculatura abdominal.

. Facilita la introversión y serena la actividad mental.

. Controla la energía en los niveles físico, energético y psicomental.

Jalandhara bandha (la llave del mentón)

Técnica

Presione firmemente el mentón contra la hendidura yugular o la raíz del tórax, con lo que se provoca un cierre parcial de la glotis.

La «llave del mentón» juega un papel destacado en la práctica de las técnicas avanzadas de control respiratorio. Con la columna vertebral totalmente erguida, durante la retención del aire, se inclina la cabeza y se presiona firmemente la barbilla contra el pecho, generándose así una «llave» que controla estrechamente el aire, como -poniendo un ejemplo intencionadamente muy burdo- un grifo que se puede cerrar para controlar el agua.

Algunos de los ejercicios de control respiratorio pueden complementarse con la ejecución de esta técnica durante la retención del aire, tales como: la respiración solar y la respiración alternada.

Beneficios

. Previene determinadas dolencias de la garganta.

. Mejora el funcionamiento de la glándula tiroides.

. Influye beneficiosamente sobre el plexo laríngeo.

. Fortalece las vértebras cervicales.

. Tonifica los músculos y nervios del cuello.

. Facilita la introversión mental.

. Intensifica el control sobre el aliento.

Mula banda (control anal) Técnica

 Esta técnica de control neuromuscular puede llevarse a cabo en una postura de meditación o simplemente sentado, o incluso de pie cuando se tiene la práctica suficiente.

Se puede aplicar durante la retención del aire, como técnica complementaria del ejercicio de control respiratorio o bien con los pulmones vacíos de aire y acompañada entonces de cierto control abdominal.

La técnica es siempre la misma y consiste en contraer muy vigorosamente los esfínteres anales. La contracción debe ser muy intensa, para actuar no sólo sobre el esfínter exterior sino también sobre el más interior.

Si esta «llave» para el control de los esfínteres anales se hace independiente de la respiración, se procede de la siguiente manera: Se contrae el ano vigorosamente unos segundos y se relaja; se vuelve a contraer y se relaja, y así sucesivamente se repite una veintena de veces o más la contracción vigorosa y la relajación, alternándose. La respiración se deja que curse espontáneamente.

Si la técnica se quiere aplicar con control abdominal, se procede del siguiente modo: Tras exhalar totalmente el aire de los pulmones, se contraen vigorosamente los esfínteres anales, a la vez que el vientre se pliega hacia dentro (la técnica denominada uddiyana bandha o «control abdominal», que explicamos en este apartado). De este modo se combinan simultáneamente el «control anal» con el «control abdominal», durante el tiempo que pueda mantenerse la retención del aire a pulmón vacío.

Se puede repetir el ejercicio un buen número de veces, sin forzar.

Si la técnica se aplica a la retención a pulmón lleno durante la ejecución de las técnicas de control respiratorio, se procede de la siguiente forma: Después de inhalar, durante la retención del aliento, se contraen los esfínteres anales, y se relajan durante la inhalación y la exhalación. O sea, se aplica la técnica sólo durante la retención a pulmón lleno de aire.

Cuando el practicante quiere acompañar los ejercicios respiratorios (pranayama) con las técnicas de «la llave del mentón» y el «control anal», aplica estas técnicas durante la retención del aliento a pulmón lleno. Los yoguis bien entrenados acompañan siempre la ejecución de muchos ejercicios de control respiratorio con la práctica simultánea de «la llave del mentón» y el «control anal» durante la retención del aire. De ese modo el aire se controla perfectamente    y    la    energía    queda    intencionadamente    almacenada    y «comprimida» durante la retención del aliento, lo que permite un estrecho control  no  sólo  neuromuscular,  sino  sobre  las  energías  o  fuerzas  vitales.

Beneficios

. Rige las distintas energías y elementos del organismo.

. Facilita el control sexual.

. Colabora en la transmutación de la energía sexual en psicomental.

. Previene las hemorroides.

. Combate la constipación y facilita la evacuación.

. Favorece el colon.

. Ayuda a controlar el epidídimo.

Uddiyana-bandha (control abdominal)

Técnica

 Existen dos modos de ejecutar el uddiyana-bandha, que es una eficaz técnica para el estrechísimo control de la musculatura abdominal.

Es preferible ejercitarse un tiempo en la técnica que denominamos estática, antes de proceder a ejecutar la dinámica.

Método estático: de pie, separe ligeramente las piernas y flexiónelas hasta que pueda apoyar las manos en los muslos, cerca de las rodillas. El cuerpo debe permanecer en una posición de semicuclillas, con la columna vertebral curvada. La cabeza puede mantenerla recta o inclinada sobre el pecho. Inspire profundamente, exhale a continuación todo el aire de los pulmones y después, presionando firmemente las manos sobre los muslos, lleve el vientre hacia dentro tanto como pueda. Mantenga la contracción abdominal hasta que experimente la necesidad de respirar. Cuando así sea, relaje los músculos abdominales, yérgase y realice unas cuantas respiraciones ordinarias. Descanse el tiempo que requiera y repita el ejercicio.

Las primeras sesiones de práctica pueden incluir seis o siete contracciones, que gradualmente pueden aumentarse hasta veinte. La  contracción dura justo el tiempo que uno puede retener el aliento a pulmón vacío. Cuando mejor se va ejecutando la técnica, más va provocando una marcada depresión abdominal.

Cuando el ejercicio se domina, también se puede hacer sentado en una postura de meditación (Fig. 2).

Método dinámico: colóquese de pie, separe ligeramente las piernas y flexiónelas lo necesario para que pueda apoyar las manos firmemente sobre los muslos, cerca de las rodillas. Inspire profundamente, exhale en su totalidad, presione con firmeza las manos sobre los muslos e impulse con fuerza los órganos abdominales hacia dentro y hacia arriba, llevando el ombligo tan cerca como pueda de la columna vertebral. A continuación, relaje de golpe la musculatura abdominal y vuelva a contraer para volver a relajar, y así sucesivamente contrayendo y relajando mientras pueda mantener la retención  del aire a pulmón vacío. Se ejecutan, pues, diversas contracciones-relajaciones  de las paredes abdominales, hasta que se tiene necesidad de respirar, en cuyo momento uno se yergue y descansa unos instantes, para luego repetir el ejercicio. Con la práctica necesaria, cada vez se hará un mayor número de contracciones- relajaciones durante la retención del aire a pulmón vacío, pues se adquirirá pericia en este sentido.

El practicante puede comenzar efectuando cinco o seis ciclos e ir aumentando paulatinamente su número en sucesivas sesiones.

Para llevar a cabo esta técnica hay que estar con el estómago totalmente vacío; no deben realizar el ejercicio las personas que padezcan hernia de hiato, úlcera o trastornos cardiacos. Las mujeres no deben hacer este ejercicio ni durante el embarazo ni durante el periodo menstrual.

Beneficios

. Proporciona un gran control, muy saludable, de la musculatura abdominal.

. Aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.

. Ejerce un profundo y benéfico masaje sobre todas las vísceras abdominales y mejora su funcionamiento.

. Tonifica los nervios epigástricos.

. Combate la adiposidad del abdomen.

. Facilita la digestión.

. Favorece la actividad ovárica en las mujeres, y en los hombres, la próstata.

. Previene la constipación, la dispepsia y determinados desórdenes de los órganos de la cavidad abdominal.

Mahabandha (los tres controles) Técnica

 Siéntese en el suelo con las piernas juntas y estiradas. Flexione la pierna izquierda y lleve el talón contra el ano, presionándolo con firmeza. Doble la pierna derecha y sitúe el pie derecho sobre el muslo izquierdo.

A continuación, tras exhalar todo el aire, efectúe simultáneamente las tres técnicas siguientes: «control anal», «control abdominal» y «llave del mentón».

Mantenga estas técnicas simultáneamente aplicadas mientras le sea posible retener el aliento a pulmón vacío. Cuando necesite respirar, hágalo, y luego aplique de nuevo el ejercicio, que puede repetir una decena o más de veces, pero evitando cualquier esfuerzo excesivo.

Esta técnica puede aplicarse si se desea asociada a la respiración, poniéndose en marcha unos instantes tras la exhalación.

Beneficios

. Tiende a reunificar las energías ya armonizarlas y canalizarlas saludablemente.

. Reporta los beneficios propios de cada una de las técnicas que se aplican.

. Desarrolla la conciencia y potencia todas las facultades mentales.

. Purifica los intestinos.

. Combate la pereza intestinal y facilita la evacuación.

. Favorece el sistema simpático.

. Previene los trastornos del recto, de la próstata y las hemorroides.

Técnicas de Pranayama

 Antes de pasar a describir las técnicas básicas empleadas en YOGATERAPIA, ya que en HATHA-YOGA existen muchas más, debemos comentar que lo más importante es la toma de conciencia sobre la respiración, lo que posibilita que se transforme en un acto consciente y controlado, en lugar de inconsciente.

Este control nos permitirá conseguir estados de mayor serenidad y paz interior, por lo cual están indicadas para todo el mundo, pero en especial para las personas con problemas de ansiedad, angustia, stress, etc.

   PRINCIPIOS GENERALES:

  • Se respira por la nariz (excepto casos concretos).
  • La inspiración y expiración deben ser el máximo posible.
  • La inspiración y expiración serán lo más lentas posibles.
  • La mente se mantendrá atenta al proceso respiratorio.

   TIPOS DE RESPIRACIÓN:

  • Abdominal.
  • Media, intercostal o torácica.
  • Alta o clavicular.
  • Respiración completa.

   BANDHAS:

  • Mula
  • Uddijana
  • Jalandhara

POSICIONES:

Las propias de meditación, con la columna bien erguida.

Técnicas:

  • Recarga pránica (a esta técnica se le denomina pranayama).
  • Samavritti
  • Kapalabhati
  • Bhastrika
  • Ujjayi
  • Nadi Sodana
  • Surya Bedana
  • Sitali

Técnicas básicas de Pranayama

 1.- Recarga Pránica: (se conoce con el nombre de pranayama). Consta de 3 tiempos iguales.

  • EJECUCIÓN:
      • Inhalar aire pensando en retener PRANA en las fosas nasales.
      • Retener el aire con MULA y JALANDHARA BANDHA, llevando la atención a sellar esa energía en el abdomen.
      • Exhalar distribuyendo el PRANA por todo el cuerpo o al órgano que lo necesite.
  • CONTRAINDICACIONES:
    • Ninguna. No se puede granizar en exceso el cuerpo o un órgano.
  • EFECTOS:
    • Gran relajación mental.
    • Energetización del cuerpo o parte del cuerpo.
    • Revitalización física.
  • OBSERVACIONES:
    • Se puede realizar en SAVASANA.

2.- Samavritti: Pranayama Rítmico Cuadrado.

      • EJECUCIÓN:
        • Puraka
        • Kumbhaka
        • Rechaka
        • Kumbhaka
        • Las 4 tendrán la misma duración.
        • Es preferible pronunciar OM mentalmente para cada tiempo, y así se centra mejor la mente.
        • En las retenciones se usa ASVINI MUDRA (contracción y relajación ritmada del ano = 3 seg. Relaja – 3 seg. Contrae)

También se puede utilizar:

    • PURAKA: esfínter relajado
    • KUMBHAKA: esfínter dilatado
    • RECHAKA: esfínter relajado
    • KUMBHAKA: esfínter contraído.
      • Concentración:
    • PURAKA: OM y PRANA en la
    • KUMBHAKA: OM y ASVINI
    • RECHAKA: OM y salida de aire por la nariz.
    • Kumbhaka: OM y ASVINI
  • BENEFICIOS:
    • Gran intercambio gaseoso.
    • Concentración profunda.
    • Vitalización de todo el organismo.
    • Redistribuye el PRANA.
    • Estimula Muladhara (ASVINI MUDRA) y recarga el resto de CHAKRAS.

3.- Kapalabhati: Limpieza del cráneo.

    • EJECUCIÓN:
      • Llenar el tórax e inmovilizarlo.
      • Utilizar la musculatura abdominal (de forma brusca) para tomar y exhalar aire enérgicamente (entre 30 y 120 expulsiones por minuto)
      • Exhalar.
  • ENTRENAMIENTO:
    • Comenzar por 10 expulsiones.
    • Descansar 30 segundos entre expulsiones.
    • Comenzar por 3 series.
    • Terminar por alcanzar las 120 expulsiones en 1 minuto y relajar otro minuto.
  • CONTRAINDICACIONES:
    • Las personas con problemas cardiacos necesitan adaptación mediante el control de la cintura abdominal.
  • BENEFICIOS:
    • Expulsión del aire residual (mayor que respiración completa).
    • Expulsión masiva CO2, cuya proporción en sangre baja rápidamente. Si se realiza el ejercicio de 2 a 3 minutos limpia todo el organismo. La baja pasajera de CO2 (la sangre se recupera muy rápido en el nivel de CO2) provoca que las células puedan liberar más CO2 a la sangre.
    • La sangre se satura de O2. Esto produce un aumento de la actividad celular, muy importante para la vida sedentaria que llevamos.
    • El diafragma desempeña la función de corazón venoso. Toda la sangre es devuelta al ciclo y reoxigenada. Mejora la circulación.
    • Practicado en LOTO y durante varios minutos produce una intensa actividad pránica (sólo bajo vigilancia del Gurú).
    • Purifica y mantiene flexibles los pulmones.
    •  Aumenta el intercambio gaseoso.
    • Da movilidad y flexibilidad al diafragma (a través de los músculos abdominales, que presionan el diafragma).
    • Control de los músculos abdominales que ganan fuerza y flexibilidad. Tiende a eliminar los depósitos de grasa abdominal.
    • Los órganos y vísceras abdominales se tonifican por el masajeo. Se activa la digestión (evita la pesadez después de las comidas). Activa el peristaltismo intestinal y combate el estreñimiento.
    • La hiperoxigenación y el descenso de CO2 relaja el sistema respiratorio y como consecuencia el sistema neurovegetativo (es el mejor tónico para este sistema).
    • Favorece el aparato respiratorio en general y fortalece excepcionalmente los pulmones.
    • Equilibra el metabolismo.
    • Ayuda a combatir el frío y aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
    • Previene el envejecimiento prematuro del cerebro y lo mantiene joven.
    • Previene las afecciones pulmonares y el asma.
    • Aumenta la concentración mental y también el rendimiento cerebral.
  • EFECTOS SOBRE EL CEREBRO:
    • Como sabemos, la respiración modifica el volumen del cerebro, al inhalar disminuye y al exhalar aumente, proporcionalmente al movimiento respiratorio.
    • El cerebro es el mayor consumidor de oxígeno del cuerpo y con la respiración completa se aumenta la amplitud de cambio de volumen y favorece así la irrigación del Kapalabhati acelera esto mucho más produciendo un efecto de masaje en el cerebro y una acción de bombeo sobre la circulación.
    • Las glándulas endocrinas del cerebro (hipófisis y epífisis) son irrigadas y vivificadas por el gran torrente sanguíneo.
    • Todo esto provoca un lavado del cerebro, eliminando de él las toxinas.
    • El masaje que se produce en el cerebro se extiende a todo el sistema nervioso, y la modificación del volumen del cerebro actúa sobre la circulación del líquido céfalo-raquídeo.
    • Con la práctica regular se aumenta la capacidad de concentración y memoria, estimulando el resto de capacidades intelectuales.

4.- Bhastrika: el fuelle.

    • EJECUCIÓN:
      • Sólo se puede realizar en Siddhasana o Loto puede tolerar al principio Vajrasana.
      • A partir de la postura escogida, manteniendo la columna vertebral derecha e inmóvil durante todo el ejercicio, efectuar respiraciones con control de la cintura abdominal lo más completas que se pueda, acentuar luego la espiración mediante contracción de la cintura y acelerar el ritmo sin reducir la amplitud. La aceleración deber ser muy progresiva para no sacrificar la amplitud de la respiración en pro de la velocidad (que no sobrepasará jamás las 60 respiraciones por minuto)
      • Durante Bhastrika, el pequeño bloqueo de la glotis (Ujjayi) produce un ruido característico.
      • Es necesario que las fosas nasales estén bien limpias.
      • Después de un minuto se retiene el aliento con los tres Bandas.
      • La retención del aliento estará precedida de una inspiración lo más profunda posible.
      • Al término de la retención, aspirar un poco de aire y espirar lentamente y a fondo (si es posible por la fosa derecha).
  • PRECAUCIONES:
    • Bhastrika debe practicarse con cuidado hasta que se domine, ya que puede tener efectos negativos sobre el corazón, aunque estos desaparecen justo al dejar de practicar.
    • Se debe practicar siempre con tranquilidad, evitando que el objetivo sea la rapidez, ya que esta se conseguirá con el tiempo.
    • Se debe realizar siempre Jalandhara Bandha para garantizar la seguridad del corazón.
  • BENEFICIOS:
    • Al ser un ejercicio de hiperventilación la sangre se satura de oxígeno y disminuye el CO2. Esto acelera la respiración celular, produciendo la revitalización del organismo.
    • Con la retención del aliento con los pulmones llenos, se restablecen los niveles de CO2 en sangre.
    • Desde el punto de vista pránico es fundamental, ya que la aceleración de la sangre en el cerebro actúa sobre los centros resonadores de Agna y Sahasrara, y con la retención de aires, los centros resonadores de los chakras inferiores.
    • Guía las energías pránicas a través de Sushumna.
    • Constituye uno de los ejercicios preparatorios para el Pratyahara.
    • En términos generales, elimina toda enfermedad.
    • Purifica los senos frontales.
    • Equilibra perfectamente los principios vitales.
    • Regula la función linfática.
    • Previene los catarros y los trastornos respiratorios.
    • Fortalece el corazón y los pulmones.
    • Aumenta la capacidad de resistencia psicosomática.
    • Favorece el control sobre los pensamientos y emociones.
    • Despeja de impurezas los conductos energéticos.

5.- Ujjayi: Respiración victoriosa.

    • EJECUCIÓN:
      • Adoptada la postura de meditación y con el tronco muy erguido, incline la cabeza hacia delante y presione la barbilla contra la raíz del tórax.
      • Inhale de manera pausada por las dos fosas nasales hasta llenar de aire por completo los pulmones, a la vez que va contrayendo consistentemente las paredes del abdomen.
      • Retenga el aire hasta llegar a su límite, pero evitando forzar en exceso. Cierre la fosa nasal derecha con el pulgar de la mano derecha y exhale el aire por la fosa nasal izquierda aproximadamente en el doble de tiempo que lo inhaló.
      • La barbilla firmemente apoyada contra el pecho (llave del mentón) cierra parcialmente la glotis y sirve para controlar muy estrechamente el aire. El control de la cintura abdominal es muy importante y opera con mayor intensidad durante la inhalación.
      • Puede ejecutar este ejercicio de cinco minutos en adelante, aumentando el tiempo muy gradualmente y sin forzar. Descanse cuanto sea necesario. No le extrañe que se produzca una profusa transpiración. Hasta dominar bien la técnica, puede abstenerse de ejecutar la retención, e incorporarla cuando aquélla se haya perfeccionado.
  • BENEFICIOS:
    • Mejora el funcionamiento glandular en general.
    • Equilibra el funcionamiento de la glándula tiroides.
    • Elimina las flemas.
    • Estimula el sistema nervioso y previene la psicastenia y la depresión.
    • Ejerce un poderoso masaje cardíaco.
    • Aumenta la capacidad de los pulmones y los purifica, y aumenta también su resistencia.
    • Seda las emociones y pacifica la mente.
    • Incrementa los caudales de energía.
    • Procura vitalidad.
    • Purifica el cerebro.

6.- Nadi Sodana: purificación de los Nadis

    • EJECUCIÓN:
      • Adoptada la postura de meditación y con el tronco muy erguido.
      • Para llevar a cabo esta técnica respiratoria se servirá de los dedos pulgar, anular y meñique de la mano derecha, y doblará sobre la palma de la mano los dedos índice y medio. Utilice el dedo pulgar para cerrar la fosa nasal derecha y el meñique y el anular para cerrar la fosa nasal izquierda.
      • Cierre la fosa nasal derecha e inhale lentamente por la fosa nasal izquierda, hasta llenar de aire el tórax por completo, con ligero control abdominal, es decir, manteniendo levemente contraídas las paredes abdominales.
      • Cierre la fosa nasal izquierda y exhale lentamente por la fosa nasal derecha, en el doble de tiempo aproximadamente que invirtió para la inhalación; o sea, que la exhalación dure el doble de tiempo que la inhalación.
      • Cierre la fosa nasal izquierda e inhale por la fosa nasal derecha. Cierre la fosa nasal derecha y exhale por la fosa nasal izquierda en el doble de tiempo que inhaló.
      • Aquí concluye un ciclo. Para evitar equivocarse, tenga siempre presente que se exhala el aire por la fosa opuesta a la que se tomó y, sin embargo, se inhala siempre por la que se exhaló. Cuando haya conseguido la suficiente práctica, introduzca el tiempo de retención a pulmón lleno y vacío, evitando cualquier esfuerzo y adaptando la retención a su capacidad pulmonar.
  • BENEFICIOS:
    • Equilibra todas las energías del organismo.
    • Estabiliza la acción   cardiaca  y   favorece   todo  el sistema respiratorio.
    • Previene contra el estrés, la psicastenia y la ansiedad.
    • Aumenta la capacidad de concentración.
    • Previene contra la sinusitis, la rinitis y los catarros crónicos.
    • Seda el sistema nervioso.
    • Equilibra los principios vitales.
    • Despeja de impurezas los conductos energéticos.

7.- Surya Bedana: Penetrar el Sol.

    • EJECUCIÓN:
      • Adoptada la postura de meditación y con el tronco muy erguido. La barbilla baja.
      • Clausurando la fosa nasal izquierda, inspire tanto como pueda por la fosa nasal derecha hasta llenar por completo de aire los pulmones, a la vez que realiza una leve contracción abdominal.
      • Después de retener el aire a pulmón lleno de acuerdo con su capacidad, exhale por la fosa nasal izquierda, clausurando la derecha, en el doble de tiempo que inhaló. Durante la retención es preferible clausurar ambas fosas.
      • Vuelva a retener sin aire, y habremos terminado un ciclo.
  • BENEFICIOS:
    • Purifica los senos frontales.
    • Vigoriza los tejidos pulmonares.
    • Aumenta la energía de todo el organismo.
    • Aumenta la vitalidad psicosomática.
    • Combate la hipotensión.
    • Previene la depresión.
    • Regula las funciones psicosomáticas
    • Favorece la concentración.

8.- Sitali: Respiración refrescante.

    • EJECUCIÓN:
      • Adoptada la postura de meditación y con el tronco muy erguido.
      • Proyecte ligeramente la lengua más allá de los labios en forma de tubo.
      • Inspire con lentitud por la boca hasta llenar por completo los pulmones.
      • Efectúe la retención del aire hasta donde pueda sin forzar, con ligero control abdominal.
      • Exhale el aire por la nariz, utilizando para ello el doble de tiempo que necesitó para inspirar.
  • BENEFICIOS:
    • Refresca el organismo.
    • Ayuda a combatir el hambre.
    • Favorece los oídos y ojos.
    • Facilita la quietud mental.
    • Previene algunos trastornos hepáticos y de exceso de bilis.

Asanas

Las asanas son determinadas posturas que el cuerpo adopta para ejercer una beneficiosa influencia sobre todos sus órganos y glándulas, sobre el sistema neuromuscular, sobre funciones muy diversas y sobre las energías, y armonizan también la función mental.

Las asanas, o esquemas corporales, también benefician todos los sistemas del cuerpo: el circulatorio, el respiratorio, el digestivo, el endocrino y el nervioso, y por supuesto, el músculo esquelético.

Si existen numerosas posiciones es para alcanzar a todo el cuerpo y sus funciones, sin que ninguna zona pase desapercibida o ningún órgano inadvertido. Se favorece la integración cuerpo-mente, se seda el sistema nervioso y se pacifican las emociones. Abastecen de sangre todas las zonas del cuerpo, favorecen los tejidos, mejoran el funcionamiento cerebral, dotan de flexibilidad a la espina dorsal, los tendones y articulaciones, los músculos y nervios.

Eliminan crispaciones y contracturas e inducen a una relajación más profunda y reparadora y, por tanto, más benéfica.

Previenen contra trastornos somáticos y psicosomáticos y colaboran en la resolución de desórdenes emocionales o psíquicos.

Estas posiciones de yoga hacen que el cuerpo asuma posturas que de otro modo jamás adoptaría y así acceden a todo el organismo e influyen en él de forma beneficiosa. Asimismo, las ásanas regulan la acción cardiaca y la tensión arterial, favorecen excepcionalmente todo el sistema locomotor y revitalizan el organismo. Previenen el envejecimiento prematuro y mantienen el cuerpo flexible y resistente.

Existen numerosas posturas, desde las más sencillas a otras más complicadas o difíciles. Una treintena de ellas son las más básicas y beneficiosas, y a las que por ello se debe dar prioridad.

La mayoría de las posturas básicas pueden ser practicadas por todas las personas, pues cada practicante conduce la postura hasta su límite razonable y con ello ésta ya desencadena todos sus beneficios.

En la ejecución de las posturas del yoga hay que observar, preferiblemente, los siguientes requisitos:

  • Se hace y deshace la postura con lentitud, conscientemente, evitando movimientos precipitados o bruscos.
  • Se ejecuta la postura hasta el límite razonable y se mantiene el tiempo indicado, pues todas las posturas son estáticas mientras se mantienen.
  • Si es posible, se efectúan respiraciones pausadas y por la nariz, sin otro tipo de restricción respiratoria.
  • A la acción física debe siempre acompañarle la mental, o sea, que hay que permanecer muy atento durante la práctica, evitando en lo posible divagaciones mentales. La mente puede situarse en la zona que se indica como soporte para la concentración, o en la postura misma o en las sensaciones (estiramientos, presiones y otras) que se presentan durante la realización de la posición. De este modo la postura no sólo tiene implicaciones fisiológicas y energéticas, sino también mentales.
  • Todos los esfuerzos deben ser bien medidos, paulatinos y jamás excesivos. El secreto del éxito no está en la urgencia ni en querer ir demasiado rápido, sino en la constancia al practicar.

Todas las posturas actúan de forma beneficiosa sobre el organismo. Para ello se sirven de estiramientos sostenidos y de presiones o masajes.

Lo que define a las posturas del yoga es que éstas deben mantenerse durante cierto tiempo; con la práctica, el yogui va alargando, gradualmente, los tiempos de mantenimiento, y posturas que comenzaron, por ejemplo, manteniéndose treinta segundos, con perseverancia, pueden mantenerse durante dos o tres minutos.

El genuino yoga psicofísico es el que utiliza las posiciones físicas de forma estática, o sea, no tiene carácter dinámico, ya que es manteniendo la postura como ésta actúa mucho más profundamente sobre el organismo y sus funciones; además, potencia también todas las funciones mentales y equilibra las emociones.

Los estiramientos mantenidos tienen por finalidad:

  • Estirar intensamente el músculo, y así lo alargan, lo flexibilizan, lo irrigan de sangre y eliminan sus crispaciones.
  • Desbloquear, aliviar tensiones neuromusculares, inducir a una relajación más profunda.
  • Aumentar la resistencia de todo el cuerpo, favorecer la espina dorsal, mejorar el riego sanguíneo en general, estimular el tono vital.

Las posturas son la ciencia de estirar y soltar, tensar y aflojar. Entre postura y postura es aconsejable (aunque no imprescindible) hacer una pausa de relajación. Ésta puede durar de treinta segundos a un minuto.

Las presiones o masajes son una especie de acupuntura natural, mediante los cuales se influye muy favorablemente sobre glándulas, órganos y vísceras, así como sobre los plexos nerviosos.

Estiramientos y masajes son beneficiosos para todo el cuerpo. En la mayoría de las posturas se producen simultáneamente estiramientos y masajes. Por ejemplo, las posturas de flexión hacia delante estiran vigorosamente toda la musculatura posterior del cuerpo y ejercen masaje sobre todos los órganos del abdomen, en tanto que las posiciones de flexión hacia atrás, estiran la musculatura anterior  del cuerpo y ejercen masaje sobre la zona renal.

Las posturas están perfectísimamente elaboradas y ensayadas para ir accediendo a todas las partes del cuerpo, beneficiándolas.

  • Posturas de flexión hacia delante;
  • Posturas de flexión hacia atrás;
  • Posturas de flexión lateral;
  • Posturas de torsión;
  • posturas de inversión;
  • posturas de acción abdominal;
  • posturas de acción general sobre el cuerpo,
  • otras posturas (A éstas cabría añadir las posturas propias de la práctica de la meditación.)

De este modo, el practicante puede conocer los efectos generales de las posturas de cada grupo, aparte de los específicos de cada posición.

También hay posturas de equilibrio, muy útiles para sincronizar mente y cuerpo y estimular la capacidad de concentración y el sentido del equilibrio.

Posturas de flexión hacia delante

Las posiciones de este grupo ejercen un profundo masaje sobre la región abdominal, mejorando el funcionamiento de los órganos y vísceras de la cavidad abdominal. Estiran y revitalizan los músculos posteriores del cuerpo; dotan de elasticidad a la espina dorsal hacia delante; desbloquean y sedan el sistema nervioso autónomo; favorecen el recogimiento y el equilibrio emocional.

Previenen contra trastornos digestivos, gastritis, dispepsia, estreñimiento, escoliosis, ansiedad e insomnio. Regulan la acción cardiaca y la tensión arterial.

Posturas de flexión hacia atrás

Estas posiciones estiran y revitalizan todos los músculos anteriores del cuerpo y ejercen un profundo y benéfico masaje sobre la región lumbar, mejorando el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y de los riñones. Dotan de flexibilidad a la columna vertebral hacia atrás y tonifican y fortalecen los músculos pectorales y abdominales. Potencian el funcionamiento cerebral, tonifican todos los pares de nervios espinales y la médula espinal. Activan los músculos respiratorios, favorecen la glándula tiroides, previenen contra el asma, algunos trastornos del aparato digestivo, la escoliosis, la psicastenia y el estrés. Así como las posturas de flexión hacia delante invitan al recogimiento, las de flexión hacia atrás reportan un sentimiento de expansión. Las posturas de ambos grupos se complementan perfectamente para atender al organismo en todos los sentidos e ir manteniendo la espina dorsal resistente, equilibrada y joven.

Estas asanas dotan de elasticidad a la espina dorsal hacia los lados, estiran y revitalizan los músculos y nervios intercostales, ejercen un beneficioso masaje sobre el páncreas, el hígado y el bazo; benefician los nervios espinales y los músculos deltoides, trapecio, hombros y brazos; estimulan la musculatura del cuello y los músculos de las extremidades inferiores; activan la acción cardiaca  y mejoran el riego sanguíneo a todo el cuerpo. En el niño favorecen el crecimiento y aumentan el apetito. Son posturas que previenen contra las tensiones generales del tronco, las contracturas y crispaciones, distendiendo, y produciendo  una sensación de bienestar.

Posturas de torsión

Las posturas de este grupo ejercen un estiramiento muy pronunciado sobre todos los músculos y nervios del tronco, mejorando el riego sanguíneo a los mismos. También sirven para tonificar los músculos y nervios de las piernas y el cuello. Son posturas excelentes para favorecer la espina dorsal y prevenir la escoliosis, el lumbago, la ciática y trastornos afines. Procuran un profundo masaje de todas las vísceras abdominales y favorecen en las mujeres los ovarios y en los hombres la próstata. Previenen la indigestión, el colon irritable, las hemorroides y el estreñimiento. Activan el sistema circulatorio y aumentan la fortaleza muscular.

Posturas de inversión

Estas posturas favorecen enormemente el cerebro, al aportarle gran cantidad de sangre. Estimulan la acción de los órganos sensoriales y regulan el funcionamiento de la glándula tiroides. Fortalecen mucho la espina dorsal y en especial las vértebras cervicales. Vigorizan los músculos de los brazos, los hombros y el cuello. Descongestionan las venas de las piernas, descansándolas y previniendo contra varices. Estimulan la acción cardiaca y aumentan la capacidad de la memoria, la concentración y la atención. Previenen los catarros nasales, la hipotensión, la psicastenia, la depresión, la dispersión mental y la falta de concentración. Tonifican y vigorizan el cuerpo en general.

Posturas de acción abdominal

Estas posiciones inciden sobre el abdomen y favorecen sus órganos y su musculatura; la mayoría de ellas también inciden muy benéficamente sobre las regiones coccígea, sacra y lumbar. Combaten la adiposidad abdominal, el estreñimiento y algunos trastornos menores del aparato digestivo.

Este grupo de posturas (la postura del ave, la postura del pavo, por ejemplo) estimula todo el organismo y su acción se generaliza a todos los músculos y nervios. Son por lo general posturas que desarrollan más esfuerzo cardiaco y que aumentan la capacidad de resistencia, acción y rendimiento del cuerpo. Mejoran el riego sanguíneo en general.

Posturas de equilibrio

Las posturas de equilibrio, como su nombre indica, favorecen el equilibrio (muy útiles para niños) y aumentan la capacidad de concentración, mejorando la conexión mente-cuerpo. También suelen favorecer y fortalecer la musculatura  de las extremidades inferiores.

Posturas de meditación

Son las posturas de las que se sirve el yogui para la práctica de la meditación, y aunque también aportan beneficios físicos (fortalecen la pelvis y  el hueso sacro, dotan de flexibilidad a las articulaciones de las piernas, etcétera), son las más apropiadas para estabilizar el cuerpo e inmovilizarlo y mantener la espina dorsal y la cabeza erguidas. Se vienen utilizando desde hace siglos para la práctica de la interiorización y la meditación. La más sencilla, que está al alcance de todo el mundo, es la denominada postura del sastre, que exige sólo el cruce normal de piernas, evitándose cualquier esfuerzo de las mismas. Cuando se utilizan estas posturas para la meditación, el practicante también puede introducir un cojín bajo las nalgas, lo que le permitirá estar más cómodamente erguido. Lo importante es irse ejercitando en lograr mantener la inmovilidad el mayor tiempo posible.

Las diversas posturas se van encargando de abastecer de sangre todo el organismo y de ejercer influencia sobre las diversas glándulas.

Estos ejercicios de hatha-yoga no sólo son útiles para finalidades higiénicas (físicas y psíquicas), funcionales o estéticas -es decir, para la conservación de la salud, obtención del equilibrio y prolongación de la juventud-, sino que también pueden ser usados con fines terapéuticos, o sea, para eliminar trastornos y combatir afecciones o predisposiciones mórbidas, desde la ansiedad hasta las distonías neurovegetativas, de la mala digestión a la constipación, del insomnio a las desviaciones de columna vertebral, etc.

Todas las posturas favorecen el aparato locomotor.

Las posturas del yoga son de gran utilidad para los problemas de rigidez de columna, así como la relajación y la respiración lo son para los pulmones y el corazón, que sufren por esa rigidez de columna es anquilopoyética, porque es como si dichos órganos se hallaran en una coraza, sin la suficiente capacidad de expansión.

Las posturas nos ayudan a resolver contracturas, desviaciones de la columna, ya sean constitucionales o adquiridas (escoliosis), y dolores de la columna; flexibilizan las articulaciones, que todos las tenemos oxidadas, pero que atañen Prana es la fuerza vital, el impulso de vida, el hálito o aliento. Es la energía que todo lo anima y que en el ser humano rige todas las operaciones físicas, psicosomáticas y mentales. Mente y prana están interconectados y el control sobre el prana hace posible el dominio de la mente; regulando la respiración, que es también prana, se conquista la actividad mental. Todos los procesos psicofísicos funcionan por la acción del prana o fuerza vital. El yoga es la reunificación de las energías, para ponerlas al servicio de la integración psicosomática y la libertad interior.

El yogui aprende a trabajar con su fuerza vital, a reorientarla, canalizarla e instrumentalizarla sabiamente. Cuando la energía no fluye libremente, pueden surgir desórdenes somáticos o mentales.

El prana está en la sangre, en las células, en el aliento, en los órganos sensoriales y en todas las funciones mentales. Es el impulso de vida. El equilibrio de la energía favorece la óptima salud y la longevidad, potencia el sistema inmunitario y previene contra enfermedades, armoniza psíquicamente y ordena las emociones.

Todas las técnicas del yoga psicofísico también tienden a armonizar el prana, porque este es la fuente de vida. Es necesario conseguir que la fuerza vital fluya libremente por los nervios y canales de energía, superando bloqueos y cortocircuitos.

Los hábitos negativos, las emociones insanas y los pensamientos nocivos perturban la armonía del prana y provocan desórdenes de mayor o menor gravedad.

La ejecución de las posturas del yoga (asanas)

Las posturas del yoga deben realizarse preferiblemente con el estómago vacío, sobre una superficie consistente, con ropas holgadas y cómodas.

De ser posible en una estancia tranquila y acompañando siempre con la mente la acción física para obtener el máximo beneficio psicosomático, por un lado, y, por otro, ejecutar las posturas lo mejor posible.

La mente puede situarse en la zona que a continuación señalaremos, concentrándose en la misma y evitando divagaciones, o también puede estar simplemente bien atenta a la postura misma o a las sensaciones del esquema corporal o a lo que se está haciendo.

La respiración debe ser, en lo posible, pausada y uniforme, por la nariz.

Los movimientos al ejecutar y deshacer la postura, bien regulados y lentos; la posición se mantiene estáticamente, si se puede, el tiempo indicado. Todos los esfuerzos deben ser paulatinos y nunca excesivos.

ASANAS DE FLEXIÓN

PASCHIMOTTANASANA Pinza – fuente de la vida.

PASCHIMA=oeste=posterior; OTTAMA: estiramiento, extensión.

Trabaja sobre:

  • Elongación: Cerviño-dorsal, dorso-lumbar, lumbo-sacra (máxima en paravertebrales lumbares, isquiotibiales, bíceps femoral).
  • Rotadores pélvicos: internos y externos.
  • Glúteo mayor y menor.
  • Articulaciones: pelviana, sacro-lumbar.
  • Glándulas suprarrenales y gónadas.

Chakras

  • MULADHARA

 Beneficios

  • Hay un estiramiento intenso de todos los músculos posteriores del cuerpo que los estimula y revitaliza.
  • Dota de flexibilidad a los músculos posteriores de las piernas y a la columna vertebral, irriga la médula espinal y aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
  • Favorece la acción cardiaca y perfecciona el sistema circulatorio; ejerce masaje sobre la región cordial (cardíaca).
  • Se tonifica la región pelviana y se favorecen las glándulas sexuales.
  • Ejerce una considerable presión sobre el abdomen, lo que representa un potente y beneficioso masaje sobre los órganos y vísceras del abdomen y una mejora en su funcionamiento.
  • Se estimulan el hígado, el páncreas, los riñones y la vejiga. En las mujeres se favorecen los ovarios y en los hombres, la próstata.
  • Equilibra el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y reactiva la energía a los distintos plexos.
  • Seda el sistema nervioso, induce a la relajación profunda, favorece la unidireccionalidad de la mente.
  • Previene o ayuda a combatir la ciática, el lumbago, la lordosis, la dispepsia (molestia digestiva), algunas formas de impotencia, la indigestión y la hipertrofia renal.
  • Es muy eficaz para combatir la pereza intestinal y prevenir la gastritis, así como las hemorroides y varices.
  • Aumento de la actividad cerebral.
  • Corrige desviaciones vertebrales (sobretodo lordosis lumbar).
  • Estéticamente: reduce celulitis del vientre y la cadera; elongación de las arrugas.

Efectos terapéuticos y preventivos:

  • Estreñimiento.
  • Hemorroides.
  • Diabetes.
  • Dispepsia.
  • Gastritis.
  • Inapetencia.
  • Trastornos funcionales del hígado, vesícula biliar, riñones, intestinos, bazo, páncreas (aconsejable en diabéticos).
  • Debilidad seminal.
  • Combate la hipertrofia hepática y renal.
  • Ayuda a evacuar completamente el estómago.
  • Previene de ciertas formas de úlcera.
  • Elimina la lordosis.
  • Favorable en afecciones respiratorias (especialamente ASMA).

Contraindicaciones

  • Embarazo (5º mes).

UPAVISTA-KONÁSANA la postura del ángulo sentado.

Trabaja sobre

  • Igual que PASCHIMOTTANANSANA
  • Tensor de la fascia
  • Abductores

Chakras

  • MULADHARA

 Beneficios

  • Igual que PASCHIMOTTANASANA.
  • Mayor irrigación en las piernas.
  • Elasticidad de abductores, e incremento del estiramiento de la parte interna de las piernas.
  • Mayor presión en el abdomen.

Contraindicaciones

  • Embarazo (5º mes).

JANUSIRÁSANA (HASTAPADAMANG) Postura de extensión sobre la pierna – Cabeza a la rodilla.

Trabaja sobre

  • Articulaciones: lumbo-sacra (estiramiento y torsión), coxo-femoral, humero-escapular, clavículo-humeral, rodillas.
  • Elongación: músculos isquiotibiales, abductores, costal e intercostal, espalda.
  • Contracción abdominal.

Chakras

  • MULADHARA

Beneficios

  • Dota de elasticidad a los músculos de la espalda, al tendón de la rodilla, a los músculos posteriores de las piernas, a la articulación de la rodilla y a la columna vertebral.
  • Estimula favorablemente el funcionamiento de los riñones, del hígado y del
  • Efectuada la postura sobre la pierna izquierda, tonifica y activa el páncreas, regulando sus jugos (recomendado diabéticos).
  • Actúa favorablemente sobre el nervio ciático, la región lumbar y la región dorsal.
  • Despeja las impurezas de los conductos de energía.
  • Estabiliza la acción cardíaca.
  • Previene contra las hemorroides, el lumbago, la ciática y los trastornos de próstata.
  • Serena el sistema nervioso y favorece el control sobre los pensamientos.
  • Estéticamente: reduce celulitis del vientre y la cadera; elongación de las arrugas.
  • Deficiencias seminales u ováricas.
  • Menstruación.
  • Fobias (a lo desconocido).

Efectos terapéuticos y preventivos:

  • Los mismos que Paschimottanásana.
  • Serena el sistema nervioso.
  • Favorece el control mental.
  • Estabiliza la acción cardíaca.
  • Estreñimiento y gastritis.
  • Insomnio.
  • Trastornos genito-urinarios.

Contraindicaciones

  • Hernias abdominales o inguinales.

PADAHASTÁSANA Postura de pies y manos – la cigüeña

Trabaja sobre

  • Elongación: músculos de la espalda y parte posterior de las piernas.
  • Articulaciones: sacro-lumbar, rodillas.
  • Sistema nerviosos simpático y parasimpático.
  • Todas las glándulas, debido a la inversión.
  • Sistema linfático.

Chakras

  • TODOS

 Beneficios

  • Ejerce un profundo masaje sobre todos los órganos abdominales, mejora su funcionamiento, aumenta la secreción de los órganos digestivos, estimula favorablemente el bazo y el hígado, combate la pereza intestinal y previene la indigestión, la aerofagia, la dispepsia, la gastritis y la úlcera.
  • Estira y revitaliza todos los músculos de la espalda, previene contra los trastornos de la columna vertebral, dota de elasticidad a los músculos posteriores de las piernas, tendón de la rodilla y espina dorsal.
  • Son saludablemente estimulados los nervios de las piernas, los espinales y los epigástricos.
  • Previene contra la adiposidad del abdomen, el lumbago, la ciática y la constipación.
  • Sobrecarga de sangre la parte alta del organismo, favorece el cuello, la glándula tiroides y el cerebro.
  • Favorece los plexos sacro y solar.
  • Desarrolla las potencias de la mente, intensifica la capacidad de interiorización y concentración, serena el sistema nervioso e induce a una relajación profunda y reparadora.

Efectos terapéuticos y preventivos:

  • Los mismos que Paschimottanásana.
  • Incremento de riego sanguíneo en el cerebro.
  • Jaquecas, dolores de cabeza.
  • Tiroides e hipófisis.

Contraindicaciones

  • Embarazo (5º mes).
  • Precaución con glaucoma.

PRASARITTAPADOTANÁSANA. Postura del gran ángulo.

Trabaja sobre

  • Elongación músculos: Cérvico-dorsales, dorso-lumbares, sacro-lumbares (máxima en paravertebral lumbar, isquiotibiales, abductores, tensor de la fascia lata).
  • Rotadores pélvicos.
  • Glúteos mayor y menor.
  • Piramidal.
  • Articulación pelviana y sacro-lumbar.
  • Glándulas suprarrenales y gónadas.

Chakras

  • MULADHARA

 Beneficios

  • Fortalece extraordinariamente las piernas, previene contra las varices y mantiene jóvenes y resistentes las venas de las mismas.
  • Aumenta la capacidad de resistencia de todo el cuerpo.
  • Dota de flexibilidad a las piernas y a la espina dorsal.
  • Fortalece los músculos del cuello.
  • Previene contra trastornos del aparato locomotor.
  • Mejora el funcionamiento cerebral y las funciones mentales, y aumenta la capacidad de memoria y concentración.
  • Favorece el plexo laríngeo, el plexo solar y el plexo sacro.
  • Vigoriza la pelvis y beneficia las regiones coccígea, sacra y lumbar.
  • Patologías de bazo y páncreas.
  • Lordosis lumbar y escoliosis dorsal.
  • Aumento drenaje linfático (separación inguinal).
  • Efecto sedante (sobretodo para los miedos).
  • Glándulas suprarrenales.
  • Recomendada especialmente para embarazadas por la expansión pelviana (preparación al parto).

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ASANAS DE INVERSIÓN

 HALÁSANA Postura del arado.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos: toda la espalda, piernas (sobretodo isquiotibiales, gemelos), pies (dedos de los pies).
  • Articulaciones: vertebrales, pélvicas, humero-escapular.
  • Tiroides y paratiroides.
  • Cerebro (aumento del riego sanguíneo).
  • Estira nervio ciático y músculo piramidal.

Chakras

  • VISHUDDA

 Beneficios

  • Todos los músculos de la espalda son poderosamente estirados y tonificados, mejorándose el riego sanguíneo a los mismos.
  • También se estimulan vigorosamente todos los pares de nervios espinales, que son sobreabastecidos de sangre.
  • Dota de flexibilidad a la espina dorsal y la mantiene joven.
  • La vigorosa presión que el mentón ejerce sobre la garganta favorece la glándula tiroides, regula su funcionamiento y perfecciona asimismo el funcionamiento del metabolismo y regula la tensión arterial.
  • La contracción que se origina sobre la cavidad abdominal ejerce un saludable masaje sobre todos los órganos abdominales, reactivando su funcionamiento.
  • Regula el sistema simpático.
  • Produce una beneficiosa afluencia de sangre fresca a la espalda y la espina dorsal, que origina también un aporte extra de sangre al cuello y la cabeza, lo que representa una inyección de vitalidad para el cerebro.
  • En las mujeres, regula el funcionamiento de los ovarios, y, en los hombres, influye muy positivamente sobre la próstata.
  • Previene contra la congestión de diversos órganos abdominales, la diabetes, la constipación, la artritis, la dispepsia, la descalcificación, la aerofagia y determinadas mialgias.
  • Combate el estreñimiento y diversas lesiones de la espina dorsal, el desequilibrio nervioso y la melancolía.
  • Descansa profundamente las piernas, previniendo las varices.
  • Mitiga dolores lumbares y dota de elasticidad a la articulación del hombro.
  • Favorece la interiorización y la concentración.
  • Fortalece y tonifica el sistema nervioso parasimpático y los 31 pares de nervios espinales.
  • Mejora la visión y la audición en los individuos sanos.
  • Corrige desviaciones de espalda.
  • Tortícolis.

Contraindicaciones

  • Menstruación.
  • Embarazo (5º mes).
  • Precaución con glaucoma.

KARNAPITÁSANA Postura de la máxima tensión

Trabaja sobre

  • Elongación músculos: toda la espalda (especialmente cervicales), pies (dedos de los pies).
  • Articulaciones: vertebrales, pélvicas, rodillas, tobillos.
  • Tiroides y paratiroides.
  • Cerebro (aumento del riego sanguíneo).
  • Estira nervio ciático y músculo piramidal.

Chakras

  • VISHUDDA

 Beneficios

Igual que HALÁSANA +:

  • Descongestiona los órganos abdominales, ayudando sobre todo al hígado y al páncreas.
  • Combate el estreñimiento y es relajante para el corazón y las piernas.
  • Los sentidos quedan cerrados frente a cualquier distracción externa, por consiguiente, el cuerpo se relaja.
  • Mayor flexibilidad y extensión en cervicales.

Contraindicaciones

  • Menstruación.
  • Embarazo (5º mes).
  • Precaución con glaucoma.

SARVANGÁSANA. Postura de la vela – Postura de todo el cuerpo

Trabaja sobre

  • Inversión de los fluidos corporales (sobretodo sangre).
  • Inversión de la fuerza de gravedad en tronco y piernas.
  • Fortalecimiento de espada y piernas por tonificación.
  • Elongación de las cervicales y musculatura cervical, parte alta de las dorsales.
  • Tiroides, paratiroides, hipófisis, epífisis, hipotálamo, cerebro, cerebelo y bulbo raquídeo.
  • Ojos y oídos (por aumento de sangre).
  •  Hombros.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios

  • Equilibra el funcionamiento glandular.
  • Actúa favorablemente sobre la tiroides, la paratiroides, el hipotálamo y la hipófisis.
  • Facilita el aporte de sangre venosa al corazón y mejora en general la circulación sanguínea del organismo.
  • Mejora el alimento a los tejidos y aumenta considerablemente la capacidad de resistencia del organismo.
  • Descansa y descongestiona los órganos abdominales.
  • Al aumentar considerablemente la afluencia de sangre hacia la cabeza, reactiva y perfecciona el funcionamiento del cerebro.
  • Fortalece todos los músculos y nervios de la espalda, la columna vertebral, el cuello y los brazos.
  • Seda el sistema nervioso.
  • Facilita la interiorización   mental   y    combate   las fluctuaciones psicomentales.
  • Previene o combate  en   su  caso:  las  hemorroides,  las varices,    la constipación, la ptosis (caída) abdominal, los trastornos prostáticos, la impotencia, los desarreglos hormonales, la gastritis, la irritabilidad, la falta de memoria, algunos tipos de úlcera y los resfriados nasales.
  • Mejora el Sistema respiratorio (bronquitis crónica, ASMA).
  • Insomnio.
  • Amigdalitis, faringitis.
  • Inflamaciones uterinas.

VIPARITA KARANI MUDRA. El gesto invertido.

Trabaja sobre

  • Como Sarvangásana, con menor hiperextensión de cervicales y mayor de dorsales.
  • Articulación sacro-lumbar y pélvico- femoral.
  • Aumento temperatura en riñones y suprarrenales.

Chakras

  • VISHUDDA

 Beneficios

  • Todos los de Sarvangásana (algo menos intensos).
  • Sobretodo estimula suprarrenales y riñones.

Contraindicaciones

  • Menstruación.
  • Precaución con glaucoma.

SIRSHÁSANA. Postura sobre la cabeza.

Trabaja sobre

  • Todo el cuerpo por inversión de fluidos, descansando todos los órganos, músculos, nervios y sistemas.
  • Hay un aumento de la presión sobre la parte alta de la cabeza, recolocando las suturas craneales.
  • Fortalece la musculatura de hombros, brazos y cuello (más que los demás).
  • Trabaja direccionalmente sobre el cerebro y el bulbo raquídeo, estimulando la médula espinal, el hipotálamo, la hipófisis y la epífisis.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios

  • Todos los de Sarvangásana (intensificados).
  • Restituye la elasticidad de los capilares, sobretodo en el cerebro.
  • Elimina jaquecas.
  • Estimula la memoria, la concentración y demás funciones intelectuales.
  • Aumenta la resistencia a la fatiga nerviosa.
  • Disipa la ansiedad y el nerviosismo.
  • Restablece el peso normal.
  • Mejora la vista no deben realizarla personas con desprendimiento de retina).
  • Mejora el oído (no debe practicarse con otitis).
  • Nos hace tener una postura erguida.
  • Rejuvenece la piel, sobretodo, en la cara.
  • Hace salir el cabello.
  • Vence al insomnio.
  • Favorece la circulación sanguínea en los pies.

Contraindicaciones

  • Menstruación.
  • Precaución con glaucoma.
  • Embarazo (5º mes) precaución.
  • Otitis
  • Sinusitis
  • Resfriado nasal.

ASANAS DE EXTENSIÓN

 BHUJANGÁSANA. La cobra.

Trabaja sobre

  • Elongación de los músculos abdominales, pectorales, cuádriceps.
  • Fortalece: brazos, tórax, hombros, cuello, musculatura dorso-lumbar.
  • Masaje órganos abdominales: hígado, bazo, páncreas, riñones.
  • Masaje sobre los intestinos.
  • Estimula las glándulas suprarrenales.
  • Apertura de la caja torácica.
  • Articulaciones: hombros, codos, muñecas, tobillos.
  • Hiperextensión de la columna vertebral en su parte anterior, flexibilizándola.

Chakras

  • SVADHISTANA,
  • MANIPURA,
  • ANAHATA.

Beneficios

  • Dota de gran flexibilidad a la columna vertebral.
  • Previene los desplazamientos discales.
  • Tonifica vigorosamente la médula espinal y los ganglios ortosimpáticos.
  • Irriga de sangre la espina dorsal y estimula todos los músculos dorsales, el trapecio y los músculos del cuello.
  • Ejerce un profundo  masaje  sobre  la   región   lumbar  y mejora  el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.
  • Favorece las regiones sacra y coccígea.
  • Fortalece los músculos de los hombros y de los brazos, así como los pectorales. Estira y revitaliza los músculos abdominales.
  • Presiona favorablemente el abdomen y mejora el funcionamiento de los intestinos.
  • Favorece los sistemas simpático y parasimpático, los pulmones y el corazón.
  • Fortalece los glúteos y los filamentos de las vértebras.
  • Mejora el funcionamiento renal.
  • En las mujeres, favorece los ovarios y estabiliza la función menstrual.
  • Previene o combate   la  flatulencia,  la  indigestión, la dispepsia, el estreñimiento.
  • Revitaliza el cerebro, combate la dispersión mental y favorece la concentración.
  • Combate leves desviaciones de la espina dorsal (excesiva cifosis dorsal) y elimina contracturas y crispaciones generales del tronco.
  • Problemas en los pies (planos, cavos).

Contraindicaciones

  • Menstruación (si molesta)
  • Embarazadas (4º mes).

VARIANTES BHUJANGÁSANA

Beneficios

Aumentan la extensión, por lo que:

  • Favorece extraordinariamente toda la columna vertebral.
  • Estira y revitaliza los músculos del vientre, el pecho, el cuello y las piernas.
  • Previene contra la escoliosis.
  • Ejerce un profundo masaje sobre la región lumbar y favorece el funcionamiento renal.
  • Estimula las funciones del cerebro y favorece las operaciones mentales.
  • Mantiene la espina dorsal en un estado de elasticidad, resistencia y juventud.
  • Desbloquea y relaja.

DHANURÁSANA.  El arco.

Trabaja sobre

  • Elongación músculos: abdominales, del tórax, parte anterior de las piernas, brazos, parte anterior del cuello.
  • Fortalece músculos; espalda (sobretodo lumbo-dorsal), cuadriceps, isquiotibiales, gemelos, brazos, abdominales (sobretodo recto abdominal).
  • Todas las articulaciones.
  • Masaje sobre: órganos abdominales, intestinos, pulmones, corazón, tiroides, paratiroides, suprarrenales, gónadas, piernas y cuello.
  • Los pares de nervios espinales.

Chakras

  • SVADISTHANA

 Beneficios

  • Al originar una poderosa presión intraabdominal, favorece el funcionamiento de todos los órganos abdominales.
  • Tonifica el plexo solar y revitaliza los músculos rectos y oblicuos del abdomen.
  • Previene la congestión del hígado, los trastornos pancreáticos, la dispepsia, la constipación (eliminación de heces mediante deposiciones escasas, difíciles de expulsar o demasiado infrecuentes) y la gastritis.
  • Reactiva el funcionamiento peristáltico de los intestinos.
  • Combate la aerofagia y la pereza intestinal.
  • Estira vigorosamente los músculos de la zona anterior del cuerpo, los fortalece y estimula positivamente.
  • Los músculos de las caras altas de los muslos se vigorizan, al igual que toda la región pélvica.
  • La columna vertebral recibe muchos beneficios con la ejecución de esta postura, que evita el envejecimiento prematuro de la misma, actúa positivamente sobre sus ligamentos y tonifica todos los músculos que se insertan en ella.
  • Estimula todos los pares de nervios espinales, ejerce masaje sobre la región lumbar y perfecciona el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y de los riñones.
  • Combate la celulitis de los muslos y nalgas y la adiposidad del abdomen.
  • Favorece el sistema simpático y los plexos sacro y laríngeo.

Contraindicaciones

  • Menstruación (si molesta)
  • Embarazo (4º mes).

ARDHA-DHANURÁSANA. Medio arco.

Trabaja sobre

  • Como Dhanurasana, incrementando el fortalecimiento de músculos y ligamentos del cuerpo.

Chakras

  • SVADHISTANA

 Beneficios

  • Vigoriza excepcionalmente todo el cuerpo, tonifica los músculos, los nervios y la espina dorsal.
  • Estimula la acción cardiaca y aumenta la capacidad de resistencia, acción y rendimiento del organismo.
  • Tonifica el riego sanguíneo.
  • Fortalece extraordinariamente los músculos del abdomen y los glúteos.
  • Dota de elasticidad a la articulación del hombro y vigoriza los músculos deltoides y trapecio.

Contraindicaciones

  • Menstruación (si molesta)
  • Embarazo (4º mes).

USTRÁSANA.  El camello.

Trabaja sobre

  • Elongación músculos: como Dhanurasana pero amplificada.
  • Articulaciones: Como Dhanurasana, con mayor intensidad en rodillas, tobillos, hombros, lumbo-sacro, pélvico-femoral, cervical.
  • Fortalecimiento músculos: todos los anteriores, espalda, cuello, brazos y hombros, piernas.
  • Órganos; abdominales, tórax.
  • Glándulas: suprarrenales, tiroides, paratiroides, gónadas.
  • Los pares de nervios espinales.

Chakras

  • MANIPURA

Beneficios

  • Ensancha la caja torácica.
  • Fortalece los músculos dorsales, pectorales, y abdominales.
  • Estimula el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Estira y revitaliza todos los músculos de la cara superior de los muslos, gemelos e isquiotibiales.
  • Favorece el aparato urogenital.
  • Ejerce un beneficioso masaje sobre la región lumbar y perfecciona el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y del plexo sacro.
  • Energiza el cerebro.
  • Perfecciona el sistema circulatorio.
  • Dota de elasticidad a la espina dorsal.
  • Previene la hipotensión, la colitis, la indigestión y el asma.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ARDHA-CHAKRÁSANA. Media rueda.

Trabaja sobre:

  • Elongación: músculos anteriores del cuerpo, brazos y hombros.
  • Fortalecimiento: músculos, nervios y tendones de espalda, brazos, piernas y abdomen.
  • Masajea órganos del abdomen y tórax (sobretodo riñones y suprarrenales).

Chakras

  • ANAHATA

 Beneficios

  • Estira muy vigorosamente todos los músculos anteriores del cuerpo, los revitaliza y los dota de buen tono y elasticidad.
  • Ejerce un saludable masaje sobre los riñones.
  • Envía sangre al cerebro, lo que resulta beneficioso.
  • Fortalece las extremidades inferiores y los glúteos.
  • Activa la circulación sanguínea.
  • Dota de flexibilidad a la espina dorsa.

Contraindicaciones

  • Embarazadas.

SALABHÁSANA. El saltamontes.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos: abdominales, tórax, anteriores de las piernas, anteriores de los brazos, y manos.
  • Fortalecimiento músculos, tendones y nervios: espaldad (sobretodo dorso-lumbar), piernas, brazos, hombros y abdominales.
  • Masaje: intestinos, hígado, bazo, páncreas, estómago, riñones, vejiga, gónadas, glándulas suprarrenales, pulmones, corazón.
  • Articulaciones: columna vertebral, brazos.

Chakras

  • SVADHISTANA

 Beneficios

  • Fortalece y vigoriza muy especialmente toda la musculatura abdominal.
  • Por la presión intraabdominal que se origina, favorece los nervios epigástricos y todos los órganos abdominales, así como el plexo solar.
  • Equilibra el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Estimula favorablemente la pelvis y las regiones sacra, coccígea y lumbar.
  • Beneficia los alvéolos pulmonares.
  • Robustece en especial la base de la espina dorsal.
  • Fortalece todos los músculos del cuerpo, pero de modo especial los del cuello, los brazos, los hombros, la espalda y el abdomen.
  • Tonifica vigorosamente los músculos glúteos, el deltoides y el trapecio.
  • Reactiva el funcionamiento cardíaco.
  • Aumenta la capacidad de resistencia del organismo.
  • Previene la constipación.
  • Combate la adiposidad del abdomen.

Contraindicaciones

  • Menstruación (si molesta).
  • Embarazo (4º mes).

SUPTAVAJRÁSANA. El diamante acostado.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos y tendones: parte anterior de piernas, abdominales, tórax, cuellos, y región lumbo-sacra.
  • Fortalecimiento de músculos y tendones: abdominales, piernas, sacro- lumbar y cuello.
  • Articulaciones; rodillas, tobillos, columna vertebral y pies.
  • Masaje: riñones, suprarrenales, órganos abdomen y tórax, gónadas.

Chakras

  • SVADHISTANA, MANIPURA

 Beneficios

  • Dota de gran flexibilidad las articulaciones de las rodillas y de los tobillos.
  • Flexibiliza los pies y previene el trastorno conocido como «pies planos».
  • Mejora el riego sanguíneo de las piernas, fortalece las venas de las mismas y previene las varices.
  • Fortalece el hueso sacro y la región pélvica.
  • Estabiliza la acción cardiaca, seda el sistema nervioso y pacifica las emociones.
  • Equilibra el funcionamiento de las glándulas tiroides y paratiroides (por compensación).
  • Descansa profundamente las piernas y combate la rigidez de las articulaciones del tobillo y de la rodilla.
  • Estira y revitaliza todos los músculos abdominales, especialmente los rectos.
  • Tonifica los nervios epigástricos y armoniza el funcionamiento de los plexos solar y sacro.
  • Ejerce un beneficioso masaje sobre la región pélvica y las vísceras abdominales.
  • Favorece las glándulas sexuales.
  • Seda el sistema nervioso, colabora en la interiorización de la mente y pacifica el sistema emocional.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

PARYANKÁSANA. Postura del sofá.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos y tendones: parte anterior de piernas, abdominales, tórax, cuello, y región lumbo-sacra.
  • Fortalecimiento de músculos y tendones: abdominales, piernas, espalda y cuello.
  • Articulaciones; rodillas, tobillos, columna vertebral y pies.
  • Masaje: riñones, suprarrenales, órganos abdomen, gónadas, tiroides, paratiroides y piernas.

Chakras

  • SVADHISTANA

 Beneficios

  • Tiene los mismos beneficios que SUPTAVAJRÁSANA.
  • Refuerza el sistema energético.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ARDHA-MATSYÁSANA. Postura Del pez

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos y tendones: parte anterior de cuello, tórax, abdominales, parte superior de las piernas.
  • Fortalecimiento de músculos y tendones: cuello, espalda, cuadriceps, abdominales.
  • Articulaciones: columna vertebral (especialmente cervicales, lumbo- sacro), pélvico-femoral, escápalo-humeral, codos, muñecas, rodillas, tobillos.
  • Masaje: órganos del abdomen, intestinos, glándulas suprarrenales, páncreas, tiroides, paratiroides, hipófisis, gónadas.

Chakras

  • MANIPURA

 Beneficios:

  • Fortalece extraordinariamente todos los músculos del cuello, así como los dorsales, pectorales y abdominales.
  • Tonifica las vértebras cervicales.
  • Favorece la región lumbar.
  • Refuerza glándulas tiroides, paratiroides e hipófisis.
  • Estimula la zona renal (riñón y suprarrenales).
  • Aumenta la capacidad de resistencia del cuerpo.
  • Aumenta la capacidad pulmonar.
  • Ayuda a prevenir y combatir el asma y la bronquitis crónica.
  • Flexibiliza la columna vertebral.
  • Ayuda a eliminar la deformación de joroba y la deformación del pecho por raquitismo.

Contraindicaciones

  • Embarazadas (5º mes) precaución.

MATSYÁSANA. Postura del Pez.

Trabaja sobre:

  • Como Ardha-Matsyasana con mayor elongación de aductores y fascia lata.
  • Se intensifica la hiperextensión de la espalda.

Chakras

  • MANIPURA

 Beneficios:

  • A los beneficios de la media postura se añade la flexibilidad de las piernas y sus articulaciones.
  • El aumento del flujo sanguíneo a la cabeza y parte superior del tórax.

Contraindicaciones

  • Embarazadas (5º mes) precaución.

ASANAS DE TORSIÓN

UTTHITA-TRIKONÁSANA El triángulo de pie.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos: abdominales, isquiotibiales, dorsales, serratos, oblicuos abdominales, trapecios, deltoides, cuadriceps, gemelos, bíceps femoral, cuello, glúteos, piramidal.
  • Articulaciones: cervicales, lumbares, sacro- lumbar, Cérvico-dorsal, pélvico-femoral, sacro-pelviana, tobillos, escápalo-humeral.
  • Fortalecimiento de músculos y tendones: piernas, brazos, cuello, parte superior e inferior de la espalda, laterales del tronco, abdominales, tórax y nervio ciático.

Chakras

  • MULADHARA, AGNA

 Beneficios:

  • Abastece de abundante sangre el cerebro, mejorando su funcionamiento.
  • Estira muy vigorosamente todos los músculos posteriores del cuerpo, los fortalece, los revitaliza y los libera de crispaciones y tensiones.
  • Fortalece tanto las extremidades inferiores como las superiores y dota de gran elasticidad a la espina dorsal hacia delante.
  • Aumenta la memoria y la concentración.
  • Mejora el sistema circulatorio.
  • Quita adherencias provocadas por el reumatismo.

Contraindicaciones

  • Embarazadas (5º mes) precaución.

PARIVRITTA-TRIKONÁSANA El triángulo girado.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos: Cómo Uttitha- trikonasana, con mayor incremento en todos los músculos de la espalda y el abdomen.
  • Articulaciones: todas.
  • Fortalecimiento de músculos, tendones y nervios: de todo el cuerpo, especialmente el ciático.
  • Órganos abdominales, intestinos, glándulas suprarrenales, vejiga, gónadas, páncreas, tiroides y paratiroides.
  • Aumento del drenaje linfático.

Chakras

  • MULADHARA, VISHUDDA

 Beneficios

  • Los mismos efectos que UTTHITA-TRIKONASANA, con incremento de la presión en el abdomen, y mayor estiramiento de la musculatura de la espalda.
  • Tiroides, paratiroides.
  • Escoliosis, lordosis y cifosis.

Contraindicaciones:

  • Embarazadas (5º mes) precaución.
  • Menstruación si molesta.

ARDHA-MATSYENDRÁSANA. Media postura de Matsyendra – media postura de torsión.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos: espalda, glúteos, cuello, tensor de la fascia lata, abductores, oblicuos abdominales.
  • Articulaciones: columna vertebral, pelvis, rodilla, cadera, tobillo.
  • Fortalecimiento de músculos, tendones y nervios: músculos de la espalda, glúteos, cuello, abdominales, tórax, 31 pares de nervios espinales (sobre todo ciático).
  • Órganos abdominales, intestinos, glándulas suprarrenales, vejiga, gónadas, páncreas, tiroides y paratiroides.
  • Sistema linfático y pulmones.

Chakras

  • MULADHARA

 Beneficios:

  • Dota de flexibilidad a la columna vertebral, fortalece y abastece de sangre toda la musculatura de la espalda y revitaliza los ligamentos de la espina dorsal.
  • Tonifica los nervios espinales.
  • Somete a un vigoroso masaje a la médula espinal y equilibra el funcionamiento del sistema simpático.
  • Ejerce un beneficioso masaje sobre los órganos abdominales y mejora su funcionamiento.
  • Al ser efectuada la postura sobre la derecha, presiona benéficamente el intestino grueso, el hígado y el riñón derecho, en tanto que al ser realizado sobre la izquierda, lo hace sobre el riñón izquierdo, el bazo y el páncreas.
  • Mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales.
  • Estimula toda la musculatura del cuello y el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Favorece la vejiga, la próstata en los hombres y los ovarios en las mujeres.
  • Previene la dispepsia, la constipación, la congestión y dilatación del hígado y del bazo, y la inactividad renal.
  • Desbloquea, alivia tensiones neuromusculares e induce a una relajación más profunda.
  • Lordosis, cifosis, escoliosis, rectificación.

Contraindicaciones

  • Embarazadas (5º mes).

PURNÁSANA. Postura de la torsión de la columna.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos y tendones: espalda, abdomen, tórax, hombros, brazos, piernas y cuello.
  • Articulaciones: columna vertebral, hombros, caderas-pelvis.
  • Fortalecimiento de músculos, tendones y nervios: espalda, abdomen, tórax, hombros, brazos, tensor de la fascia lata.
  • Pulmones, tiroides y paratiroides.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios

  • Fortalece todos los músculos de las piernas.
  • Estira y revitaliza los músculos oblicuos del abdomen.
  • Dota de flexibilidad a la espina dorsal en torsión.
  • Tonifica los músculos del cuello, el pecho y la espalda.
  • Previene contra la escoliosis, cifosis y lordosis.
  • Mejora el equilibrio.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ASANAS LATERALES

 ARDHA-CHADRÁSANA. Media luna.

Trabaja sobre:

  • Elongación músculos laterales del cuerpo y trapecios.
  • Articulaciones: todas.
  • Fortalecimiento general de músculos, tendones y nervios.
  • Expande la caja torácica.

Chakras

  • AGNA

Beneficios:

  • Postura sumamente eficaz para desbloquear y para inducir a una relajación más profunda, pues elimina innumerables tensiones neuromusculares.
  • Fortalece todos los músculos del cuerpo y ejerce un penetrante masaje sobre los órganos intercostales.
  • Tonifica deltoides, trapecio, hombros, pectorales y dorsales.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

PARIVRITA JANUSIRÁSANA. La espiral.

Trabaja sobre

  • Elongación: músculos y tendones laterales de tronco, oblicuos abdominales, músculos de los brazos, aductores de las piernas, isquiotibiales, gemelos, musculatura dorso-lumbar, tórax.
  • Fortalecimiento: músculos y tendones de todo el cuerpo, nervios espinales (especialmente ciático).
  • Riñones y suprarrenales, hígado, bazo, páncreas, estómago, intestinos, gónadas, pulmones, diafragma.

Chakras

  • MULADHARA

 Beneficios:

  • Como ARDHA-CHANDRÁSANA.
  • Tonifica los músculos de las piernas.
  • Beneficia la región lumbar y los riñones.
  • Ejerce masaje sobre todos los órganos y vísceras intercostales y abdominales, lo cual mejora su funcionamiento.
  • Combate la constipación, previene el lumbago y la ciática, desbloquea y relaja.
  • Pulmones y diafragma.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

PARIHÁSANA.

 Trabaja sobre

  • Elongaciones musculares como PARIVRITTA JANUSIRÁSANA, intensificados en las piernas, incluyendo el pie.
  • Fortalece todo el cuerpo, pero especialmente las piernas.
  • Igual que PARIVRITTA JANUSIRASANA para los órganos.

Chakras

  • MANIPURA

 Beneficios

  • Como PARIVRITA JANUSIRASANA.
  • Mayor fortaleza de las piernas.
  • Estimula el apetito.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ASANAS ABDOMINALES

 VAJROLIÁSANA.

NAVAPOORNASANA (amplifica la acción)

 Trabaja sobre

  • Elongación de músculos de piernas y brazos, cuadrado lumbar, trapecios, deltoides.
  • Fortalece: músculos abdominales, lumbares, dorsales, piernas, brazos, hombros y cuello.
  • Órganos abdominales, intestinos, riñones y suprarrenales.

Chakras

  • ANAHATA

 Beneficios

  • Fortalece extraordinariamente los músculos del abdomen, el pecho y la espalda.
  • Endurece la cara alta de los muslos y ejerce masaje sobre los glúteos.
  • Tonifica el hueso sacro, la región pélvica, la región coxígea y la abdominal.
  • Mejora el riego sanguíneo en todo el cuerpo.
  • Órganos abdominales.
  • Intestinos.
  • Riñones-suprarrenales.
  • Diafragma.

Contraindicaciones

  • Embarazadas.
  • Hernias inguinales y abdominales.

JANYÁSANA. Flexión de la rodilla.

Trabaja sobre

  • Elongación de músculos de la espalda, glúteos, piramidal (en media postura, músculos anteriores de los muslos).
  • Articulaciones de rodillas, lumbo-sacro, y sacro-pélvica.
  • Órganos abdominales (sobretodo riñones), gónadas, suprarrenales, diafragma.
  • Órganos abdominales, intestinos, riñones y suprarrenales.

Chakras

  • VAMA JANYASANA: SVADHISTANA
  • DASHINA JANYASANA: MULADHARA
  • JANYASANA: MANIPURA

 Beneficios

  • Favorece el aparato urogenital.
  • Combate la pereza intestinal.
  • Previene las hemorroides, las va rices y el estreñimiento.
  • Fortalece los músculos, nervios y articulaciones de las piernas.
  • Mejora el riego sanguíneo de las extremidades inferiores.
  • Actúa sobre los riñones y suprarrenales.
  • Órganos abdominales.
  • Lordosis lumbar.

Contraindicaciones

  • Embarazadas PIERNAS ABIERTAS.

PAVANA MUKTÁSANA. La liberación de los vientos.

Trabaja sobre

  • Como JANYASANA pero amplificada, y fortalece músculos de cuello y brazos.

Chakras

  • MANIPURA.

 Beneficios

  • Ejerce un masaje sobre todos los órganos abdominales.
  • Beneficia la vejiga, el colon y los órganos del abdomen.
  • Combate eficazmente la aerofagia y el estreñimiento.
  • Revitaliza los músculos de la espalda y el cuello.
  • Previene la dispepsia y la indigestión.

Contraindicaciones

  • Embarazadas PIERNAS ABIERTAS.

MAYURÁSANA.  El pavo real.

Trabaja sobre

  • Todos los músculos del cuerpo, fortaleciéndolos y desarrollándolos.
  • Zona abdominal (órganos, vísceras y glándulas).
  • Articulaciones: manos, codos, hombros y cuello.
  • Diafragma, pulmones, corazón.

Chakras

  • MANIPURA.

 Beneficios

  • Al presionar la aorta abdominal y controlar parcialmente su flujo sanguíneo, facilita un aporte mayor de sangre hacia los órganos abdominales, lo cual mejora su funcionamiento y los dota de un beneficioso estímulo que potencia su rendimiento.
  • El masaje conseguido a través de la presión intra-abdominal que procura la postura mejora en general el sistema digestivo.
  • Fortalece todos los músculos de los brazos, el pecho y la espalda, así como las muñecas y los hombros.
  • Muy interesante para personas con atonía muscular.
  • Mejora del equilibrio.
  • Aumenta el apetito y mejora la digestión.
  • Suprime la pereza hepática y desobstruye la vesícula biliar.
  • Aumenta la secreción de adrenalina.

Contraindicaciones

  • Embarazadas.
  • Hernias inguinales y abdominales.

Observaciones:

  • Esta postura sólo es apta para personas que lleven tiempo haciendo yoga y que dispongan de un aparato locomotor y un corazón sanos.
  • Evite cualquier esfuerzo.

POSTURAS DE EQUILIBRIO

VRKSÁSANA (ekapada vrksasana). Postura del árbol.

Trabaja sobre

Dependiendo de sus variantes trabaja de formas distintas, incrementándose los efectos según se incrementa la dificultad:

  1. Variante pie al tobillo:
    • Equilibrio.
    • Fortalecimiento de piernas.
  2. Variante pie sobre la rodilla:
    • Equilibrio.
    • Fortalecimiento de piernas.
    • Abductores y aductores de las piernas.
  3. Variante talón a la ingle:
    • Equilibrio.
    • Fortalecimiento de piernas.
    • Abductores y aductores de las piernas.
    • Tensor de la fascia lata.
    • Articulaciones de rodillas, tobillos, hombros, codos, muñecas.
  4. Vrksasana:
    • Equilibrio.
    • Fortalecimiento de piernas.
    • Abductores y aductores de las piernas.
    • Tensor de la fascia lata.
    • Articulaciones de rodillas, tobillos, hombros, codos, muñecas y caderas.
    • Elongación de cuadriceps e isquiotibiales.
    • Fortalecimiento de brazsos.
    • Elongación y fortalecimiento de columna vertebral y espalda.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios:

  1. Variante pie al tobillo:
    • MERIDIANOS: vesícula 39 (aumento de hemoglobina), vejiga 60 (antineurálgico).
    • Aumento de hierro en sangre.
    • Fortalece músculos, nervios y venas de las piernas.
    • Mejora la circulación de las piernas.
    • Tonifica las articulaciones de las piernas.
    • Estira los músculos dorsales y pectorales.
    • Equilibrio.
    • Coordinación mente-cuerpo.
    • Dominio sobre los nervios.
    • Serenidad y seguridad.
    • Antidepresiva.
    • Por el lado izquierdo descarga energía negativa, y por el derecho, positiva.
    • Insomnio.
    • Alteraciones neurovegetativas.
    • Concentración.
  2. Variante pie sobre la rodilla:
    • MERIDIANOS: vesícula 36 (anestésico, sedante).
    • Como la 1º variante.
  3. Variante talón a la ingle:
    • Como la 1º variante.
  4. Vrksasana:
    • Como la 1º variante +:
    • Mejora la unidad y sincronismo psicosomáticos.
    • Estimula músculos y nervios de hombros y brazos.
    • Regula trastornos de esterilidad.
    • Regula hipofunción ovárica.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

TADASANA O SAMASHTITI. Los Pies Sobre la Tierra.

Trabaja sobre

  • Equilibrio.
  • Elongación de los músculos de piernas y brazos.
  • Fortalecimiento: piernas, pies, brazos, espalda, abdomen y tórax.

Chakras

  • AGNA.

 Beneficios

  • Corrige la postura en la medida que fortalece la columna.
  • Mejora el alineamiento en el cuerpo.
  • Previene los efectos degenerativos de la edad en la columna, las piernas y los pies.
  • Tonifica la musculatura de las nalgas, piernas y pies.
  • Al equilibrar el peso en ambos pies y mantener un eje entre cielo y tierra, se proporciona agilidad al cuerpo y a la mente, previniendo la fatiga y el agotamiento emocional.
  • Seguridad.
  • Control emocional.
  • Alerta en los sentidos.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

POSTURAS DE MEDITACIÓN

 VAJRÁSANA. Postura del diamante

Trabaja sobre

  • Elongación de los músculos de la zona lumbo-sacra, músculos anteriores de los muslos.
    • Fortalecimiento de los músculos de la espalda, cuadriceps y tobillos.
      • Articulaciones de rodillas, tobillos y caderas.

Chakras

  • AGNA.

 Beneficios:

  • Dota de gran flexibilidad las articulaciones de las rodillas y de los tobillos.
  • Flexibiliza los pies y previene el trastorno conocido como «pies planos».
  • Mejora el riego sanguíneo de las piernas, fortalece las venas de las mismas y previene las varices.
  • Fortalece el hueso sacro y la región pélvica.
  • Estabiliza la acción cardíaca, seda el sistema nervioso.
  • Pacifica las emociones.

Contraindicaciones

  • Ninguna..

SIDHASANA. Postura perfecta.

Trabaja sobre

  • Elongación y fortalecimiento de la musculatura de la espalda.
  • Articulaciones de rodilla, tobillos, caderas, sacro-lumbar, pélvico-femoral.
  • Circulación sanguínea.

Chakras

  • AGNA.

Beneficios

  • Estimula el plexo sacro.
  • Abastece de sangre las regiones coccígea, sacra y lumbar.
  • Dota de flexibilidad a las articulaciones de las piernas y fortalece los músculos de las mismas.
  • Para aquellos que puedan efectuar la postura con facilidad es muy apropiada para la meditación.
  • Pacifica la mente y las emociones.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

ARDHA PADMASANA. Medio loto.

Trabaja sobre

  • Igual que SIDHASANA pero con mayor intensidad en articulaciones de tobillos y rodillas.

Chakras

  • ANAHATA.

 Beneficios

  • Como SIDHASANA.
  • Estimula el plexo cardíaco.
  • Favorece la capacidad de interiorización.
  • Desarrolla los sentimientos.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

PADMÁSANA. Postura del loto.

Trabaja sobre

  • Como ARDHA-PADMASANA intensificado en las  piernas.
  • Gran aflujo de sangre al cerebro.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios

  • Como ARDHA-PADMASANA.
  • Fortalece los músculos de las piernas.
  • Estabiliza la acción cardíaca.
  • Tonifica la pelvis.
  • Dota de elasticidad las articulaciones de las extremidades inferiores.
  • Ideal para pacificar la mente y las emociones.
  • Unifica cuerpo, mente y emociones.
  • Favorece las regiones coxígea, sacra y lumbar.
  • Estimula el hueso sacro y el plexo sacro.
  • Estimula el cerebro (aumento de la irrigación).

Contraindicaciones

  • Ninguna.

VIRASANA.  Postura del héroe.

Trabaja sobre

  • Elongación de los músculos de los muslos.
  • Fortalecimiento de espalda y piernas.
  • Flexibilización de las articulaciones de las rodillas, espacialmente rodillas.

Chakras

  • AGNA

 Beneficios

  • Mantiene jóvenes y elásticas las articulaciones de ambas piernas.
  • Fortalece los tobillos y pies.
  • Estimula la pelvis y fortalece el hueso sacro.
  • Mejora el riego sanguíneo de las extremidades inferiores.
  • Favorece la región lumbar.
  • Mejora la función pulmonar.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

POSTURAS DE ACCIÓN GENERAL

GUPTÁSANA. Postura de la ocultación.

Trabaja sobre

  • Elongación y fortalecimiento de zona lumbar y nervio ciático.
  • Fortalecimiento de toda la espalda.
  • Flexibilización de las articulaciones de pelvis y piernas.

Chakras

  • MULADHARA, ANAHATA, AGNA.

 Beneficios

  • Dota de gran flexibilidad a las articulaciones de las piernas.
  • Fortalece el hueso sacro.
  • Tonifica la región pélvica.
  • Permite mantener muy erguida y en posición correcta la columna vertebral.
  • Favorece el riego sanguíneo de las extremidades inferiores.
  • Es una postura excelente para llevar a cabo técnicas de control respiratorio, concentración y meditación.
  • Ciática, lumbo-ciática, y lumbago.
  • Corrige escoliosis, cifosis y lordosis.

Contraindicaciones

  • Embarazadas si hay molestias.

GOMUKASANA. Postura del hocico de vaca.

Trabaja sobre

  • Como GUPTASANA.
  • Elonga y fortalece los músculos de hombros y brazos.
  • Esfínter del ano.

Chakras

  • ANAHATA,AGNA.

 Beneficios

  • Tonifica vigorosamente los músculos dorsales, pectorales, deltoides y trapecio.
  • Ejerce un beneficioso masaje sobre el pecho y la espalda.
  • Ensancha la caja torácica.
  • Combate la rigidez de la articulación de brazos y hombros.
  • Combate la rigidez de las articulaciones y músculos de las piernas.
  • Aumenta la capacidad respiratoria.
  • Estimula el funcionamiento de las glándulas hipófisis y epífisis.
  • Previene las hemorroides, las varices y el envejecimiento prematuro de las articulaciones.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

HAMSASANA. Postura del ave migratoria.

Trabaja sobre

  • Elongación de bíceps y parte anterior de las piernas.
  • Fortalecimiento de brazos, abdominales, tórax, espalda, piernas y pies, cuello.
  • Articulaciones: cuello, muñecas, tobillos, dedos de los pies.
  • Corazón.
  • Todos los órganos y vísceras.

Chakras

  • MULADHARA.

 Beneficios

  • Es una postura de acción general.
  • Robustece todo el organismo.
  • Tonifica todos los músculos y nervios.
  • Vigoriza extraordinariamente la espina dorsal.
  • Fortalece todas las extremidades.
  • Aumenta la capacidad de resistencia orgánica.
  • Favorece la acción cardíaca.
  • Fortalece las muñecas y las manos.
  • Mejora el riego sanguíneo en general.

Contraindicaciones

  • Ninguna.

UTTAMA PADASANA.  Postura del ángulo recto.

Trabaja sobre

  • Elongación de los músculos de espalda, cuello (parte posterior) y parte posterior de las piernas.
  • Fortalecimiento de los músculos abdominales, lumbares, dorsales y piernas.
  • Corazón, cerebro, pulmones.
  • Órganos abdominales, suprarrenales, gónadas.
  • Expansión de la caja torácica.

Chakras

  • AGNA, ANAHATA,

 Beneficios

  • Fortalece la cara alta de los muslos y los músculos del abdomen.
  • Regula las funciones gastrointestinales.
  • Fortalece las regiones coxígea, sacra y lumbar.
  • Favorece el riego sanguíneo en la zona ventral y mejora el funcionamiento de los órganos del abdomen.
  • Previene las varices y descongestiona y relaja las venas de las piernas.
  • Mayor irrigación del cerebro.

Contraindicaciones

  • Embarazadas si molesta.

AKARSANA DHANURASANA. Postura del arquero.

Trabaja sobre

  • Elongación de todos los músculos y tendones.
  • Fortalecimiento de todos los músculos y
  • Todas las
  • Órganos del abdomen y tórax.

Chakras

  • MANIPURA.

 Beneficios

  • Robustece los músculos de las piernas y brazos.
  • Dota de elasticidad a las articulaciones.
  • Tonifica los músculos deltoides y trapecio.
  • Fortalece la pelvis y espalda.

Contraindicaciones

  • Embarazadas (4º mes).

Meditación

 ¿Por qué medita la gente?

La gente medita por muchas razones:

  • Relajación
  • Salud
  • Paz interior y armonía
  • Concentración
  • Para mejorar el rendimiento deportivo o teatral
  • Inspiración y creatividad
  • Calidad de vida
  • Autocomprensión y terapia
  • Despertar espiritual

Relajación

 Después de una crisis seria o años de tensión crónica, muchas personas pierden su capacidad de relajarse y son millones los que necesitan medicación para una función tan natural como dormir. La incapacidad de relajarse fácilmente puede conducir a una pobre calidad de vida y a problemas de salud.

Aprender a relajarse conscientemente y hacerlo con rapidez, en cualquier situación, es el primer paso para la meditación. Al relajarnos no sólo descontracturamos el cuerpo, sino que también nos deshacemos de las preocupaciones mentales que nos pusieron en tensión.

La relajación consciente, generalmente se consigue al principio en un lugar tranquilo, con los ojos cerrados, con ambiente y música apropiados, pero llega el momento en que también nos podremos relajar mientras hacemos cualquier actividad, o incluso, mientras mantenemos una discusión. No perderemos los estribos y al final del día nos podemos recuperar fácilmente.

Salud

Estar más relajado cada día es enormemente valioso para nuestra salud. La meditación nos lleva un paso más adelante y hay cientos de estudios médicos que respaldan la pretensión de que la meditación es buena para la salud. Los que aparecen a continuación son los descubrimientos más comunes:

La meditación relaja la tensión muscular. Esto alivia el dolor automáticamente, aumenta la movilidad y permite que el cuerpo se relaje. La respiración, los fluidos corporales y los impulsos nerviosos fluyen con libertad.

La meditación disminuye la presión arterial alta. Cuando la tensión muscular se afloja, el cuerpo se vuelve más flexible y el corazón no tiene que bombear con tanta fuerza para enviar la sangre a través de venas y arterias. Cuando estamos en tensión, la sangre se espesa con colesterol, pero se hace más líquida cuando nos relajamos.

La meditación estimula el sistema inmunológico y la producción de glóbulos blancos. El sistema inmunológico se resiente cuando el cuerpo está en tensión. El proceso de curación funciona mejor cuando el cuerpo está relajado o durmiendo. La meditación acelera el tiempo de recuperación después de una enfermedad o una operación.

La meditación abre los conductos respiratorios cerrados. Resulta particularmente buena para personas asmáticas y alérgicas.

La meditación aumenta la circulación de la sangre hacia el aparato digestivo, la piel y el cerebro. Cuando estamos en tensión, el sistema digestivo se nos cierra y el torrente sanguíneo se dirige a los grandes músculos responsables del reflejo. La meditación le da la vuelta a este proceso.

El flujo de sangre hacia la piel y las extremidades se puede experimentar como una agradable sensación de cosquilleo cuando nos relajamos. Una mejor circulación significa que todo el cuerpo se alimenta mejor de nutrientes y elimina los productos tóxicos con mayor eficacia.

La meditación tiene efectos drásticos sobre la actividad hormonal. Se trata de un descubrimiento complejo que todavía requiere una interpretación más ajustada y un mayor estudio. Obviamente, las hormonas relacionadas con la tensión disminuyen durante la meditación. El patrón de secreciones hormonales de una persona que hace meditación generalmente se parece al de una persona cinco o diez años más joven, lo que sugiere que las tensiones físicas de la edad no pesan tanto sobre la persona que practica la meditación. Las personas que hacen meditación son como las personas que están en muy buenas condiciones físicas, parecen más jóvenes de lo que son en realidad cronológicamente.

La meditación equilibra la actividad de los hemisferios izquierdo y derecho. Cada uno de los hemisferios del cerebro gobierna la coordinación motora del lado opuesto del cuerpo. Si un hemisferio es activo en exceso, el cuerpo puede tender a estar ligeramente inclinado, torcido o desequilibrado, lo que naturalmente crea tensión física. Las personas con ansiedad o stress tienden a tener o sentir nudos y tensiones por todo el cuerpo.

Dicho de una forma muy sencilla, el hemisferio izquierdo generalmente rige sobre el pensamiento mientras que el derecho lo hace sobre los sentimientos. Esto implica que el lado derecho de nuestro cuerpo nos muestra las relaciones con el exterior y el izquierdo las relaciones con nuestro interior. Muchos de nosotros nos encontramos en un caso u otro. Tal vez pensamos en exceso todo el día o las emociones nos inundan, pero la meditación equilibra esa situación. La persona que practica la meditación es capaz de pensar con claridad al  tiempo  que mantiene sus respuestas emocionales.

Indicaciones sobre la salud en general. La evidencia médica sugiere que la meditación puede resultar especialmente eficaz en casos de insomnio, migraña, asma, dolor crónico, hipertensión, alergia o recuperación después de una enfermedad. Frecuentemente consigue buenos resultados con los desórdenes psicosomáticos de la piel, el aparato digestivo y el sistema nervioso.

De hecho, la meditación generalmente funciona como un tratamiento naturopático: pone a todo el cuerpo en armonía. Los resultados son más lentos, más generales y no son fáciles de medir científicamente. Aun así, podemos considerar que la meditación es útil para todas las enfermedades y no sólo para las mencionadas más arriba. La mayoría de personas, después de tres o cuatro semanas de práctica continua, nota mejoría en la salud en general y en su bienestar.

Además, cuando se tiene una enfermedad determinada, se puede usar la meditación como herramienta para sanar, ya que no sólo liberamos nuestra mente, sino que somos capaces de llevar el flujo de energía para restaurar las zonas dañadas.

Paz interior y armonía

 A veces pensamos que la paz interior es imposible porque el mundo o nuestra vida es un caos, y sin embargo, la tranquilidad, aunque sea pasajera, siempre nos acompaña cuando nos relajamos. En esos momentos en los que disfrutamos plenamente de la belleza de la naturaleza o jugamos con nuestro perro, el miedo y la rabia quedan en suspenso, hayamos tenido un día bueno o malo. Incluso el dolor crónico parece más tolerable.

Si tenemos en cuenta que la meditación es un paso por encima de la relajación, tendremos que somos capaces de evadirnos de todos los problemas que nos rodean, permitiéndonos entrar en perfecta armonía con nosotros y el mundo que nos rodea. Esta armonía suele permanecer en nosotros una vez que hemos dejado de meditar, lo que consigue que nos sintamos con mayor paz interior.

Concentración

La tensión elimina paulatinamente nuestra capacidad de concentración. Si intentamos pensar y hacer una docena de cosas diferentes a la vez, no hacemos ninguna bien. Nuestra mente suele estar llena de varios pensamientos distintos  al mismo tiempo, lo que nos lleva hacia la necesidad de poder poner orden en el caos que se genera.

La meditación nos prepara para concentrarnos en una cosa cada vez, dejando aparcados los otros pensamientos mientras nos ocupamos del más importante, para poder retomarlos posteriormente uno a uno.

Aprendemos a descartar las preocupaciones, tendiendo a ocuparnos de lo que ocurre en cada momento y dando prioridad a lo realmente importante para nosotros, lo que nos da espacio para trabajar y poner toda la mente en la tarea a realizar.

Mejorar el rendimiento

La meditación nos permite poder centrar nuestra mente en lo que estamos haciendo. En el ahora, en cada una de las necesidades que se nos plantean en cada momento.

De ahí, que las personas que practican habitualmente meditación sean capaces de centrarse más en lo que hacen y como consecuencia de ello tienen un mayor rendimiento intelectual y físico en sus tareas.

Es interesante observar como cada día se introducen más las técnicas de meditación en los deportistas de élite, que necesitan de una gran concentración para sacar el máximo rendimiento a su actividad.

Inspiración y visión

 La meditación pone el pensamiento normal en el fondo y crea un espacio para que la mente intuitiva aparezca. Podemos activar la parte adecuada de la mente y “soñar” estando completamente despiertos, entrando en estados alterados de conciencia. Esto promueve las ráfagas de sabiduría que a menudo emergen con el ensueño.

La meditación puede ayudar a solucionar problemas difíciles. Nos permite retirarnos, y observar el problema desde afuera. Podemos observar cada uno de los pequeños problemas por separado. Notar como los problemillas ni siquiera merecen nuestra atención ya que se solucionan solos. No se trata de un proceso por el que «pensamos la cosas con detalle», sino que las respuestas frecuentemente aparecen como una ráfaga cuando la mente está tranquila.

La meditación nos permite esos momentos de interiorización donde nos damos cuenta de que se hace la luz en nuestra mente y sabemos que “nos sienta mal la leche”, o “me cae fatal el vecino de enfrente porque es como yo”, etc.

También hay veces que permite que nuestra mente intuitiva se despeje por completo y somos capaces de llegar a tener “visiones” pasadas o futuras.

Calidad de vida

Estamos acostumbrados a llevar una vida de excesos y parece que es la única manera de disfrutar de las cosas.

Las personas que meditan se dan cuenta que no hacen falta excesos para disfrutar de cada una de las cosas que nos brinda la vida. Sólo hay que ser conscientes de lo que nos proporciona el día a día. Sentir plenamente lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Esta visión de la realidad sólo nos la proporciona la meditación, con sus estados alterados de conciencia que nos hacen sentirnos en paz con nosotros mismos, y como consecuencia poder disfrutar de todo lo que nos rodea en cada instante de nuestra existencia.

Esto nos lleva a tener una calidad de vida mucho mejor, con un estado anímico y físico por encima de la media, lo cual nos permite sacarle aún mayor partido a todo lo que nos rodea, sin necesidad de machacar nuestro cuerpo, mente y espíritu.

Conciencia de uno mismo y terapia

La conciencia de uno mismo comienza con la conciencia del propio cuerpo. La señal más clara de neurosis es la falta de esta conciencia. Las personas así ni siquiera se dan cuenta cuando encienden otro cigarrillo o se llevan comida a la boca. Tienden a vivir en la cabeza; las personas anoréxicas, por ejemplo, están obsesionadas con la idea, no con la realidad, de su cuerpo.

La meditación nos hace poner los pies en la tierra, nos pone en contacto con las sensaciones de nuestros cuerpos. Reconocer la realidad de  quiénes somos puede ser incómodo, pero la conciencia de uno mismo debe comenzar  por aquí. La relajación afloja las tensiones del día. La relajación profunda puede liberar la tensión crónica acumulada durante años. A su vez, esto puede aflojar las emociones reprimidas que dieron lugar a dichas tensiones. Cuando la mente es fuerte y está tranquila, a menudo hace aflorar recuerdos y emociones ocultas, lo que nos permite reconocerlas y tratarlas.

A su modo, la meditación cubre exactamente el mismo terreno que cualquier psicoterapia. Nos permite poder llegar a liberar nuestra mente de pensamientos que nos hacen estar mal para llenarlos de pensamientos positivos que mejoran todo nuestro organismo, nuestros cuerpos sutiles y en definitiva nuestra alma.

Despertar espiritual

 Para poder seguir el camino espiritual, necesitamos aclarar la mente y escuchar. Debemos convertirnos en un espacio en el que “Dios” pudiera entrar. No podemos pensar nuestro camino hacia Dios: la gracia sólo puede venir cuando la mente está abierta y receptiva. Debemos de ser capaces de contactar con nuestra parte más interna, nuestro SER, la parte divina de nuestra esencia.

La meditación nos permite este contacto con nuestro SER, para poder conocer la esencia del “Dios” mismo.

Nuestras mentes a menudo se encuentran contaminadas por un interminable desfile de pensamientos y fantasías triviales. La meditación puede eliminarlas a medida que aparecen.

Puede parecer que una persona que busca el despertar espiritual practica  la meditación de forma distinta a la que alguien que intenta superar una enfermedad, pero sin embargo, las reglas generales son las mismas en ambos casos. Para conseguirlo, ambas personas necesitan estar relajadas y conscientes en la meditación y en la vida diaria.

Cualquier cosa que hagamos con la mente, lo haremos mejor si meditamos. La meditación es como aprender a conducir un coche. Hay ciertos procedimientos que debemos seguir de forma ineludible, pero una vez que aprendemos a conducir, somos nosotros los que decidimos dónde vamos.

¿QUÉ ES LA MEDITACIÓN?

¿Qué es la meditación? ¿Cómo funciona?

La meditación: el arte de estar relajado y alerta

Una pregunta que surge con frecuencia es «¿Qué diferencia hay entre relajación y meditación?», y tienen razón al sospechar que la meditación es algo más que simplemente estar relajado.

La meditación es un estado mental tranquilo y alerta; el cuerpo está relajado y la mente concentrada. Los pensamientos quedan a un lado y nos sentimos en armonía con las sensaciones del momento.

La relajación, en cambio, se da cuando la mente va de un lado a otro, entre el sueño, la fantasía y el pensamiento. Podemos estar medio despiertos y no saber lo que estamos pensando. Es un estado agradable, pero fuera de control.

Tenemos más posibilidades de sentirnos relajados y alerta cuando nos concentramos en algo que nos gusta.

También podemos sentirnos relajados y alerta estando sentados en una silla, notando nuestro cuerpo expandirse y contraerse al respirar. Esto es, en realidad, meditar con la respiración.

La meditación es un acto de equilibrio: podemos estar relajados pero no muy despiertos, o podemos estar alerta pero físicamente en tensión. A veces necesitamos relajarnos más y otras veces necesitamos despabilarnos. Generalmente estamos demasiado alerta, porque nuestras ansiedades nos mantienen en tensión. Con la práctica y afinando, podemos alcanzar lo mejor de ambos mundos.

Cuando se comienza con la práctica de la meditación, frecuentemente se comete el error de entrar en estado de somnolencia. Es más fácil despertar una mente relajada que calmar una excesivamente alerta. ¡Para algunas personas es un gran logro dormirse en una habitación llena de gente! Con el paso del tiempo y la práctica, sin embargo, sabrán mantenerse mentalmente despiertos aunque sus cuerpos estén relajados.

La concentración y sus instrucciones básicas

 Mantenemos la mente alerta mientras nos relajamos concentrándonos en algo. Esto nos ayuda a mantenernos despiertos e impide pensamientos que nos distraigan.

Las instrucciones básicas para la mayoría de meditaciones son las mismas:

  1. Relajarse.
  2. Elegir algo para concentrarse y explorar.
  3. Si la mente se distrae, traerla nuevamente a la concentración.
  4. Dejar de lado todo lo demás.

En otras palabras, a la mente le asignamos una tarea sencilla para mantenerla alejada de las preocupaciones. Por ejemplo, contamos las respiraciones, pulsaciones del corazón o decimos un mantra. Esa es nuestra ancla. Cuando nuestra atención sé pierde, nos esforzamos por hacerla volver.

Parece un trabajo que cuesta hacer, y en realidad así es. Nos encanta jugar con nuestros pensamientos, perseguir los buenos y pelearnos con los malos. No queremos dejar de lado nuestras preocupaciones y fantasías, por más frustrantes que sean, y sin embargo, está claro que tenemos que deshacernos de esta lucha si queremos relajarnos. Dejar de lado, dejarse ir, puede ser un trabajo difícil.

La concentración es la técnica básica de casi todas las meditaciones. La expresión puede ser problemática para algunas personas que la asocian con tener el entrecejo fruncido y una firme determinación. Por este motivo, algunos profesores dicen que sus prácticas no requieren concentración, pero en realidad esto no es así. Una buena concentración es placentera. Es como un niño fascinado con un juguete: sensaciones y sentimientos, no pensamientos. Estamos concentrados cuando todos los otros pensamientos y sensaciones quedan momentáneamente apartados o empequeñecidos. La concentración sucede de forma natural pero también es una habilidad que se puede desarrollar.

Diferentes prácticas y sus efectos

Hay miles de diferentes meditaciones, pero las instrucciones para casi todas ellas son similares: relajarse, concentrarse en un objeto o actividad y dejar de lado todo lo demás. La diferencia principal entre las distintas meditaciones es el objeto sobre el que decidimos concentrarnos.

Las meditaciones más ampliamente usadas son:

  1. Respiración y conciencia corporal.
  2. Mantra y afirmaciones.
  3. Visualización.
  4. Objetos sensoriales (naturaleza, música, vela, sonido, ).

Existen incontables variaciones de estas meditaciones, y esto es sólo el comienzo. Eventualmente podremos meditar sobre recuerdos, un problema, el dolor, nuestras emociones, principios abstractos, Dios o sobre la naturaleza de la propia mente. Pero es mejor comenzar por algo más sencillo; hay que aprender a caminar antes de correr.

A menudo nos preguntamos «¿Cuál es la mejor meditación?», pero eso como si me preguntaran cuál es la mejor medicina. Una medicina sólo tiene valor si se ajusta a la persona que la usa, y esto explica por qué hay tantas clases de meditaciones. Si usted prueba unas cuantas, pronto descubrirá si una práctica es adecuada o no, porque será obvio: o le gusta o no le gusta.

Casi todas las meditaciones tienen un objetivo similar: reforzar nuestra capacidad de relajarnos y concentrarnos. Aceptando esto, sin embargo, debemos decir que distintas prácticas producen distintos efectos, y resulta útil saber algo sobre ellos.

Las meditaciones basadas en la respiración y el cuerpo tienden a estimular la conciencia de uno mismo, la salud, la memoria, la relajación y la dicha. Son prácticas buenas y útiles que, sin embargo, pueden llevar a un auto-análisis excesivo.

Mantra y afirmaciones son ideales para promover la tranquilidad. Son prácticas sencillas y flexibles, adecuadas para personas de temperamento devoto o religioso y a menudo producen felicidad a costa de la claridad mental.

Las visualizaciones son positivas, creativas e individualistas. Pueden hacer aflorar el potencial de la mente, pero a menudo les falta profundidad. Pueden llevar a un estado mental ambicioso que exige resultados (visiones y conocimientos) de cada meditación.

Las meditaciones sobre objetos sensoriales hacen salir de uno mismo y aumentan la empatía con el mundo exterior y su comprensión.

Muchas personas consideran que las meditaciones basadas en la respiración y la inspección del cuerpo son las prácticas más útiles, pero otras meditaciones (música, mantra y afirmaciones) son más fáciles, por lo que tal vez prefieras empezar por ellas.

Es corriente que los grupos tengan preferencias claras por determinadas técnicas de meditación. Los budistas del sur tienden a preferir la respiración, pero los grupos hindúes prefieren el mantra. A los miembros de la generación llamada New Age les gustan las afirmaciones y la visualización, y así sucesivamente. Cada grupo tiende a enseñar sólo su práctica preferida.

Es una situación bastante inadecuada, porque es como decidir que todo el mundo necesita más vitamina C o B en su régimen alimenticio. Los principiantes a menudo creen haber fracasado si la práctica que realizan no les da resultado, cuando lo más probable es que la técnica no sea la adecuada a su temperamento. La meditación es un camino individual y cualquier persona puede practicarla si encuentra el medio apropiado.

La postura

Podemos meditar en cualquier postura (sentados, de pie, caminando o acostados) o situación intermedia una vez que se domina la meditación. Cada postura tiene un efecto mental diferente y no hay una postura concreta que sea «la mejor». Lo que importa no es la postura sino lo que hacemos en ella. Lo ideal sería estar en un constante estado meditativo.

Lo ideal seria meditar en Loto, al menos al principio y hasta que dominemos la meditación, pero como le resulta bastante complicado a la mayoría, seguiremos las siguientes instrucciones:

Si se puede haremos Loto, sino podemos probaremos con medio loto o Siddhasana. En caso de no poder utilizaremos Sukasana o postura fácil, con las piernas simplemente cruzadas.

Esto sería ideal realizarlo sin cojines, pero si incluso así no podemos llevarlo a cabo podemos utilizar un cojín para que nuestra espalda se quede más derecha.

Su postura debe permitirle respirar con facilidad (nada de hombros caídos) y mantenerse despierto y alerta.

Ondas cerebrales alfa y beta

Cuando nos relajamos, nuestras mentes literalmente se vuelven más lentas, algo que es fácil de comprobar porque no pasamos de una idea a otra con tanta rapidez. Es conveniente llamar «alfa» a este estado, dado que las ondas cerebrales alfa (entre 7 y 14 ciclos por segundo) son dominantes cuando nos relajamos. Las ondas cerebrales más rápidas (14 a 30 ciclos por segundo) se llaman «beta». Éste es generalmente nuestro estado mental activo. Las ondas cerebrales del sueño se llaman theta y delta.

El estado alfa tiene una calidad mental muy clara que podemos aprender a cultivar. En alfa, el sentir predomina sobre el pensar y somos mentalmente receptivos más que activos. Nuestra atención se centra más en el presente que en el pasado o futuro. El estado alfa es un estado que acepta y no enjuicia.

Reconocimiento de estados mentales más profundos

La meditación extiende las fronteras de la conciencia. Comenzamos a familiarizarnos con los alrededores de la conciencia, particularmente con los estados más cercanos al sueño. Esta progresión tiene una descripción clásica:

  1. Ser consciente estando despierto.
  2. Ser consciente estando relajado.
  3. Ser consciente en estado de sueño.
  4. Ser consciente en un estado sin sueños.

Notaremos que a medida que nuestro metabolismo se hace más lento, nuestro estado mental también cambia. En beta, nuestro estado despierto habitual, la mente es como un torbellino, pues está constantemente pensando, hablando, en completa actividad. Nuestro cuerpo se siente sólido o tenso y mantenemos nuestros sentimientos más tiernos en la periferia.

Cuando estamos relajados y en alfa, la actividad de la mente parece más lenta. La mente va y viene, ve imágenes o colores, incluso fantasías. Experimentamos el cuerpo directamente como sensaciones que aparecen y desaparecen: dolores y molestias, suaves cosquilleos, etc.

Cuando la mente se aproxima al sueño se vuelve «irracional». A veces aparecen fugazmente imágenes soñadas o viejos recuerdos, incluso revelaciones inesperadas. Las preocupaciones del día se borran y sentimos el cuerpo pesado o liviano, o flotando, incluso puede dar la sensación de desaparecer completamente. La sensación del cuerpo es muy diferente respecto de la que tenemos en el estado beta.

A medida que nos acercamos a esta situación de «cuerpo dormido, mente despierta» se hace más difícil permanecer alerta, pero no es sorprendente porque llevamos encima décadas de condicionamiento que nos hacen caer dormidos al llegar a este punto. Permanecer despierto significa romper un hábito muy arraigado y también tenemos que estar convencidos de que merece la pena.

¿En qué punto se pierde la conciencia? Algunas personas se quedan dormidas en las primeras etapas del estado alfa, pero si logramos permanecer despiertos a medida que el cuerpo se aproxima al sueño, las recompensas son infinitamente mayores.

¿Se ha despertado alguna vez sintiéndose milagrosamente vivo y lúcido? Sabe que ha tenido un sueño maravilloso, aunque no lo recuerde para nada. Quien lo sabe es alguna parte de usted. La situación de «cuerpo dormido, mente despierta» es así.

Es bueno para la salud sentirse más relajado en la vida diaria, pero la curación profunda es más probable que ocurra en la situación de «cuerpo dormido, mente despierta». Las ansiedades crónicas que nos persiguen, despiertos o dormidos, no están presentes en este estado. Las  causas psicológicas de la mala salud quedan cortadas de raíz. El mecanismo de autocuración de toda la psique se pone en acción, al menos en esos momentos.

Estar relajado y consciente durante el día

Existen estados más profundos que los mencionados anteriormente, pero son difíciles de describir y más aún de experimentar. Es más importante desarrollar amplitud en la práctica, o sea sentirse centrado y consciente a lo  largo del día.

¿El practicante puede mantenerse alerta mientras está profundamente relajado? Lleva tiempo lograr sentirse fuerte y centrado en este estado; lamentablemente, hay personas que llevan años «meditando» sin llegar hasta aquí.

El siguiente umbral es estar conscientemente relajado y despierto durante el día, fuera de la sesión formal de meditación. Es fácil relajarse en clase, estando acostado, con los ojos cerrados, la ayuda de alguien que nos guía, en un ambiente tranquilo y con el apoyo de otras personas que están haciendo lo mismo, pero poco a poco hay que ir dejando de lado estos apoyos para poder meditar sentados o caminando, con los ojos abiertos, sin ninguna guía, en circunstancias ruidosas y rodeado de personas que piensan que lo que hacemos es una tontería.

Hay que intentarlo varias veces, pero pronto se aprende a relajarse con los ojos abiertos. Esto proporciona una gran flexibilidad y una claridad mental extra. Es posible meditar en salas de espera, mientras caminamos, en conferencias. Se puede meditar sobre cosas de belleza, como el cielo, el océano, un arbusto florecido o unos pájaros volando. Se puede meditar en medio de la actividad. Podemos aprender a meditar en diferentes posturas, prescindiendo de una determinada silla, un cojín concreto, una cierta habitación. Podemos aprender a meditar en el dentista o mientras esperamos para recoger a los niños delante del colegio.

Llegará el momento en el que podremos meditar aunque las circunstancias disten de ser las ideales. Nos podemos sentir agotados, enfadados o deprimidos, y sin embargo, pensar que la meditación no sólo es posible, sino que es justo lo que necesitamos. En este punto la meditación se convierte en una práctica continua. Es el arte de encontrar siempre el punto de equilibrio en el imprevisible tiempo de nuestras vidas.

En busca del éxtasis

Muchas personas que hacen meditación están «enganchadas al éxtasis» y sólo buscan las meditaciones «buenas». Son adictos a todo lo que rodea a la meditación: las personas, el entorno, el método y a menudo la filosofía que le sirve de base. El resultado es, lamentablemente, que sus meditaciones dependen de un lugar, un momento del día, un determinado estado emocional. Si cualquiera de estos elementos no es el ideal, la meditación no es buena.

Es fácil caer en las redes de un conjunto de reglas y prohibiciones si sólo se persigue la máxima perfección: no meditar después de una comida, comer sólo alimentos vegetarianos, sentarse en el suelo con las piernas cruzadas en la posición del loto, llevar ropa blanca o negra, aprender a respirar «correctamente», sentarse como una estatua, usar sólo un mantra determinado, no probar otros métodos, tener sólo pensamientos puros y nobles, abandonar aquellas cosas que limitan el crecimiento espiritual, tales como trabajo, familia, cultura, y otras reglas y prohibiciones por el estilo.

Son sistemas valiosos, pero innecesarios si lo que buscamos es un estado de conciencia y equilibrio en la vida. La meditación no nos exige que nos apartemos de la realidad, sino que la incluyamos en ella. Es un hábito, el de  estar relajados y a tono con nosotros mismos, física y emocionalmente, durante todo el día. Este equilibrio interior continuado es más valioso que la ocasional «perfección».

Punto de meditación: Un objeto cualquiera

Esta técnica se puede practicar en cualquier momento libre, por ejemplo sentado a la mesa de trabajo, o esperando el autobús, o en el coche.

Sólo es necesario que hayamos sido capaces de llegar al estado meditativo y ser capaces de reconocerlo para extrapolarlo a las distintas situaciones.

Instrucciones

  • Elija un objeto interesante dentro de su campo de visión; puede ser una flor, la hierba moviéndose al viento, el dibujo de la camisa de la persona que está a su lado.
  • Fije su mente allí. Elimine la charla interior. Pase a sentir.
  • Deje que los ojos se ablanden (no fije la mirada).
  • Use los ojos como una lente zoom. Deje que el tiempo se haga lento y explore el objeto a placer. Imagine su textura u olor, si es el caso.
  • Permita que afloren las asociaciones.
  • Deje que su cuerpo se afloje y se relaje.
  • Respire profundamente y suspire al soltar el aire.
  • Tenga conciencia del objeto, su cuerpo y la corriente de atención que los une.
  • Finalmente, de forma consciente, deje de centrar la atención en el objeto.
  • Compruebe si su estado mental ha cambiado.

¿Se siente más tranquilo y alerta?

Mantra

Un mantra es como una afirmación, pero con dos diferencias importantes. Un mantra puede no tener significado alguno o, si lo tiene, la calidad de sonido de las palabras es más importante. En segundo lugar, la concentración está en el mantra en sí. Las afirmaciones normalmente se hacen mientras nos concentramos en la respiración o el cuerpo, pero con un mantra nos concentramos en su ritmo y en su calidad sonora.

He aquí algunos mantras comunes:

OM OM AH

OM AH HUNG SVAHA SOHAM

OM MANÍ PEDME HUNG

OM NAMAH SHIVAYA

Los mantras son musicales, nos envuelven en sonidos y su ritmo nos transporta. Pueden aparecer colores e imágenes cuando nos relajamos y la sensación es a menudo cómoda y sensual, pero también pueden ser soporíferos, como cuando canturreamos una canción de cuna, a no ser que busquemos específicamente la claridad mental.

Los mantras son más místicos que una práctica menos emocional como la meditación sobre la respiración. Fácilmente crean sensaciones e imágenes y pueden tener una calidad mágica de encantamiento. Esto atrae a algunas personas y descorazona a otras. De todas las prácticas apuntadas aquí, ésta es la más religiosa o exótica en tono.

El grupo llamado Meditación Trascendental (en adelante llamado MT) insiste en que un mantra es una disciplina psico-física y no una religión. Proporciona grandes fondos a investigaciones sobre los efectos de la meditación para apoyar su posición y ha logrado cambiar la imagen de la meditación en occidente. Hay grandes corporaciones mundiales que no tienen empacho en invitar a trajeados profesores de MT para que ayuden a los ejecutivos a relajarse.

Aun así, sigue habiendo un poco de misterio y la consiguiente sospecha con respecto a MT.

Los padres cristianos a menudo se oponen al uso de la meditación en la escuela porque sospechan que un mantra es una oración a un dios pagano.

En el mundo oriental, los mantras son «de dominio público», como si dijéramos. Aparecen escritos en paredes, ropas o libros, o se oyen en calles y templos. Forman parte de canciones conocidas o se leen en la parte frontal de los camiones. Están grabados sobre rocas u ondean en banderas. Los niños los saben antes de aprender a leer.

También hay mantras «secretos» que requieren iniciación, pero son más escasos. Distintos grupos pueden tener su propio mantra, por ejemplo, o un mantra ir con una práctica determinada. En todo caso, no están hechos a medida para una sola persona.

Parece que sólo MT utiliza mantras personalizados y este aspecto desconcierta incluso a personas que simpatizan con la meditación y el mantra. Da la impresión de elitismo y sugiere que los mantras tradicionales que millones de personas han usado durante miles de años no son «trascendentales».

El mantra y la meditación sobre la respiración son las dos meditaciones más extendidas en todo el mundo. Las personas tienen una afinidad inmediata con uno o con otra. La meditación sobre la respiración es más fría, analítica y realista. Un mantra, a pesar de los esfuerzos de desmitificación de algunos, sigue siendo más emotivo e imaginativo. Esto es justamente parte de la naturaleza del mantra.

Los grupos religiosos tienden a preferir el mantra porque es más adecuado para crear emoción que la respiración. El hinduismo tiene una gran tradición de canciones populares sagradas. Son como villancicos, que grupos de devotos cantan durante horas. Estas sencillas y bellas canciones son bastante repetitivas  y producen el efecto de un mantra. Cuando los cristianos aprenden meditación, a menudo sienten afinidad por el mantra. El Salve María, el pasar las cuentas del rosario y las liturgias repetitivas de la iglesia son similares en efecto al mantra.

También es posible bailar siguiendo el mantra, como sabemos por haber visto a los seguidores de Haré Krishna por las calles. Hace falta mucha energía para cantar y bailar un mantra y eso dificulta pensar en cualquier otra cosa. Es adecuado para los jóvenes o para personas con mentes no disciplinadas.

En la India, un mantra se dice muy rápido y en voz alta. Se trata de la teoría de la manguera de alta presión del mantra: hacer volar todo lo demás que haya en la conciencia.

Un mantra se puede decir en voz alta o en silencio. Quienes lo usan suelen comenzar en voz alta, pero a medida que se relajan, el mantra se vuelve silencioso y se transforma en un murmullo interior, hasta que se para solo y la persona queda inmóvil.

La propia simplicidad del mantra puede ser un problema. Muchas personas consideran que el mantra es extremadamente aburrido y usar uno 20 minutos cada día se convierte en una tarea masoquista. El mantra, entonces es la medicina equivocada para esas personas, por lo que deberían probar algo que les resultara más atractivo.

Meditar sólo sobre el sonido de un mantra puede ser monótono, aunque el mantra tiende a evocar color y disposición de ánimo, simplemente debido a sus cualidades musicales.

Con la relajación, la mente a menudo genera imágenes de forma espontánea, imágenes con las que podemos jugar para hacer más profunda la meditación. Como ya he dicho anteriormente, el hecho de usar un mantra puede parecer cosa de niños.

Muchos mantras orientales son los distintos nombres de Dios. Decir un mantra es como invocar un aspecto de Dios, lo que se puede entrelazar con visualización, conceptos y emociones religiosas. Obviamente, este tipo de mantra no es un simple sonido sin sentido que se dice para relajarse.

El mantra puede ser muy flexible. Como la respiración, puede ser la base de una meditación más sofisticada. Es fácil añadir una visualización (de una deidad), un concepto (amor o compasión) y actividad física (mecer el cuerpo, bailar o pasar las cuentas de un rosario).

Hecho de forma sencilla, un mantra nos puede relajar con mucha rapidez. Es como un niño repitiendo una palabra sin cesar. Se puede usar en actividad, del mismo modo que podemos canturrear una canción mientras hacemos las tareas domésticas.

Meditación básica 1: La respiración

Por encima, parece una técnica sencilla. Nos sentamos y contamos las veces que respiramos a lo largo de la meditación. Pero si esto es todo lo que hacemos, la práctica puede resultar bastante insípida, reduciéndose a simplemente marcar el tiempo. Es mucho más importante sentir la respiración.

¿La mente está allí cuando la respiración comienza o se para? ¿Nos damos cuenta de los detalles cambiantes momento a momento? ¿Sentimos la reverberación de la respiración en diferentes partes del cuerpo, como el vientre, el diafragma, el pecho o las fosas nasales?

Si examinamos la respiración con curiosidad, la mente estará concentrada y podremos notar finas sensaciones que resultan fascinantes. Esta meditación puede, eventualmente, llevarnos a explorar todas las energías vitales dentro de nosotros.

Instrucciones

Busque un lugar relativamente tranquilo y tómese 15 minutos para meditar. Colóquese en una posición cómoda que le permita respirar con facilidad. A casi todo el mundo le va bien una silla acolchada de respaldo recto.

Dedique un minuto o dos a repasar lentamente su cuerpo de forma interna, para soltar las tensiones sutiles. Examine ojos, boca, hombros, manos, vientre.

Respire profundamente y suspire. Deje que su abdomen se afloje, que el aire de la respiración tenga espacio donde moverse.

Explore el movimiento de la respiración dentro suyo. Si hay una pausa cuando acaba de soltar todo el aire, disfrútela. Permita que la respiración sea espontánea. No trate de controlarla, ni de respirar correctamente o de regular la respiración.

Para mantenerse alerta, cuente las respiraciones hasta cinco o diez repetidas veces. Esto ayuda a fijar la mente cuando usted se distrae. Puede contar cada vez que acaba de expeler todo el aire («uno… dos… tres…», o contar dos veces, cuando inspira y cuando expira («uno, uno… dos, dos…), o usar la conjunción «y» («uno… y dos… y tres…»).

Si pierde la cuenta, no se preocupe y vuelva a empezar. Si se distrae fácilmente, examine cada respiración con mayor intensidad. Si tiene sueño, abra un poco los ojos o corrija su postura. Deje que su cuerpo se duerma. No se ponga rígido. En el fondo, sea consciente de las sensaciones de relajación, o sea pesadez/ligereza, cosquilleo, respiración suave, etc.

Salga lentamente de la meditación. Permanezca sentado en silencio con los ojos abiertos durante un minuto. Observe si se siente diferente con respecto a cuando comenzó el ejercicio.

Meditación básica 2: Inspección del cuerpo

En cualquier meditación ayuda tener algo sistemático que hacer. En este ejercicio podemos inspeccionar el cuerpo deliberadamente en etapas, de arriba hacia abajo o al revés. La inspección del cuerpo es una meditación sobre la postura y la respiración. Es una práctica excelente por sí misma y puede servir de preliminar para otras técnicas.

Divida al cuerpo en siete regiones y pase deliberadamente de una a la siguiente. En la meditación previa explorábamos las sensaciones de la respiración para mantener la mente ocupada. En ésta, examinamos todas y cada una de las sensaciones que aparecen en cada parte del cuerpo, como, por ejemplo, dolor, cosquilleo, calor, tensión, pulso, humedad, o cualquier otra.

Se puede repasar el cuerpo hacia arriba o hacía abajo, con rapidez o con lentitud. Se puede pasar de una región a otra cada vez que se suelta el aire, o contar cinco o diez respiraciones (o más) en cada región.

Instrucciones

 Siéntese cómodamente y sacuda el cuerpo hasta aflojarlo.  Inspecciónelo por encima y afloje cualquier tensión obvia. Respire profundamente un par de veces y déjese ir completamente mientras suelta el aire.

Repase el cuerpo a su propio ritmo: una, cinco o diez respiraciones a cada región. Interésese por el detalle sutil:

  • Cuero cabelludo y frente
  • La cara y la parte inferior de la cabeza
  • Cuello, garganta, hombros, brazos y manos
  • Pecho y espalda
  • Diafragma y plexo solar
  • El vientre
  • Caderas, piernas y pies

Concéntrese en el flujo de la respiración en cualquier parte del cuerpo: vientre, pecho, garganta o fosas nasales. Cuente las respiraciones, como en la meditación anterior. Tome conciencia de las sensaciones de relajación que le rodean: pesadez, cosquilleo, expansión, etc.

Repita los pasos 2 y 3 a su gusto. Como alternativa, tal vez prefiera inspeccionar el cuerpo en dirección ascendente. La inspección descendente es relajante, en efecto. La inspección ascendente eleva la energía y lo mantiene más alerta.

Meditación básica 3: Música

Si su objeto de meditación es la  música, las instrucciones habituales  son válidas. Relájese, concéntrese en la música y cuando la mente se distraiga, tráigala otra vez a la concentración.

Muchos de nosotros usamos la música como muzak, o sea, nos relajamos flotando junto con ella. Sin embargo, separarse del resto del mundo a través de la música no es meditación, sino una forma de relajación en la que la mente no está muy lúcida. La meditación con música se parece más a asistir a un concierto. Si nos gastamos un buen dinero en la entrada, está claro que queremos concentrarnos en la música, y si lo logramos, disfrutamos mucho más porque reconocemos detalles de riqueza y color que de otro modo no notaríamos. La música es más probable que evoque imágenes o sensaciones que pueden profundizar nuestra concentración (si no permitimos que nos distraiga).

A menudo me preguntan: «¿Hay alguna música que sea mejor para la meditación?». Cualquier música no cantada sirve. Puede ser rápida, lenta, tranquila o apasionada, pero con alguna característica que atraiga a la mente. Yo medito frecuentemente escuchando música compleja rápida, pero es más importante la calidad de la concentración que la música en sí.

La música de relajación o tipo New Age generalmente es demasiado insustancial para la meditación. Puede dar lugar a una mente soñadora en lugar de concentrada, pero aun así, puede ser útil para crear un ambiente mientras que usted medita sobre otra cosa.

Instrucciones

Revise su postura y respiración durante un minuto o dos. Ponga su mente en estado alfa antes de que la música comience.

Haga sonar la música y disfrútela. Observe detalle y color. Si espontáneamente aparecen imágenes o colores, úselos para profundizar la meditación. Sienta la música resonar dentro del cuerpo. Pregúntese de vez en cuando «¿Estoy todavía con la música?». Tenga presente cuando se siente alejar. Observe la especial calidad «viva» de esos momentos cuando está completamente con la música.

Cuando la música deje de sonar, vuelva a usted mismo. ¿Se ha relajado completamente, o está un poco nervioso? ¿Está aguantando la respiración, o es suave y floja? Cuando se sienta absolutamente en contacto consigo mismo, salga de la meditación.

Meditación básica 4: Afirmaciones

Los principiantes normalmente encuentran que las afirmaciones son muy gratificantes. Es una práctica más sencilla que la de la respiración, y para conseguir resultados no hace falta pensar o practicar mucho.

Cuando estamos relajados somos bastante sugestionables y tendemos a responder a nuestras afirmaciones sin darnos cuenta. Por este motivo, asegúrese de que su afirmación le conviene. En el siguiente ejercicio probaremos dos, pero es bueno inventarse las propias.

Instrucciones

 Póngase cómodo y repase el cuerpo para detectar tensiones obvias. Cuando esté preparado, respire hondo dos veces. Suelte el aire completamente y sienta cómo la respiración se mueve dentro suyo.

En cuanto entre en contacto con la respiración, diga la primera afirmación: «MÁS LENTO». Diga la primera palabra al inspirar y la segunda al espirar. No intente regular la respiración. Adapte la afirmación a la respiración. Preste atención a las palabras hasta que salgan solas de forma automática y sin esfuerzo.

Ahora concéntrese en la respiración. Probablemente se hará más lenta. Esto generalmente sucede cuando nos relajamos, pero no importa mucho si no es así. Preste atención a las sensaciones de la respiración o los latidos del corazón. Esto ayuda a que las ondas mentales se hagan más lentas y pasen a alfa. Siga con «MÁS LENTO» durante un rato o cambie la afirmación a «DEJARSE IR». El ánimo puede cambiar. Tal vez le resulte más fácil dejarse ir al soltar el aire, o dejar ir los pensamientos, o dejar ir el esfuerzo de lograr un efecto.

Siga con la afirmación que le vaya mejor o invente una propia. Al final de la meditación observe si su estado de ánimo ha cambiado y, en tal caso, cómo.

Meditación básica 5: Mantra

Se puede usar un mantra directamente sin relajarse antes. El mantra barrerá los pensamientos y el cuerpo pronto le seguirá. Se puede decir en una meditación formal o mientras lavamos los platos, caminamos o compramos en el supermercado.

Puede usar cualquier mantra mencionado en este capítulo. Los tres siguientes funcionan bien: OM AH es un buen mantra, muy sencillo (OM al tomar aire, AH al soltarlo). Otro mantra sencillo es SHALOM (también dicho al inspirar y espirar).

Los mantras más largos le proporcionarán algo más consistente. Le mantendrán más alerta cuando se relaje profundamente. A mucha gente le gusta en especial el mantra tibetano OM MANI PEME HUNG por este motivo. También tiene un ritmo repetitivo que nos transporta. Pronunciado Om maní péiméi hang, se puede decir rápido o lento, al compás de la respiración, los latidos del corazón o los pasos, o independiente de cualquier otro ritmo corporal.

Instrucciones

 Elija un mantra y comience a repetirlo en silencio. Generalmente ayuda el sincronizarlo de alguna manera con la respiración natural o los latidos del corazón.

Sumérjase en la «lectura» y el ritmo del mantra. Envuélvase en el flujo de sonidos. Entrelace el mantra con las sensaciones producidas por la respiración. Deje que el mantra lo transporte. Siga con el mantra. Intente  darse cuenta cuando la mente se queda en blanco. Si está perdiendo la concentración, diga las sílabas con mayor precisión o acentúe el ritmo. Disfrute.

Meditación básica 6: Cuerpo dormido, mente despierta

Este es el ejercicio más eficaz que conozco para entrar en el estado de «cuerpo dormido, mente alerta». Hay personas que lo usan a propósito para quedarse dormidas. Requiere gran concentración y relajación y es mejor hacerlo acostado.

En esta técnica revisamos el cuerpo, pero cambiamos nuestro punto de concentración cada dos o tres segundos. Esto nos mantiene alerta. En cada lugar buscamos sensaciones nuevas y luego seguimos adelante antes de que la mente se aburra. Esta práctica es fácil de aprender, aunque al principio pueda parecer compleja. Grabarla en una cinta puede ayudar. En esta meditación, primero descienda sistemáticamente por el lado derecho del cuerpo, luego el lado izquierdo, luego lentamente hacia arriba y finalmente descienda por el medio. Terminamos concentrándonos en la respiración.

Instrucciones

 Elija una postura. Si se acuesta en el suelo, ponga las palmas de las manos hacia arriba, las piernas un poco separadas y una almohada pequeña debajo de la cabeza. Dedique un minuto a aflojar las tensiones que tenga dentro.

A continuación recorra el cuerpo con la mente como si fuera un foco. Nombre cada lugar y trate de sentir o imaginar las sensaciones de ese lugar, por más sutiles que sean. Muévase ligeramente, sintiendo y dejándose ir, sintiéndose y dejándose ir. Lado derecho: «Pulgar derecho… dedo índice… dedo medio… anular… meñique… palma de la mano… reverso de la mano… muñeca… antebrazo… codo… parte superior del brazo… hombro… parte superior derecha de la espalda… mitad de la espalda… parte inferior de la espalda… nalga… muslo… rodilla… parte inferior de la pierna… tobillo… talón… planta del pie… empeine del pie… dedo gordo del píe… segundo dedo del pie… tercer dedo del pie… cuarto dedo del pie… quinto dedo del pie… todo el lado derecho del cuerpo… lado derecho… lado derecho…» (Fíjese si lo nota diferente al izquierdo. Quédese así más o menos un minuto).

Lado izquierdo, igual que el lado derecho: «Pulgar izquierdo… todo el lado izquierdo del cuerpo».

Hacia arriba (más lentamente): «Ambos pies y tobillos… parte inferior de las piernas y rodillas… muslos y caderas… vientre y parte baja de la espalda… plexo solar… pecho y parte superior de la espalda… manos y antebrazos… codos y parte superior de los brazos… hombros, cuello y garganta… parte de atrás y lados de la cabeza… parte superior de la cabeza… todo el cuerpo…» (Quédese así durante unos segundos). Hacia abajo y hacia adentro: «Frente… ojos… orejas… nariz y mejillas… boca… mandíbula… toda la cara… interior de las fosas nasales… interior de la boca… interior de la garganta… el pulmón derecho (sentir cómo se expande y se contrae)… el pulmón izquierdo… el corazón… hígado… estómago… riñones… intestinos… órganos sexuales… todo el interior del cuerpo…». Sienta el suave fluir de la respiración. Deje que la mente descanse en algún lugar dentro  de usted y cuente las respiraciones durante el resto de la meditación.

Meditación básica 7: Objeto natural

Cuando algo nos llama la atención, la mente momentáneamente se concentra en ello y los demás pensamientos desaparecen. Esto sucede muchas veces al día. Esta meditación transforma este hecho natural en una práctica formal.

Suelo enseñar esta meditación colocando varios objetos sobre una mesa: un florero con flores, una vela, un cristal, una manzana o un mango, un trozo de madera devuelto por el mar, un pañuelo de seda multicolor. Es importante que los alumnos puedan elegir algo que les resulte personalmente atractivo.

Podemos observar el objeto fríamente, como si dijéramos, considerando su forma y color, pero a medida que nos vamos relajando aparecen espontáneamente recuerdos y asociaciones. Por ejemplo, nos podemos encontrar imaginando la textura, el gusto y la estructura interna de una naranja. Todo esto contribuye a ahondar nuestro sentido de empatía y unión con el objeto.

El proceso se puede reforzar usando la imaginación. Podemos imaginar que nos hacemos pequeños y entramos en la manzana, o incluso que nos convertimos en una manzana. Puede ser muy divertido.

Instrucciones

Coloque algo que le interese sobre una mesa a una distancia conveniente delante suyo, no demasiado cerca ni demasiado lejos, ni muy bajo ni muy alto. Cierre los ojos un par de minutos y relájese usando cualquier técnica que le apetezca.

Abra los ojos. Mantenga los músculos flojos y suaves. Los ojos pueden estar casi desenfocados. Pose los ojos sobre el objeto y explórelo. Diga el nombre del objeto en silencio, como si fuera un mantra, cada vez que suelta el aire. Sin esfuerzo y sin fijar la mirada, familiarícese con el objeto. Note su color, sombras, textura, etcétera.

Use su imaginación si lo desea. Imagine que lo está tocando o sosteniendo, que está metiéndose dentro del objeto o transformándose en él, o permita que afloren las asociaciones. Si lo desea, cierre los ojos y explore el objeto en su imaginación. Siga diciendo la palabra para evocar la imagen. Los detalles  pueden cambiar ligeramente. Si pierde la imagen del todo, abra los ojos otra vez.

De vez en cuando repase todo el cuerpo para asegurarse de que está relajado. Si nota que se está poniendo tenso, mantenga los ojos cerrados un rato.

Si nota que empieza a soñar, abra los ojos. Medite sobre el objeto con los ojos abiertos o cerrados, como quiera. Al final de la meditación, observe cómo se siente su cuerpo.

Meditación básica 8: Visualización

La visualización puede ser muy sencilla (un punto de luz blanca en el espacio, por ejemplo) o más compleja. Con independencia de sus inclinaciones, al principio es conveniente comenzar a practicar sobre cosas sencillas, como por ejemplo:

  • Los colores del arco iris
  • Los cuatro elementos (aire, tierra, agua, fuego)
  • Objetos de los cinco sentidos
  • Diferentes formas de vida, desde los virus para arriba.
  • Recordar los detalles sensoriales del día: colores, olores, sabores, sensaciones táctiles, sonidos y las emociones que rodean a cada uno de ellos.

Este tipo de práctica desarrolla la habilidad de construir visualizaciones más complejas a voluntad. La más sencilla es visualizar un color. Algunas personas evocan fácilmente un color puro, mientras que otras prefieren evocar objetos de ese color. Las siguientes meditaciones se pueden hacer con cualquiera de las secuencias mencionadas más arriba.

No es importante «ver» los colores con claridad, sino que es suficiente con la sensación que generan. Lo que importa es tener la mente absorta, de modo que no se distraiga con otras cosas. El color es sólo una excusa para que la mente se concentre, cosa que sucede incluso intentando sentir algo que está más allá de su percepción.

Instrucciones

Póngase cómodo y relájese, con los ojos abiertos o cerrados. Comience a trabajar lentamente con los colores del espectro, comenzando por el rojo. Diga la palabra «rojo» cada vez que suelte el aire. Espere que aparezca un determinado tono de rojo, o el recuerdo de un objeto rojo. Cuando aparezca, explore la sensación sin ponerse tenso. Disfrútelo durante un minuto. Trabaje con los colores del arco iris, dedicándole un minuto a cada uno: rojo… naranja… amarillo… verde… azul… añil… blanco. Notará que algunos colores u objetos le vienen a la mente con mayor facilidad que otros.

Concéntrese ahora en el color que más le ha gustado. Imagine la calidad de ese color irradiando a través de todo el cuerpo. Juegue con las asociaciones que afloren. Siga diciendo la palabra como si fuera un mantra. No trate de lograr nada. Asegúrese de su cuerpo no se pone en tensión.

Deje que el color desaparezca y que su mente descanse con las sensaciones del cuerpo durante un par de minutos. Note el estado de su cuerpo y mente antes de emerger.

Meditación básica 9: Asignar nombres

En esta meditación nada es una distracción. Aquello que llame su atención en el momento se convertirá en el objeto de meditación. Céntrese en ese objeto un segundo, asígnele un nombre, déjelo ir y vuelva a la respiración. Si le pone nombre a un pensamiento que lo distrae, puede mantenerlo a distancia, y eso lo desarma. No importa la frecuencia con que haga esto, simplemente reconozca dónde está su mente, si en la respiración o en la distracción.

Poner o asignar nombres es una meditación que da conocimiento o conciencia de uno mismo. Ayuda a que veamos exactamente cómo es nuestra realidad momento a momento.

La asignación de nombres se puede hacer de muchas maneras. Es corriente decir el nombre elegido dos o tres veces, para volver más lento el impulso de la mente. Una expresión que pone un nombre puede ser muy precisa o muy general. Veamos algunos ejemplos; puede usar cualquier combinación que le vaya bien:

Si lo que aparece es un pensamiento del día anterior, puede decir «pasado, pasado…». Si es un pensamiento para mañana, diga «futuro, futuro…».

Puede darle un nombre a la sensación más destacada: «oído, oído… (para los sonidos); tacto, tacto… (para dolores en el cuerpo); pensar, pensar… », y así sucesivamente.

Puede catalogar el estado emocional: «triste, triste… cansado, cansado… aburrido, aburrido…». También puede asignarle un nombre a su reacción: «Me gusta, me gusta… No me gusta, no me gusta…».

También puede ponerle nombre al objeto exacto del pensamiento: «María, María… tarea, tarea… Bosnia, Bosnia… café, café…».

Instrucciones

 Siga cualquier meditación habitual. Si la mente se distrae, observe hacia donde va. Pase su atención a la distracción y asígnele un nombre, dos o tres veces, luego regrese al objeto de la meditación.

No persiga un pensamiento ni se interese en él. No especule «¿Por qué estoy pensando en esto?». Siéntase relajado mientras cambia su atención del objeto de meditación a la distracción una y otra vez.

No se esfuerce por lograr una gran concentración ni censure algunas cosas. Permita que todas entren en la conciencia, incluso aquellas que habitualmente trata de ignorar. Literalmente todo se puede aprovechar. «Dolor de cabeza, dolor de cabeza… tristeza, tristeza… zumbido, zumbido… comida para perros, comida para perros…».

Aprenda a verlo todo con igualdad y sin apego. Esta es su experiencia de vida, aquí y ahora. ¿Puede aceptarla? ¿O quiere detenerse a elegir?

A medida que sigue adelante, los pensamientos ajenos se vuelven menos insistentes. A usted le toca decidir si permanece con la respiración o disfruta de los espacios donde no hay pensamientos.

Meditación básica 10: Vaciar la mente

Esta meditación es similar a la anterior. Cuando «asignamos nombres» nos concentramos en la respiración o la distracción. Cuando «vaciamos la mente» no nos concentramos en nada, excepto el proceso de dejarse ir. «Asignar nombres» es bueno cuando la mente está plagada de distracciones; «vaciar la mente» es una práctica avanzada a realizar cuando la mente se encuentra especialmente fuerte y clara.

Normalmente nos concentramos en un objeto que nos ayude a abandonar todos los demás pensamientos. Cuando la mente es fuerte, sin embargo, podemos abandonar incluso el objeto y simplemente dejar que la mente se abra. Todo lo que tenemos que hacer es vigilar y descartar cualquier cosa que aparezca en la mente. Por lo tanto, nos concentramos en dejarse ir, dejarse ir, dejarse ir. Continuamente tratamos de desconectar y vaciar la mente.

Unas imágenes pueden servir para ilustrar este proceso: esta meditación es como barrer el patio en un día de viento. Cuando barremos las hojas muertas de nuestros pensamientos de un lugar, aparecen otras de otro lado.

Otra imagen es considerar la mente como una corriente de conciencia, en la que nuestros pensamientos son las hojas y las ramas que pasan flotando. En cuanto note que ha pescado un pensamiento de esos y lo ha rescatado de la corriente, vuelva a tirarlo al agua.

También podemos pensar en la mente como un espejo. En sí es perfectamente claro, pero en cambio, refleja todos los detalles de las nubes que le pasan por delante. Tratamos de identificarnos con el espejo (la mente que observa) y no con las nubes (nuestros pensamientos).

Dado que en esta meditación estamos continuamente vaciando la mente, pueden aparecer sensaciones inusuales, conocimientos y recuerdos que normalmente no llegarían a la conciencia. Dejar todo eso de lado puede ser un reto considerable, porque en cuanto sacamos algo de la corriente, ya hemos perdido la meditación.

«Vaciar la mente» es algo muy especial. Al contrario que en otras prácticas, no nos concentramos en un objeto o una imagen. En la meditación de «asignar nombres» nos concentramos momentáneamente en las distracciones, pero en esta práctica llegamos a la claridad mental subyacente.

Instrucciones

Puede comenzar haciendo una práctica de meditación cualquiera. Cuando su mente esté tan clara que nada la distraiga, deje el objeto de lado y permita que la mente se abra y sea como un espejo.

Disfrute del espacio y permita que cualquier cosa pase por él: emoción, pensamiento, sensación, memoria. No demuestre interés por nada, pero esté atento a la más mínima atracción o aversión. Decir la afirmación «dejarlo ir» mientras respira, para centrarse, le puede servir de ayuda.

Mire a cada pensamiento, emoción y sensación de igual manera, sin preferencias: un tic en la oreja, un recuerdo de infancia, un sentimiento de pena, el ruido del tránsito, un pensamiento sobre mañana, una gran revelación.

Si aparecen muchos fenómenos similares (una cadena de recuerdos, por ejemplo, o puras sensaciones físicas), es que está seleccionando inconscientemente. Realmente está desconectado si lo que aparece es diverso y pasa en un instante. Si sospecha que está perdido, entonces es que lo está. Pare inmediatamente y reestablezca la concentración en un objeto. No vaya de un lado a otro.

Ajústese a los espacios entre pensamientos y sienta la conciencia detrás de los contenidos de su mente. Cuando acabe esta práctica, su mente se sentirá imperturbable, espaciosa y tranquila.

Punto de meditación: Estar presente

Este ejercicio está pensado para ayudarle a encontrarse si se siente disperso o «fuera de juego». Hace pasar la mente rápidamente de los pensamientos al mundo de las sensaciones que le rodea. Se puede hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. Es fácil de practicar cuando se está en actividad; yo lo hago a menudo mientras:

  • Me cepillo los dientes
  • Limpio la habitación
  • Me preparo para salir
  • Compro en el supermercado

Instrucciones

Pregúntese: «¿Dónde estoy?» y cambie su mente de pensamientos a sensaciones.

Observe de qué forma su atención va de un punto a otro: al sostener el cepillo de dientes, abrir el grifo, oír el sonido del agua que sale, sentir el movimiento del brazo al alzarlo, el picor de la pasta de dientes en la lengua.

Fíjese también en el tono emocional: de gusto o no gusto, apresurado, inquieto, de disfrute, cansado, nervioso. Observe estos tonos con igual desapego mientras desfilan delante suyo. Verá que la mente puede volver rápidamente al mundo de los pensamientos. Tráigala enseguida a cualquier sensación inmediata, por trivial que sea.

Observe pasivamente las sensaciones y emociones que van y vienen mientras usted lo desea. No piense o analice. Cuando note lo que está haciendo, podrá observar que sus movimientos se han vuelto más armoniosos.

El sistema energético y los cuerpos no materiales del hombre

La mayoría de las personas consideran el mundo de la materia y, por tanto, también el cuerpo físico como la única realidad, pues es el único que pueden percibir a través de los sentidos físicos y captar con el raciocinio. Sin embargo, al ojo clarividente que mira a una persona se le abre un sinfín de estructuras energéticas, movimientos energéticos, formas y colores, que se hacen visibles dentro y alrededor del cuerpo físico.

Si tú te encuentras entre esas personas que sólo pueden aceptar como realidad el cuerpo material, piensa en todo lo que sucede con la energía, con la fuerza vital que da vida a un cuerpo físico y que le proporciona sensaciones y capacidad de expresión, cuando ese cuerpo muere. Una ley física afirma que, en el universo, la energía no se destruye, sino que únicamente puede transformarse en otras formas de energía. La energía que actúa detrás de la manifestación material del cuerpo y sus funciones y capacidades está compuesta por un sistema energético complejo sin el cual no podría existir el cuerpo físico. Este sistema energético está formado por tres componentes fundamentales:

  1. Los cuerpos no materiales o cuerpos energéticos.
  2. Los chakras o centros energéticos.
  3. Los nadis o canales energéticos.

En este sistema los nadis constituyen una especie de arterias intangibles. La palabra «nadi» procede del sánscrito y significa aproximadamente «tubo», «vaso» o «arteria». Su función consiste en conducir el «prana» o energía vital a través del sistema energético no material.

La palabra sánscrita «prana» puede traducirse por «energía absoluta». En el ámbito cultural chino y japonés esta fuerza vital universal se denomina «chi» o «ki». Representa la fuente original de todas las formas energéticas y se manifiesta en diferentes áreas existenciales mediante frecuencias distintas. Una de sus manifestaciones es la respiración, una de las formas por las que podemos absorber «prana» dentro de nosotros.

El plano de la consciencia de toda forma viva depende de las frecuencias del «prana» que puede absorber y almacenar. Así, por ejemplo, en los animales encontramos gamas de frecuencia más bajas que en el hombre, y en los hombres desarrollados hallamos frecuencias superiores a las que encontramos en  personas que se encuentran al principio de su desarrollo.

A través de los chakras, los nadis de un cuerpo energético están unidos con los nadis del cuerpo energético vecino. Algunos textos indios y tibetanos antiguos mencionan el número de 72.000 nadis; otros escritos históricos hablan de 350.000 nadis. Los canales energéticos más importantes son: «sushumna», «ida» y «pingala», sobre los que profundizaremos más adelante. Los chinos y japoneses conocen un sistema similar de canales energéticos que denominan meridianos (del conocimiento de estos meridianos se desarrolló la acupuntura).

En el sistema energético del hombre los chakras sirven de estaciones receptoras, transformadoras y distribuidoras de las diferentes frecuencias del «prana». Absorben, directamente o a través de los nadis, las energías vitales de los cuerpos energéticos no materiales del hombre, de su entorno, del cosmos y de las fuentes que son el fundamento de cualquier manifestación, la transforman en las frecuencias que necesitan las diferentes áreas del cuerpo físico o de los cuerpos inmateriales para su conservación y desarrollo, y la retransmiten  a través de los canales energéticos. Además, irradian energías al entorno. Mediante este sistema energético, el hombre efectúa un intercambio con las fuerzas que actúan en los diferentes planos del ser en su entorno, en el universo y en la base de la creación.

Dado que los chakras mantienen una interrelación muy estrecha con los cuerpos energéticos, me describir primeramente la apariencia externa y las funciones de estos cuerpos. Luego se incluye una descripción general de los chakras, y se encuentra una exposición detallada de las funciones de cada uno de estos centros energéticos.

En general, se distinguen cuatro cuerpos energéticos:

  1. El cuerpo etérico.
  2. El cuerpo emocional o astral.
  3. El cuerpo mental.
  4. El cuerpo espiritual o causal.

Esta ilustración muestra una representación histórica de una tablilla de chakras y nadis procedente del Tíbet. Junto a los siete chakras principales podemos reconocer un gran número de chakras secundarios, así como una red prácticamente inabarcable de finos canales energéticos, los nadis. Algunos textos que nos han sido transmitidos por la tradición mencionan 350.000 nadis, a través de los cuales fluyen las energías cósmicas. Éstos se aúnen en 14 nadis principales, de los cuales 3 son fundamentales.

Cada uno de estos cuerpos no materiales posee su propia frecuencia de vibración fundamental. El cuerpo etérico, que es el más cercano al cuerpo físico, vibra con la frecuencia más baja. Los cuerpos astral y mental poseen a su vez frecuencias mayores, y en el cuerpo causal podemos encontrar representados los índices de vibración máximos.

Cada uno de estos cuerpos se asemeja a un baile de energías dentro de su propia gama de vibraciones, en el cual las frecuencias aumentan constantemente a lo largo del desarrollo y perfeccionamiento de una persona. Los cuerpos energéticos representan portadores de conciencia en determinados planos de vibración, y cuando su índice de vibración aumenta transmiten al hombre energías vitales, sensaciones y conocimientos superiores dentro de su ámbito de funciones específico.

Sin embargo, los diferentes cuerpos energéticos no están totalmente separados entre sí. Se interpenetran mutuamente mientras cada uno vibra dentro de su propia gama de frecuencias, de forma que incluso un clarividente sólo podrá distinguirlos ajustando su capacidad de clarividencia a la esfera correspondiente. Por ejemplo, para poder observar el cuerpo astral tendrá que dirigir su mirada clarividente a la esfera astral; si desea percibir el cuerpo mental, debe ajustarse a la esfera mental, etcétera.

El cuerpo etérico

El cuerpo etérico posee aproximadamente la misma extensión y forma que el cuerpo físico. Por ello también se encuentra la denominación de «doble etérico» o «cuerpo físico interior». Es el portador de las fuerzas modeladoras para el cuerpo físico, así como de la energía vital creadora y de todas las sensaciones físicas.

El cuerpo etérico se disuelve en el plazo de tres a cinco días después de su muerte física.

El cuerpo etérico atrae energías vitales del sol a través del chakra del plexo solar, y energías vitales de la tierra a través del chakra basal. Acumula estas energías y, a través de los chakras y los nadis, las conduce al cuerpo físico en flujos vitales ininterrumpidos. Las dos formas de energía se encargan de mantener un equilibrio vivo en las células corporales. Cuando el «hambre de energía» del organismo está saciado, la energía sobrante del cuerpo etérico se irradia hacia fuera a través de los chakras y de los poros. Sale a través de los poros en filamentos de energía rectos de aproximadamente 5 centímetros de longitud y constituye el aura etérica, que, por lo general, es la primera fracción del aura total percibida por las personas clarividentes. Estos rayos se disponen en torno al cuerpo físico formando como un manto protector. Impiden a los gérmenes patógenos y a los contaminantes penetrar en el cuerpo, y simultáneamente irradian un flujo constante de energía vital hacia el entorno.

Esta protección natural significa que, básicamente, una persona no puede enfermar debido a causas de origen externo. Las razones de una enfermedad radican siempre en ella misma. Los pensamientos y emociones negativos, y una forma de vida que no esté en consonancia con las necesidades naturales de cuerpo (sobreesfuerzo, alimentación insana, abuso de alcohol, nicotina y drogas), pueden consumir la energía vital etérica, por lo que la irradiación energética natural perderá intensidad y vigor. De esta forma surgen zonas débiles en el aura. Los filamentos energéticos mencionados  aparecen  doblados o se sobrecruzan  en formas desordenadas. El clarividente puede reconocer «agujeros» o «grietas» en el aura, a través de los cuales pueden penetrar en el cuerpo las vibraciones negativas y las bacterias causantes de enfermedades. Además, la energía vital puede «escapar» de la zona no material a través de estas heridas.

Debido a esta estrecha relación existente entre el estado de cuerpo físico y la radiación energética del cuerpo etérico, a menudo se habla también de un aura de la salud. Antes de manifestarse en el cuerpo físico, las enfermedades se manifiestan en el aura etérica. Y pueden ser detectadas y tratadas en este plano. La denominada fotografía Kirlian consiguió hacer visible por primera vez esta radiación energética, propia de cada ser vivo*. Basándose en este invento, se  han hecho diagnósticos muy precisos y se han detectado enfermedades incluso cuando aún se encontraban en fase latente.

El cuerpo etérico, y con él el cuerpo físico, reaccionan de forma particularmente intensa a los impulsos mentales que proceden del cuerpo mental. Aquí estriba la razón de los éxitos que el pensamiento positivo tiene sobre la salud. Nosotros podemos favorecer la salud de nuestro cuerpo utilizando prudentemente las sugestiones positivas.

Otra función importante del cuerpo etérico consiste en servir de intermediario entre los cuerpos energéticos superiores y el cuerpo físico. Transmite al cuerpo emocional y al cuerpo mental las informaciones que recogemos a través de los sentidos corporales, y simultáneamente transmite energías e informaciones desde los cuerpos superiores al cuerpo físico. Cuando el   cuerpo   etérico    se    encuentra    debilitado,    este    flujo    de   información y energía se halla obstaculizado, y el hombre puede parecer indiferente tanto en el plano emocional como en el mental.

Para armonizar y recargar el cuerpo etérico son idóneas las diversas formas de terapia: YOGA, QI-GONG, TAIJI, TENSEGRIDAD, etc.

A este respecto es interesante señalar que las plantas, en particular las flores y los árboles, también poseen una radiación energética muy semejante al aura etérica del hombre. Puedes utilizar esta radiación para proporcionar nueva energía a tu propia aura. También se encuentra en los aceites esenciales.

El cuerpo emocional

El cuerpo emocional, con frecuencia denominado también cuerpo astral, es el portador de nuestras emociones y de las cualidades de nuestro carácter; ocupa aproximadamente el mismo espacio que el cuerpo físico. En una persona poco desarrollada, sus contornos están poco delimitados: el cuerpo emocional se presenta como una sustancia nebulosa que se mueve caótica y  desordenadamente en todas las direcciones. Cuanto más desarrollada esté una persona en la definición de sus emociones, sus simpatías y las cualidades de su carácter, tanto más claro y transparente se manifestará su cuerpo emocional. El clarividente puede observar un contorno nítidamente marcado que se adapta perfectamente a la forma del cuerpo físico.

El aura del cuerpo emocional presenta una forma ovalada y puede extenderse a varios metros de distancia en torno a la persona. Toda emoción se irradiará en su aura correspondiente a través del cuerpo emocional. Este proceso se produce fundamentalmente a través de los chakras, y en menor medida a través de los poros. El aura emocional está inevitablemente en movimiento. Junto a las peculiaridades del carácter fundamentales y relativamente constantes que se reflejan como los colores esenciales permanentes del aura, cada sentimiento instantáneo, cada estimulo del ámbito de las emociones, se reflejará en el aura. Es un juego indescriptible de colores irisados que cambian constantemente con toda clase de matices. Por ejemplo, emociones como la angustia, la furia, la opresión y las preocupaciones generan en el aura figuras nebulosas oscuras. Cuanto más abre una persona su conciencia al amor, la entrega y la alegría, más claros y transparentes son los colores que irradia su aura emocional.

Ninguno de los otros cuerpos no materiales marca con tanta fuerza como el cuerpo emocional la visión del mundo y de la realidad del hombre medio. En el cuerpo emocional se hallan almacenadas, entre otras, todas nuestras emociones no liberadas, las angustias y agresiones conscientes e inconscientes, las sensaciones de soledad, rechazo y falta de autoconfianza, etc.: emiten sus vibraciones a través del aura emocional y transmiten el mensaje inconsciente que enviamos al mundo exterior. Y aquí es donde se realiza el principio de la atracción mutua. Las frecuencias energéticas que emitimos atraen vibraciones energéticas iguales del entorno y se unen con ellas. Esto significa que, con frecuencia, nos encontraremos con personas y circunstancias que precisamente reflejan aquello que nosotros queremos evitar o de lo que queremos librarnos conscientemente, o aquello que tememos. De esta forma, el entorno nos sirve como espejo para todos aquellos elementos que hemos relegado desde nuestra vida consciente a las áreas del inconsciente. Efectivamente, los sentimientos no liberados del cuerpo emocional aspiran a mantenerse con vida y a crecer dentro de lo posible. Así nos llevan una y otra vez a situaciones que se encargan de repetir las vibraciones emocionales originales, puesto que esas vibraciones son como su alimento.

La frecuencia de la angustia en una persona atrae situaciones en las que ve confirmada una y otra vez su angustia. Si esa persona encierra en si agresiones, siempre encontrará personas que exteriorizan las vibraciones de furia y agresión. Por ejemplo, si nos hemos propuesto no decir palabrotas en determinadas situaciones, pero sin haber liberado la agresión dentro de nosotros, puede suceder que alguien de nuestro alrededor comience inesperadamente a decir palabrotas.

El pensamiento consciente y los objetivos mentales del cuerpo mental tienen poca influencia sobre el cuerpo emocional, que sigue sus propias leyes. El cuerpo mental puede dirigir el comportamiento hacia el exterior, pero no suprimir las estructuras emocionales inconscientes.

Así, por ejemplo, una persona puede aspirar conscientemente al amor o el éxito, e inconscientemente irradiar frecuencias energéticas contradictorias de celos y falta de autoconfianza, que le impedirán alcanzar su objetivo consciente.

Las estructuras emocionales continúan existiendo a través de las diferentes encarnaciones siempre que no se liberen, puesto que el cuerpo emocional perdura después de la muerte física y se une en la reencarnación con el nuevo cuerpo físico. Las experiencias no liberadas almacenadas en el cuerpo emocional determinan en gran medida las circunstancias de la nueva vida.

 Cuando hayamos comprendido realmente y de una vez por todas estas relaciones, debemos cesar obligatoriamente de vernos en el «papel de víctimas» y de atribuir la culpa de nuestras debilidades y miserias a otras personas o a las circunstancias. Eso significa en si mismo una gran liberación, puesto que entonces ya sabemos que tenemos gran parte de nuestro destino en nuestras propias manos, y podemos empezar a cambiar nuestra vida cambiándonos a nosotros mismos.

La mayor proporción de «nudos emocionales» del cuerpo emocional se encuentra localizada en la zona del chakra del plexo solar. Este chakra nos proporciona el acceso más directo a nuestras estructuras emocionales a través de la vivencia inmediata. Sin embargo, si queremos percibir y conocer estas estructuras mediante el entendimiento consciente, debemos traspasar los contenidos del chakra del plexo solar con la forma de manifestación suprema del cuerpo mental, la visión intuitiva, a la que tenemos acceso a través del chakra frontal. Pero ni siquiera esto significa una liberación real. Una disolución de las estructuras emocionales sólo puede producirse a través del cuerpo espiritual, que manifiesta la sabiduría, el amor y la bendición de nuestro yo superior, permitiendo al mismo tiempo conocer las relaciones interiores partiendo de la visión universal y holística de dicho yo. Este vínculo podemos establecerlo a través del chakra del corazón y del chakra coronal.

El yo superior no enjuicia, no divide las experiencias en «buenas» y «malas». Nos indica que tenemos que recorrer determinadas experiencias sólo para comprender qué sentimientos y acciones tienen como consecuencia una separación de la mente divina original, causando con ello sufrimiento, y para comprender y aprender a entender las leyes cósmicas del equilibrio natural. En los ámbitos de la vida en los que hoy nos consideramos «víctimas», en  anteriores encarnaciones nosotros fuimos con gran frecuencia los «autores».

También en la terapia de los chakras tiene una importancia decisiva una actitud interior en la que afirmamos todas las experiencias y contenidos del cuerpo emocional y en la que contemplamos las imágenes y sensaciones que aparecen espontáneamente, sin rechazar o enjuiciar nada de ello, puesto que de esta forma nuestro yo superior puede asumir él «mando» e imbuir en todo nuestro ser las energías espirituales de nuestro cuerpo energético supremo.

Cuando las vibraciones de nuestro cuerpo espiritual se unen con el cuerpo emocional y lo penetran, éste comienza a vibrar más rápidamente y empieza a expulsar las energías negativas almacenadas, que tienen frecuencias menores. Con ello perdemos el recuerdo emocional de estas experiencias y podemos perdonarnos a nosotros mismos y a los demás.

A medida que aumenta la disolución de las estructuras emocionales estancadas, el cuerpo emocional comienza a irradiar profundos sentimientos de amor y de alegría incondicional. El aura emocional luce con los colores más claros, intensos y transparentes, y los mensajes que emite al entorno atraen la felicidad y el amor. Una capacidad rayana en lo milagroso para atraer todo lo deseado es la consecuencia natural de un cuerpo emocional plenamente integrado que vibra con las frecuencias máximas que le son posibles.

El cuerpo mental

Nuestros pensamientos e ideas, y nuestros conocimientos racionales e intuitivos, son portados por el cuerpo mental. Su vibración es mayor que la del cuerpo etérico y la del cuerpo emocional, y su estructura es menos compacta. Es de forma ovalada, y en el desarrollo superior del hombre su volumen puede extenderse hasta ocupar aproximadamente el mismo espacio que el cuerpo emocional y el aura emocional juntos. La irradiación áurica del cuerpo mental tiene un alcance de unos cuantos metros más.

En una persona poco desarrollada mentalmente, el cuerpo mental tiene la apariencia de una sustancia blanca lechosa. Los pocos colores existentes son apagados y sin brillo, y su estructura aparece relativamente opaca. Cuanto más vivos son los pensamientos y cuanto más profundos son los conocimientos intelectuales de una persona, tanto más claros e intenso son los colores que irradia su vehículo mental.

Al igual que el cuerpo emocional, el cuerpo mental también posee una octava mayor y una octava menor. Sus frecuencias menores se manifiestan en el pensamiento lineal del entendimiento racional, a través del cual buscan su acceso a la verdad la mayoría de las personas. Este tipo de actividad racional se basa en las percepciones del plano físico. Junto a esto, el cuerpo físico y sus sentidos recogen informaciones que transmiten al cuerpo emocional a través del cuerpo etérico; el cuerpo emocional transforma las informaciones en emociones y los retransmite después al cuerpo mental, que, a su vez, reacciona ante ellos con la formación de pensamientos verbales.

Con frecuencia, debido a la influencia del cuerpo emocional y de sus estructuras emocionales no liberadas, las informaciones se distorsionan y el pensamiento se tiñe. Surgen esquemas mentales recurrentes a través de los cuales enjuiciamos los acontecimientos de nuestro mundo. Esto significa que el entendimiento racional no es ni mucho menos imparcial y objetivo, aun cuando se arrogue esa cualidad.

Los pensamientos que surgen en el cuerpo mental por esta vía generalmente giran en torno al bienestar personal y a los intereses del devenir terrenal y mundano. En este caso la solución racional de los problemas se convierte en la función principal del cuerpo mental. Sin embargo, esto significa una distorsión de su carácter original y una limitación de sus capacidades.

El aura del hombre desde dentro hacia fuera:

  • El aura etérica.
  • El aura emocional.
  • El aura mental.
  • El aura espiritual.

La auténtica función del cuerpo mental consiste en recoger las verdades universales que le llegan del plano del cuerpo espiritual e integrarlas con el entendimiento racional, que las transfiere a las situaciones concretas y lleva a una solución del problema en consonancia con las leyes universales.

Los conocimientos que de esta forma nos llegan del plano espiritual de nuestro ser se manifiestan como intuición en forma de intuiciones repentinas, a menudo en imágenes o incluso en sonidos que después se transforman en pensamientos verbales. Nos permiten mirar al interior de la auténtica naturaleza de las cosas y tienen una estructura holográfica, al contrario que el entendimiento lineal que parte de la concepción racional.

El acceso a la octava superior del cuerpo mental lo encontramos en una unión del chakra frontal con el chakra coronal. Si el cuerpo mental está plenamente desarrollado, se convierte en el espejo del cuerpo espiritual, y el hombre realiza en su vida la sabiduría y el conocimiento integral del yo superior.

El cuerpo espiritual

El cuerpo espiritual, a menudo denominado también cuerpo causal, es el que mayor frecuencia de vibración posee de todos los cuerpos energéticos. En personas que aún son demasiado inconscientes en el plano espiritual se extiende conjuntamente con su aura sólo un metro aproximadamente alrededor del cuerpo físico. Por contra, el cuerpo y el aura espirituales de personas totalmente despiertas pueden irradiar hasta varios kilómetros de distancia, con lo cual la forma ovalada original se transforma en un círculo regular.

Si has tenido alguna vez la oportunidad de estar en presencia de un maestro iluminado, tal vez habrás observado que la atmósfera cambiaba repentinamente cuando te alejabas algunos kilómetros de él. La experiencia de la luz, de la plenitud y del amor que puede llenarte en la cercanía de un maestro pierde su intensidad tan pronto como sales del área de su aura.

El cuerpo espiritual y su aura irradian en los colores más suaves, que al mismo tiempo poseen una fuerza de iluminación indescriptiblemente profunda. Del plano espiritual del ser fluye incansablemente la máxima y más radiante energía hacia el cuerpo espiritual. A medida que esta energía  va  transformándose en frecuencias menores, inunda también el cuerpo mental, el cuerpo emocional y el cuerpo etérico. Aumenta las vibraciones de estos cuerpos, de forma que en su ámbito de acción correspondiente pueden encontrar su máxima forma de expresión. Hasta qué punto podamos percibir conscientemente, absorber y aprovechar esta energía depende del desarrollo de los chakras.

A través del cuerpo espiritual experimentamos la unidad interior con toda la vida. Nos une con el ser puro y divino, con la razón original omnipresente de la que han surgido y continúan surgiendo todas las manifestaciones en la creación. Desde este plano tenemos un acceso interior a todo cuanto existe en la creación.

El cuerpo espiritual nos une a esa parte divina que hay en nosotros que es inmortal y que perdura a toda la evolución, mientras los demás cuerpos no materiales se disuelven paulatinamente a medida que el hombre va desarrollándose a través de los niveles de conciencia que exige una existencia en el plano terrenal, en el plano astral y en el plano mental.

Sólo a través del cuerpo espiritual es posible conocer la fuente y el destino de nuestra existencia y comprender el auténtico sentido de nuestra vida. Cuando nos abrimos a sus vibraciones nuestra vida cobra una calidad completamente nueva. En todas nuestras acciones somos llevados por nuestro yo superior, y nuestra vida manifiesta la sabiduría, la fuerza, la bendición y el amor universal, que representan las cualidades naturales del aspecto supremo de nuestro yo.

La misión y el funcionamiento de los chakras

Quisiera transmitirte las informaciones fundamentales más importantes sobre el funcionamiento de los chakras. La comprensión teórica de estas relaciones constituye el fundamento en el que se basa el conocimiento práctico sobre cada uno de los chakras individuales descritos en esta entrada.

Los escritos que nos ha legado la tradición mencionan un número elevado de chakras: 144.000. Esto significa que en el cuerpo humano apenas existe ningún punto que no sea un órgano sensible para la recepción, transformación y retransmisión de energías. Sin embargo, la mayoría de estos chakras son muy pequeños y desempeñan un papel subordinado en el sistema energético. Existen aproximadamente 40 chakras secundarios a los que se asigna una mayor importancia. Los más importantes de ellos se encuentran en la zona del bazo, en la nuca, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Los siete  chakras principales, situados a lo largo de un eje vertical junto a la mitad anterior del cuerpo.

Aquí quisiéramos describir primeramente aquellas características que son comunes a los siete chakras principales. Se asientan verdaderamente en el cuerpo etérico del hombre. Se asemejan a espirales de energía, que forman una especie de vórtices. Por ello, en el ámbito cultural de Oriente a menudo se llaman también flores de loto. Las subdivisiones de las flores en pétalos independientes representan los nadis o los canales de energía a través de los cuales las energías fluyen y penetran en los chakras y a través de los que la energía se retransmite desde los chakras a los cuerpos no materiales. Su número varía desde cuatro canales en el centro radical hasta casi mil canales energéticos en el centro de la coronilla.

Esta ilustración muestra una vista lateral de los chakras secundarios en forma de embudo, sus uniones con el canal principal en la columna vertebral, así como su posición más allá del cuerpo material.

Los chakras se encuentran en permanente movimiento circular. A esta cualidad deben su nombre de «chakra», que en sánscrito significa «rueda». El movimiento giratorio de estas ruedas provoca que la energía sea atraída hacia el interior de los chakras. Si el sentido de giro cambia, la energía es radiada partiendo de los chakras.

Los chakras pueden girar hacia la derecha o hacia la izquierda. Aquí puede reconocerse un principio contrapuesto en el hombre y la mujer, o una complementación en la expresión de las energías de diferente “especie” puesto que los mismos chakras que en el hombre giran hacia la derecha (en el sentido de las agujas del reloj), en la mujer giran hacia izquierda, y viceversa. Todo giro a la derecha tiene como peculiaridad un predominio de la cualidad masculina, una acentuación del yang según la doctrina china; es decir, representa voluntad y actividad, y en su forma negativa de manifestación, también agresividad y violencia. Todo giro a la izquierda tiene un predominio del yin y representa sensibilidad y acuerdo, y en su aspecto negativo, debilidad.

El sentido de giro cambia de un chakra a otro. Así, el chakra basal del hombre gira hacia la derecha, y expresa más activamente las cualidades de este centro: en sentido de conquista y dominio en el ámbito material y sexual. Por contra, el primer chakra de la mujer tiene sentido de giro hacia la izquierda, lo que la hace más sensible para la fuerza vivificadora y engendradora de la tierra, que fluye a través del centro radical. En el segundo chakra se invierten los signos: el sentido de giro hacia la derecha en la mujer indica una mayor energía activa    en    la    expresión    de    los    sentimientos;     el     sentido     de     giro hacia la izquierda del hombre puede interpretarse aquí preferentemente como lo receptivo, a menudo incluso como actitud pasiva. Y así sucesivamente. Los sentidos de giro hacia la derecha e izquierda se alternan sucesivamente y caracterizan de forma distinta al hombre y a la mujer, lo que lleva a una complementación de las energías en cada uno de los ámbitos de la vida.

Sentido de giro de los chakras en la mujer

La línea continua que asciende ondulando simboliza Pingala, la energía solar, y la línea de puntos representa a Ida, la fuerza lunar.

Sentido de giro de los chakras en el hombre

La línea continua que asciende ondulando simboliza Pingala, la energía solar, y la línea de puntos representa a Ida, la fuerza lunar.

Conocer el sentido de giro de los chakras permite incorporarlos a algunas formas de terapia. Por ejemplo, en la aromaterapia puedes aplicar los aromas  con un movimiento circular en el sentido correspondiente, o también trazar con las piedras preciosas giros en el mismo sentido que tienen los centros energéticos.

Los chakras de la mayoría de las personas tienen una extensión media aproximada de 10 centímetros en los principales y va disminuyendo en el resto. En cada uno de los centros energéticos existen todas las vibraciones cromáticas, si bien siempre domina un color determinado, que coincide con la función principal del chakra correspondiente. En un desarrollo superior del hombre, los chakras continúan extendiéndose y aumenta su frecuencia de vibración.  También sus colores se hacen más claros y radiantes.

El tamaño y el número de vibraciones (frecuencia) de los chakras determinan la cantidad y la calidad de las energías que absorben procedentes de las fuentes más variadas. Se trata de energías que vienen a nosotros del cosmos, de las estrellas, de la naturaleza, de la radiación de todas las cosas y todas las personas de nuestro entorno, de nuestros diferentes cuerpos no materiales, y también de la razón original no manifestada de todo ser. Esas energías llegan a los chakras, en parte, a través de los nadis, y, en parte, fluyen hasta su interior de forma directa. Las dos formas de energía más importantes y fundamentales son absorbidas a través del centro radical y del centro coronal. Entre estos dos chakras discurre el Sushumna, al que están unidos todos los centros energéticos a través de sus «pecíolos» y que alimenta a todos ellos de fuerza vital. Es el canal a través del cual asciende la denominada energía Kundalini, que reposa, «enrollada como una serpiente», en el extremo inferior de la columna vertebral, y cuya puerta de entrada es el centro radical. La energía Kundalini representa la energía cósmica de la creación, que en la sabiduría india también se denomina Shakti o la manifestación femenina de dios. Este aspecto activo del ser divino provoca todas las manifestaciones de la creación. Su polo opuesto es el aspecto puro, amorfo y autoinherente del ser divino, en el que incidiremos con más detalle más adelante.

En la mayoría de las personas la energía Kundalini sólo fluye a través de Sushumna en proporción escasa. A medida que va despertándose por un desarrollo creciente de la consciencia, va ascendiendo a través del canal de la columna vertebral en un flujo siempre creciente, y activando los diferentes chakras. Esta activación produce una extensión de los centros energéticos y una aceleración de sus frecuencias. La energía Kundalini alimenta los chakras con la vibración energética que faculta a los hombres para ir abriendo paulatinamente en el curso de su evolución todas las facultades y energías que actúan en los diferentes planos energéticos y materiales de la creación, con el fin de integrar dichas energías en su vida.

Durante su ascenso, la energía Kundalini se transforma en una vibración diferente en cada chakra, correspondiente a las funciones del chakra respectivo. Esta vibración es mínima en el centro radical y encuentra su máxima expresión en el centro coronal. Las vibraciones transformadas son retransmitidas a los diferentes cuerpos no materiales o al cuerpo físico, y se perciben como sentimientos, ideas y sensaciones físicas.

El grado en que una persona permite la acción de la energía Kundalini depende del grado de conciencia que tenga en los diferentes ámbitos de la vida representados por los chakras, y de la medida en que el estrés y las vivencias no procesadas hayan causado bloqueos en los chakras. Cuanto más consciente es una persona, tanto más abiertos y activos están sus chakras, de forma que la energía Kundalini puede fluir a ellos con más intensidad; y cuando más intenso sea este flujo de energía, tanto más activos se volverán los chakras, lo cual, a su vez, despierta una mayor conciencia. De esta forma surge un ciclo permanente de mutua influencia, tan pronto como empecemos a eliminar nuestros bloqueos y a recorrer una senda del desarrollo de la conciencia.

Además de la energía Kundalini existe otra fuerza que fluye al interior de cada uno de los chakras a través del canal Sushumna. Es la energía del ser  divino puro, del aspecto no manifestado de Dios. Entra a través del chakra coronal y hace que el hombre conozca en todos los planos de la vida el aspecto existencial amorfo de Dios como la razón original, inmutable y que todo lo penetra, de aquella manifestación. Esta energía es particularmente adecuada para eliminar los bloqueos de los chakras. En la sabiduría india se le denomina Shiva, la divinidad, que es la gran destructora del desconocimiento y que con su mera presencia desata una transformación hacia lo divino.

Así, Shiva y Shakti trabajan codo con codo en el desarrollo integral de la persona, en el que hemos integrado en nuestra vida tanto lo divino como todos los planos del ser relativo.

Junto al Sushumna hay otros dos canales energéticos que desempeñan un papel particularmente importante en el sistema energético: en sánscrito se denominan Ida y Pingala. Pingala hace las veces de portador de la energía solar, llena de ardor y fuerza motora. Este canal empieza a la derecha del chakra radical y termina en la parte superior del orificio nasal derecho. Ida es el portador de la energía lunar que enfría y serena. Este canal comienza a la izquierda del chakra radical y termina en el orificio nasal izquierdo. En su camino desde el centro radical hasta la nariz, ambos nadis se retuercen alrededor de Sushumna.

Ida y Pingala tienen la facultad de absorber prana directamente del aire mediante la respiración, y de expulsar sustancias venenosas en la espiración. Junto con el Sushumna, constituyen los tres canales principales del sistema energético. Además, hay un gran número de otros nadis que aportan a los chakras energías procedentes de los chakras secundarios y de los cuerpos no materiales, y que retransmiten esa energía a los cuerpos energéticos vecinos.

Pero los chakras también absorben directamente vibraciones del entorno, vibraciones que se corresponden con sus frecuencias. Así, mediante sus diferentes formas de funcionamiento, nos unen con los sucesos de nuestro entorno, de la naturaleza y del universo, sirviendo como antenas para la gama completa de vibraciones energéticas. También podemos denominar a los chakras los órganos sensoriales no materiales. Nuestro cuerpo físico, junto con sus sentidos, es un vehículo adaptado a las leyes de la vida de nuestro planeta, y con cuya ayuda nos las arreglamos en el ámbito externo de la vida, pero con el que simultáneamente también podemos realizar en la tierra nuestros valores y conocimientos internos. Los chakras sirven como receptores para todas las vibraciones energéticas e informaciones que proceden del ámbito físico. Son las aberturas que nos unen con el mundo ilimitado de las energías más sutiles.

Asimismo los chakras irradian energía directamente al entorno, con lo que modifican la atmósfera a nuestro alrededor. A través de los chakras podemos emitir vibraciones curativas y mensajes, conscientes e inconscientes, influyendo tanto positiva como negativamente sobre las personas, las situaciones e incluso la materia.

Para experimentar una plenitud interior, y la energía, la creatividad, el conocimiento, el amor y la bendición a ella asociados, todos los chakras deben estar abiertos y trabajar en mutua armonía. Sin embargo, esta circunstancia se da en muy pocas personas. En general, los diferentes chakras tienen un grado de activación distinto. Y muchas veces sólo están activados los dos chakras inferiores. En las personas que ostentan una posición social sobresaliente, o que de alguna manera ejercen una gran influencia, es frecuente que, además, el chakra del plexo solar se encuentra desproporcionadamente activo. Es posible que exista cualquier combinación de chakras abiertos, bloqueados o marcados  en un sentido concreto. Además, estos grados oscilan a lo largo de una vida, puesto que en momentos diferentes pueden adquirir importancia temas distintos.

Por lo tanto, el conocimiento de los chakras puede aportarte una ayuda inestimable para el autoconocimiento, y guiarte en tu camino para descubrir todas las facultades innatas, obsequiándote con una vida de plenitud y alegría máximas.

Los 7 chakras principales

 MULADHARA, también denominado chakra radical, chakra basal o centro coxal

El primer chakra se encuentra en el perineo, entre el ano y los genitales.

Está unido con el hueso coxal y se abre hacia abajo.

El primer chakra y sus correspondencias

Color: Un primer chakra activo luce con color rojo fuego.

Elemento correspondiente: Tierra.

Función sensorial: Olfato.

Símbolo: Loto de cuatro pétalos

Principio básico: Voluntad corporal para el ser (como polo opuesto a la voluntad espiritual de ser en el séptimo chakra). Energía sexual (sexo).

Correspondencias corporales: Todo- lo sólido, como columna vertebral, huesos, dientes y uñas; ano, recto, intestino grueso, próstata, sangre y estructura celular.

Glándulas correspondientes: Glándula suprarrenal derecha y gónadas.

Las glándulas suprarrenales producen adrenalina y noradrenalina, que tienen la misión de adaptar la circulación sanguínea a las necesidades concretas regulando la distribución sanguínea. De esta forma el cuerpo está preparado para la acción y puede reaccionar de inmediato a las exigencias planteadas. Además, las glándulas suprarrenales tienen una influencia predominante sobre el equilibrio térmico del cuerpo.

Órganos sexuales: ovarios, próstata, testículos. La función de los órganos sexuales es la formación de las características sexuales masculinas y femeninas y la regulación del ciclo femenino.

Correspondencias astrológicas:

Aries/Marte: Reinicio, energía vital original, fuerza para imponerse, agresividad.

Tauro: Vinculación con la tierra, perduración, posesión, goce sensorial.

Escorpio/Plutón: Vínculo inconsciente, fuerza sexual, transformación y renovación.

Capricornio/Saturno: Estructura, resistencia.

En el Ayurveda también se asigna a Muladhara el Sol astrológico, como dador original de la vida.

Misión y funcionamiento del primer chakra

Muladhara nos une con el mundo físico. Dirige las energías cósmicas en el plano corpóreo terrenal, mientras simultáneamente la energía de la tierra fluye a través suyo hacia dentro del sistema energético no material.

Aquí tomamos contacto con el espíritu de la madre Tierra», experimentamos su fuerza elemental, su amor y su paciencia.

Las necesidades fundamentales de la vida y la supervivencia, tanto individuales como globales, en este planeta caen dentro del ámbito de acción del primer chakra.

Él «si» a la vida en la tierra, a la existencia física, y la disposición de actuar en armonía con la energía de la Tierra y aprender de ella son dones de un primer chakra abierto.

Así el chakra radical está asignado al elemento tierra, su color es el rojo de la energía y la actividad, del núcleo más intimo de nuestro planeta. Nos da la seguridad terráquea y él «suelo seguro» bajo los pies, sobre el que podemos construir nuestra vida, y simultáneamente nos provee de la energía necesaria para la actividad creadora en el mundo. Además, nos proporciona la fuerza para imponernos y la constancia o perseverancia.

La construcción de una existencia, el aseguramiento material y la «conservación de la propia especie» mediante la fundación de una familia también entran dentro del ámbito de acción del primer chakra, al igual que la sexualidad como función corporal y como medio para la procreación.

Muladhara forma el fundamento más importante de la vida y la fuente de la energía vital para los chakras superiores. Aquí estamos unidos con la reserva de energía inagotable de la energía Kundalini. En él arrancan también los tres canales principales, Sushumna, Ida y Pingala.

A semejanza de nuestro corazón en el cuerpo físico, Muladhara es el punto central de nuestro sistema de circulación de la energía no material. Además, es donde se asienta el subconsciente colectivo, a cuyo conocimiento memorizado tenemos acceso aquí. Debería estar compensado con el séptimo chakra, para mantener el equilibrio interior del hombre.

Formas de yoga que actúan primariamente sobre el primer chakra

Hatha Yoga: Desarrollo de la conciencia a través de la purificación y estimulación de la base corporal mediante determinados ejercicios y posturas físicas unidos a ejercicios respiratorios.

Kundalini Yoga: Despertar de la denominada energía de la serpiente, que discurre desde Mula Kanda hasta Sahasrara, y que, en su ascenso, activa y vivifica todos los demás chakras. Para ello existen diferentes ejercicios físicos y espirituales.

SVADHISTANA

también denominado chakra sacro o centro sacro

El segundo chakra se encuentra encima de los genitales (unos 4 dedos por debajo del ombligo). Está ligado al hueso sacro (lat.: os sacrum) y se abre hacia delante.

El segundo chakra y sus correspondencias

Color: Naranja.

Elemento correspondiente: Agua.

Función sensorial: Gusto.

Símbolo: Loto de seis pétalos.

Principio básico: Propagación creativa del ser (emociones). Sexualidad.

Correspondencias corporales: Cavidad pélvica, órganos reproductores, riñones, vejiga; todos los humores; como: sangre, linfa, jugos digestivos, esperma.

Glándulas correspondientes: Glándula suprarrenal izquierda.

Las glándulas suprarrenales producen adrenalina y noradrenalina, que tienen la misión de adaptar la circulación sanguínea a las necesidades concretas regulando la distribución sanguínea. De esta forma el cuerpo está preparado para la acción y puede reaccionar de inmediato a las exigencias planteadas. Además, las glándulas suprarrenales tienen una influencia predominante sobre el equilibrio térmico del cuerpo.

Correspondencias astrológicas:

 Cáncer/Luna: Riqueza de sentimientos, sensibilidad, fertilidad

Libra/Venus: Dedicación al tú, relaciones de pareja, sensorialidad, sensibilidad artística.

Escorpio/Plutón: Ambición sensorial, transformación de la personalidad mediante la superación del yo en la unión sexual.

Observación: En algunos escritos se indica el chakra del bazo como segundo chakra. Sin embargo, tal chakra es un importante centro secundario que coincide en su funcionamiento con el tercer chakra. Esta desviación del sistema original tiene su inicio en la negación de la sexualidad en algunas escuelas esotéricas. Posteriormente se produjo a veces una mezcla de los sistemas, de tal forma que hoy el ámbito de la sexualidad con frecuencia es asignado unas veces al chakra del bazo y otras al centro radical.

Misión y funcionamiento del segundo chakra

Svadhistana es el centro de las emociones originales no filtradas, de las energías sexuales emocionales y de las fuerzas creativas. Está asignado al elemento agua, del que ha surgido toda la vida biológica y que en la astrología se corresponde con el ámbito de las emociones.

El agua fertiliza y hace surgir continuamente nueva vida en la creación. A través de svadhistana participamos en las energías fertilizadoras y concebidoras que atraviesan toda la naturaleza. Nos experimentamos como parte de un perenne proceso creador que se manifiesta en nosotros y, a través de nosotros, en forma de emociones y acciones creadoras.

Svadhistana se considera con frecuencia como la posición sedente auténtica de Shakti, el aspecto «femenino» de Dios en forma de fuerza creadora. Su campo de acción incluye en el varón los órganos de la procreación, que llevan dentro de sí el impulso para la creación de nueva vida. En la mujer encontramos aquí aquellas áreas en las que ella recibe el impulso creador y hace surgir nueva vida, y el lugar donde el nuevo ser incipiente está protegido, alimentado, y donde se le proporciona todo cuanto necesita para prosperar (útero).

Pero el elemento agua también purifica y depura. Disuelve y arrastra cuanto está agarrotado y se opone a su fluir vivo. Esto se manifiesta, dentro del ámbito corporal, por la actividad desintoxicadora y excretora de los riñones y la vejiga. En el plano anímico lo vivimos mediante la liberación y el dejar fluir las emociones, por lo cual quedamos dispuestos para experimentar la vida siempre de forma original y nueva.

Nuestras relaciones interpersonales, en particular las relativas al sexo contrario, están marcadas decisivamente por el funcionamiento del segundo chakra. Las múltiples variedades de juego erótico también pertenecen a su campo de acción al igual que el abandono del ego limitado y la vivencia de una mayor unidad mediante la unión sexual.

Forma de yoga que actúa primariamente sobre el segundo chakra

Yoga tántrico: En el tantra toda la naturaleza se considera como un juego de las fuerzas femeninas y masculinas, de Shakti y Shiva, que en una perpetua danza creativa generan el mundo de las apariencias o fenómenos.

Mediante la apertura de todos los sentidos, mediante el «si» completo a la vida, y mediante la sutilización y elevación de la vivencia sexual, en el tantra se aspira a una unión con esta «sexualidad cósmica».

MANIPURA

También llamado: chakra del plexo solar, centro umbilical, chakra del bazo, chakra del estómago y chakra del hígado.

El tercer chakra se encuentra aproximadamente cuatro dedos por encima del ombligo. Se abre hacia delante.

El tercer chakra y sus correspondencias

Color: De amarillo a dorado.

Elemento correspondiente: Aire.

Función sensorial: Vista.

Símbolo: Loto de diez pétalos.

Principio básico: Configuración del ser (pensamiento).

Correspondencias corporales: Parte inferior de la espalda, cavidad abdominal, sistema digestivo, estómago, hígado, bazo, vesícula biliar; sistema nervioso vegetativo.

Glándula correspondiente: Bazo-Páncreas.

El páncreas desempeña un papel decisivo en el procesamiento y digestión del alimento. Produce la hormona insulina, que es importante para el equilibrio del azúcar en sangre y para el metabolismo de los hidratos de carbono. Las enzimas segregadas por el páncreas son importantes para el metabolismo de las grasas y las proteínas.

Correspondencias astrológicas:

 Leo/Sol: Calor, fuerza, plenitud, aspiración al reconocimiento, poder y posición social.

Sagitario/Júpiter: Afirmación de las experiencias vitales, crecimiento y ampliación, síntesis, sabiduría, integralidad.

Virgo/Mercurio: Subdivisión, análisis, adaptación, servicio desinteresado o altruista.

Marte: Energía, actividad, disposición para la acción, imposición de la propia personalidad.

Misión y funcionamiento del tercer chakra

El tercer chakra encuentra diferentes denominaciones. También se dan diferentes indicaciones sobre dónde se asienta. Se trata de un chakra principal y varios chakras secundarios que, sin embargo, entrelazan tan estrechamente su funcionamiento que todos ellos pueden considerarse conjuntamente como un chakra principal.

Así, al tercer chakra le corresponde un complejo ámbito de funciones. Está asignado al elemento aire.

Manipura representa nuestro Sol, nuestro centro de energías. Aquí absorbemos la energía del Sol, que entre otras funciones tiene la de alimentar nuestro cuerpo etérico, nutriendo también de vitalidad al cuerpo físico y sosteniéndolo. En el tercer chakra entramos en una relación activa con las cosas del mundo y con las demás personas. Es la zona desde la que fluye hacia fuera nuestra energía mental. Nuestras relaciones interpersonales, simpatías y antipatías, y la capacidad de establecer vínculos emocionales duraderos, son ampliamente gobernadas desde este centro.

Para el hombre ordinario Manipura es el asiento de la personalidad. Es el lugar en el que encuentra su identificación social y trata de confirmarse a sí mismo mediante la fuerza personal, la voluntad de rendimiento y la aspiración de poder, o mediante la adaptación a las normas sociales.

Una importante función de Manipura consiste en purificar los instintos y deseos de los chakras inferiores, en dirigir y utilizar conscientemente su energía creativa, así como en manifestar en el mundo material la plenitud espiritual de los chakras superiores, y alcanzar en todos los planos un grado de consumación máximo en la vida.

Se encuentra en unión directa con el cuerpo mental, también denominado cuerpo del deseo o de la ambición, y que es el portador de nuestras emociones. Los impulsos vitales, los deseos y emociones de los chakras inferiores se descifran aquí, «se digieren», transformándose en una energía superior antes de ser utilizados conjuntamente con las energías de los chakras superiores para la configuración consciente de nuestra vida.

Podemos encontrar un principio correspondiente en el plano físico en la zona del hígado. En conjunción con el sistema digestivo, el hígado tiene la función de analizar el alimento ingerido, separar lo inútil de lo provechoso, y transformar lo útil en sustancias aprovechables, transportándolas a los lugares adecuados del cuerpo.

La afirmación y la integración consciente de los sentimientos y deseos y de nuestras experiencias vitales conducen a la distensión y apertura del tercer chakra, con lo cual la luz crece continuamente en nosotros y nuestra vida y nuestro mundo se iluminan cada vez más.

Nuestro estado de ánimo general depende muy intensamente de cuánta luz dejemos entrar en nosotros. Nos sentimos iluminados, alegres y satisfechos interiormente cuando el tercer chakra está abierto; por el contrario, nuestro estado de ánimo es desequilibrado y sombrío cuando está bloqueado o trastornado. Esta sensación la proyectamos continuamente hacia el mundo exterior, de forma que toda la vida nos puede parecer iluminada u oscura. La cantidad de luz dentro de nosotros determina la claridad de nuestra visión y la cualidad de aquello que contemplamos.

La creciente integración y totalidad interior hacen que la luz amarilla de la comprensión intelectual se transforme paulatinamente en el tercer chakra en la luz dorada de la sabiduría y la plenitud.

Con Manipura también percibimos directamente las vibraciones de otras personas, y entonces reaccionamos consecuentemente a la cualidad de dichas vibraciones. Cuando nos enfrentamos a vibraciones negativas, aquí experimentamos a menudo un peligro inminente. Lo reconocemos porque el tercer chakra se contrae involuntariamente, como un mecanismo de protección provisional. Sin embargo, se convierte en superfluo cuando la luz dentro de nosotros es tan grande que irradia intensamente hacia fuera y rodea nuestro cuerpo como con una envoltura protectora.

Forma de yoga que actúa primariamente sobre el tercer chakra.

Hatha Yoga: Desarrollo de la conciencia a través de la purificación y estimulación de la base corporal mediante determinados ejercicios y posturas físicas unidos a ejercicios respiratorios.

Kundalini Yoga: Despertar de la denominada energía de la serpiente, que discurre desde Mula Kanda hasta Sahasrara, y que, en su ascenso, activa y vivifica todos los demás chakras. Para ello existen diferentes ejercicios físicos y espirituales.

Raja Yoga: Es el Yoga Real, es Yoga basado en la liberación de la mente racional para poder acceder a la mente superior intuitiva. Está basado básicamente en la Meditación y Concentración, Dharana y Diana. Nos permite elevar nuestra conciencia y ser capaces de establecer un vínculo con todo el Universo que nos rodea.

Yoga Gnana: El yoga gnana es la vía del conocimiento de la capacidad del discernimiento intelectual entre lo real y lo irreal, lo eterno y lo perecedero. El Gnana Yogui sabe que sólo hay una realidad inmutable, imperecedera y eterna: Dios. En su meditación se orienta únicamente con ayuda de su poder de discernimiento hacia lo absoluto sin atributos, al aspecto no manifestado de Dios, hasta que su espíritu se funde con ello.

ANAHATA

También llamado chakra del corazón o centro cordial.

El cuarto chakra se encuentra a la altura del corazón, en el centro del pecho.

Se abre hacia delante.

El cuarto chakra y sus correspondencias

Color: Verde, también rosa y dorado.

Elemento correspondiente: Fuego.

Función sensorial: Tacto.

Símbolo: Loto de 12 pétalos.

Principio básico: Entrega del ser (sentimientos). Amor.

Correspondencias corporales: Corazón, parte superior de la espalda con caja torácica y cavidad torácica, zona inferior de los pulmones, sangre y sistema circulatorio, piel.

Glándula correspondiente: Timo. El timo regula el crecimiento y controla el sistema linfático. Además, tiene la misión de estimular y fortalecer el sistema inmunitario.

Correspondencias astrológicas:

Leo/Sol: Calor sentimental, cordialidad, generosidad.

Libra/Venus: Contacto, amor, aspiración a la armonía, complementación en el «tú».

Saturno: Superación del ego individual, imprescindible para el amor desinteresado.

Misión y funcionamiento del cuarto chakra

Anahata conforma el punto central del sistema de chakras. En él se unen los tres centros inferiores físico-emocionales con los tres centros superiores psíquico-espirituales. Su símbolo es el hexágono, que representa muy intuitivamente cómo se penetran recíprocamente las energías de los tres chakras superiores y de los tres inferiores. Anahata tiene asignados el elemento fuego y el sentido del tacto. Esto señala la movilidad del corazón, el movimiento hacia algo, el contacto, el dejarse tocar, el estar en contacto con las cosas. Encontramos aquí la capacidad de enfatizar y «sentir con», de compatibilizar estados de ánimo y entrar en resonancia con vibraciones. Mediante este centro, también percibimos la belleza de la naturaleza y la armonía de la música, del arte gráfico y de la poesía. Aquí se transforman en sentimientos las imágenes, las palabras y los sonidos.

La misión de Anahata es la unión por el AMOR. Toda ansia de contacto intimo, de unicidad, armonía y amor se manifiesta a través de Anahata, incluso cuando nos salga al encuentro en su forma “desencantada” de tristeza, dolor, angustia ante la separación o pérdida del amor.

En su forma purificada y completamente abierta, Anahata es el centro del amor verdadero e incondicional, un amor que sólo existe por sí mismo, que no se puede tener o perder. En combinación con los chakras superiores, este amor se convierte en Bhakti, en el amor divino, y conduce al conocimiento de la presencia divina en toda la creación, a la unicidad con el núcleo más íntimo, con el corazón de todas las cosas del universo. El camino del corazón hacia esta meta pasa a través del «sí», pleno de amor y comprensión, hacia nosotros mismos como premisa para el «sí» a los demás y a la vida.

Si a través de Manipura y del conocimiento hemos aceptado que todas las experiencias vitales, deseos y emociones tienen un sentido más profundo, y a través suyo y la misión de aprendizaje asociada queremos retornar a un orden más amplio, encontraremos en Anahata una aceptación amorosa que emana del conocimiento del corazón de que todos los sentimientos y todas las manifestaciones de la vida han surgido originalmente de la añoranza de amor, de unión con la vida y, por lo tanto, son en último término una manifestación del amor.

Con toda unión generamos separación y negatividad. El «sí» positivo y lleno de amor genera, por contra, una vibración en la que no pueden mantenerse y manifestarse las formas y los sentimientos negativos, que se disuelven. Quizás ya hayas vivido alguna vez el hecho de que un sentimiento intenso de tristeza, de ira o de desesperación se ha neutralizado cuando has dedicado a ese sentimiento tu atención amorosa, sin prejuicios e íntegra. Pruébalo alguna vez.

Cuando padecemos ante el sufrimiento o la enfermedad, podemos observar que mediante una amorosa dedicación al órgano enfermo o a la parte del cuerpo enferma podemos acelerar enormemente la sanación.

De esta forma, mediante Anahata disponemos de un gran potencial de transformación y de curación: tanto para nosotros mismos como para los demás. El amor hacia nosotros mismos, la aceptación de nuestra esencia entera desde lo más profundo del corazón, puede transformarnos y curarnos fundamentalmente. Y es una premisa para un amor satisfactorio hacia las demás personas, para el «sentir con», para el entendimiento y la honda alegría de vivir.

Anahata es un centro cuya fuerza irradia con particular intensidad hacia el exterior. Si está abierto tendrá un efecto espontáneo curativo y transformador en otras personas (por otra parte, en una actividad curativa aplicada conscientemente también se involucra el chakra frontal).

Anahata irradia en los colores verde y rosa, y a veces también en el oro. El verde es el color de la curación, al igual que de la armonía y de la simpatía. Cuando un vidente del aura percibe en Anahata de una persona un verde claro y luminoso, es para él un indicativo de una capacidad curativa muy marcada. Un aura dorada, o con irisaciones rosas, indica una persona que vive en el amor  puro y plenamente entregado a lo divino.

Con frecuencia, Anahata se denomina la puerta al alma, puesto que no sólo se asientan en él nuestros más profundos y vivos sentimientos de amor, sino que a través de este centro energético también podemos entrar en contacto con la parte universal de nuestra alma, con las chispas divinas que hay en nosotros. También desempeña un papel decisivo en el refinamiento de la percepción, que va emparejado con la apertura del chakra frontal, el denominado tercer ojo, puesto que es la entrega la que nos hace sensibles a los ámbitos más sutiles de la creación. Esto significa que, paralelamente al desarrollo de Anahata, se desarrollan las facultades superiores de Agna.

Por ello, muchas disciplinas espirituales, tanto de Oriente como de Occidente, se han orientado específicamente a la apertura de Anahata.

Forma de yoga que actúa primariamente sobre el cuarto chakra

Yoga Bhakti: El yoga Bhakti es la vía que lleva al amor a Dios y la entrega a él para la realización en Dios. El bhakta profundiza e intensifica sus sentimientos y se dirige hacia Dios. Todo lo refiere a él, lo ve en todas las cosas y se eleva en el amor a él.

Yoga kármico: En el yoga kármico se aspira al altruismo en la acción, sin pensar en los frutos y resultados personales de las acciones. De esta forma el yogui kármico se abre a la voluntad divina y hace concordar su actuación con las fuerzas naturales de la evolución, que reflejan la voluntad de Dios de creación.

VISUDHA

denominado chakra del cuello o de la garganta o centro de comunicación

El quinto chakra se encuentra entre la nuez y la laringe.

Se abre hacia delante.

El quinto chakra y sus correspondencias

Color: azul claro, también argenta y verde azulado.

Elemento correspondiente: Éter.

Función sensorial: Oído.

Símbolo: Loto de 16 pétalos.

Principio básico: Resonancia con el ser (expresión del Ser).

Correspondencias corporales: Zona del cuello, zona cervical, zona de la barbilla, orejas, aparato del habla (voz), conductos respiratorios, bronquios, zona superior de los pulmones, esófago, brazos.

Glándula correspondiente: Tiroides.

La tiroides desempeña un papel importante en el crecimiento del esqueleto y de los órganos internos. Se encarga del equilibrio entre el crecimiento físico y psíquico y regula el metabolismo, es decir, la forma y la velocidad en la que transformamos nuestro alimento en energía y en que consumirnos dicha energía. Además regula el metabolismo del yodo y el equilibro del calcio en la sangre y los tejidos.

Correspondencias astrológicas:

Géminis/Mercurio: Comunicación, intercambio de conocimientos y experiencias.

Marte: Automanifestación activa.

Tauro/Venus: Sentido del espacio y la forma.

Acuario/Urano: Inspiración divina, transmisión de sabiduría y conocimientos superiores, independencia.

Misión y funcionamiento del quinto chakra

En el Visudha encontramos el centro de la capacidad de expresión humana, la comunicación y la inspiración. Está unido con un chakra secundario menor, que está asentado en la nuca y que abre hacia atrás. También estos dos centros energéticos suelen considerarse a menudo como un único chakra. En su funcionamiento, sin embargo, el chakra cervical está tan estrechamente unido con Visudha que lo hemos integrado en la interpretación de este último.

Visudha conforma también una unión importante de los chakras inferiores con los centros de la cabeza. Sirve como puente entre nuestro pensamiento y nuestro sentimiento, entre nuestros impulsos y las reacciones que tenemos a los mismos, y transmite simultáneamente los contenidos de todos los chakras al mundo exterior. A través de Visudha manifestamos todo lo que vive en nosotros, nuestra risa y nuestro llanto, nuestros sentimientos de amor y de alegría o de angustia y de ira, nuestras intenciones y deseos, e igualmente nuestras ideas, intuiciones y nuestra percepción de los mundos interiores.

El elemento que se asigna a Visudha es el éter. En la doctrina del yoga está considerado el elemento fundamental a partir del cual se forman por compactación los elementos de los chakras inferiores: tierra, agua, fuego, aire. Pero el éter es también el portador del sonido, de la palabra hablada y de la palabra del creador; es, en resumen, el transmisor de las informaciones en todos los planos.

Así, la comunicación de nuestra vida interior hacia el exterior se produce predominantemente a través de la palabra hablada, pero también a través de nuestros ademanes y nuestra mímica, y a través de otras manifestaciones creativas, como la música, el arte gráfico e interpretativo, la danza, etc. La creatividad que encontrábamos en Muladhara se une en Visudha con las  energías de los restantes chakras, y la potencia formadora del éter le da una determinada figura que nosotros retransmitimos al mundo exterior.

Sin embargo, nosotros sólo podemos expresar aquello que encontramos en nosotros. Así, a través de Visudha recibimos en primer lugar la facultad de la autorreflexión. La premisa necesaria para poder reflexionar es una cierta distancia interior. A medida que desarrollamos Visudha somos más y más conscientes de nuestro cuerpo mental, y podemos separar su funcionamiento del funcionamiento del cuerpo emocional, del funcionamiento del cuerpo etérico y del funcionamiento del cuerpo físico. Esto significa que nuestros pensamientos ya no son los rehenes de nuestros sentimientos y sensaciones físicas, por lo que es posible un conocimiento objetivo.

El éter se define también como espacio (Akasha), en el que despliegan su eficacia los elementos más compactos. El conocimiento más profundo nos es conferido cuando estamos abiertos y desahogados como el espacio infinito, como el ancho cielo (cuyo color azul claro es el color de Visudha), cuando permanecemos en silencio y escuchamos atentamente al espacio interior y exterior. Al quinto chakra se asocia la función sensorial del oído. Aquí abrimos nuestro oído, escuchamos atentamente las voces ocultas o no ocultas de la creación. También percibimos nuestra propia voz interior, entramos en contacto con el espíritu inherente a nosotros y recibimos su inspiración. Y desarrollamos una confianza inquebrantable en la guía personal superior. También somos conscientes de nuestra auténtica función en la vida, de nuestro dharma. Conocemos que nuestros propios mundos interiores son tanto los planos no materiales de la vida como el mundo exterior, y somos capaces de recoger y retransmitir informaciones de los ámbitos no materiales y de las dimensiones superiores de la realidad. Esta inspiración divina se convierte en un elemento portador de nuestra automanifestación.

Así, en el quinto chakra encontramos nuestra expresión individual de la perfección en todos los planos.

Forma de yoga que actúa primariamente sobre el quinto chakra

Yoga mántrico: Los mantras son sílabas meditativas que reflejan en su forma de vibración específica determinados aspectos de lo divino. En el yoga mántrico los mantras se repiten mentalmente de forma ininterrumpida, se recitan en alto o se cantan. Al hacerlo, la vibración del mantra va transformando paulatinamente el pensamiento y el sentimiento del practicante y entra en resonancia con la potencia cósmica y divina que se manifiesta en el mantra.

Una excepción la constituye la meditación trascendental. En esta forma de meditación se enseña una técnica, con cuya ayuda el mantra va experimentándose en planos de consciencia cada vez menos materiales y más sutiles, hasta que el meditante supera incluso el aspecto más sutil del mantra, transciende y alcanza la vivencia del ser puro. Este proceso se consuma varias veces durante cada meditación.

AGNA

chakra frontal o tercer ojo, ojo de la sabiduría

También llamado ojo interior o chakra de las órdenes

El sexto chakra se encuentra situado en el centro de la frente.

Se abre hacia delante.

El sexto chakra y sus correspondencias

Color: Añil, también amarillo y violeta.

Función sensorial: Todos los sentidos, también en forma de percepción extrasensorial.

Símbolo: Loto de 96 pétalos (dos veces 48 pétalos).

Principio básico: Conocimiento del ser.

Correspondencias corporales: Rostro; ojos, oídos, nariz, senos paranasales, cerebelo, sistema nervioso central.

Glándula correspondiente: Glándula pituitaria (hipótesis).

La hipófisis se denomina también a veces «glándula maestra», puesto que, mediante su actividad secretora interna, controla el funcionamiento de todas las demás glándulas. Al igual que un director de orquesta, establece una conjunción armónica de las restantes glándulas.

Correspondencias astrológicas:

 Mercurio: Conocimiento intelectual, pensamiento racional.

Sagitario/Júpiter. Pensamiento holístico, conocimiento de las relaciones interiores.

Acuario/Urano: Pensamiento de inspiración divina, intuición superior, conocimiento súbito.

Piscis/Neptuno: Capacidad de imaginaci4n, intuición, acceso (mediante la entrega) a las verdades interiores.

Misión y funcionamiento del sexto chakra

A través de Agna se consuma la percepción consciente del ser. En él se asienta la fuerza psíquica superior, la capacidad intelectual de diferenciación, la capacidad del recuerdo y de la voluntad; y a nivel físico es la central de mandos suprema del sistema nervioso central.

Su auténtico color es el añil claro, pero también pueden detectarse matices amarillos y violetas. Estos colores indican sus distintas formas de funcionamiento en diferentes planos de conciencia. El pensamiento racional o intelectual puede hacer surgir aquí una radiación amarilla. Un azul oscuro transparente apunta a la intuición y a procesos de conocimiento integrales. La percepción extrasensorial se muestra en un matiz violeta.

Cualquier realización en nuestra vida presupone pensamientos e ideas que pueden ser alimentados por patrones emocionales inconscientes, pero también por el conocimiento de la realidad A través del tercer ojo estamos unidos con el proceso de manifestación mediante la fuerza del pensamiento. Todo saber que se manifiesta en la creación existe en forma pura y no manifestada, de forma similar a como en una simiente en estado latente están contenidas ya todas las informaciones de las que surgirá la planta. La física cuántica llama a este ámbito el campo unificado o el ámbito de la menor excitación de la materia.

El proceso de creación comienza cuando el ser latente en sí mismo toma consciencia de su propia existencia. Entonces surge una primera relación sujeto- objeto, y con ello la primera dualidad. El ser amorfo adopta un primer patrón de vibraciones manifiesto.

Basándose en esta protovibración surgen continuamente mediante ulteriores procesos de concienciación, nuevos patrones de vibración diferenciados.

En nosotros, los hombres, están contenidos todos los planos de la creación, desde el ser puro hasta la materia compacta, y vienen representados por los diferentes planos de vibración de los chakras. Así, el proceso de manifestación se consuma en nosotros y a través nuestro.

Como Agna sirve de asiento a todos los procesos de concienciación, aquí obtenemos la facultad de la manifestación hasta la materialización y desmaterialización de la propia materia. Podemos crear nuevas realidades en el plano psíquico y disolver viejas realidades.

Sin embargo, en general, este proceso no se produce de forma automática y sin una actuación consciente. La mayoría de los pensamientos que determinan nuestra vida son controlados por nuestros patrones emocionales no liberados, y programados por juicios y prejuicios tanto propios como ajenos. De esta forma, con frecuencia nuestro espíritu no es quien domina, sino el servidor de nuestros pensamientos cargados de emociones, que pueden dominarnos parcialmente.

Pero también estos pensamientos se realizan en nuestra vida, puesto que lo que percibimos y vivimos fuera es siempre y en último término una manifestación de nuestra realidad subjetiva.

Con el desarrollo de nuestra conciencia y la creciente apertura del tercer ojo siempre podemos dirigir conscientemente este proceso. Nuestra fuerza de imaginación genera entonces la energía para cumplir una idea o un deseo. Junto con Anahata abierto podemos emitir energías curativas y efectuar curaciones a distancia.

Al mismo tiempo recibimos acceso a todos los planos de la creación que se encuentran detrás de la realidad física. El conocimiento de los mismos nos llega en forma de intuición, mediante la visión clarividente o mediante la  clarividencia auditiva o táctil. Lo que anteriormente tal vez sólo barruntáramos vagamente se convierte ahora en una nítida percepción.

Formas de yoga que actúan primariamente sobre el sexto chakra

Yoga Gnana: El yoga jnana es la vía del conocimiento de la capacidad del discernimiento intelectual entre lo real y lo irreal, lo eterno y lo perecedero. El Gnana Yogui sabe que sólo hay una realidad inmutable, imperecedera y eterna: Dios. En su meditación se orienta únicamente con ayuda de su poder de discernimiento hacia lo absoluto sin atributos, al aspecto no manifestado de Dios, hasta que su espíritu se funde con ello.

Yoga yantra: Los yantras son representaciones figurativas compuestas por figuras geométricas que simbolizan el ser divino y sus potencias y aspectos. Sirven como medio auxiliar para las visualizaciones. El meditante ahonda en los aspectos representados de la divinidad y los patentiza en su contemplación interior.

Raja Yoga: Es el Yoga Real, es Yoga basado en la liberación de la mente racional para poder acceder a la mente superior intuitiva. Está basado básicamente en la Meditación y Concentración, Dharana y Diana. Nos permite elevar nuestra conciencia y ser capaces de establecer un vínculo con todo el Universo que nos rodea.

SAHASRARA

chakra coronal, centro de la coronilla o flor de loto de mil pétalos

El séptimo chakra se encuentra situado por encima de nuestra cabeza y en el centro.

Se abre hacia arriba.

El séptimo chakra y sus correspondencias

Color: Violeta, también blanco y oro.

Símbolo: Flor de loto de 1.000 pétalos.

Principio básico: Ser puro.

Correspondencia corporal: Cerebro.

Glándula correspondiente: Glándula pineal (epífisis).

Las influencias de la epífisis no se han esclarecido del todo científicamente. Con gran probabilidad influye en la totalidad del organismo. Cuando falla esta glándula se produce una madurez sexual prematura.

Correspondencias astrológicas:

 Capricornio/Saturno: Intuición, concentración en lo esencial, penetración de la materia con luz divina.

Piscis/Neptuno: Disolución de los límites, entrega, unificación.

Misión y funcionamiento del séptimo chakra

Sahasrara es donde se asienta la perfección suprema del hombre. En algunos escritos legados por la tradición se representa en vilo sobre la cabeza del hombre. Brilla con todos los colores del arco iris, pero el color predominante es el violeta. La flor exterior del chakra consta de 960 pétalos. En su interior se encuentra una segunda flor de 12 pétalos, que irradia luz blanca entreverada de rayos dorados.

De forma similar a como la luz incolora reúne todos los colores del espectro, en Sahasrara se reúnen todos las energías de los centros inferiores. Es la fuente y el punto de partida para la manifestación de todas las restantes energías de los chakras. Aquí estamos unidos con el ser divino sin atributos y amorfo, que contiene en sí todas las formas y atributos no manifestados.

Es el lugar en que nos encontramos como en casa: desde aquí partió nuestro viaje hacia la vida, y aquí regresamos al final de nuestra evolución. Aquí vivimos y nos experimentamos a nosotros en Dios, nos hemos hecho uno con el origen divino del que procedemos. Nuestro campo energético personal está fundido con el campo energético universal.

Todo cuanto captamos, primero intelectualmente y después intuitivamente, adquiere ahora una comprensión completa. El conocimiento que obtenemos a través de Sahasrara va más allá aún del que nos proporciona el tercer ojo, puesto que ya no estamos separados del objeto de la percepción. Vivimos las diferentes manifestaciones de la creación, entre las que también se encuentra nuestro cuerpo, como un juego de la consciencia divina con la que nos hemos unificado.

La vía para el desarrollo del chakra supremo está indicada someramente por la radiación violeta. El violeta es el color de la meditación y de la entrega. Mientras que en la activación de los seis centros energéticos inferiores podíamos influir de forma concreta, aquí sólo podemos abrirnos y convertirnos en receptáculo.

Mediante el despliegue de Sahasrara se disuelven también los últimos bloqueos limitadores de los restantes chakras, y las energías comienzan a vibrar con las frecuencias más altas de que son capaces. Cada chakra se convierte en  un espejo del ser divino en su plano especial, expresando así el potencial supremo de que dispone.

Tan pronto como Sahasrara está completamente despierto, su misión, recibir las energías cósmicas, ha concluido. Ahora es él mismo el que emite energías. Para ello el «cáliz de la flor» se abomba hacia fuera y compone una corona sobre la cabeza.

 

 

¿Nos ayudas?

Tu apoyo es nuestro impulso

Puedes apoyarnos con una pequeña donación y ayudarnos así a seguir publicando contenidos en nuestro blog y Youtube

Síguenos en Youtube

Suscríbete ahora a nuestro canal

Recibe todas las semanas contenido en vídeo con consejos prácticos para mejorar tu salud física y emocional

error: Este contenido está protegido
Ir arriba
Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.